Archivo de la etiqueta: season 2

Crítica de Hap and Leonard temporada 2 (Prime Video)

En los últimos años los espectadores estamos siendo inundados por tal cantidad de estrenos que es inevitable que series perfectamente visionables que encajan con nuestros gustos acaben pasando completamente desapercibidas. Este es el caso de Hap and Leonard, serie ambientada en el Sur rural de los años 80 creada por Nick Damici y Jim Mickle adaptando las novelas de Joe R. Lansdale, cuya segunda temporada he disfrutado en Prime Video.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras encontrar Leonard (Michael Kenneth Williams) unos huesos de niño debajo de la casa de su tío fallecido, él y Hap (James Purefoy) son acusados de un crimen que no han cometido, y solo la inteligente abogada Florida Grange podrá ayudarles a arreglar las cosas. Este cuerpo es sólo la punta del iceberg de decenas de niños afroamericanos desaparecidos durante años en la comarca que nunca importaron a la policía.

Esta segunda temporada adapta la novela “Mucho Mojo” de Joe R. Lansdale y vuelve a contar con Nick Damici y Jim Mickle como showrunners. La serie fue estrenada por la cadena Sundance TV de la AMC, y en España yo vi la primera temporada en Movistar+ y ahora esta segunda en Prime Video. La serie contó con una tercera y última temporada estrenada en 2018, que seguro veré en los próximos meses.

Hap and Leonard es un thriller ambientado en el Sur rural de los años 80 y está inspirada en la serie de novelas escritas por Joe R. Lansdale.

Hap Collins (interpretado por James Purefoy) es el típico perdedor de buen corazón al que la vida ha golpeado fuerte una y otra vez. Fue a la cárcel por negarse a ir a la guerra de Vietnam y malvive con trabajos esporádicos. Es tranquilo y callado, e intenta vivir con la conciencia tranquila.

Leonard Pine (Michael Kenneth Williams) es su opuesto, un gay de color ¡en el Texas de los 80!, que sí fue a luchar a Vietnam y tiene graves problemas para controlar su ira. Aunque son como el ying y el yang o el perro y el gato, harán lo que sea el uno por el otro.

Mientras que la primera temporada estuvo centrada en Hap, esta segunda está centrada en Leonard, su familia y el entorno en el que creció. En esta segunda temporada conoceremos a la inteligente y guapa abogada Florida Grange (Tiffany Mack), que comparte con Leonard su mismo origen humilde, además del Sheriff Valentine Otis, interpretado por el veterano Brian Dennehy.

Esta segunda temporada fue emitida originalmente en marzo – abril de 2017. Los showrunners Nick Damici y Jim Mickle escribieron el primer y último episodio, mientras que el propio Joe R. Lansdale escribió el quinto. El resto de episodios fueron escritos por Abe Sylvia, John Wirth y Ione Lloyd. Los 6 episodios de esta segunda temporada fueron dirigidos por Maurice Marable, Abe Sylvia y Tim Southam. Aunque la acción se ambienta en la ficticia localidad de LaBorde en East Texas, realmente se rodó en localizaciones de Baton Rouge, Lousiana.

Hap and Leonard es una serie estupenda apoyado por unos excelentes personajes con los que conectas desde el primer minuto y un misterio bien escrito que va a provocar un montón de giros y sorpresas durante cada uno de los seis episodios. El dolor que transmite Michael Kenneth Williams al personaje de Leonard me parece una pasada y como en el Sur el hacer lo correcto no evita que la policía te vea como un culpable… si eres afroamericano. Junto a Williams, James Purefoy comparte un química perfecta de dos personas super diferentes que no tendrían por qué ser amigos, pero la vida les reunió y ahora nada les separará.

Me ha gustado también la forma en que están construidos los secundarios, incluso los más pequeños, siempre mostrando mucha humanidad, aunque no necesariamente cualidades positivas.

Al estar la serie ambientada en los años 80, el racismo es casi un personaje más de la serie, y sobre todo hay un momento  dolorosamente real con la aparición del KKK. Y sin embargo, muchas veces los crímenes más horribles tienen su origen demasiado cerca de casa…

Este tipo de noir de perdedores es el tipo de historias con las que conecto sin problemas. Sin embargo, flipo al comprobar que ví la primera temporada ¡hace tres años! Y aun quedando contento, por una cosa o por otra (entre ellas darme de baja de Movistar donde empecé a verla) no me había puesto con esta segunda. Dado el satisfactorio final y que ahora ya la tengo localizada en Prime Video, no tengo duda que en unas semanas me pondré de nuevo con ella.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Hap & Leonard me parece un estupendo noir de perdedores que intentan hacer lo correcto en un ambiente que golpea siempre a las buenas personas. Además de una buena historia, hace un buen comentario del racismo y la dificultad que los afroamericanos tenían -y tienen- para (sobre)vivir en el sur.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

 

Crítica de Titanes temporada 2 (Netflix)

Netflix ha estrenado este mes de enero la segunda temporada de Titanes, serie basada en los personajes de DC Comics, una temporada horrible que echa por tierra su notable primera parte.

