Archivo de la etiqueta: Warren Ellis

Crítica de The Batman´s Grave 5 de Warren Ellis y Brian Hitch

Nos acercamos al ecuador de esta maxiserie de Warren Ellis y Brian Hitch, y el nivel de amenaza para Batman y sus asociados aumenta de forma exponencial.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Batman es convocado a Arkham Asylum donde descubrirá que se está formando a su alrededor sin él darse cuenta un puzzle mortífero. Y puede que no sobreviva.

The Batman´s Grave está planteada como una historia que pueda ser disfrutada por todo tipo de lectores, especialmente aquellos menos habituados con los aspectos más problemáticos de la continuidad. En ese sentido, parece claro que el objetivo de Warren Ellis es que cualquier lector, haya o no haya leído antes al personaje, pueda disfrutar la lectura sin problemas, al aludir sólo a elementos icónicos como la relación de Batman con Alfred o el Comisario Gordon. En este quinto número, parece que Ellis ya empieza a subir las apuestas y el nivel de amenaza, aunque de momento seguimos sin saber el motivo de titular esta historial “La Tumba de Batman”.

Tras leer estos cinco números, confirmo que prefiero las páginas entintadas por Kevin Nowlan incluso más que los números dibujados y entintados completamente por Hitch. Desconozco la mecánica de trabajo de Hitch, no se si dibuja todo el comic a lápiz y después se pone a entintar, o quizá lo más lógico es trabajar cada página completamente antes de pasar a la siguiente. Pero, aunque hablamos de matices, Nowlan aporta un feeling de página más limpia y mejor terminada, frente a un Hitch que al hacerlo todo, quizá algunas páginas me dieron una una sensación más apresurada. En estos números entintados por Nowlan, entiendo que al centrarse sólo en los lápices, Hitch puede aportar todo el detalle en la confianza de que Nowlan lo entinta igual de bien , por lo que a efectos prácticos, su carga de trabajo es menor.

En este comic, las páginas del Arkham Asylum son espectaculares, con unos detalles y fondos arquitectónicos que ayudan a meternos aún más si cabe en la historia. Y cuando empieza la acción, se nota que Hitch está en su salsa y está disfrutando la colaboración con Ellis.

Hace tiempo que no compro mensualmente los comics de Batman, pero este The Batman´s Grave es un “must-read” absoluto.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Castlevania temporada 3 (Netflix)

Las dos primeras temporadas de Castlevania, serie de animación basada en los populares videojuegos de Konami escrita por Warren Ellis, dirigida por Sam Deats y disponible en Netflix, me parecieron correctas sin más. Sin embargo, he encontrado elementos bastante interesantes en la tercera temporada recién estrenada.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras el final de la Guerra de Drácula, en esta tercera temporada la acción se desdoblará en cuatro líneas argumentales diferentes mientra seguimos a los principales protagonistas.

Castlevania está producida por Adi Shankar y cuenta con un Warren Ellis en plena efervescencia creativa. Para no haber jugado nunca a los videojuegos, ha creado una historia con un montón de referencias a los diferentes juegos de los últimos 20 años. Como en las anteriores temporadas, los 10 episodios de esta tercera temporada han sido dirigidos por Sam Deats, algunos en colaboración con su hermano Adam.

A pesar de estar acostumbrado a los comics escritos por Ellis que tienen a unos personajes duros e irónicos con unos diálogos cortantes y la mega molones, reconozco que escucharlos en esta serie de animación se me hizo raro, ya que no me parecían naturales. En todo caso, esta sensación sólo la tuve en el primer episodio, en los posteriores entiendo que mi oido ya estaba acostumbrado. Por otro lado, en lo relativo a narrativa, Ellis plantea una temporada con nuevos elementos narrativos y planteando elementos que permitan ir creando el climax final.

Entrando en los diferentes arcos narrativos, por un lado Trevor Belmont y la maga Sypha Belnades se han convertidos en cazadores de monstruos itinerantes. La pareja llegará al pueblo de Lindenfeld, donde el Juez local les contratará para que investiguen una posible posesión demoniaca en la iglesia del pueblo. Allí conocerán al Conde Saint Germain, adepto como Syphe de las artes mágicas. Este es el único arco que tiene una conclusión satisfactoria, aunque el descubrimiento del Corredor Infinito, un portal a mundos y dimensiones diferentes e incluso al infierno, abre múltiples posibilidades de cara a las próximas temporadas. Algo que creo que de momento no ha sido confirmado.

El forjador de demonios Isaac se encuentra viajando desde el desierto, al que fue transportado por Drácula para protegerle, hacia el mundo civilizado para vengarse de todos aquellos que traicionaron a su amigo. Este viaje le recordará lo mala que es la humanidad pero también que existe buenas personas que realizan actos buenos de forma altruista, como un comerciante ciego o el Capitán del barco que le transporta.

Alucard, el Dhampir hijo de Drácula, vive en el castillo de su padre en estado de total depresión debido a la soledad total que sufre. La llegada de Taka y Sumi, dos hermanos japoneses que querían vengarse de un vampiro que les esclavizó que fue destruido por Alicard, le permitirá tener unos alumnos y alguien con quien poder hablar y poder sentirse “humano” durante un tiempo.

