Archivo de la etiqueta: Rural noir

Crítica de Hap and Leonard temporada 2 (Prime Video)

En los últimos años los espectadores estamos siendo inundados por tal cantidad de estrenos que es inevitable que series perfectamente visionables que encajan con nuestros gustos acaben pasando completamente desapercibidas. Este es el caso de Hap and Leonard, serie ambientada en el Sur rural de los años 80 creada por Nick Damici y Jim Mickle adaptando las novelas de Joe R. Lansdale, cuya segunda temporada he disfrutado en Prime Video.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras encontrar Leonard (Michael Kenneth Williams) unos huesos de niño debajo de la casa de su tío fallecido, él y Hap (James Purefoy) son acusados de un crimen que no han cometido, y solo la inteligente abogada Florida Grange podrá ayudarles a arreglar las cosas. Este cuerpo es sólo la punta del iceberg de decenas de niños afroamericanos desaparecidos durante años en la comarca que nunca importaron a la policía.

Esta segunda temporada adapta la novela “Mucho Mojo” de Joe R. Lansdale y vuelve a contar con Nick Damici y Jim Mickle como showrunners. La serie fue estrenada por la cadena Sundance TV de la AMC, y en España yo vi la primera temporada en Movistar+ y ahora esta segunda en Prime Video. La serie contó con una tercera y última temporada estrenada en 2018, que seguro veré en los próximos meses.

Hap and Leonard es un thriller ambientado en el Sur rural de los años 80 y está inspirada en la serie de novelas escritas por Joe R. Lansdale.

Hap Collins (interpretado por James Purefoy) es el típico perdedor de buen corazón al que la vida ha golpeado fuerte una y otra vez. Fue a la cárcel por negarse a ir a la guerra de Vietnam y malvive con trabajos esporádicos. Es tranquilo y callado, e intenta vivir con la conciencia tranquila.

Leonard Pine (Michael Kenneth Williams) es su opuesto, un gay de color ¡en el Texas de los 80!, que sí fue a luchar a Vietnam y tiene graves problemas para controlar su ira. Aunque son como el ying y el yang o el perro y el gato, harán lo que sea el uno por el otro.

Mientras que la primera temporada estuvo centrada en Hap, esta segunda está centrada en Leonard, su familia y el entorno en el que creció. En esta segunda temporada conoceremos a la inteligente y guapa abogada Florida Grange (Tiffany Mack), que comparte con Leonard su mismo origen humilde, además del Sheriff Valentine Otis, interpretado por el veterano Brian Dennehy.

Esta segunda temporada fue emitida originalmente en marzo – abril de 2017. Los showrunners Nick Damici y Jim Mickle escribieron el primer y último episodio, mientras que el propio Joe R. Lansdale escribió el quinto. El resto de episodios fueron escritos por Abe Sylvia, John Wirth y Ione Lloyd. Los 6 episodios de esta segunda temporada fueron dirigidos por Maurice Marable, Abe Sylvia y Tim Southam. Aunque la acción se ambienta en la ficticia localidad de LaBorde en East Texas, realmente se rodó en localizaciones de Baton Rouge, Lousiana.

Hap and Leonard es una serie estupenda apoyado por unos excelentes personajes con los que conectas desde el primer minuto y un misterio bien escrito que va a provocar un montón de giros y sorpresas durante cada uno de los seis episodios. El dolor que transmite Michael Kenneth Williams al personaje de Leonard me parece una pasada y como en el Sur el hacer lo correcto no evita que la policía te vea como un culpable… si eres afroamericano. Junto a Williams, James Purefoy comparte un química perfecta de dos personas super diferentes que no tendrían por qué ser amigos, pero la vida les reunió y ahora nada les separará.

Me ha gustado también la forma en que están construidos los secundarios, incluso los más pequeños, siempre mostrando mucha humanidad, aunque no necesariamente cualidades positivas.