PUNTUACIÓN: 4/10

La llegada a la Tierra de Trigon, el padre de Rachel (Raven), amenaza con destruir a la humanidad. Será necesaria la unión de los Titanes del pasado Dick Grayson, Donna Troy, Hawk & Dove y del presente Gar Logan (Beast Boy) y Kory (Starfire), así como del nuevo Robin Jason Todd para intentar detener esta amenaza. Y si sobreviven, el mercenario asesino a sueldo Deathstroke les espera para recordarles sus pecados del pasado.

Creada por Greg Berlanti, Akiva Goldsman y Geoff Johns, Titanes está basada en los famosos personajes de comic de DC Comics, que disfrutaron de una edad de oro en los años 80 gracias a la recordada etapa de Marv Wolfman y George Perez. En 2003 la serie tuvo una nueva vida gracias a la excelente etapa de Geoff Johns y Mike McKone, lo que demuestra que Johns era la persona perfecta para transmitir la esencia del grupo a la pequeña pantalla. A estos tres showrunners se les unen como productores ejecutivos para esta segunda temporada Sarah Schechter, Greg Walker y John Fawcett.

El reparto de Tinas está formado por Brenton Thwaites como Dick Grayson / Robin / Nightwing, Anna Diop como Koriand’r / Kory Anders, Teagan Croft como Rachel Roth. Ryan Potter como Gar Logan. Curran Walters como Jason Todd / Robin, Conor Leslie como Donna Troy / Wonder Girl, Minka Kelly como Dawn Granger / Dove y Alan Ritchson como Hank Hall / Hawk. En esta segunda temporada tenemos las nuevas incorporaciones Esai Morales como Slade Wilson / Deathstroke, Chelsea Zhang como Rose Wilson (hije de Slade) y Joshua Orpin como Sujeto 13 / Conner Kent.

Para esta segunda temporada, además del episodio inicial, tenemos de guionistas de los otros doce capítulos a Richard Hatem, Tom Pabst, Jamie Gorenberg, Bianca Sams, Bryan Edward Hill, Kate McCarthy, Jeffrey David Thomas, Jamie Gorenberg y Greg Walker. Diez escritores para doce episodios, casi uno diferente por capítulo.

A pesar de mis dudas iniciales, la primera temporada de Titanes me gustó mucho y fue una de las mejores series basadas en personajes de comic estrenada el 2019. Y eso aún a pesar de un final de temporada anticlimático provocado porque el último episodio que debía cerrar la serie fue retrasado para poder mejorar los efectos especiales de Trigon, dejando el season-ending completamente colgado. Por tanto el primer episodio de esta segunda temporada es realmente el último de la primera que da cierre (de momento) a la historia de Trigon, además de presentar el nuevo status-quo para los personajes en San Francisco. Como último episodio de temporada, este 2×01 escrito por los showrunners Akiva Goldsman, Geoff Johns y Greg Walker funciona de maravilla. Como primer episodio de una temporada… no tanto.

Y es que no voy a perder tiempo: Esta segunda temporada tiene un guión de vergüenza ajena. De hecho, me ha parecido tan mala que te recomiendo que si viste la primera temporada y te gustó, que veas sólo este primer episodio que da cierre al arco y no sigas.

La primera temporada tuvo un guión orgánico que fue presentando poco a poco a cada personaje y justificaba su unión, creando situaciones lógicas que molaban y que llevaban a otras situaciones interesantes. Las relaciones eran naturales y su evolución era gradual, con sorpresas mayúsculas como Hawk & Dove cuyos personajes me parecieron más interesantes y complejos que sus contrapartidas comiqueras.

Todo eso se va al traste en esta temporada. Los personajes repiten diálogos expositivos redundantes y se ven inmersos en situaciones que no son interesantes y, lo que es peor, absurdas cuando piensas en ellas. En este sentido, Hawk & Dove son ilustrativos de los problemas de esta temporada, pasando de ser de lo mejor de la temporada a literalmente unos figurantes que están allí sin nada interesante que hacer o decir la mayor parte del tiempo.

La temporada gira sobre el enfrentamiento contra Deathstroke, que fue el causante de la separación de la primera alineación de los Titanes cinco años antes. Los motivos que provocaron dicha separación y su influencia en el presente son el hilo conductor de la temporada, junto a la persecución que Cadmus (empresa de investigación científica propiedad de Lex Luthor) organiza para recuperar al fugado Conner (Superboy) al final de la primera temporada.

Lo malo es que ambas historias son ridículas hasta decir basta, con especial énfasis en las acciones situadas en el pasado. Es un guión absurdo en el que todo vale que genera sorpresas vacías que no se sostienen si se analizan un segundo.

A CONTINUACIÓN, SPOILERS:

Los Titanes Robin, Wonder Girl, Hawk y Dove se separaron cinco años atrás, algo terrible pasó que provocó que incluso 5 años después estos los héroes no se sintieran bien cuando tuvieron que volver a reunirse. ¿Qué fue tan terrible para separar al grupo?