Por último, tras fracasar en la conquista de las tierras de Drácula, Carmilla regresa a su reino de Styria con Héctor, el otro forjador de demonios de Drácula que le traicionó y que ahora es prisionero de Carmilla. En Styria conoceremos a la cábala de vampiras con las que reina Carmilla, la señora guerrera Striga, la organizadora Morana y la diplomática Lenore.

Carmilla sigue empeñada en aprovechar el vacío de poder existente tras la desaparición de Drácula par expandir su reino, pero no tiene tropas suficientes para llevarl a cabo. Las habilidades de forjador de demonios de Héctor son fundamentales, pero él no parece estar por la labor de ayudar a las que le esclavizan.

Warren Ellis plantea esta temporada con una historia compleja que se construye a fuego lento hasta alcanzar el climax en su espectacular noveno episodio, que está contado prácticamente en su totalidad sin dialógos, sólo acción y narrativa visual. Este climax ofrece unos brutales momentos de acción, pero también de naturaleza sexual, al utilizar algunos personajes el sexo como herramienta de manipulación y control. Esto último me parece interesante y poco habitual en una serie de animación, incluso en una con calificación de edad de +18, hasta el momento debido a sus sangrientas y explícitas escenas de acción.

El estilo de narración pausado de Ellis permite desarrollar de forma interesante las dinámicas y equilibrios de poder entre las cuatro reinas vampiras de Styria y como planean realizar su expansión por toda Europa. Estas vampiras se muestran como seres complejos y, aunque son claramente amorales, también tienen claro que no puedes aniquilar a la raza humana ya que se quedarían sin fuente de alimentos. Sin embargo, queda claro que para ellas los humanos tenemos la misma importancia que para nosotros tienen las ovejas o vacas.

Aunque el arco de Alucard parecía bastante intrascendente, los dos últimos episodios son la bomba y terminan mostrándole como alguien más parecido a su padre Drácula de lo que a él le gustaría admitir, teniendo en cuenta que Drácula tuvo siglos de evolución que él no ha vivido aún. En contraste, Isaac conoce más elementos del mundo en que vive, pero no me dió la sensación de que hubiera evolucionado.

Globalmente, estos 10 episodios me han gustado bastante y han conseguido que quiera ver una hipotética cuarta temporada que de momento creo que Netflix no ha confirmado todavía. Esto en si mismo ya es algo muy positivo.

Dicho esto, si debo comentar como cosas menos buenas por un lado tenemos la floja animación de la serie, que me parece barata en el mal sentido y que no me hace conectar con los personajes. La suerte es que a pesar de todo, Ellis consigue que lo que les pasa a los personajes me interese, a pesar que, excepto en lo referido al Corredor Infinito, visualmente no sea ninguna maravilla.

Otra cosa que me chirría es que de las cuatro líneas argumentales, sólo la de Trevor y Sypha tienen una correcta sensación de cierre al conseguir detener la amenaza de Lindenfeld.

SPOILERS

Sin embargo, narrativamente, Alucard empieza la temporada solo y la termina igual aún iniciando un camino hacia una inhumanidad que echó en cara a su padre. Isaac había emprendido un viaje que no ha terminado, mientras que Hector continúa siendo esclavo aunque ha cambiado a Carmilla por Lenore. Sinceramente, me hubiera gustado que estos tres arcos hubieran teneido una mayor sensación de cierre en esta temporada, aunque lo visto hasta ahora invita a pensar que la cuarta temporada será apasionante.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Castlevania no estará seguro en mi listado de mejores series del año, pero al menos esta tercera temporada ha servido como un más que competente entretenimiento que me ha dejado, esta vez si, con ganas de más.

 

PUNTUACIÓN: 7/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Batman´s Grave 4 de Warren Ellis y Brian Hitch

Warren Ellis y Brian Hitch continúan su historia de Batman con otro número que ofrece muchísima acción para el lucimiento de Hitch y algunas respuestas a preguntas que se han ido planteando en números anteriores.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Por qué un chantajista se convirtió en un asesino? ¿Cómo sobrevive Batman a un oponente que puede matarlo con su propia mente? ¡Descubre todo esto y más en el último capítulo de la serie de 12 números del escritor Warren Ellis y el artista Bryan Hitch!

Warren Ellis ha creado algunos de los comics mainstream más influyentes del siglo XXI, como Planetary o Authority. Digo esto porque decir que Ellis hace tiempo que no muestra su mejor versión parecería implicar que su trabajo es de alguna manera deficiente, y no es para nada el caso. Si algo caracteriza los últimos guiones de Ellis en su oficio, todo está muy bien pensado y ejecutado, aunque quizá le falta la magia que sí tenían las obras antes mencionadas o su Transmetropolitan, Moon Knight, etc… En lo positivo, sabes que aunque quizá Ellis ya no haga obras sobresalientes, siempre va a entregar obras notables que son super leíbles.

The Batman´s Grave está planteada como una novela de misterio dividida en 12 capítulos, por lo que la valoración real habrá que hacerla cuando leamos el final de la historia. En lo relativo a estos cuatro primeros números que suponen un tercio del total, se aprecia una línea argumental muy clara: Batman realiza una investigación para la que tiene que utilizar todas su inteligencia y dotes detectivescas así como sus recursos tecnológicos, y cada pista que sigue le lleva a un combate contra peligrosos enemigos, que le permite adquirir nuevas pistas para seguir su investigación.