Al estar la serie ambientada en los años 80, el racismo es casi un personaje más de la serie, y sobre todo hay un momento  dolorosamente real con la aparición del KKK. Y sin embargo, muchas veces los crímenes más horribles tienen su origen demasiado cerca de casa…

Este tipo de noir de perdedores es el tipo de historias con las que conecto sin problemas. Sin embargo, flipo al comprobar que ví la primera temporada ¡hace tres años! Y aun quedando contento, por una cosa o por otra (entre ellas darme de baja de Movistar donde empecé a verla) no me había puesto con esta segunda. Dado el satisfactorio final y que ahora ya la tengo localizada en Prime Video, no tengo duda que en unas semanas me pondré de nuevo con ella.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Hap & Leonard me parece un estupendo noir de perdedores que intentan hacer lo correcto en un ambiente que golpea siempre a las buenas personas. Además de una buena historia, hace un buen comentario del racismo y la dificultad que los afroamericanos tenían -y tienen- para (sobre)vivir en el sur.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

 

Crítica de Revival vol. 8 de Tim Seeley y Mike Norton

Parece hace una vida cuando empecé a comprar Revival de Tim Seeley y Mike Norton. Y tras saltar de la edición española a la americana, es genial poder leer por fin el final de la historia.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Durante un día en una población de Wisconsin, los muertos volvieron a la vida. La oficial de policía local Dana Cypress deberá enfrentarse al escrutinio de los medios de comunicación, los extremistas religiosos y la cuarentena que el gobierno ha impuesto a la localidad. Ahora que la existencia de los Revividos está matando el planeta, Dana, su hermana En y su asesino deberán formar una imposible alianza y cruzar toda la comunidad envuelta en una guerra civil contra el ejército si quieren tener una oportunidad de detenerlo.

Este octavo y último volumen recoge los números 42 a 47 de la serie publicada por Image Cómics.

Tim Seeley y Mike Norton crearon un interesante misterio llevando la típica historia de zombies levantados de la tumba por unos caminos sorprendentes y novedosos. Pero además, construyeron una comunidad de Wausau llena de personas tridimensionales claramente reconocibles que deben enfrentarse cada uno a su manera  con la resurrección de sus seres queridos. Y encima, plantearon Revival como una investigación policial, al buscar Dana al asesino de su hermana Em, revivida y embarazada, que no recuerda nada de la noche en cuestión y que debajo de todo su rabia puede esconder la clave de todos los misterios.

Como podéis ver, Revival planteaba muchos elementos y era muy ambiciosa en sus desafíos narrativos, por lo que la gran duda era si sabrían cerrar todos estos argumentos de forma satisfactoria. Y la sensación que me queda es que este final parece un pelín apresurado, aunque el final cumplió de sobra en la parte emocional.

Lo primero positivo a decir es que a medida que leía la serie pensaba que no pensaban explicar el día de la resurrección y nos iban a ofrecer un “The Walking Dead” y ver como la gente reacciona tras un suceso tan traumático. Me equivocaba. Este último tomo ofrece todas las respuestas planteadas desde el número uno, y eso mola.

Aunque dicho eso, algunas respuestas aparecen de repente, como la identidad del asesino de Em, y una idea en concreto es una autentica locura. Aún no he decidido si esto es bueno o malo, y esa duda ya indica que creo que algunas decisiones no acabaron de cuadrar. En este sentido, hay personajes como la General Cale o la ninja Amish que tienen gran importancia en el final y que prácticamente fueron presentados en el tomo anterior, lo que es una pequeña trampa teniendo en cuenta la cantidad de personajes con los que han contado desde el principio que han acabado infrautilizados. En todo caso, esto es un pequeño pero, porque la conclusión de la historia ha tocado todas las teclas emocionales correctas para hacer que el final sea totalmente satisfactorio.

En el apartado artístico, Mike Norton es un fuera de serie que ha creado una sociedad y un ecosistema perfectamente reconocibles que se encuentra igual de cómodo en los momentos tranquilos de desarrollo de personajes como en los momentos de acción más loca. El apartado artístico ha estado más de perfectamente cubierto.

Comparto las primeras páginas de este último volumen:

Revival ha ofrecido un gran viaje con un montón de giros y sorpresas  con una satisfactoria, aunque apresurada, conclusión. No se puede pedir más en una obra de entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de Banshee Temporada 4 (HBO) Todo lo bueno llega a su fin

Banshee llega a su fin. La serie creada por Jonathan Tropper y David Schickler disponible en HBO ha sido una gran serie de acción de temática noir. Y aunque esta cuarta y última temporada es la peor de todas, creo que proporciona un satisfactorio final.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

Tras los dramáticos sucesos del final de la temporada anterior, Lucas Hood regresa a Banshee sin su placa pero con una nueva motivación: cazar a un macabro asesino en serie y localizar a un aliado perdido en la cuarta y última temporada de esta exitosa serie.

