Thirst, de Park Chan-Wook

Tras disfrutar recientemente The Handmaiden de Park Chan-wook, tenía ganas de ver otras películas de la filmografía de este director coreano. Así, llegó la hora de Thirst, película estrenada en 2009 que ganó el Premio del Jurado de Cannes  y el Premio a la Mejor Actriz del Festival de Sitges. Sin duda, mis expectativas estaban por todo lo alto con esta película que prometía un acercamiento al mito del vampirismo, pasado por el tamiz coreano.

 

Sang-hyun (Song Kang‑ho) es un caritativo sacerdote que vive atormentado por las dudas y la desesperación que le provoca un mundo dominado por el sufrimiento y la muerte. El deseo de salvar vidas lo lleva a África, para participar en un proyecto cuyo objetivo es encontrar una vacuna contra un virus letal. Aunque las esperanzas de sobrevivir son casi nulas, él sobrevive milagrosamente, volviendo a su ciudad natal. Tratado casi como un hombre santo, tras curar supuestamente una enfermedad de su amigo de infancia Kang-woo (Shin Ha Kyun), será acogido en su casa, en la que vive su madre y su joven esposa, Tae Ju (Kim Ok‑bin).
Thirst está basada en la novela Thérèse Raquin, de Émile Zola. El guión del propio Park Chan-Wook y su colaborador habitual Jeong Seo-Gyeong coge el triángulo amoroso de la novela de Zola como marco sobre el que construir una película totalmente diferente a todo lo visto hasta la fecha, centrada quizá en un deseo mucho más fuerte que el sexual, el deseo de morir, utilizando un marco de historia de vampiros. Nada más y nada menos.
Lo mejor y lo peor de la película es que intenta ser muchas cosas a la vez. No es solo una película de terror centrada en el mito del vampiro, sino que también es un triángulo amoroso un tanto bizarro y una lucha por controlar nuestras pasiones o dejar que nos ahoguen y nos lleven más allá.
En lo positivo, los personajes principales, el cura Sang-hyun y la esposa dominada Tae Ju, son como dos caras de la misma moneda. La relación carnal es realista y sus motivaciones y objetivos se comprenden dentro de la lógica de sus personajes. Ambos actores realizan estupendas interpretaciones, en las que el peso de sus pasiones marcarán su existencia.
Visualmente la película se sale hasta niveles máximos. La fotografía de Chung-hoon Chung (Old Boy, Stoker, The Handmaiden), es sobresaliente, y se nota un entendimiento entre ambos tan estrecho que parecen casi hermanos siameses. Hay varias escenas en las que claramente hay un intento consciente de presentar todo lo contrario a los que esperamos de una película de vampiros, como las escenas en las que el blanco puro satura la imagen.
Otros momentos muy buenos son cómo nos enseñan el peso de la culpa, (no digo más), o la visualización de las habilidades sobrehumanas del cura.
Hay sin embargo elementos menos buenos, precisamente porque desde cierto punto de vista la película se queda a medio camino en estos argumentos. Y es que la película no es de terror y no hay un auténtico triángulo amoroso. Y algunos personajes tienen las ridiculeces típicas de las caracterizaciones del cine coreano, con una nula profundidad.
Sin embargo, el deseo que domina a los protagonistas y tira de ellos hacia lados opuestos sí me gustó mucho. Y siempre preferiré al artista que lo intenta aunque no acierte al 100% frente al acomodado que va sobre seguro en temáticas y esquemas conocidos.
Quizá el problema de Thirst no sea tanto de la propia película, sino del hecho que Stoker y The Handmaiden me alucinaron brutalmente cuando las vi, y en este caso quizá mis expectativas no se cumplieron.
A continuación comparto el trailer de la película en castellano:
Thirst de Park Chan-Wook me impactó mucho menos que Stoker o The Handmaiden, que vi durante este año. Sin embargo, hay momentos cinematográficos tan potentes y tan diferentes a lo que podemos ver en una película occidental que su visionado se convierte en una obligación para todos los fans de las películas asiáticas entre los que me encuentro.
PUNTUACIÓN: 7/10

American Gods de Neil Gaiman, viajando por la América profunda

Tras leer Los Hijos de Anansi, me tocaba releer y recomendar American Gods, la más premiada obra de Neil Gaiman, en la que seguimos disfrutado muchas de las temáticas habituales del escritor británico, ya que disfrutamos en Sandman, su obra maestra.