Mola la forma en que Ellis y Hitch nos muestran cómo funciona la mente de Bruce Wayne para llegar a conclusiones a partir de las pistas, y sobre todo, molan las escenas de acción, perfectamente coreografiadas por Hitch, que está empeñado en recordarnos que sigue siendo uno de los grandes artistas del mundo del comic.

Frente al estilo widescreen que popularizó en Authority, Hitch nos pone a pie de calle junto a Batman acompañándole en su investigación, con unas páginas super detalladas siempre planteadas para contar la historia de la forma más limpia y clara posible. En este cuarto número vuelve a entintarse a si mismo, frente a los números uno y tres entintados por Kevin Nowlan, entregando unas páginas geniales.

En los últimos años he dejado de comprar DC Comics excepto por otras puntuales como este The Batman´s Grave, que se convierte en uno de los “must-read” absolutos de la editorial en 2020. Y de momento, Ellis y Hitch siguen cumpliendo con su parte del trato.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Batman´s Grave 3 de Warren Ellis y Brian Hitch

The Batman´s Grave de Warren Ellis, Brian Hitch, Kevin Nowlan y Alex Sinclair continua en su tercer número ampliando el misterio que obliga a Bruce Wayne a utilizar todos sus recursos y sus habilidades detectivescas en un caso que le lanza contra peligrosos asesinos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Un político corrupto muere por su propia mano, pero James Gordon está convencido de que hay algo más, por lo que pide ayuda a Batman para que investigue con todos sus recursos. Por este motivo, en una mansión señorial de Gotham City, Batman está siendo ahora mismo golpeado hasta la muerte.

Ellis ha planteado una historia basada en resaltar la faceta de detective de Batman que en los últimos años había quedado un poco aparcada, además de dar rienda suelta a Brian Hitch para que se luzca en sensacionales escenas de acción. Reconozco que solo por esto ya está más que justificado pagar el precio de portada de este comic.

Sin embargo, tras leer estos tres primeros números aún no se qué nos está contando exactamente Ellis, y empiezo a no tener claro si eso es bueno o malo. Está bien no poner todas las cartas sobre la mesa demasiado pronto, pero en este tercer número volvemos a ver como la investigación de Batman le pone en curso de colisión con otro asesino psicópata que le va a poner las cosas difíciles, lo cual devuelve a Bruce a la Batcueva para seguir investigando. Narrativamente, me sonó un poco a algo ya visto.

Eso sí, Hitch está bestial en estas páginas. Sus coreografías de acción son excelentes como no podía ser de otra forma, sus páginas cuentan con unos fondos alucinantemente detallados y su narrativa es perfecta. Tras una floja etapa en Justice League hace un par de años, encuentro a un Hitch en plena forma para ofrecer un comic visualmente de 10.

Si me parece curioso comprobar que Kevin Nowlan vuelve a entintar a Hitch en este número tras hacerlo en el primero, mientras que Hitch se entintó a si mismo en el número 2 y va a hacerlo también en el 4. Da la sensación que Hitch pone por delante cumplir con las fechas de entrega antes que realizar todo el dibujo, lo cual si es el caso me transmite profesionalismo. Las tintas de Nowlan complementan perfectamente con los lápices de Hitch, hasta el punto que casi prefiero estas páginas frente a las del número anterior. Hilando muy fino, y reconociendo que quizá no es la expresión correcta, algunas páginas completas de Hitch parecían quizá más apresuradas que estas en las que solo dibuja a lápiz y Nowlan las entinta, cada uno a su propio ritmo.

Dado que estamos ante una novela en 12 partes, no tengo duda que Ellis va a cumplir su parte del trato y este The Batman´s Grave va a dejarnos con un buen sabor de boca. Reconozco que los pequeños peros comentados son porque las expectativas son máximas con este comic.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Leyendo StormWatch volumen 2 de Warren Ellis, Brian Hitch, Óscar Jiménez y Michael Ryan

Tras empezar el año leyendo la primera etapa de Warren Ellis en StormWatch, hoy comparto mis impresiones de la lectura del segundo volumen junto a Brian Hitch, Óscar Jiménez y Michael Ryan, que sirvió de preludio de la ya mítica Authority.

El segundo volumen de StormWatch constó de 11 números más el especial WildC.A.T.s vs Aliens que lo cambió todo. Frente a la narrativa de números sueltos del volumen anterior, Ellis optó por 3 arcos de 3 números más los 2 últimos de Aftermath, que se publicaron entre Octubre de 1997 y Septiembre de 1998.

La primera pregunta que podemos hacernos es si Ellis empezó este segundo volumen de StormWatch sabiendo que la iba a transformar en Authority unos meses más tarde. Y la respuesta es NO, todo lo hicieron sobre la marcha. De hecho la experiencia con Jiménez fue tan mal que Ellis ha reconocido que iba a dejar la serie, comentado por él mismo en su afterword en el último número (aunque no lo dice explícitamente ni deja en mal lugar al dibujante español).

Que se fueron haciendo cambios sobre la marcha queda claro ya desde el Preview promocional que Wildstorm publicó para promocionar esta nueva etapa. Además de una historia corta y diseños de personajes apoyados por textos de Ellis explicando su motivación detrás de algunos cambios que se iban a producir en este nuevo volumen, publicaron el planning de los tres primeros arcos de la serie, que variaron respecto a lo que acabó publicándose. El segundo arco centrado en Kaizen Gomorra desapareció para presentar a los ya míticos Apollo y Midnighter, y el tercer arco Bleed acabó ampliándose a 3 números.