En esta segunda temporada conoceremos brevemente a Garth / Aqualad (interpretado por Drew Van Acker ) miembro de los Titanes y sobrino de Aquaman, y a Jericho Wilson (interpretado por Chella Man), hijo de Slade con poderes de posesión a otras personas cuando hace contacto visual con ellos.

El giro dramático viene provocado porque Deathstroke mata a Aqualad en el mismo episodio en que es presentado. Ante la imposibilidad de encontrarle y llevarle ante la justicia, Dick Grayson se hace amigo de Jericho con la esperanza de que les conduzca hasta su padre.  Tras matar Deathstroke a varias amazonas amigas de Donna y dejarla malherida y derrotada, Deathstroke mata accidentalmente a Jericho cuando este se interpone entre él y Dick, que fue solo a enfrentarse a Slade.

Así que, cinco años antes Deathstroke mató a Aqualad, un miembro fundador de los Titanes, a Jericho un adolescente que se hizo amigo de ellos y quería usar sus poderes para el bien, además de a las amazonas familia de Donna, a la que deja malherida. ¿Cual fue la reacción de los Titanes? Obviamente, aumentarían sus esfuerzos para detener a Deathtroke para detener este reguero de muertos, ¿no?

Pues no, en un giro increíblemente estúpido, los Titanes SE SEPARAN culpando a Dick de la muerte de Jericho!!! Dejando libre a Slade para que continúe matando con total impunidad. Con amigos como estos, no quiero pensar cómo trataran a sus enemigos. Y como Dick se sigue sintiendo culpable cinco años más tarde, agrede a unos policías para ser enviado a prisión, porque cree que merece estar entre rejas para pagar por este pecado, a pesar que ¡fue Deathstroke quien mató a Jericho!!! Buff!! Estoy escribiendo esto y me pongo malo pensando en lo estúpido y sin sentido que es todo. Y ni siquiera entré a comentar nada de Cadmus, otra historia increíblemente tonta.

Los villanos Deathstoke, el Doctor Luz y la doctora Mercy Graves de Cadmus sinceramente no están a la altura. El traje de Deathstroke es feo, aunque no tanto como el horroroso Doctor Luz, pero lo peor es la interpretación de Esai Morales como Slade Wilson, muy floja y sin intensidad dramática ninguna. Como villano, Deathstroke en los comics es uno de los principales “bad-ass” de DC Comics, un villano realmente aterrador que es el prototipo de humano mejorado perfecto. En la serie, nunca da sensación de peligro o amenaza imponente.

Si los villanos y el guión son malos, encima las coreografías de acción son también super flojas, como si tuvieran menos presupuesto o tiempo para rodarlas, o les diera igual que estas escenas lucieran peor que en la anterior temporada. Todas son peleas genéricas en las que todos los héroes luchan igual y hacen giros molones ante la cámara que no tienen demasiado sentido.

No se me ocurren cosas buenas que comentar, incluso la sorpresa de conocer el nuevo traje de Nightwing me resbala ya que aparte que no es todo lo chulo que podría ser, el viaje interior de Dick para llegar a esta nueva identidad es de lo más ridículo de toda la temporada. Al igual que la aparición por fin de Bruce Wayne / Batman, que queda super intrascendente durante todos los episodios.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

La segunda temporada de Titanes ha sido una tremenda decepción que hace que seguro no vea la tercera temporada. Una serie que ha bajado tantísimo el nivel que parece mentira que sea la misma serie.

PUNTUACIÓN: 4/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de El Método Kominski temporada 2 de Chuck Lorre (Netflix)

La segunda temporada de El Método Kominski estrenada hace unas semanas en Netflix ha sido incluso más divertida que la primera. Esta comedia creada por Chuck Lorre cuenta con unos espectaculares Michael Douglas y Alan Arkin y merece muchísimo la pena.

PUNTUACIÓN: 8/10

Sandy Kominsky (Michael Douglas), es un actor que tuvo años muchos años su minuto de gloria y que ahora vive de dar clases de interpretación en su estudio de Los Angeles junto a su hija Mindy (Sarah Baker), intentando crear una relación con Lisa (Nancy Travis), una divorciada alumna suya. Su mejor amigo es su antiguo agente Norman Newlander (Alan Arkin), que enviudó recientemente, y que tiene una hija, Phoebe (Lisa Edelstein), que lleva años entrando y saliendo de clínicas de desintoxicación.

En esta segunda temporada, además de continuar las peripecias de estos dos señores mayores, conoceremos a Martin, el nuevo novio de Mindy interpretado por Paul Reuser, y Madelyn, una antigua novia de Norman que volverá a su vida de forma accidental, interpretada por la genial y desaparecida durante años Jane Seymour.

Chuck Lorre escribe esta segunda temporada de ocho episodios de 25 minutos, que han sido dirigidos por Andy Tennant y Beth McCarthy-Miller. Lo mejor de la serie es la increíble química que hay entre Douglas y Arkin, además de unos puntazos de humor buenísimos normalmente construidos desde el humor negro, tomando como punto de partida muchas veces los achaques que ambos sufren al ser personas ancianas que, sin embargo, no renuncian a vivir y a disfrutar todo lo que sus castigados cuerpos les permitan.