Se acerca una tormenta…

Sombra va a salir de la cárcel tras cumplir su condena, y sus planes son simples. No volver a chirona y pasar el resto de sus días junto a su amada esposa Laura, viviendo una vida sencilla y normal. Lástima que el destino parece conspirar contra él, ya que Laura y el mejor amigo de Sombra mueren en un accidente de coches días antes de su liberación. Con sus planes destruidos y su familia muerta, conocerá de camino a casa a un anciano enigmático llamado Sr. Wednesday, un timador que tiene un plan y que necesita a Sombra para llevarlo a cabo.

El viaje del Sr. Wednesday a través de la América profunda descubrirá a Sombra un mundo de Dioses, Mitos, Totems, Leyendas y Sueños que desafía todo lo que Sombra pensaba que era real. Un viaje más necesario que nunca, ya que la guerra entre los Viejos Dioses y los Nuevos Dioses del Siglo XXI parece inevitable.

American Gods (2001) ganó todos los premios del ámbito fantástico en los Estados Unidos: Los premios Bram Stoker (2001), Hugo (2002), Locus (2003) y Nebula (2002) entre otros, confirmando que su voz se ha convertido en una de las narrativas mas influyentes del panorama fantástico.

Durante el viaje del Sr. Wednesday y Sombra iremos conociendo seres que entran y salen en la historia a los que no contextualiza. Algunos los conocía con las pistas que daba, otros no. En todo caso, aunque en parte sientes que te estás perdiendo cosas al no conocer qué Dios / Deidad / Leyenda / etc… es tal o cual personaje, lo cierto es que Gaiman tiene el acierto de escribir de tal manera que realmente no conocer estos detalles no obstruyen la comprensión de la trama principal, ni su disfrute.

Además, me gustó como incide Gaiman en que además de los propios Dioses, los lugares son casi más sagrados que estos seres y acumulan también poder y significados superiores.

Volver a leer American Gods tras más de 10 años de la primera lectura me ha gustado pero no me ha enamorado. Vuelvo a leer una historia en la que la vida de la gente normal se ve afectada por seres mitológicos superiores que se encuentran entre nosotros. Dioses y Mitos que no son buenos ni malos, sino que simplemente se comportan según su naturaleza. ¿Os suena? Claro, porque en parte este argumento sería aplicable a Sandman, Neverwhere, Los hijos de Anasi, etc… En todo caso, como Gaiman se ha convertido en un género en si mismo, mola leer un libro suyo cada año o cada dos años, ya que nadie escribe sobre estos temas con la calidad del autor británico.

American Gods es una buena lectura que te recomiendo que leas en lugar de perder el tiempo con la decepcionante serie de televisión de la cadena Starz que está emitiendo en España Movistar+ adaptando esta historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

The Fix Vol.1, de Nick Spencer y Steve Lieber

Nick Spencer está en boca de todos con su historia del Capitán América agente de Hydra, que va a culminar en Secret Empire, el próximo evento de Marvel. Pero a pesar de todo este trabajo, ha tenido tiempo de publicar su nueva serie “The Fix” en el sello Image, realizada en colaboración con el dibujante Steve Lieber y con colores de Ryan Hill, que os quiero recomendar esta semana.

La colaboración de Nick Spencer y Steve Lieber saltó a la fama con su entretenida serie de Marvel “Superior Foes of Spiderman”, serie centrada en algunos supervillanos del trepamuros que eran caracterizados como unos autenticos perdedores. Esta serie consiguió una alabanza unánime por parte de la crítica especializada, pero eso no evito su cancelación por bajas ventas en su número 17. Sin embargo, el buen feeling, la amistad entre ambos y su afinidad a las historias noir centradas en perdedores hicieron posible esta nueva serie.

Según los autores, The Fix va sobre “policías corruptos, mafiosos que planean golpes y políticos que dirigen el cotarro; y sobre el juguete sexual que puede provocar su caída. Ah, y el héroes es un perro policía de la unidad antidroga llamado Pretzels. Malvados haciendo cosas malas a gente mala,  en una nueva serie frenética, escandalosa, a veces desagradable. ¡Si te gustan los cómics clásicos de temática noir como CRIMINAL y 100 Bullets nos disculpamos por adelantado por decepcionarte!”

Ya veis que ya el propio argumento indica que estamos ante una historia de género negro en la que el humor tiene un papel muy importante. Y sobre todo porque los propios antihéroes de la historia son unos autenticos pringados que no hacen más que cagarla.

Lo mejor de la historia de Spencer es que es totalmente inesperada y original. Hay varios giros super buenos, empezando en el propio inicio de la serie que es mejor que no conozcas, y los personajes y sus peripecias son divertidos y sorprendentes.