¿Os acordáis cuando comentaba que lo más flojo del anterior volumen fue el dibujo de Tom Raney? Pues ese problema ya no existe, Óscar Jiménez primero y Brian Hitch después se salen. Aunque igual que digo esto, es una pena que Michael Ryan dibujara también un montón de páginas, que quedan muy muy por debajo de la calidad de los otros dos.

El primer arco “Strange weather” se publicó en los nos 1 a 3. Tras un secuestro de un científico de la ONU por unos terroristas que piden la abolición de la Resolución Gaetano que prohíbe investigar con células de superhéroes, StormWatch descubrirá que es la punta de un iceberg con múltiples derivadas, entre las que está el asesinato del congresista Kelly, que había viajado a El Salvador investigando posibles crímenes contra la humanidad.

Ellis da un montón de información y se agradece que el cómic “cueste” leerlo. El problema, ya en este primer número, es que parece que Jiménez no cumplió con las fechas ni siquiera en su primer número y las 2 últimas páginas parecen bocetos terminados por el entintador. Mal empezamos.

El segundo número tiene portada de Gary Frank. A pesar de haber negado su existencia, el actual Weatherman Jackson King envía a StormWatch Black a la localidad de Pavane, en la que el ejército ha declarado la ley marcial.

StormWatch Black sigue formada por Jenny Sparks, Jack Hawksmoor y Swift. Los dos personajes creados por Ellis más el único que hizo el salto a Authority. Blanco y en botella. Frente a las misiones militares a gran escala, Ellis parece más a gusto con el black-ops.

La sorpresa final es que La Resolución Gaetano ha sido violada y el culpable es el gobierno de los USA. Internacional Operations llevaba tiempo haciendo sus experimentos en El Salvador y ahora quieren trasladar sus operaciones a suelo americano.

El tercer número de StormWatch cuenta con portada de Brian Hitch y sirve de presentación de lo que está por llegar. De las 21 páginas de este cómic Jiménez solo realiza 14 y las 7 últimas son obra de Michael Ryan, artista de la casa que realiza muchos fill-ins y que va a tener que trabajar a destajo en próximos números de esta serie.

Tras conseguir StormWatch Black las pruebas, el equipo principal llega para detener a todos los culpables y llevarles a juicio. El cómic termina con una sorpresa añadida. ¡Henry Bendix, el anterior Weatherman que se volvió loco, está vivo y colaborando con I.O.!

Este primer arco me ha parecido muy interesante. Frente a los villanos clásicos de “mira que malo soy” Ellis introduce un tema recurrente en su obra posterior al hacer que sea el propio gobierno americano el villano. Un gobierno en el que no se puede confiar.

Es curioso como una casualidad cambió el mundo del comic. Los problemas provocados por Óscar Jiménez hicieron que abandonara la serie tras los tres primeros números. Y fue el fichaje de Bryan Hitch por parte de Wildstorm para sustituirle lo que lo cambió todo.

Toca recordar que Hitch ahora es Dios, pero en los 80 y 90 era mayormente conocido por ser un clon de Alan Davis. Ya en Titanes en DC empezó a alejarse de la sombra de su mentor, y su arte explotó en este StormWatch, continuado justo después en Authority, JLA, Ultimates… El resto ya es historia del comic mainstream americano.

El número 4 comienza “A finer world” un arco planteado para presentar a Apollo y Midnighter. Las versiones de Ellis de Superman y Batman no podían molar más, y encima los hizo gays con toda la naturalidad del mundo. Como debe ser.

¿Para que presentar a Kaizen Homorra como el gran villano del universo Wildstorm como tenía previsto para el segundo arco de la serie, si Hitch le ofrecía unas posibilidades mucho mejores? Debe ser impresionante ver el trabajo de un artista y que tu cerebro arda con creatividad, dándote ánimos renovados para no sólo continuar en la serie, sino crear todo un nuevo paradigma que cambiaría la forma en que se han hecho los los comics de superhéroes modernos.

Bryan Hitch trabajó con el veterano entintador Paul Neary y con la colorista Laura Depuy, ofreciendo una calidad al nivel de Authority, con una acción que saltaba de las viñetas.

Apollo y Midnighter fueron creados por Henry Bendix junto a un grupo de héroes que fallecieron en su primera misión. Tras descubrir que Bendix les había traicionado, se ocultaron del mundo durante 5 años.

Tras entrar en contacto con StormWatch, estos deciden confiarles la captura del jardín en el que se crean armas modificadas genéticamente.

Lo que siguen son algunas de las mejores páginas superheroicas del año. De cualquier año. Con un Hitch on-fire que prometía grandes cosas y que cumplió de sobra más adelante.

El giro “bad-ass” de este final de arco es que aunque Jackson King parecía haber dado un voto de confianza a Apollo y Midnighter, también les había inoculado un agente biológico que hubiera hecho explotar en caso de que algo no le hubiera cuadrado.

Ciertamente, Ellis no empezó este segundo volumen de StormWatch pensando en Authority, pero desde que vio las primeras páginas de Hitch, la cosa cambió. Y en el tercer arco “Bleed” nos presenta la Sangría, el espacio entre universos paralelos que también juega un papel importante en Authority y también en Planetary.

