Archivo de la etiqueta: reseña

Ash vs Evil Dead temporada 3: El final del camino

Ash vs Evil Dead ha terminado en su tercera temporada que ha sido emitida en España por Netflix. Por un lado me da pena que esta serie super sangrienta y divertida termine, pero no puedo más que dar las gracias al canal Starz por haberse atrevido a exhibir este concepto gore y políticamente incorrecto durante 3 años.
PUNTUACIÓN: 7/10

Ash Williams (Bruce Campbell) continúa luchando contra deadites y otros seres de ultratumba en su pueblo de Elk Grove con sus amigos Kelly (Dana DeLorenzo) y Pablo (Ray Santiago). El descubrimiento de que tiene una hija adolescente -Brandy (Arielle Carver-O´Neill)- y el retorno al pueblo de la inmortal Ruby (Lucy Lawless) pondrá en marcha el plan definitivo que busca traer el infierno a la Tierra.

La serie recupera los personajes creados por Sam Raimi en su trilogía de culto “Evil dead”, estrenadas hace más de 3 décadas, y fue creada por el propio Raimi en colaboración con su hermano Ivan y Tom Spezialy. Comentar que aunque la serie está ambientada en Elk Grove (Michigan), la serie producida por el canal Starz se ha rodado enteramente en Nueva Zelanda, y ha contado con la producción del propio Raimi, Bruce Campbell y Robert Tapert.

Lo primero que hay que decir sobre Ash vs Evil Dead es que NO es una serie para todo el mundo. La serie ofrece altísimas dosis de gore y sangre en casa episodio, siempre planteadas desde un punto de vista divertido y políticamente incorrecto. Si no te gusta el terror o la sangre, obviamente esta serie no es para ti, y de hecho, te recomiendo que te mantengas lo más alejado de ella.

Sobre esta tercera temporada, me alegra decir que se han superado a si mismos y nos han ofrecido una escenas aún más bestias y alocadas. Pensaba que podía hacerse monótono ver como Ash destrozar monstruos con su sierra mecánica, pero no ha sido el caso. Ash sabe en que liga juega y lo que queremos ver sus fans, y nos ofrece un baño de sangre (literal) en cada episodio.

Bruce Campbell se despide de su personaje más icónico con otro recital de chistes malos y machismo extremo que no se toma en serio a sí mismo, aunque en esta temporada con el añadido de un elemento positivo a partir de que conoce que tiene una hija a la que proteger.

No se me ocurre nada malo de Ash vs Evil Dead, que nos ofrece a los fans un espectáculo sangriento que no podemos ver en ningún otro programa de ningún canal. Creo que saben el tipo de producto que ofrecen y que no es adecuado para el 90% de los espectadores, pero ello no les ha impedido divertidos de la manera más bestia y exagerada posible. Y ante eso yo solo puedo decir: ¡Gracias!!

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Ash vs. Evil Dead de despide en lo más alto con una serie super divertida y exagerada que ha redefinido el concepto de “baño de sangre” aplicado a las series de televisión. Una serie que los fans recordaremos durante años.

PUNTUACIÓN: 7/10

Anuncios

Estela Plateada Vol. 5 de Dan Slott y Mike Allred – El final del camino

Con algo de retraso he podido leer el último volumen de la etapa de Dan Slott y Mike Allred en Estela Plateada. Una etapa que se cierra con un broche de oro que sin embargo no ha conseguido que conectara con ella.

PUNTUACIÓN VOLUMEN 5: 6/10

PUNTUACIÓN ETAPA COMPLETA: 7/10

Este quinto volumen publicado en España por Panini cierra los cuatro años del equipo creativo super estrella formado por Dan Slott y Mike Allred, junto a su esposa la colorista Laura Allred, en la serie del mítico personaje creado por Stan Lee y Jack Kirby en las páginas de Los 4 Fantásticos. Una etapa 30 números que fueron publicados en los Estados Unidos en 2 etapas publicadas en las series SILVER SURFER (2014) 1-15, ALL-NEW MARVEL NOW! POINT ONE 1 y SILVER SURFER (2016) 1-14.