Banshee es un drama criminal estadounidense creado por Jonathan Tropper y David Schickler para Cinemax, que en España puede verse en HBO. Cuenta además con Allan Ball, creador de True Blood.

Tienes disponible en el blog mis críticas de las temporadas uno, dos y tres. Si te gustan las series de acción protagonizadas por antihéroes, te recomiendo que veas esta serie, pero obviamente, hablar de la cuarta temporada implica SPOILERS de las anteriores.

Así que sigue leyendo bajo tu responsabilidad. Estás avisado.

Banshee siempre ha sido una serie honesta en su propuesta, una serie de corte criminal protagonizada por antihéroes con su propio código de conducta que siguen hasta el final sin importar sus consecuencias. Si el protagonista Lucas Hood (Antony Starr) mola mucho, también lo hace su villano el jefe mafioso empresario de éxito convertido en alcalde Kai Proctor (Ulrich Thomsen), al que también han sabido construir como una persona compleja, que aunque es violento y claramente malvado, también tiene matices positivos aplicados a su familia, encarnada en su sobrina Rebecca Bowman (Lili Simmons). Y tras varios años, por fin sabremos el final de su enfrentamiento, un final que sorprenderá a más de uno.

Las escenas de acción siempre han sido uno de los puntos fuertes de la serie, aunque hay que reconocer que en esta temporada no tenemos números tan brillantes. Y aunque en las primeras temporadas se repetía un esquema claro de al menos una escena de acción y otra de cama por episodio, en esta última no son tan explícitos y se centran el todo el drama que han sufrido los personajes y como se dirigen hacia su final.

Lo peor de Banshee es que esta cuarta temporada no está al nivel de las anteriores. Desde el primer fotograma hasta casi el final es un WTF !! tras otro que restan atractivo al conjunto. A esto hay que añadir que a la figura de Proctor, en esta temporada los agentes de la ley tienen que enfrentarse a un asesino en serie y a los neonazis que quieren arrebatarle a Proctor el control del mundo criminal de la zona. Y al final ambas amenazas no están a la altura, con unas resoluciones demasiado simples.

Esto no quita para que los últimos 10/15 minutos de la serie en la que se cierra el camino para todos los personajes haya sido super emocionante y satisfactorio. Sobre todo en lo referido a la figura del protagonista Lucas Hood, el expresidiario sin nombre que llegó a Banshee buscando encontrar su pasado y que tendrá que decidir ahora su futuro.

Quizá esta cuarta temporada no haya mantenido el nivel, pero al menos nos ha dejado con un buen sabor de boca con su perfecto final.

Aunque estoy triste por el final de Banshee, me alegra saber que HBO acaba de estrenar Warrior, la nueva serie de Cinemax. ¿El creador de Banshee Jonathan Tropper se une con Justin Lin para adaptar una historia de Bruce Lee? ¿Artes marciales en el San Francisco de finales del XIX, bellas mujeres y molonismo máximo? Warrior tiene todas las papeletas para convertirse en mi próxima serie favorita.

Comparto el trailer de esta última temporada de Banshee, que sirve de resumen de lo visto hasta ahora:

Banshee ha sido una serie dirigida a un público adulto que me ha dado un más que correcto entretenimiento y que recordaré con una sonrisa en el rostro.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Banshee temporada 3 (HBO)

Banshee, rual noir disponible en HBO, me parece una de las mejores series de accion para adultos de la television, y esta tercera temporada no ha decepcionado.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Tras los traumaticos sucesos de la segunda temporada, el pueblo de Banshee ha vuelto a la normalidad. Pero las cosas van a cambiar ya que el Sheriff Lucas Hood planea un peligroso robo que  podr’ia retirar a toda su banda, mientras que Chayton ha vuelto para llevar a los Kinaho a la guerra. Mientras, el control de Proctor del mundo criminal de la region ser’a puesto a prueba.

La serie ha sido creada por Jonathan Tropper y David Schickler para Cinemax, que en espa;a podemos disfrutarla gracias a la HBO.

Recomiendo esta serie a todo el mundo que le guste el noir. Al tratarse de la tercera temporada, no voy a entrar en elementos especificos que podrian ser spoilers de elementos de temporadas anteriores. Y en todo caso, os invito a leer mis impresiones de la primera y segunda temporadas.