Para darnos una idea del nivel de interés que le producían a Ellis los actuales protagonistas de esta serie, este tercer arco nos cuenta una historia de un mundo paralelo en el que es Hawksmoor el Weatherman de StormWatch y se tienen que enfrentar a una invasión alienígena, la segunda sufrida por ese mundo.

El número 8 está dibujado por Hitch y Neary por un lado, y Michael Ryan y Luke Rizzo por otro. De hecho, Hitch dibuja sólo 9 páginas por 13 de Ryan, lo que convierte este número en casi un fill-in y en la norma de lo que vamos a tener a partir de ese momento hasta el final de la serie.

Frente al nuevo formato de portada incorporado desde el número 4 en que empezó Hitch en la serie con una banda vertical que servía para destacar a los autores del comic, justo por casualidad en la portada de este octavo número se les “olvidó” colocar a los autores. Me parece poco probable que Hitch planteara esta portada rompiendo el esquema previo de portada, a no ser que fuera una manera de disimular el elemento fill-in.

Eso si, Ellis guarda para Hitch una doble splash-page que quita el hipo con personajes de todo el universo Wildstorm.

Mientras, las páginas de Ryan muestran que este universo sufrió otro ataque alienígena con grandes bajas para StormWatch, entre ellas el Jackson King de este universo que fue horríblemente desfigurado, un claro teaser de lo que estaba por venir.

El número 9 termina el arco Bleed de nuevo compartiendo páginas Bryan Hitch y Michael Ryan. Un final feliz para este mundo alternativo en el que los héroes se sacrificaron para salvarlo. El StormWatch de nuestro mundo ni está ni se le espera. El futuro de la serie está marcado.

Siempre se ha dicho que no hay malos personajes sino malos autores que no saben qué hacer con ellos. Hay cientos de ejemplos, como el Prophet de Liefeld transformado por Brandon Graham en uno de los mejores comics de ciencia-ficción de los últimos años.

Obviamente, Ellis no es malo, es de hecho un gran escritor con grandes ideas, pero que tuviera otras historias que contar en Authority, y que está serie sea historia del mainstream americano, no justifica el final rastrero que dió a StormWatch.

El número 10 es otro fill-in en el que Hitch literalmente dibuja solo 3 páginas, estando el resto dibujadas por Michael Ryan. StormWatch manda unas naves a investigar un asteroide que se acerca a la órbita de la Tierra.

El asteroide muestra elementos naturales pero también algunas estructuras de origen alienígena. Aunque finalmente el contingente enviado al asteroide consigue desviarlo hacia el Sol cancelando la amenaza, StormWatch pierde el contacto con la nave superviviente mientras se dirige de vuelta hacia el satélite Skywatch.

Este número enlaza directamente con el infame WildC.A.T.s vs Aliens, obra de Warren Ellis, Chris Sprouse y Kevin Nowlan, que repite todos los tópicos de Alien.

Weatherman activa la cuarentena del satélite Skywatch por infestación xenobiológica, y los WildCATs van a investigar.

Cuando llegan, se encuentran con un infestación total de Aliens. Fuji, Hellstrike y Fahrenheit han muerto literalmente fuera de plano. Aunque el cómic tiene buenos momentos con los aliens, es todo una gran falta de respeto hacia estos personajes, que merecían mejor suerte.

Y como gran final, Winter muere sacrificándose para llevar Skywatch al Sol y acabar con los Aliens. Lástima que para ello los WildCATs se le olvidaran en la estación durante la evacuación.

Todo mal en este cómic.

StormWatch 11 de septiembre de 1998 es el último número de la serie, obra de Warren Ellis, Bryan Hitch y Paul Neary y Michael Ryan y Lucian Rizzo. Sin base, personal o presupuesto para su resurrección, la ONU cierra StormWatch dejando a la tierra sin aparentemente nadie que la defienda.

Hitch sólo dibuja 8 páginas, las más importantes. Por un lado, Jenny Sparks acaba con Henry Bendix de forma súbita y apresurada, destacando el hecho que el antiguo Weatherman es otro cabo suelto que no tenía cabida en el nuevo orden mundial.

Las dos últimas páginas son un teaser de Authority, que se estrenó cinco meses más tarde, en febrero de 1999.

En el cementario, delante de las tumbas de sus compañeros caídos, Jenny Sparks verbaliza el cambio de paradigma que Ellis plantea para la nueva serie: StormWatch se había quedado anticuado, no estaba preparado para enfrentarse a una infestación Alien como tampoco lo está para lo que significa el descubrimiento de la Sangría y el acceso a nuevas y peligrosas realidades alternativas.

Las cosas se estaban volviendo cada vez más grandes y peligrosas, demasiado para StormWatch. Y alguien debe salvar el mundo de esas amenazas.

 

Mi conclusión de esta etapa es que a Ellis nunca le interesaron los protagonistas de este cómic, y fue ajustándolo a su gusto con sus propios personajes, entre los que este están Jenny Sparks o Jack Hawksmoor, que fueron los que continuaron en Authority. Esto convierte este segundo volumen en unos cómics completamente de transición.

De hecho, los editores de Wildstorm vieron tan claro el filón que tenían con Hitch que automáticamente le guardaron para Authority. El último número completo que dibujó Hitch en StormWatch fue el 7, en el resto Michael Ryan dibujó más páginas que él.