El apartado artístico a cargo de Steve Lieber al dibujo y Ryan Hill en los colores es super adecuado para el tono realista con un toque de humor de la historia. Las páginas fluyen perfectamente y la lectura es rápida y satisfactoria.

Comparto las primeras páginas de esta serie para que puedas juzgar tu mismo.

Este primer tomo recopila los cuatro primeros números de The Fix, y ha sido muy entretenido pero me ha sabido a poco, la verdad. Sin embargo, me han ganado como lector y tengo muchísimas ganas de conocer como continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

Crítica de Captain Fantastic

Una de las películas que tenía pendiente de ver del año pasado era Captain Fantastic, cinta escrita y dirigida por Matt Ross e interpretada por un excelente Viggo Mortensen como un padre de una familia muy poco convencional.

Ben (Viggo Mortensen) vive aislado en la naturaleza con sus seis hijos, a los que ha educado física y mentalmente sin ninguna de las comodidades de la vida moderna y alejados de la sociedad de consumo. Un desgraciado suceso provocará que la familia tenga que cruzar el país para visitar a los abuelos de los niños, empezando un viaje que se convertirá en una autentica aventura, no solo a nivel físico, sino principalmente emocional.

La película ha sido escrita y dirigida por Matt Ross, y aunque a priori puede parecer una típica road-movie de una familia disfuncional tipo “Pequeña Miss Sunshine”, y en parte claramente lo es, ante todo es un choque entre distintas formas de vivir la vida, e intenta ser un canto a la tolerancia hacia el que es diferente, denunciando como todo lo que se sale de la norma es catalogado primero un bicho raro y luego como una amenaza por nuestra sociedad.

Viggo Mortensen fue nominado como mejor actor en la pasada edición de los Oscar, y creo que esta nominación fue totalmente merecida, ya que está enorme en el papel de padre de familia que piensa que lo sabe todo, pero que también tendrá que aprender una valiosa lección durante este viaje. También es verdad que en parte estamos ante un papel construido a la medida de las habilidades interpretativas de Viggo, pero la verdad es que lo borda. Sus miradas, como siempre, transmiten un montón de emociones y sientes su preocupación por el bienestar de los niños.

Junto a Viggo, todos los niños están también increíbles en pantalla. Trasmiten frescura, simpatía y verdad en todos los planos, y aunque físicamente son muy diferentes entre si, se crea una sensación de familia en la que cada miembro complementa a los demás. Matt Ross es muy inteligente al presentarnos las habilidades de los niños poco a poco durante el viaje, consiguiendo momentos divertidos y sorprendentes. Sin ir más lejos, la pequeña de 8 años demuestra ser más inteligente que muchos adolescentes y jóvenes mayores de edad. Pero es que además, físicamente los niños son atletas de nivel Olímpico. El ideal de “Reyes-poetas” de la antigüedad actualizado al siglo XXI.

La película evita el drama facilón y consigue emocionar durante muchos momentos, convirtiéndose también en un canto a la vida y a la obligación que tenemos de vivirla al máximo, sacando el mayor provecho a cada momento junto a los seres queridos.

La película intenta ofrecer un mensaje de respeto hacia el que es diferente y de la necesidad de convivir personas con diferentes puntos de vista y formas de vivir la vida, mediante el contraste entre dos modelos de vida. Pero lo cierto es que la balanza entre la vida moderna y la familia naturista de Ben está demasiado inclinada hacia estos últimos. Es difícil buscarle peros a su vida en el campo cuando Ben los ha convertido en auténticos superhéroes, y este es quizá el único pero que le pondría a la película, ya que hubiera sido más real si los niños no fueran tan perfectos y si el contraste entre ambas formas de ver la vida se hubiera realizado en condiciones de mayor igualdad. Pero, este es un pero muy, muy pequeño para una película super disfrutable.

Comparto a continuación el tráiler de la película:

Captain Fantastic es una película vitalista y positiva que te deja con una sonrisa en la cara al terminar, y que hace que pienses en la forma en que vivimos nuestra vida como consumidores dentro de nuestra sociedad. Solo la primera parte ya hace que la película sea super recomendable de ver, pero uniéndolo todo estamos ante una de las mejores películas del año pasado.

PUNTUACIÓN: 8/10

El pozo de la ascensión de Brandon Sanderson

El pozo de la ascensión es la segunda novela de la saga “Nacidos de la bruma (Mistborn)” del escritor Brandon Sanderson, una novela aún mejor que la ya excelente primera novela, El Imperio final.

¡ATENCIÓN! AVISO DE SPOILER!!