Debo reconocer que Banshee me encanta. Es cierto que las escenas de accion est’an super bien rodadas y que la violencia impacta por su dureza, ademas de contar con escenas eroticas super sexis. Pero si  la serie triunfa es porque cuenta con el tipo de personaje que busco en el buen noir, el antih’eroe que no es perfecto, pero que intenta hacer lo correcto incluso en las peores situaciones, segun su propio codigo etico. Y a los que la vida golpea una y otra vez sin parar y no le deja tener un momento de felicidad.

Esto describe perfectamente a nuestro protagonista Lucas Hood *Antony Starr*, una persona sin nombre que asumi’o la vida de un muerto y que se convirtio a su pesar en el sheriff del pueblo.

En este sentido, todos los personajes son super carismaticos e incluso empatizamos con villanos como Proctor *Ulrich Thomsen(, Y es este temporada, a Chayton que promueve la revuenta india se le unira el Coronel Douglas Stowe, jefe de la base militar cercana al pueblo.

Esta temporada cuenta otra vez con momentos muy crueles que me han dejado con el corazon roto ante el destino que han planeado para algunos personajes. Y es que hay varias muertes super inesperadas que me han flipado. Pero esto, de nuevo, es un gran ejemplo de buen noir.

El aspecto emocional es fundamental, y aunque mantenemos el esquema de al menos una escena de accion por episodio, los problemas sentimentales de todos nos enganchan.

En el aspecto visual, esta temporada nos ha ofrecido una excelente sorpresa, ya que el septimo episodio, en el que tiene lugar el robo y que est’a rodado con un punto de vista en primera persona, como si el espectador fuera el que esa realizando el robo. Es una idea bestial que funciona a las mil maravillas y que en mi opinion demuestra que los showrunners buscan elementos que rompan la monoton’ia y que hagan que esto no parezcan unos episodios mas.

Banshee siempre me ha parecido una serie honesta que tiene claro el tipo de historia que es, con que tipo de espectador busca conectar y la forma de conseguirlo. En este aspecto me parece genial que existan series de este tipo, y otros productores deber’ian aprender de este ejemplo.

No se me ocurre nada malo que comentar sobre Banshee. En la segunda temporada volver a la trama de Rabbit fue un poco repetitivo, pero en esta temporada han creado una serie de tramas que interesan y nos mantienen enganchados hasta el dram’atico final de temporada.

Comparto el trailer de esta temporada>

Banshee bajó un poco la segunda temporada, pero esta tercera ha vuelto a subir el nivel. Una serie imprescindible para los fans del noir protagonizado por antih’eroes.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de True Detective Temporada 3, de Nick Pizzolatto (HBO)

Nick Pizzolato vuelve a la senda del éxito con la tercera temporada de True Detective, estrenada por HBO, con un nuevo caso que ha resultado interesante al no ofrecer lo que se esperaba, y que cuenta con un espectacular Mahershala Ali de protagonista.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Esta tercera temporada se centra en un macabro caso de niños dasaparecidos en Arkansas y en la investigación del caso a los largo de 35 años, durante tres períodos de tiempo diferentes. Mahershala Ali desempeña el papel principal del detective Wayne Hays, un veterano de la guerra de Vietnam de pocas palabras que se obsesiona con el caso, mientras que Stephen Dorff interpreta a su compañero el detective Roland West. El reparto se completa con Carmen Elojo como Amelia Reardon, una profesora de los niños desaparecidos que empezará una relación con Hays, Scoot McNairy como Tom Purcell, el padre de los niños que sufre una gran pérdida y cuyo destino quedará conectado con el de los detectives, y Ray Fisher como Wayne Hays, el hijo de Wayne y que también es detective de policía y que cuida de su anciano padre aquejado de un principio de demencia senil.

Nick Pizzolatto es el showrunner y escritor de esta temporada, ayudado eso si por David Milch en el 4º episodio y Graham Gordy en el 6º. Esta temporada marce además su debut en la dirección, al encargarse de los episodios centrales de la temporada, dividiendo el resto de episodios entre Jeremy Saulnier (Green Room), que realiza los tres primeros y Daniel Sackheim (The Walking Dead, Jack Ryan, The Americans) los tres últimos.