De esta manera, Hitch tuvo prácticamente 9 meses de margen para preparar y dibujar Authority, lo que ayuda a explicar el éxito del cómic y que mantuviera la periodicidad mensual estos doce números. Authority marcó una época, pero creo que estos personajes merecían mejor suerte.

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Normal, de Warren Ellis

Warren Ellis es uno de los guionistas de comics más conocidos del ámbito mainstream. Guionista de obra como The Authority o Planetary, también ha publicado varias novelas como Gun Machine o Normal, obra que que acabo de leer y sobre la que escribo mis impresiones.

PUNTUACIÓN: 5/10

Normal es un centro para el tratamiento de trastornos psíquicos de científicos, economistas, estrategas mentales… Todos tienen en común el haberse dedicado a analizar qué pasará en el futuro. Bajo una estricta vigilancia y sometidos a una medicación intensa, están divididos en dos grupos que no se comunican entre sí: el de los que se dedican a la “previsión estratégica”, que dependen de instituciones sin ánimo de lucro y que buscan cómo evitar los desastres que se avecinan (cambio climático, guerras devastadoras, rapaces gobiernos disfuncionales…); y los de “predicción estratégica”, a sueldo de empresas y “think tanks” de seguridad, que dan por hecho tales desastres y buscan métodos para sobrevivir a los mismos.

Adam Dearden, un especialista en “previsión estratégica”, tras sufrir una crisis nerviosa, es internado en Normal. Llega bajo los efectos de unas sustancias que le mantienen en un estado de total desconcierto. Incluso es incapaz de moverse y relacionarse normalmente con el personal y el resto de pacientes. La misteriosa desaparición de un interno, cuya cama ha quedado llena de insectos, le inquieta y le empuja a averiguar qué ha pasado. Le ayudan un grupo de internos, aunque sus opiniones son un tanto extravagantes ya que han “mirado demasiado al abismo”. Lo que descubra tendrá que ver con nuestra manera de ver el futuro. ¿Y el pasado? ¿Y el presente?

“Normal” es una ingeniosa novela de humor negro, una sátira disparatada e inteligente a través de la cual Warren Ellis hace una peculiar y lúcida crítica de la economía, la política, el medio ambiente y los controles por medio de las nuevas tecnologías a los que estamos sometidos en la actualidad. Un relato delirante, un provocativo techno-thriller que sin duda, y por mucho que se apoye en las ideas de unos personajes que pasan por dementes, hará al lector plantearse unas cuantas inquietantes preguntas sobre nuestra vida cotidiana.

Warren Ellis es uno de los escritores más conocidos en el mundo del comic mainstream americano, con una amplísima obra en Marvel, DC Comics y en proyectos de creación propia, habiendo creado comicazos super icónicos como Authority, Planetary o Transmetropolitan. Ellis es un profesional que tiene las ideas muy claras, y entiende la necesidad de publicar comics que le den notoriedad como su The Batman´s Grave con Brian Hitch, que le permitan financiar y publicitar obras más personales como Trees o Injection en Image Comics.

Fuera del comic, ha escrito entre otros los guiones de Castlevania para Netflix, serie de animación que adapta el famoso videojuego en la que también tiene funciones de productor,y ha escrito varias novelas y ensayos, como la divertida Gun Machine que leí hace unos años.

Normal es la segunda novela que leo de Ellis… y me ha parecido super chorra y anecdótica. La historia de Adam Dearden, un analista que ha sufrido un colapso nervioso y es trasladado a una institución especializada en personas con problemas mentales similares, le sirve de excusa para contarnos una sucesión de mitos del mundo de las conspiraciones y de la construcción social de nuestra sociedad, que tienen una conexión bastante endeble.

Adam va conociendo a diferentes enfermos que le van contando los motivos de su recaída, como la planificadora urbanística que entiende que el colapso de las ciudades es inevitable y con ello la sociedad moderna. La institución de rige por una clasificación de los internos en dos grupos, “previsión estratégica” por un lado y “predicción estratégica” por otro. Una distinción que implica diferentes privilegios para unas personas cuya función es exactamente la misma, lo que es una interesante crítica a nuestra sociedad que crea clasificaciones completamente arbitrarias y absurdas.

Sin embargo, el problema de Normal es que no hay un climax, las diferentes anécdotas se van entrelazando hasta que de repente la historia termina sin más. La escritura de Ellis utiliza unas descripciones divertidas y su ritmo consigue engancharte, de forma que dado que la novela tiene tan solo 150 páginas (más que una novela, me ha parecido un chupito), se lee en un suspiro. Pero globalmente me ha parecido un contenedor de elementos a los que le ha faltado un nexo de unión más potente e interesante.

PUNTUACIÓN: 5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Leyendo StormWatch volumen 1 de Warren Ellis y Tom Raney

El año pasado publiqué dos artículos con mi lectura del primer Ómnibus de Conan El Bárbaro con la etapa original en Marvel Comics en los años 70. Me lo pasé genial leyendo esos cómics y comentándolos, así que decidí repetir la jugada este año, en este caso con el cómic que dio pie a la creación de Authority: StormWatch.

En este primer artículo voy a comentar el primer volumen de esta serie, desde el número 37 al 50, realizados por Warren Ellis y en su mayoría por el dibujante Tom Raney entre 1996 y 1997, que ha significado mi primera lectura del año.