Te recomiendo que leas estas novelas sabiendo lo menos posible de la historia. Todo lo que viene a continuación, incluido el argumento, es spoiler de la primera novela, así que si pensabas empezar a leerlas te recomiendo que pares de leer ahora mismo.

¡Estas advertido!!

————

Durante los últimos mil años, han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años, los skaa han sido esclavizados y han vivido sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años, el Lord Legislador ha reinado con un poder absoluto gracias al terror y a su divina invencibilidad por la poderosa magia de la “alomancia”. Pero vencer al Lord Legislador fue la parte sencilla. El verdadero desafío lo constituirá sobrevivir a las consecuencias de su caída. Tomar el poder tal vez resultó fácil, pero ¿qué ocurre después?, ¿cómo se usa el poder? Una amena reflexión sobre estrategia política y religiosa en el marco de una aventura épica con luchas estilo kung fu gracias a los siempre misteriosos poderes de la alomancia…

No es habitual leer una segunda novela de una serie y que este libro sea mucho mejor que el primero. Y El pozo de la ascensión lo consigue siendo diferente y no repitiendo una fórmula de éxito, sino simplemente ampliando este mundo y ofreciendo otro punto de vista aporta una nueva visión.

Si El Imperio final era “Ocean´s Eleven meets Lord of the Rings”, en El pozo de la ascensión el foco cambia radicalmente para convertirse en una lectura política sobre las consecuencias del poder y los límites de la democracia en tiempos de guerra. Todo ello mientras acompañamos a Vin en el aprendizaje de sus poderes alománticos, y a la búsqueda de respuestas sobre la leyenda del Elegido que debe vencer a la oscuridad. Una oscuridad que cada vez es más presente y cuyo poder se empieza a notar incluso en la capital del reino.

El estilo de Brandon Sanderson es extremadamente adictivo, y lo cierto es que me hace devorar las páginas sin parar. No se recrea demasiado en las descripciones de espacios y personajes, dando las pinceladas justas para entender y visualizar este mundo. Sin embargo, la psicología y motivaciones de los protagonistas sí están perfectamente desarrolladas y explicadas, de forma que los comprendes perfectamente y te emocionas con las decisiones que toman.

Todo ello está adornado con unas excelentes escenas de acción que harán las delicias de todos los seguidores de películas como Tigre y Dragón, y que aquí sí Sanderson utiliza la máxima de “más grande, más espectacular” tan habitual en las secuelas de los blockbusters cinematográficos.

Sanderson construye una tensión que va en aumento mientras la amenaza de una guerra de aniquilación se convierte en inevitable, a la vez que es un maestro en la forma como va presentando a cuentagotas la información al lector. Este flujo de información, o de desinformación según el punto de vista en que lo veas, nos va preparando para el importante giro final, como pasó en la primera novela, que cambia todo lo que creíamos conocer y que promete un increíble final de trilogía.

El pozo de la ascensión es una excelente novela que es aún mejor que El Imperio final gracias a que ofrece una lectura diferente. Algo que ahora mismo solo recuerdo haber sentido con El Juego de Ender y su continuación La voz de los Muertos de Orson Scott Card. Ya tengo en casa el tercer volumen de esta saga de los Nacidos de la Bruma, que empezaré a leer en breve, y que se ha convertido por méritos propios en una lectura imprescindible par todos los aficionados a la fantasía y a la ciencia-ficción.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Deadly Class Vol. 5 – Comienza un nuevo curso

Después de largos meses de espera pude disfrutar del quinto volumen de Deadly Class, obra de los habituales Rick Remender al guión, Wes Craig al dibujo, con colores de Jordan Boyd. Y la espera ha merecido la pena ya que estamos ante uno de los mejores tomos hasta la fecha.

Estamos en 1988 y los estudiantes que sobrevivieron a la sangrienta graduación del curso anterior comienzan las clases en la escuela de asesinos. Y junto a los estudiantes veteranos encontramos a una nueva hornada de estudiantes que tendrán que ponerse al día si quieren llegar con vida al final de la semana. Este tomo reúne los números 22 a 26 de la serie regular.

Rick Remender es uno de mis autores favoritos desde que le conocí con Fear Agent y su excelente etapa en X-Force en Marvel. De su obra de creación propia en Image actual, he conectado mucho más con la premisa de ciencia ficción de Black Science que con este Deadly Class. Aunque ambas series están excelentemente dibujadas, la necesidad de ambientarla en los años 80 para sacarse alguno de sus demonios de juventud no acababa de encajarme, igual que siempre he preferido el rock al punk ochentero tan presente en esta obra, literalmente y en la actitud de sus protagonistas.