Además de muy, muy divertida, El método Kominski consigue atrapar al espectador al mezclar esos momentos ligeros con temas más serios como son la enfermedad o la soledad. Aunque claramente la serie es una comedia y su tono lo recalca todo el rato, hay mucha más chicha de lo que parece. Además, los nuevos personajes de esta temporada, Martin el novio de la hija de Sandy y Madelyn, la antigua novia de Norman, introducen nuevas dinámicas que rompen las zonas de confort que ambos se habían construido.

Uno de los subargumentos más divertidos de El Método Kominski es ver las clases de interpretación de Sandy a un grupo de jóvenes alocados que persiguen un sueño que saben que es casi imposible de conseguir. Estas clases permiten a Chuck Lorre diseccionar algunos elementos de la profesión y por elevación del propio show-bussiness que ofrecen algunos momentos geniales, como cuando Sandy explica como debe interpretarse la comedia desde un punto de vista elevado “autoral”, algo con lo que claramente Lorre no está de acuerdo.

Lo único malo de esta serie es que esta temporada de nuevo han sido 8 episodios, que me los he visto en un suspiro. Su duración de 20/25 minutos me parece perfecta, pero estas pequeñas dosis de humor inteligente me han sabido a muy poco.

Comparto el trailer de esta divertidísima segunda temporada:

El método Kominski es una divertidísima comedia sobre envejecer, la amistad y el oficio de la interpretación. Una serie que no te puedes perder si te interesan alguno de estos temas.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Community temporada 2: la perfección para el frikismo (Prime Video)

Si la primera temporada de Community disponible en Prime Video fue una sorpresa mayúscula, el visionado de la segunda temporada hizo que mi cabeza saltara por los aires gracias a su excelente humor y  la inclusión en sus tramas de múltiples elementos de la cultura friki.

PUNTUACIÓN: 9/10

Community es una comedia creada por Dan Harmon que contó con los hermanos Joe y Anthony Russo de productores y directores de varios capítulos, que trata sobre un grupo de estudiantes que asisten a una universidad comunitaria situada en la ciudad ficticia de Greendale.

La principales señas de identidad de esta serie es su humor inteligente aprovechando el contraste entre unos protagonistas que no pueden ser más diferentes entre si, así como el uso de un humor meta referencial y por hacer continuas alusiones a la cultura popular, a menudo parodiando los clichés del cine y la televisión.

Esta segunda temporada fue emitida de septiembre de 2010 hasta mayo de 2011, y además de continuar con las peripecias del grupo de estudios es su segundo año de facultad, tendrán que lidiar con el nuevo compañero de clase, el señor Chang, que abandonó su puesto de profesor para sacarse él también un título homologado.

Esta temporada sube un peldaño más y desde el minuto uno tiene momentazos gloriosos en cada episodio, aumentando el nivel de frikismo hasta cotas que yo al menos no había visto nunca en una serie mainstream. Community muestra elementos frikis de forma positiva creando situeciones mega divertidas, no como series tipo Big Bang Theory que en mi opinión usan estos elementos para reirse de ellos y de los frikis en general.

La serie sigue contando con el narcisista Jeff Winger (Joel McHale), el dúo dínamico formado por Abed Nadir y Troy Barnes (unos divertidísimos y super frikis Danny Pudi y Donald Glover), la activista política Britta Perry (Gillian Jacobs), la “madre” del grupo Shirley Bennet (Yvette Nicole Brown), la inocente y competitiva Annie Edison (la también divertidísima Alison Brie) y el machista Pierce Hawthorne (Chevy Chase), además del ya mencionado señor Chang (Ken Jeong) y el loquísimo decano Craig Pelton (Jim Rash), que también cobrarán aún mayor protagonismo en esta temporada.

Leyendo artículos sobre Community, me parece muy interesante la figura del creador y showrunner Dan Harmon. Harmon comenta que se basó en sus propias experiencias personales para crear Community cuando para intentar salvar su relación con su novia de entonces, se inscribió en el Glendale Comminity College en L.A., llegando a tener durante ese año una estrecha relación con un grupo de personas con las que tenía muy poco en común y que no tenían nada que ver con la industria del cine al que él pertenece.

Además de por crear Community y posteriormente Rick & Morty, Harmon es muy conocido por crear (o al menos articular de forma ordenada) una técnica narrativa llamada “Story Circle” destina para que los escritores de cualquier ámbito pudieran contar correctamente sus historias en cada obra. A partir del clásico “Camino del Héroe” de Joseph Campbell, Harmon afinó este concepto en un sencillo proceso de 8 pasos destinado a crear historias coherentes de una manera fiable, que pudiera ser utilizado tanto en televisión como en cine.

Los ocho pasos que todo guión deben cumplir son:

1- Un personaje se encuentra en su zona de confort.

2- Desea o se encuentra con algo.

3- Entran en una situación desconocida.

4- Deben adaptarse a esta nueva situación.

5- Consigue lo que busca.

6- Paga un precio por ello.

7- Vuelve a la situación familiar de inicio.

8- Como resultado de este viaje, el personaje ha cambiado.