Soy uno de los pocos a los que le gustó la segunda temporada de True detective, aunque entiendo los motivos por lo que mayoritariamente no funcionó. Pero cuando incluso el jefe HBO sale a pedir perdón por no cumplir con las expectativas, no hay duda que era obligado un retorno a los orígenes. Y Nick Pizzolatto parece que captó el mensaje, de forma que en esta tercera temporada vuelve en apariencia a contar una investigación criminal en la América profunda que se alarga durante años, alternando los diferentes momentos temporales. En este aspecto, las similitudes con la primera temporada son más que evidentes, pero Pizzolatto se guarda su as en la manga. Y es que, aunque las señales indican que esto va a ir en una dirección, realmente la historia que quiere contar es otra muy diferente.

En este momento, quiero destacar la enorme interpretación de Mahershala Ali, que acaba de ganar su segundo Oscar y va directo hacia su primer Emmy. Wayne Hays es un caramelo muy goloso para un buen actor, y Ali saca oro con su interpretación. Es interesante además como Wayne no es la misma persona durante la serie, y que gracias a la extraordinaria interpretación ves como evoluciona no solo físicamente, gracias al maquillaje, sino psicológicamente, pasando de un policía obsesionado en los 80 por el caso, a una persona frustrada en los 90 por lo haber podido resolverlo, para finalmente mostrar a un anciano que lucha por recordar quien fue y qué le motivaba a continuar.

Solo por Ali merece la pena ver esta temporada, aunque me ha sorprendido también la actuación de Stephen Dorff. Aunque su personaje es más sobrio y por tanto no tiene tantos momentos de lucimiento, tiene varias escenas que consiguieron llegarme emocionalmente. También muy bien Carmen Elojo y Scoot McNairy.

Si tengo que comentar algo no tan bueno de esta temporada, diría que su ritmo es quizá demasiado lento y obliga al espectador a poner interés por su parte para que los episodios enganchen. Esto es debido, en parte, a que el misterio de la desaparición de los niños no es tan interesante como debería, dejando claro la sorpresa de pizzolatto, y es que el foco de esta temporada no va de eso.

Fruto de esto, el último episodio en el que se dan las claves finales es quizá el más flojo de la temporada, forzando situaciones para que los personajes encuentren las respuestas que han estado buscando durante décadas.

A partir de ahora comienzan los spoilers. Si te gustó la primera temporada de True detective, te recomiendo que pares de leer y la des una oportunidad, avisándote eso sí que no alcanza el mismo nivel de excelencia. Y vuelve luego terminar de leer mis impresiones.

Como comentaba, los espectadores pensábamos que Pizzolatto iba a mostrarnos otro crimen envuelto en misterios, conspiración y misticismo, cuando en realidad esto va de un ex-marine que sirvió en Vietnam en reconocimiento que sigue perdido cuando vuelva a casa y debe luchar durante varias décadas por encontrarse a si mismo. Entiendo ahora que Pizzolatto haya cogido las riendas de la serie y prácticamente haya escrito todo él mismo, para conseguir que todo fuera como él deseaba.

Hay un crimen y un encubrimiento que no son fruto de una oscura conspiración, sino de algo mucho más triste y mundano. Y en esto hay una conexión indudable entre estos hechos y el deterioro mental de Hays fruto de la enfermedad.

Pizzolatto juega al despista dejando pistas falsas para que los espectadores pensáramos que tenía que haber un giro final, pero este no llega porque para él lo importante es el personaje de Hays. Algo que para mi es la gran revelación de la temporada. En este aspecto, si la temporada es un éxito es gracias a la increíble actuación de Ali. Si el actor hubiera sido otro, no estoy seguro que el resultado hubiera sido tan bueno, y quizá estaría diciendo cosas menos elogiosas.

En este aspecto, entiendo que los espectadores que acudieran por el misterio puedan acabar decepcionados. Y hay que reconocer que la narración fragmentada complica el visionado y lo vuelve mas exigente para recordar donde estaba cada personaje. Aunque también sirve para disimular los problemas de ritmo de unos episodios en los que realmente no hay un puzzle o misterio a resolver, solo vemos la forma en que va a ser ocultado primero y desvelado después, y como esto afecta a un obsesionado Hays.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Aunque no llega al nivel de excelencia de la primera temporada, este nuevo caso de True Detective me ha gustado bastante, sin ser perfecto, por la forma en que Pizzolatto ha ofrecido algo que no esperaba. Un buen ejemplo televisivo que espero tange continuidad en los próximos años.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Reseñas Express: Southern Bastards vol. 4, Letter 44 vol. 6 y Weavers

Este verano he aprovechado para disfrutar de un montón de lecturas. Como se me están acumulando voy a aprovechar el formato de reseñas express para hablar de tres interesantes series independientes americanas.