¡En cualquier lugar y en todas partes! Dan Slott y Mike Allred llevan al Surfista Plateado a su mayor viaje hasta la fecha, ¡con una compañera muy especial! Conoceremos a Dawn Greenwood, una chica de la Tierra que ha permitido a Silver Surfer ver el universo con nuevos ojos, ¡y ampliar sus límites como nunca antes! Pero ese camino conduce a peligros increíbles, desde planetas perfectos hasta guerreros iracundos, desde el final de la realidad hasta un nuevo comienzo, viajarán a lo largo y ancho del espacio y el tiempo, ¡y más allá! Pero, ¿qué podría hacer que Norrin Radd estuviera dispuesta a servir nuevamente a Galactus? Slott y Allred tejen una historia cósmica de triunfo, tragedia e imaginación ilimitada que será recordada durante años.

Globalmente, me ha parecido que el Estela Plateada de Slott y Allred es un buen comic con la imaginación como rasgo distintivo principal. Una serie que gustará sobre todo a aficionados a la ciencia ficción tipo Doctor Who, y en general a lectores que no sean fans de los super héroes. Un comic entretenido e imaginativo que no es tan bueno como parece que unánimemente opina todo el mundo. Y de hecho, este quinto y último volumen ejemplifica perfectamente las virtudes y deméritos de la serie en su conjunto.

Aunque han visitado la Tierra en varias ocasiones para que Dawn siga conectada con su familia, sus viajes les han hecho visitar todo tipo de planetas  poblados por culturas extrañas e imaginativas, provocando situaciones de lo más variopintas.  La dinámica de las historias de Slott giran en torno a estos viajes y dan rienda suelta para que Mike Allred cree algunas de las mejores páginas de su carrera, gracias a los extraños aliens y situaciones en las que se verán involucrados nuestros protagonistas.

Dawn Greenwood, la compañera de viajes de Norrin Radd, es la personificación del amor, la curiosidad y la imaginación, provocando un viaje hacia el infinito que hará que Estela Plateada llegue a lugares que jamás había soñado. “Si el universo es infinito, ¿habrán muchos planetas que no has visitado?” fue la pregunta clave que Dawn le hizo a Norrin y que define toda esta etapa.

Para valorar esta serie, hay que diferenciar entre la ejecución de este último volumen y la historia en general. Globalmente estamos ante un tebeo muy chulo que nos maravilla número a número con los diferentes destinos planetarios, hablando de temas como la familia, el amor, la muerte o el legado. Dan Slott incluso consiguió salir airoso a tener que incluir al personaje en el evento de las Secret Wars, tejiendo una historia que no desentona con su historia principal.

Cada una de las historias de viajes espaciales son super chulas, pero quizá mi principal problema se plantea con la ejecución del final de la historia. Y es que Slott sabe como funciona el mundo del comic y que Marvel le ha dejado este juguete por tiempo limitado y al final tiene que devolverlo en las mismas condiciones (más o menos) en las que le encontró. Es por esto que su bello final cuenta con este condicionante, algo que resuelve perfectamente dejando al lector con una sensación totalmente satisfactoria y optimista, en el que la clave no es el final del camino, sino el camino recorrido.

En el apartado artístico, Mike Allred es un artista de gran personalidad, con un estilo pop colorido que hace que sus comics sean diferentes a cualquier otro comic Marvel o de otra editorial. No es el mejor narrador ni sus viñetas transmiten fluidez narrativa, pero sin duda fue el artista perfecto, con la colaboración de su esposa la colorista Laura Allred, para este proyecto. De hecho, ahora no se puede concebir esta etapa sin él, y supo trasladar perfectamente en imágenes todos los conceptos locos que Slott fue lanzándole.