Pensando en esta técnica de storytelling, me doy cuenta que se podría aplicar a un montón de series y películas actuales, y me da que los estudios y los profesionales lo utilizan habitualmente.

Harmon por supuesto aplica el Story Circle en Community, y podemos comprobar como las diferentes situaciones que vemos en la serie afectan a todos los protagonistas y estos avnazan y evolucionan durante la serie, siendo mejores personas que antes. Menos Pierce, él sigue a lo suyo con su machismo, racismo y todos los —ismos que se os ocurran.

Como comentaba antes, esta segunda temporada de Community me ha parecido aún mejor que la primera, y aunque todos los episodios son para enmarcar, hay varios que entran en mi TOP televisivo forever:

“Messianic Myths and Ancient People” 2×05, escrito por Andrew Guest y dirigido por en el que Abed formará una secta con el como Mesias tras intentar ayudar a Shirley a rodar una película religiosa.

“Epidemiology 206” 2×06, escrito por Karey Dornetto y dirigida por Anthony Hemingway, en el que los estudiantes se convierten en zombies durante la fiesta de Halloween, y Shirley tiene un inesperado encuentro fortuito que provocará grandes repercusiones para el futuro.

“Abed´s Uncontrollable Christmas” 2×11, escrito por Dino Stamatopoulos y Dan Harmon y dirigido por Duke Johnson. Episodio navideño realizado con animación stop-motion en el que el grupo de estudios descubrirá el significado de la Navidad.

“Advanced Dungeons & Dragons” 2×14, escrito por Andrew Guest y dirigido por Joe Russo, en el que Abed invitará a “Neil el Gordo” a jugar una partida de Dungeons & Dragons para reforzar su baja autoestima, sin saber que Pierce planea arruinar la partida al no haber sido invitado.

“Critical Film Studies” 2×19, escrito por Sona Panos y dirigida por Richard Ayoade, en la que Jeff planea una fiesta de cumpleaños para Abed inspirada en Pulp Fiction.

“Paradigms of Human Memory” 2×21, escrito por Chris McKenna y dirigido por Tristam Shapeero, en el que se rien de los típicos episodios de resumen tan habituales en todas las series, al recordar los protagonistas sus momentos favoritos de este segundo año, momentos que NO habían salido antes en la serie.

“A Fistul of Paintballs Part 1” 2×23, escrita por Andrew Guest y dirigida por Joe Russo, y “For a Few Paintballs More” 2×24, escrita por Tim Hobert y dirigida por Gail Mancuso. Para el final de temporada tuvimos una nueva partida de paintball aún más grande y con el destino de la universidad en juego. Unos episodios geniales con claras influencias del spaghetti western.

Lo se, lo se, destacar 8 episodios de 24 no es precisamente RESUMIR, pero es que esta temporada es buenísima, con unos conceptos tan locos e imaginativos que se hace muy difícil elegir el mejor episodio. Una cosa curiosa es comprobar que los Russo dirigen 11 de 24 episodios, y sin embargo de estos 8 favoritos solo hay uno dirigida por Joe. Esto es obviamente una mera anécdota, dado que la temporada al completo ha sido espectacular.

Comparto este video previo a la segunda temporada de Community:

Hay buenas comedias y luego está COMMUNITY, la perfección para el frikismo. Y si esta temporada ha sido buena, es genial intuir que la tercera temporada puede ser aún mejor. ¡Qué gran momento para ser fan!!

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Mindhunter temporada 2 (Netflix)

Tenía muchas ganas de volver a engancharme a Mindhunter, la serie estrenada en Netflix creada por Joe Penhall y que cuenta con David Fincher de productor ejecutivo y director de varios capítulos. Y la verdad es que esta segunda temporada ha sido super satisfactoria y adictiva, añadiendo nueva capas a la historia que la hacen aún mejor.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Mindhunter se basa en el libro “Mind Hunter: Inside the FBI´s Elite Serial Crime Unit”, escrito por los ex-agentes del FBI John E. Douglas y Mark Olshaker, que narra los inicios de cómo la agencia comenzó en 1977 a entrevistar a asesinos encerrados en prisión para entender cómo piensan y poder crear diferentes perfiles de personalidad de los diferentes tipos de asesinos, que ayudaran a resolver casos abiertos.

La serie está protagonizada por Jonathan Groff y Holt McCallany, que interpretan a los agentes del FBI Holden Ford y Bill Tench, que formaron la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI junto con la psicóloga Wendy Carr (interpretada por Anna Torv).

En esta segunda temporada veremos como el nuevo responsable de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI Ted Gunn (Michael Cerveris) apuesta por potenciar el trabajo de Ford y Tench. Además de seguir entrevistando a convictos como el icónico Charles Manson, viajarán a Atlanta para ayudar a detener a un asesino en serie de niños afroamericanos, lo que afectará a sus vidas personales. Los hechos en los que inspiran fueron asesinatos reales que tuvieron lugar en Atlanta entre 1979–81.

Para esta segunda temporada, David Fincher ha dirigido tres de los nueve episodios, siendo los otros directores Andrew Dominik (2) y Carl Franklin (4). En esta temporada el creador y productor Joe Penhall no guioniza ningún episodio, que han sido escritos por Doug Jung, Joshua Donen y Courtenay Miles.