SOUTHERN BASTARDS Vol. 6, de Jason Aaron, Jason Latour y Chris Brunner

¿De qué va? Si Coach Boss controla Craw County es por una razón: Hace que el equipo de football del instituto gane partidos. Pero tras la peor derrota de su carrera, el entrenador debe poner toda la carne en el asador para seguir por delante de sus enemigos. Enemigos como Roberta Tubb, que ha venido a la ciudad con una ametralladora y algunas preguntas sobre cómo murió su padre. Este volumen recopila los números 15-20 de la serie regular.

Valoración: Los dos primeros tomos de Southern bastards son algunos de los mejores tebeos que he leído en mucho tiempo. Noir del bueno, duro, cruel y sin piedad. Sin embargo, el retraso en la publicación de las grapas que aparecen en tercer tomo, que buscaba ampliar el mundo de Crawl County mediante episodios centrados en diferentes personajes, hizo que perdiera un poco el hilo de la historia. De hecho, tuve que volver a leerme toda la serie antes de empezar este cuarto tomo para tener todas las piezas en su sitio.

La historia de este tomo sigue bien contada y se nota que hay un plan a largo plazo con los diferentes personajes. Y tampoco nada que decir del apartado artístico con Jason Aaron y Chris Brunner en el número de descanso de Latour.

El problema es que el final de este tomo pone las cartas sobre la mesa de lo que va realmente Southern Bastards. Esto no va de vencer a un mafioso de un pueblucho de mala muerte, sino de vencer al cáncer que consume el Sur. O al menos mostrarlo para que los lectores le reconozcamos. Y para ello Aaron comete una locura de guión imposible que rompe todo atisbo de “realismo” que la serie tenía hasta ese momento. Scalped rozó en varios momento la suspensión de credulidad con sus diferentes giros, pero siempre se movió en los terrenos de lo realista igual que series como The Shield o The Wire. Southern Bastards destroza esa barrera y se mete en terrenos imposibles e irreales, que van a provocar que aunque el tebeo pueda seguir estando muy bien, creo que no llegará a los niveles de Scalped. Y es una pena, porque Scalped es NOIR con mayúsculas, mientras que Southern Bastards ahora es solo un comic noir, no se si me explico.

De igual forma, la generadora de ese giro, Roberta Tubb no tiene una motivación lo suficientemente clara que justifique sus acciones, o al menos eso me pareció, provocando que el giro pase porque si. A no ser que Aaron tenga planeado hacerle un “Cuervo Rojo” al Entrenador Boss para compensar,  no entiendo el giro. E incluso siendo así, creo que este giro está mal ejecutado y podría haberse hecho de otra forma mejor para evitar la locura.

En todo caso, seguiré leyendo esta serie a ver a donde nos llevan Aaron y Latour.

Puntuación:  6.5/10

 

LETTER 44 Vol. 6, de Charles Soule y Alberto Alburquerque

¿De qué va? La tierra será destruida. Stephen Blades, 45° Presidente de los Estados Unidos, lo sabe y sabe que no habrá forma de detenerlo. Él sabe que la tripulación del Clarke probablemente murió y las 666 personas que se suponía que iban a salvarse ahora no tienen ninguna posibilidad. El hombre más poderoso del planeta no puede protegerlo de su destino. Pero él no se dará por vencido. En esta emocionante conclusión de la serie premiada y aclamada por la crítica, el planeta está condenado. Pero, ¿acabará también con la humanidad?

Valoración: El último tomo de Letter 44 me ha parecido un final perfecto a la historia, sacando el optimismo que se vivió al comienzo de la era espacial incluso ante un apocalipsis que parece inevitable. E incluso Soule se “atreve” a regalarnos uno de los mejores comics de los últimos años reflexionando sobre la función del escritor como creador de historias que busca convertirse en inmortal a través de su obra. Un gran tebeo que fue totalmente inesperado, lo que hizo que su lectura fuera aún mejor.