Este último tomo, sin embargo, ha hecho más palpables y evidentes los motivos por los que me resultaba muy difícil conectar con esta serie. Sin entrar en spoilers, entiendo que para conseguir la historia circular en la que todo encaja y el final es también el principio, había que provocar que unos hechos muy locos sucedieran. Y sobre eso no tengo demasiada queja.

Si la tengo con el personaje de Dawn. Aunque inicialmente simbolizaba el avatar de la curiosidad que provocaba en Norrin Radd un renovado espíritu explorador, en este último tomo se ha convertido en una persona bastante repelente. Unido a esto, está muy bien que Norrin se enamore de Dawn e intente complacerla para que se sienta bien. Pero una cosa es eso, y otra es convertirse en un pelele sin personalidad ni sentido común, que obedece sin rechistar a todas las demandas de Dawn, sin importar lo locas, peligrosas y absurdas que sean. Para mi el amor no significa convertirte en un esclavo de los caprichos del otro, y eso es lo que es Estela Plateada en este tomo. De hecho, creo que Slott y Allred crearon a Dawn con unas cualidades que hicieran que los lectores nos enamoráramos de ella, pero a medida que avanzó la serie me ha parecido una persona caprichosa y voluble con la que me resultó imposible congeniar.

Esto ha provocado que aunque reconozco que el guión de Slott está muy pensado y que este final de la historia es muy emotivo y cumple perfectamente el objetivo planteado de dejar el personaje listo para que otros autores lo utilicen en nuevas historias, estemos para mi ante el volumen más flojo de esta etapa.

Otro hecho a comentar es que aunque no hay duda que es un buen comic, no creo que sea tan bueno como todas las críticas dicen. De hecho, me parece que Slott tiene muchísimo más mérito en su labor de guionista de Spider-Man durante casi 8 años, en los que el personaje ha sido uno de los pilares del Universo Marvel.

Silver Surfer tiene la ventaja a la hora de ser valorado que cuenta una historia con principio y final, lo que unido a la unidad artística conseguida por un Mike Allred imperial consigue que este comic sin duda tenga una mayor cualidad “autoral” que Spiderman, serie en la que sufrimos continuos cambios de dibujantes. Pero creo que sinceramente es mucho más fácil para mi crear un comic que vaya a su aire como ha sido este “Estela Plateada”, ojo, sin quitarle el mérito que tiene este comic, que tener que crear un comic de Spiderman que no solo enganche su historia sino que deba mencionar arcos argumentales que sucedan en otras series, como el crossover de Imperio Secreto, por nombrar uno.

En todo caso, no quiero que parezca que no me ha gustado este comic, porque sí lo hizo. Me ha parecido imaginativo, colorido y cósmico hasta decir basta, aunque no pude conectar con los personajes como me hubiera gustado.

Comparto algunas las primeras páginas del nº8 de la edición americana, una de las historias de este ultimo volumen:

Estela Plateada es un buen comic ideal para todos los amantes de la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 6/10

PUNTUACIÓN ETAPA COMPLETA: 7/10

Crítica de Bohemian Rhapsody, de Brian Singer

Bohemian Rhapsody cuenta la historia de cómo Freddie Mercury y su grupo Queen se convirtieron en leyendas del Rock. Una película super entretenida con unas actuaciones estelares y una espectacular banda sonora con algunas de las más míticas canciones de la banda.

PUNTUACIÓN: 7/10

Según Filmaffinity, “Bohemian Rhapsody” es una celebración de Queen, de su música y de su extraordinario cantante Freddie Mercury, que desafió estereotipos e hizo añicos tradiciones para convertirse en uno de los showmans más queridos del mundo. Bohemian Rhapsody plasma el meteórico ascenso al olimpo de la música de la banda a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría una enfermedad que amenazaba su vida, lidera a la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la historia. Veremos cómo se cimentó el legado de una banda que siempre se pareció más a una familia, y que continúa inspirando a propios y extraños, soñadores y amantes de la música hasta nuestros días.