StormWatch fue un comic del sello Wildstorm de Jim Lee dentro de Image Cómics, cuyo primer número se publicó en marzo de 1993, en plena explosión de Image. El cómic creado por Lee, Brandon Choi y Scott Clark cuenta las aventuras de una fuerza superhumana creada por la  ONU que se enfrenta a villanos superpoderosos por todo el mundo. Desde el satélite SkyWatch, Henry Bendix, el Wheatheman, controla el planeta preparado para enviar sus fuerzas en caso de una crisis en cualquier lugar del mundo. El grupo los formaban héroes de todo el mundo, y en su primera alineación entramos a un americano (Battalion), un ruso (Winter), un japonés (Fuji), un inglés (Hellstrike) y una italiana (Diva), y sus primeras aventuras tuvieron un corte muy paramilitar, algo muy de moda en la primera Image.

Tras 3 años de poses molonas y aventuras sin nada especial, los editores de Wildstom decidieron dar un cambio de rumbo aprovechando el final del evento “Fire from Heaven” Warren Ellis fue el escogido para revolucionar la serie y darle un interés que en el fondo nunca tuvo.

Ellis ahora es uno de los nombres más conocidos del panomara comiquero con un montón de clásicos como Planetary, Authority o transmetropolitan. Pero en los 90 era solo un escritor inglés casi desconocido que buscaba hacerse un nombre en el medio. Tras trabajar en Marvel en series geniales y rompedoras como Hellstorm o Doctor Doom 2099 (entre otras), fue fichado por Wildstorm para guionizar DV8, una versión oscura de Gen 13, la serie de héroes juveniles que era el gran éxito de la editorial de la época. Ellis tenía un humor negro y cínico típicamente inglés y un gusto por subvertir los clichés del género, lo que le convirtió en el hombre perfecto para esta nueva etapa.

Junto a él Tom Raney dibujó toda esta etapa excepto dos números. Raney, alumno de la escuela de Joe Kubert, su primer comic como profesional fue Forgotten Realms en DC Comics, para dibujar posteriormente algunos comics en Marvel como Warlock and The Infinity Watch. Tras su paso a Wildstorm, dibujó allí numerosas series como Deathblow, Wetworks o DV8, donde coincidió con Ellis. Con gran experiencia y profesionalidad, es uno de esos artistas correctos que puede dibujar cualquier cosa con fluidez narrativa que todas las editoriales quieren tener dentro de sus staffs, no sólo por cumplir fechas sino por poder ayudar en caso de retrasos de otros compañeros.

Ya desde su primer número en la serie, el 37, marcó muchas claves de toda su etapa posterior en Wildstorm. En este número Ellis presenta a Jenny Sparks, ser eléctrico que es la personificación del Siglo XX, y Jack Hawksmoor, humano modificaco genéticamente por aliens que solo puede viver en ciudades, que son personajes ya icónicos gracias a Authority. Junto a ellos, conocimos a Rose Tattoo, una asesina sanguinaria sin ninguna moralidad.

Además de quitarse de en medio la morralla de la etapa previa, Ellis crea 3 equipos con tres funciones diferenciadas controladas por Henry Bendix, el Weatherman al cargo de StormWatch:

StormWatch Prime, que tratará con problemas superhumanos en situaciones de guerra abierta, formado por Winter (absorción y redirección de energía), Hellstrike (ser de energía gaseosa que puede proyectar plasma) y Fuji (ser gaseoso superfuerte dentro de una armadura gigante).

StormWatch Red para operaciones encubiertas y guerrilla humana, formado por Fahrenheit (piroquinética), Clint (fuerza y resistencia al daño) y Rose Tattoo (asesina).

Por último, StormWatch Black con los miembros de mayor capacidad destructiva para acciones de disuasión y represalia, con Jenny Sparks (ser eléctrico), Jack Hawksmoor (defensor de las ciudades) y Swift (super humano alado), en lo que fue un adelanto de Authority.

Ellis apartó a los miembros fundadores Jackson King (Battalion, anterior jefe de campo) y Christine Trelane (Sinergy, activadora de habilidades superhumanos) a labores de entrenamiento y reclutamiento.

En los 4 primeros números Ellis establece las dinámicas de los diferentes grupos mientras se enfrentan a un superhumanos psicótico en Alemania, a Black-ops del gobierno americano, superhumanos racistas en los USA y al renacido Kaizen Gamorra.

La principal característica de esta etapa es que Ellis plantea cómics con historias autoconclusivas, plantando semillas de elementos que veremos más adelante. A partir de aquí tenemos 6 números centrados en los diferentes miembros del grupo: el 41 Christine Trelane (Sinergy).

Siguiendo los pasos de un posible meta-humano, Christine descubrirá que existe otra activadora de genes con su propia agenda, lo cual supone una posible amenaza para el futuro. Este número fue dibujado por Michael Ryan, el único junto al 47 que no fue dibujado por Raney.

Fuji cobra protagonismo en el número 42 ya con Raney de vuelta al dibujo, en el que el grupo se enfrenta a una secta suicida en Japón que quiere llevarse el país con ellos.

Jack Hawksmoor investiga un asesinato en Nueva York en el número 43, unos crímenes que el gobierno quiere mantener en secreto.

El número 44 es uno de los cómics más importantes de esta etapa en el que Ellis y Raney nos cuentan una primera parte de la historia secreta de Jenny Sparks durante el siglo XX.