Erik Messerschmidt (Gone Girl) repite como director de fotografía, mientras que el montaje lo realiza otro colaborador habitual de Fincher, Kirk Baxter. La música de Jason Hill tiene un componente atmósferico y malrollero que está genial, y junto a ellos destacaría todo el sobresaliente apartado técnico de la serie, el vestuario, diseño de producción, etc.. que consigan que nos sintamos en 1980. Y quiero destacar además otro elemento que no siempre notamos como es el montaje de sonido y que en Mindhunter se sale, añadiendo a cada escena pequeños detalles que hacen que todo luzca mejor, sin darte a veces cuenta del motivo.

Hacía casí dos años desde que se estrenó la excelente primera temporada (cuya reseña puedes leer aquí), y la verdad es que esta temporada se hizo de rogar, pero se agradece que se hayan tomado su tiempo para que sea tan satisfactoria, añadiendo complejidad y verosimilitud al mundo de las investigaciones del FBI.

Además, para mi esta segunda temporada es la que ha elevado la interpretación de Holt McCallany como el agente Tench, para mi el personaje más importante de esta tanda de episodios. Además de tener que controlar a Ford (de nuevo un frío Jonathan Groff), va a ver como su ordenada vida se derrumba al verse involucrado su hijo pequeño en un crimen violento. El contraste entre su fuerte e imponente presencia y su imposibilidad de solucionar los problemas de su hijo y su mujer Nancy (Stacey Roca) me ha impactado, no se si debido a ser padre, así como las dudas que se plantean sobre si las personas nacen malas o se hacen malas. Pregunta para la que no hay una respuesta clara.

Junto a todo lo que sucede, la doctora Wendy Carr también tiene un interesante protagonismo. Estando en los setenta y principio de los ochenta, era normal que ocultara su homosexualidad para que no perjudicara a su carrera profesional.

Sin embargo, al empezar una relación con Kay Manz (Lauren Clazier), una camarera que abandonó a su marido y a su hijo para poder vivir su vida libremente, hará que su armadura de frialdad se desmorone y tenga que reevaluar su vida y sus objetivos.

Esta temporada tiene algunas memorables entrevistas a asesinos, como una nueva reunión con Ed Kemper (Cameron Britton), uno de los grandes personajes de la primera temporada, y sobre todo, con el icono Charles Manson (Damon Herriman). Además, debido al caso de Atlanta, mola ver como la doctora Carr debe dar un paso adelante para realizar ella también entrevistas a convictos peligrosos, descubriendo que las cosas son más difíciles fuera de la oficina.

Sin embargo, la gran diferencia de esta temporada es que pone el foco en otros problemas del mundo actual que diría se convierten en el VILLANO principal de la historia, si es que este término es aplicable: La política y la burocracia.

Si en la primera temporada el problema era que los colegas y superiores de Ford y Tench no les valoraban ni pensaban que su investigación tuviera valor, el caso de Atlanta les va a poner de bruces con lo que pasa cuando no interesa que se investiguen unos asesinatos, e incluso cuando no tienen más remedio que hacerlo, como la burocracia impide que cualquier iniciativa novedosa pueda ponerse en marcha.

Además, la serie muestra con dolorosa precisión como a los políticos no les interesa el dolor de las familias sino como conseguir su propio beneficio. Esta nueva realidad que van a vivir los agentes aporta un elemento adicional de realismo que ha hecho que esta temporada sea aún más interesante.

No se me ocurre nada negativo que decir de Mindhunter. Su ritmo pausado puede parecer lento pero no lo es, los personajes avanzan, evolucionan y tienen que enfrentarse a sus miedos, y todas las escenas construyen las diferentes tramas y llevan la serie hacia un final tremendamente satisfactorio.

David Fincher ha comentado que hay previstas 5 temporadas de Mindhunter, y que tienen infinidad de casos reales en los que inspirarse para construir este relato de la formación de la Unidad de Ciencias del Comportamiento del FBI. De momento, Netflix aún no ha confirmado la tercera temporada, y dado que por su temática no es una serie para un público masivo como Stranger Things, lamentaría muchísimo que Mindhunter se uniera al montón de series canceladas por Netflix en el último año. Espero que no sea así, porque para mi es una de las grandes series de la cadena, pero yo solo soy un espectador.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Mindhunter es una de las grandes series de Netflix, y espero poder volver a este mundo oscuro e incómodo durante los próximos años.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Star Trek Discovery temporada 2 (Netflix)

Netflix estrenó la segunda temporada de Star Trek: Discovery hace algunas semanas, y aunque no es tan buena como su predecesora, sirve de correcto entretenimiento para todos los fans de la ciencia ficción espacial.

PUNTUACIÓN: 7/10

La segunda temporada de la serie de televisión estadounidense Star Trek: Discovery se desarrolla aproximadamente una década antes de los eventos de la serie original de Star Trek y sigue a la tripulación del USS Discovery mientras investigan siete señales misteriosas aparecidas en el espacio profundo, que tienen una conexión con la protagonista Michael Burnham (Sonequa Martin-Green) y sobre todo, con su hermano adoptivo Spock (Ethan Peck), que resultará clave para salvar la galaxia.