Oficialmente, Bohemian Rhapsody ha sido dirigida por Brian Singer, aunque el director fue despedido durante el rodaje y fue sustituido por Dexter Fletcher, que terminó la grabación de la película. Sin embargo, debido a las reglas del sindicato de directores, Singer mantiene la acreditación al no poder tener la película dos directores diferentes. La película cuenta con un guión de Anthony McCarten a partir de la historia escrita en colaboración con Peter Morgan, siendo producida por Graham King y Jim Beach, antiguo mánager de Queen, junto a los miembros vivos del grupo. Cuenta además con fotografía de Newton Thomas Sigel.

Lo mejor de la película sin duda son sus numerosas canciones, que son algunas de las más icónicas de la banda. La película nos muestra la creación de la propia Bohemian Rhapsody y de We will rock you, y tocan otras como Another one bites the dust, Radio Ga Ga, We are the Champions, I want to break free, Who wants to live forever… son todos temazos que recordamos y que nos dejan con una sonrisa al terminar la película.

Además de la música, me ha gustado mucho el montaje de la película de John Ottman, que hace que la música sea parte de la historia y la haga avanzar narrativamente, sin ser videoclips vacío. El gran final es el concierto Live Aid en Wembley, uno de sus conciertos más recordados, y la película nos hace sentir como si estuviéramos en medio del público. No sólo disfrutamos de la música de Queen sino que vemos que se han convertido en leyendas para toda una generación.

Lo siguiente a destacar de Bohemian Rhapsody es su casting, en el que destaca un increíble Rami Malek (Mr. Robot), que consigue meterse en la piel de Mercury y transmitir toda su energía en el escenario, y el drama de un artista que a pesar de su éxito no consiguió ser feliz consigo mismo y se refugió en una vida de excesos. Malek realiza una interpretación de las que aportan prestigio y cambian carreras, y creo que al menos debería ser nominado a los Oscars.

Además de Malek, he flipado con lo bien representados que están el resto del grupo. El gritarrista Brian May está interpretado por Gwilym Lee, el batería Roger Taylor por Ben Hardy y el bajo John Deacon por Joseph Mazzello. Además, Lucy Boynton interpreta a Mary Austin primera novia de Marcury y que continuó siendo una de sus mayores amigas aún cuando se separaron tras reconocer Mercury que era bisexual.

A raiz de esta película indagué en la historia de Freddie Mercury, y me sorprendí de conocer que era de origen pakistaní, algo de lo que se sentía avergonzado, y que Mary Austin fue la persona más importante de su vida. Aún a pesar de separarse tras varios años de convivencia, tener él numerosas relaciones con otros hombres y casarse Mary y tener dos hijos con su marido, siguieron siendo grandes amigos. Y por ello Freddie la hizo la gran beneficiaria de su testamento, heredando la mitad de la fortuna del cantante, por encima de su hermana y madre que consiguieron cada una un 25%.

Otro hecho que me ha gustado mucho de Bohemian Rhapsody es que la película muestra muy claramente la homosexualidad de Mercury y sus múltiples adicciones, pero lo hace de forma elegante y sin recrearse en el morbo o en escenas explícitas, cosa que hubieran podido hacer en caso de haber planteado una aproximación más sensacionalista. Parece ser que las fiestas y orgías en la casa londinense de Mercury fueron míticas, hasta el punto que Elton John o los Rolling Stones cogían aviones exclusivamente para asistir,  fiesta en las que el alcohol, las drogas, el sexo y el desenfreno eran protagonistas. Y aunque esto es cierto, los productores creo que aciertan en “proteger” de alguna manera la figura de Mercury. Pensando en mi como fan de la música de Queen, ¿quiero recordarle por su música o por sus orgías londinenses? Para mi no hay duda, lo tengo claro. Y esto no significa que estas fiestas o los numerosos encuentros sexuales de Mercury no aparezcan, pero lo hacen de forma elegante, sugiriendo más que mostrando.