En el apartado artístico, Alberto Alburquerque ha sido un correcto narrador de esta historia espacial. Su aportación a la obra no me ha enamorado, aunque al final lo asumes como artista. Sin embargo, no se si por el cansancio o los plazos de entrega, algunos números de este tomo me pareció que tienen un dibujo aún más apresurado y embarullado de lo habitual.

En todo caso, Letter 44 es una de las series más redondas de los últimos años, imprescindible para todos los amantes de la ciencia ficción espacial.

Puntuación:  7.5/10

 

Weavers, de Simon Spurrier y Dylan Burnett

¿De qué va? Tras un ataque a una cafetería relacionado con una guerra de bandas, Sid Thyme se convierte en la nueva  incorporación de los Weavers, la brutal familia criminal que domina la costa este. Los miembros de este sindicato están obligados a ser leales al kingpin local debido al contacto con unas arañas sobrenaturales que otorgan poderosas y grotescas habilidades pero que controlan su consciencia. Una vez que se da cuenta de lo que es capaz de hacer, Sid busca descubrir la verdad detrás del misterioso ataque al bar. Pero no tiene mucho tiempo: cuanto más tiempo tenga la araña dentro de él, más leal se hará Sid con los tejedores y más difícil será escapar de su red de violencia y crimen.

Valoración: Simon Spurrier me parece uno de los mejores escritores británicos del panorama comiquero. Sabe siempre contar historias con un toque familiar a las que siempre añade un toque que aporta personalidad y que hace que sus comics no parezcan copias de otras historias. Weavers es un noir sobrenatural que recuerda a Infiltrados de Scorsese o la los típicas historias de investigación  detectivesca que buscan resolver un misterio. Todo ello con toques de terror y giros impredecibles marca de la casa M. Night Shamyalan. Y sin embargo, tocando tantos palos diferentes, Spurrier consigue que su historia funcione.

Lo menos bueno de esta historia es el apartado artístico a cargo de Dylan Burnett. Estamos ante un artista de estilo feista cuya calidad es la esperable en un comic de Boom, es decir, por debajo de lo que estamos acostumbrados en Marvel, DC o Image. Burnett hace un trabajo solo correcto que mejora a medida que tu ojo se acostumbra a su estilo. Esto es una pena, porque alucino pensando los comics que hubieran podido salir en caso que Spurrier pudiera colaborar con los artistas super-estrella con los que trabaja, por ejemplo, Mark Millar.

En todo caso, Weaver globalmente es una buena lectura que puede agradar a los fans del noir y de las historias sobrenaturales.

Puntuación:  7/10

Crítica de Banshee Temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Banshee, serie de Miramax disponible en HBO España, no ha sido tan buena como la primera pero nos ha dejado un montón de momentazos con nuestros carismáticos y rotos protagonistas.

PUNTUACIÓN: 7/10

Banshee es una drama criminal que sigue los pasos de un ex convicto que asume la identidad de Sheriff Lucas Hood (Antony Starr) en la pequeña y apartada ciudad de Banshee, en Pensilvania. La segunda temporada comienza con la llegada de un agente especial del FBI (Zeljko Ivanek) que abre una investigación sobre el tiroteo entre Hood y el zar de la mafia de Nueva York Rabbit (Ben Cross), a quien Hood traicionó y por lo que cumplió 15 años de cárcel, y que vimos al final de la primera temporada.

La ex compañera de crimen de Hood, Carrie (Ivana Milicevic), trata de arreglar las cosas con su esposo Gordon (Rus Blackwell), que es el fiscal del distrito de la localidad, y con su hija, Deva (Ryann Shane).

Y mientras todo esto sucede, un horrible asesinato desencadena problemas entre la comunidad Amish y la tribu Kinaho, y durante la investigación, Lucas y sus ayudantes se enfrentarán a una banda rebelde de motociclistas Kinaho. Este hecho, unido a la guerra abierta entre el jefe del crimen local, Kai Proctor (Ulrich Thomsen) y el nuevo jefe de los Kinaho, Alex Longshadow (Anthony Ruivivar), crea un polvorín que amenaza con estallar.