Star Trek: Discovery ha sido producida por CBS Television Studios con Alex Kurtzman como showrunner de esta segunda temporada en sustitución de Gretchen J. Berg y Aaron Harberts, los showrunners de la primera que fueron despedidos a mitad de la producción. Esta temporada está planteada con el objetivo de conectar y cerrar los huecos entre la primera temporada y la serie clásica de TV.

Si te gusta la ciencia ficción, te recomiendo que veas esta serie, sobre todo su notable primera temporada, cuya crítica puedes leer aquí. Y a partir de ahora lo que leas es SPOILER, ya que es imposible comentar sobre esta segunda temporada sin comentar los aspectos más importantes de su trama. ¡Sigue leyendo bajo tu responsabilidad!!

Sonequa Martin-Green interpreta a Michael Burnham, comandante humana criada en Vulcan por la familia de Spock. Doug Jones repite como Saru, Anthony Rapp es el doctor Paul Stamets, Mary Wiseman es la especialista Sylvia Tilly, amiga y compañera de cuarto de Burnham y Shazad Latif como ash Tyler, la antigua pareja de Burnham que es ahora mitad humano mitad klinglon.

Para esta segunda temporada se incorporan Anson Mount como el capitán original de Star Trek, Christopher Pike, y Ethan Peck como Spock, el icónico vulcaniano de la serie original y hermano adoptivo de Burnham. Estos personajes y su nave estelar, el USS Enterprise, se incluyeron como parte del intento de explicar sus conexiones la serie original de Star Trek, y sus interpretaciones me han arecido de lo mejor de esta temporada. También repite Michelle Yeoh en el papel de la Capitana Philippa Georgiou, la antigua capitana y mentora de Burnham asesinada que ha vuelto como su contrapartida terrana proveniente de otra dimensión.

Un comentario recurrente que me vino a la cabeza varias veces durante el visionado de esta segunda temporada es “Cuanto daño va a hacer Vengadores Endgame a las historias de viajes temporales” Desde luego ya no volveremos a verlas con los mismos ojos, y al primer ejemplo de esta Star Trek Discovery me remito.

Esta segunda temporada ha sido entretenida, pero bastante más floja que la anterior. La historia se apoya completamente en el misterio del “Angel Rojo” que recorre la galaxia, y no es hasta la segunda parte de los 14 episodios cuando se descubre de qué va realmente esta temporada y quien es el antagonista y la amenaza para la tripulación del Discovery. Y la resolución sinceramente no está a la altura de las expectativas. Y es una pena, ya que el giro de la mid-season anterior en la que viajaban a la dimensión Terrana fue bestial y super entretenido, pero en este caso se ha quedado en un Wtf!!, una ocasión perdida.

Esto no quiere decir que Discovery no sea una serie muy entretenida, que lo es, ni que haya bajado el nivel respecto a su sobresaliente diseño de producción y efectos especiales, así como en las convincentes interpretaciones de todo el reparto. La serie es una montaña rusa de sorpresas y emociones que engancha, lo único es que notas que algo no cuadra del todo ni es tan interesante como lo que vimos en la temporada anterior.

Y es que el mcguffin de esta temporada gira sobre realizar unos viajes en el tiempo para evitar que Control, una Inteligencia Artificial que aparece de la nada, se haga con unos datos en posesión de la Discovery que pueden ayudarla a adquirir consciencia y consiga destruir a todos los seres vivos de la galaxia. Unos viajes temporales destinados a cambiar el pasado, nuestro presente, que aunque aparentemente cuadran, mejor no pensar mucho en ellos porque puede que todo salte por los aires.

Y por si fuera poco con los viajes temporales y sus paradojas, para conseguir que los héroes triunfen hay un montón de casualidades y personajes que aparecen literalmente de la nada para dar con la solución justa en el momento propicio, lo cual hace que nuestra suspensión de credulidad salte por los aires en algunos momentos en los últimos episodios.

Esto enlaza con el hecho de que el showrunner Alex Kurtzman parece tan centrado en hacer que todo cuadre respecto a la serie original, que se olvida en crear a un antagonista, Control, que transmita verdadera sensación de amenaza. Por ello, todo el climax final queda muy flojo y sin tensión dramática, con unos combates espaciales en los que no se ve nada y tampoco dan sensación de que realmente importen, ya que están dejando claro en todo momento que el viaje temporal puede arreglarlo todo.

La idea de la conexión con la serie original es una de las cuestiones clave que más se comentaron en su día, teniendo en cuenta que nunca se mencionó al U.S.S. Discovery ni a la hermana de Spock, Michael Burnham. Y hay que reconocer que la explicación final que se da es correcta, aunque un poco loca. En todo caso, igual que Vengadores Endgame NO tiene agujeros de guión porque la película explica su lógica, este final se justifica suficientemente.