El anterior tomo elevó tanto las apuestas para los protagonistas que no todos pudieron sobrevivir. Y ha sido en este tomo en el que por primera vez he conectado al 100% con la serie. Por fin todo hizo click. Además, la lectura en tomo respecto al ritmo mensual me ha permitido disfrutar del ritmo narrativo que Remender confiere a la historia, y como va construyendo la tensión hasta que finalmente todo vuelve a explotar en los números finales.

En el apartado artístico, Wes Craig sigue demostrando su habilidad narrativa en las excelentes coreografías de acción. Pero en este tomo tiene también la oportunidad de construir la personalidad de los nuevos alumnos, consiguiendo otro buen grupo de personajes que prometen muchas tardes de gloria. Si sobreviven, claro…

La colaboración con el colorista Jordan Boyd es excelente, y mantienen el nivel gráfico a un nivel de 10. Comparto las primeras páginas de este tomo que marcan perfectamente el tono de lo que vamos a ver en este último volumen:

Después del enorme cliffhanger con el que terminó el anterior tomo, este nuevo volumen no decepciona y consigue que disfrutemos de unos increíbles momentazos que me han dejado unas enormes ganas de seguir leyendo esta serie, que se mantiene como una de las series con más carisma del panorama americano. Una serie totalmente recomendable.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

The Handmaiden, de Park Chan-Wook

The Handmaiden (La doncella), la nueva película de Park Chan-Wook, es un drama ambientado en Corea en la década de 1930 durante la ocupación japonesa que significa un nuevo despliegue narrativo del afamado director coreano de Oldboy o Stoker.

Park Chan-Wook nos presenta una emocionante y sensual historia de una joven dama japonesa, Hideko (interpretada Kim Min-hee), que vive en una finca aislada por su opresivo tío y una mujer coreana, Sookee (Kim Tae-ri), que es contratada para servir como su nueva criada, pero que está secretamente involucrada en el complot de un estafador que se hace pasar por un Conde japonés (Ha Jung-woo), para robar su gran herencia .

El guión del propio Park junto a Chung Seo- Kyung se inspira en la novela Fingersmith de Sarah Waters, cambiando la ambientación victoriana por la Corea ocupada por los japoneses de 1930, entre otros muchos aspectos.

Park Chan Wook es un director sensacional. Sus películas son siempre visualmente sobresalientes, pero esta brillantez estética siempre está al servicio de la historia que quiere contar y el mundo en el que quiere introducir al espectador.

Y en el caso de The Handmaiden, lo que empieza como una típica historia de estafa, la criada introducida en un mundo cerrado para engañar a la inocente y virginal heredera, se convierte en un thriller erótico que nos introduce en un mundo retorcido y perverso que no esperábamos y en el que nada es como lo imaginábamos en un principio.

La sensación viendo The Handmaiden fue de entrar en el agujero de conejo e ir descubriendo capa sobre capa de un mundo oculto y malsano. Y la película triunfa gracias a las excelentes interpretaciones de las dos actrices protagonistas, Kim Min-hee que interpreta a la inocente Hideko, y Kim Tae-ri, que interpreta a la sirviente y cómplice del golpe Sookee. Ambas destacan por el ámplio registro de sus interpretaciones, conseguidas simplemente por el brillo de sus miradas. Me gustó mucho como sus papeles de alguna manera se invierten y la que parece buena luego ya no lo es tanto, y viceversa. Aunque tampoco quiero comentar mucho más para no spoilear nada importante de la sorprendente historia.

También me han sorprendido las explícitas escenas sexuales, más que nada porque no las esperaba. Park las ha rodado con gran sensualidad, y significan un rayo de esperanza en medio del oscuro y cerrado mundo de Lady Hideko.

Además de las interpretaciones, quiero destacar la excelente fotografía de Chung Chung-Hoon  y la música de Cho Young-Wuk, ambos colaboradores habituales de Park Chan-Wook, que consiguen una excelencia estética de primer orden.

Comparto este impactante trailer sin diálogos que refleja muy bien el ambiente opresivo y malsano de la película.

The Handmaiden es un nuevo triunfo narrativo de Park Chan-Wook, una película que te lleva en una dirección para luego romper todas las expectativas mientras nos adentramos en un mundo oscuro y depravado. Una película que merece más de un visionado y que te recomiendo sin duda.

PUNTUACIÓN: 8/10

Repaso a mi Sci-fi favorito: películas, TV, libros y tebeos