Utilizando una herramienta que más adelante veremos en Planetary (y en muchas otras obras, claro), Raney cambia su estilo para imitar a autores como Joe Shuster, Will Eisner, Jack Kirby o Dave Gibbons, al situar Ellis la acción en momentos temporales en que sus creaciones eran tendencia. Aunque debido a su naturaleza autoconclusiva, este número en si no es gran cosa, Ellis está plantando semillas de varios argumentos que veremos desarrollados en esta serie y en Authority.

StormWatch 45 es una aventura en solitario de Jackson King (Battalion), que tendrá que detener un ataque terrorista en su localidad Natal, Constitution (Alabama).

Como siempre en estos números autoconclusivos, Ellis va al grano desde la primera página y nos mete de lleno en la acción. Y mola la conclusión geopolítica, ya que a pesar de evitar el atentado y condenarse a los terroristas locales que han reconocido sus acciones, el gobierno americano quiere prohibir que los miembros de la ONU actúen en suelo americano.

Rose Tattoo cobra protagonismo en el número 46. Mientras los miembros de StormWatch se van de copas por todo el mundo, Henry Bendix (Weatherman) planea algo muy chungo y empieza a parecer que no es trigo limpio. Y tras años inactivo, The High ha despertado.

Jim Lee es uno de los creadores de StormWatch pero no había dibujado este cómic hasta el número 47. Esto indica que Wildstorm se daba cuenta que tenían algo bueno entre manos que merecía la pena promocionarlo con el principal valor de la editorial.

Lo malo es que Lee no estaba muy trabajador y Ellis tuvo que plantear un comic compuesto completamente de splash-pages, con páginas chulas marca de la casa, pero otras un poco lamentables. Por lo demás este cómic es una misión que poco o nada tiene que ver con la trama principal.

En el número 47 comienza Change or die, el último arco de este volumen. Ellis siempre ha innovado con sus diseños de portadas y aquí introduce la original idea de que la portada sea la primera viñeta del cómic, cuya historia sigue en la contraportada. En total, este número cuenta con 24 páginas de historia, un par más de lo que es habitual.

Jenny Sparks sobrevive a un ataque de Blind, un miembro de los Changers de John Cumberland (The High), una versión de Superman que realmente quiere cambiar el mundo a mejor y no mantener el status-quo, uno de los temas recurrentes de toda la etapa de Ellis. Frente a los héroes que se enfrentan a ladrones de bancos y similares, lo que serían los síntomas de la enfermedad y no a las razones de la pobreza sistémica, The High quiere transformar en un mundo mejor sin desigualdad y oportunidades para todos.

Junto a él, su grupo de Changers superpoderosos está formado Blind, Wish, Smoke, Eidolon, Rite y una primera versión de The Doctor y The Engineer, que Ellis volverá a utilizar en The Authority.

La duda que queda es: Si las intenciones de The high son tan puras, ¿como es posible the Blind intentara asesinar preventivamente a un miembro de StormWatch?

Al igual que el número 48, el 49 son 24 páginas de historia en el que mientras el plan de los Changers se desarrollan por todo el mundo, The High se enfrenta y derrota a Winter, Fuji y Hellstrike en las Naciones Unidas de Nueva York.

Además, The High descubre al volver a su base que algunos de sus compañeros son bastante chungos, algo que rompe con su creación de u mundo ideal.

Y al localizar Henry Bendix en Paraguay su base de operaciones, pone en marcha una misión de exterminio.

Todo listo para el explosivo final de serie en el próximo número.

StormWatch 50 es un número doble que cierra el primer volumen de esta serie, plantando las semillas para su reinicio. Los Changers buscan cambiar la sociedad y derruir estructuras que parecen inamovibles. Henry Bendix no lo va a permitir.

El giro del cómic es que aunque Blind y Wish ocultaban oscuras intenciones, el resto de los Changers si son héroes que buscan mejorar la vida de la gente. El villano acaba siendo Henry Bendix, que solo quiere el cambio que él pueda controlar.

Así, frente a la esperada batalla final, lo que sería lo normal en el 99% de los comics de superhéroes, los miembros de StormWatch y los Changers intentan resolver sus problemas hablando, excepto la “wild-card” de Rose Tattoo que sí busca matar a todo el que pueda, sea del grupo que sea…

Además, descubrimos que Jenny Spark era amiga de John Cumberbatch desde los años 30 hasta su retirada de la sociedad. Aunque Jenny consigue acabar con Bendix, no puede evitar que mate a todos los Changers mediante el lanzamiento de un misil biológico que destruye todo el trabajo que habían realizado.

La muerte de The High “como un bicho que choca contra un parabrisas” resulta triste e ilustrativo del tema general de este arco de Ellis: No es posible cambiar el Status Quo, y los que lo intentan acaban pagando el precio.

La conclusión de este primer volumen de StormWatch de Warren Ellis y Tom Raney son 14 números que forman un todo compacto, con buenas ideas que quizá fueron desarrolladas de manera un poco apresurada, en especial el giro de Bendix, aunque claramente lo tenía pensado de inicio.

En el lado artístico, Tom Raney es un artista cumplidor sin más, y la serie hubiera brillado con alguien mejor, cosa que ya disfrutaremos en el volumen dos con Óscar Jiménez primero, y Brian Hitch después.

Hasta aquí mi lectura de este primer volumen de StormWatcj. En un próximo artículo comentaré el segundo volumen de este comic que sirvió de puente hacia StormWatch.

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!