Banshee ha sido desarrollada por el creador de True Blood Alan Ball siendo creación de Jonathan Tropper y David Schickler. Ball, Tropper y Schickler también son productores ejecutivos junto con Peter Macdissi y Greg Yaitanes.

Si voy directo al grano, esta segunda temporada me ha gustado un poco menos que la primera, aunque considero que estamos ante un fenomenal entretenimiento que sabe a lo que juega. Banshee triunfa gracias a sus carismáticos protagonistas, el sheriff Lucas Hood, su ex-amante Carrie o el jefe del crimen local Kai Proctor, que son personajes rotos a los que la vida ha golpeado fuerte y que no se dejan doblegar. Me encanta la complejidad de todos ellos y como pueden realizar actos heroicos y criminales casi a la vez. No siendo personaje “buenos”, sí que tienen su propio sentido de lo que es correcto y lo que no, y lo defienden hasta las últimas consecuencias.

Pero no son solo los protagonistas, todo el reparto es importante y cuenta con matices chulos durante esta temporada. En el lado policial, los agentes de Banshee Siobhan Kelly (Trieste Kelly Dunn) es una dura agente que sufrió malos tratos por parte de su antiguo novio, Emmett Yawners (Demetrius Grosse) un agente afroamericano que aguanta estoicamente el racismo del condado, o el agente Brock Lotus, (Matthew Joseph Servitto ), agente que quiere ser Sheriff a toda costa aunque tenga reconocer que a veces Hood consigue resultados que no serían posibles por métodos convencionales.

Fuera de las fuerzas del orden, la sobrica de Proctor, Rebecca Bowman (Lili Simmons) que encuentra en su tío la única persona que la ayuda cuando es expulsada de su hogar amish, o Jason Hood (Harrison Thomas) el hijo del verdadero Hood que llega al pueblo, son otros de los personajes que son oro puro desde un punto de vista narrativo.

Narrativamente, la temporada no me ha parecido tan compacta como la primera. Hay una subtrama relativa a Rabbit, el jefe de la mafia rusa de Nueva York, que no aporta casi nada a lo ya visto y que parece ser un añadido que evita que disfrutemos de lo bueno, que son los problemas que existen en Banshee entre el sheriff y Proctor, y entre él y los Kinaho de Alex Longshadow.

Hecha esta matización de lo menos bueno de estos episodios, la verdad es que en el aspecto dramático y de la evolución de los personajes, la serie vuelve a triunfar. El quinto episodio, en el que Hood recoge a Carrie después de un tiempo fuera del pueblo y contraponen lo que ambos querrían hacer, abrazar y besar a su amado/a, con una realidad en la que saben que no pueden estar juntos, me ha parecido un triunfo total.

En ese aspecto, hay un montón de momentazos de todos los personajes, como cuando Hood recuerda lo que fue entrar en prisión o conocemos al ex-novio de la agente Kelly que la maltrataba. El guión sabe construir buenos personajes que están muy alejados del ideal de héroe, pero que mola ver como intentar mejorar enfrentándose a sus problemas.

Banshee no engaña. En todos los episodios tenemos una o varias escenas de acción y al menos una de sexo, los espectadores sabemos a qué atenernos. Sin embargo, la violencia en esta temporada no va in-crescendo como en la primera temporada, sino que tiene unos estallidos brutales que me impactaron. En este sentido, me ha parecido que los guiones de esta temporada ha sido más crueles con varios personajes, de forma en que parece querer mostrar que no se puede ser buena persona en Banshee, al final el mal acaba por encontrarte y te machaca. Hay de hecho dos personajes cuyo final me pareció que tuvieron un final super inmerecidos. Probablemente por eso impacten tanto.

En este aspecto, el que evite dar finales felices tan trillados en la ficción americana, creo que es otro de los aciertos de esta segunda temporada. Por no hablar de que nos deja a las puertas de una guerra de bandas que puede ser un baño de sangre.

Lo mejor de cualquier serie de televisión es que te deje con ganas de más, y en eso Banshee vuelve a ser un triunfo total, no veo el momento de empezar a ver la tercera temporada. Comparto el trailer de esta segunda temporada, que te invito a que veas:

La segunda temporada de Banshee no es tan potente como la primera, pero sigue siendo una excelente entretenimiento para los que buscamos historias complejas protagonizadas por personajes con matices que viven en mundo grises alejados del blanco y el negro.

PUNTUACIÓN: 7/10