Otro elemento que me ha gustado menos de esta temporada es que no cumplen la clásica norma de “Show, don´t tell” aplicable al medio audiovisual. En lugar de mostrarnos a personajes actuando en función de sus sentimientos, vemos una y otra vez a todo el mundo explicando como se sienten. Uno tras otro, abren el corazón a la cámara cuando deberíamos verles hacer acciones interesantes. Y si fuera solo Michael Burnham no pasaría nada, pero en los últimos tres episodios son todos los protagonistas. E incluso una tripulación que no se han molestado en construir previamente para que nos importe como se sienten.

Descubro ahora que la CBS ha confirmado una tercera temporada de Star Trek: Discovery. Y aunque a priori parece algo sorprendente dado el final de esta temporada, teniendo en cuenta que hay un final abierto, es perfectamente posible la continuación. De hecho, me gustaría pensar que una vez se han desembarazado de la continuidad con la serie original, una eventual tercera temporada va a poder despegar por fin y demostrar todo el potencial de esta tripulación.

Me leo y me doy cuenta que esta reseña me está saliendo muy negativa, y lo cierto es que Star Trek Discovery globalmente me ha parecido bastante entretenida, y ha cumplido de sobra con su función, aunque sea a costa de ponerse al nivel de series de clase media, muy alejada de los mejores series actuales.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

La segunda temporada de Star Trek Discovery me ha gustado y me parece una correcta conclusión de la historia que sirve de conexión con la serie de televisión original, aunque sin la frescura de la notable primera temporada.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Young Justice Temporada 2

La segunda temporada de Young Justice, serie de Warner Bros. Animation para Cartoon Network estrenada en España por Netflix, ha mantenido el altísimo nivel de la primera temporada, mostrando el potencial que poseen los héroes de DC Comics como protagonistas de grandes historias de heroismo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Cinco años han pasado desde el final de la primera temporada, y muchas cosas han cambiado. El principal cambio es la deserción de Aqualad, que por causas no aclaradas se ha pasado al bando de los villanos junto a su padre Manta Negra.

Por su lado, los héroes de la Liga de la Justicia siguen intentando averiguar qué pasó durante las 16 horas en que estuvieron desaparecidos bajo el control mental de Vandal Savage, en un mundo que se está poniendo en su contra debido a un presentador de televisión llamado G. Gordon Godfrey. Mientras, Speedy / Red Arrow sigue intentando descubrir que fue del verdadero Roy harper, que fue raptado por los villanos de la Luz hace años.

Y en lo referido a los jóvenes protagonistas, Dick Grayson ha abandonado su identidad de Robin y dirige el grupo como Nightwing. El equipo ha visto aumentado sus miembros como u nuevo Robin (¿Tim Drake? diría que es algo que no se llega a aclarar), Batgirl, Wonder Girl, Lagoon Boy o Blue Beetle. Un grupo que ya no cuenta con Kid-Flash o Artemis, que han decidido retirarse.

Además, esta segunda temporada lleva el sobrenombre de “Invasión” ya que la llegada a la Tierra de la raza alienígena de El Alcance, supuestamente con buenas intenciones, alterará todos los equilibrios de poder entre los héroes y los villanos de la Tierra.

Hoy voy a empezar al revés y comentar lo que único que NO me ha gustado de esta segunda temporada. Y es la decisión de crear un salto de 5 años entre esta temporada y la anterior. Sinceramente creo que ha sido un gran error porque se había creado una dinámica chulísima entre los protagonistas originales que hubiera dado para varias temporadas de aventuras, y esta decisión lo ha echado a perder. Por no hablar que aparte de algunas sorpresas iniciales, realmente no se justifica que hayan pasado ¡5 años!! y las cosas entre los héroes y los villanos de La Luz sigan exactamente iguales.

Dicho esto, que entiendo que es algo previo y accesorio al propio visionado, la temporada es de nuevo super entretenida. Y diría que este salto temporal fue provocado por una decisión clara de ampliar a los protagonistas y mostrar a la mayor cantidad de héroes del universo DC como fuera posible.

Uno de los principales valores de Young Justice es que aunque está protagonizada por los jóvenes héroes, sus aventuras tienen lugar en el universo adulto con villanos de primera división, por lo que la amenaza es real, obviamente teniendo en cuenta que es una serie de animación pensada para niños.

La Invasión que es el arco principal de esta temporada sirve para un papel super importante a Blue Beetle, el joven personaje que sustituyó a Ted Kord en el panteón de los héroes de DC. Y como siempre, vamos a tener un montón de caras conocidas como Lobo, entre otros, junto a los héroes de la Liga de la Justicia como Batman, Superman y Wonder Woman.

Como siempre, los episodios ofrecen una aventura completa que sirve de una pieza del puzzle mayor que es la Invasión, lo que consigue crear una buena sensación de escalada en la amenaza y la tensión.

Comparto el trailer de esta temporada, que NO debes ver si no has visto primero la primera serie:

Young Justice es una serie genial que es una lástima que haya tardado tanto en ser continuada. Una serie perfecta para niños y para los padres que hemos crecido leyendo sus comics sabiendo que son unos perfectos héroes que solo necesitan a alguien que crea en ellos y les permita brillar.

Y ahora, a esperar el estreno de Young Justice: Outsiders.

PUNTUACIÓN: 7.5/10