Tampoco tengo duda que la película suaviza la relación de Freddie Mercury dentro de Queen, y que las broncas dentro del grupo debieron ser antológicas, peleas que solo se muestran de pasada. Pero, sin ser un experto en la vida del grupo, creo que las pinceladas de sus vidas y la relación del grupo están bien representadas. De nuevo, prefiero que les muestren como las leyendas del Rock que son con el broche de oro del concierto de Wembley de 1985, que ver un drama centrado en las broncas entre los miembros del grupo y anécdotas sexuales escabrosas que no me aportan nada.

Aunque la cronología real no coincide exactamente con la mostrada en la película, me gustó que Bohemian Rhapsody muestre a un Freddie Mercury que no quiere ser visto como un enfermo y que busca trascender con su música, llegando a ser en vida una verdadera leyenda del rock. Algo que aunque no sucedió realmente en la época del Live Aid, sí fue una constante de los últimos años de vida de Mercury, tras serle diagnosticado el SIDA. Es por esto que me ha parecido una gran película pensada para todos los que en algún momento hemos cantado una canción de Queen, que nos deja con un subidón y con ganas de sacar de nuevo toda la discografía del grupo. Diría que no se puede pedir más.

Le película en general ha sido valorada muy negativamente por la crítica, opinión que no comparto. Sobre este tema, me ha gustado mucho un twit de Scott Derrickson que resume perfectamente la sensación que me generan estas críticas negativas: “I really enjoyed Bohemian Rhapsody. Most criticisms I’ve read about the film say it could’ve been something more. But I refuse to judge a film by I wanted it to be, I receive it for what it is.” Es decir, juzga la película por lo que es, no por lo que te hubiera gustado que fuera. Amen.

Pensando en lo menos bueno de la película, reconozco que Bohemian Rhapsody es un pelín larga y que le cuenta arrancar en su primera parte. Sus 135 minutos te dejan con un subidón gracias a una parte final que es como estar en un concierto en vivo de la banda, pero llegar hasta ahí cuesta porque algunos pasajes no son tan interesantes como las canciones que estamos escuchando. En cierta forma, es justo el mismo problema que le vi a “Ha nacido una estrella”, película que también me gustó bastante y cuya crítica publiqué hace unos días.

Sobre que la película es muy “formulaica”, no soy un experto en la vida del grupo, pero diría que el problema es que una vez quitas los detalles explícitos y morbosos, lo que te queda es algo muy parecido a lo que nos muestran. A pesar de ser Mercury bisexual y convivir con varios hombres, no se puede ocultar que para él la persona más importante de su vida fue una mujer. Igual el tema entonces es que la película no es una celebración de lo “gay”, aspecto de su vida que por otro lado no se oculta en ningún momento, sino que muestra a una persona que solo fue feliz encima del escenario o creando música.

Comparto a continuación el trailer de la película:

Bohemian Rhapsody no será la película favorita de la crítica, pero sin duda es la película que pedíamos los fans de Queen. Si alguna vez cantaste o bailaste una canción de la banda, te lo pasarás genial viendo la película en pantalla grande. Te la recomiendo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Crítica de “Ha nacido una estrella”, de Bradley Cooper

La nueva versión de “Ha nacido una estrella” ha sido dirigida por Bradley Cooper, contando con Lady Gaga para ofrecer un buen drama con unos números musicales increíbles. Sin embargo, aunque me ha parecido una buena película no he llegado a conectar del todo con ella.

PUNTUACIÓN: 7/10

Jackson Maine (Bradley Cooper) es una estrella consagrada de la música que una noche conoce y se enamora de Ally (Lady Gaga), una joven artista que lucha por salir adelante en el mundo del espectáculo. Justo cuando Ally está a punto de abandonar su sueño de convertirse en cantante, Jack decide ayudarla en su carrera hacia la fama. Pero el camino será más duro de lo que imagina.

El debut en la dirección de Bradley Cooper (Resacón en Las Vegas, El francotirador) se salda con muy buena nota, demostrando un gran oficio a la hora de contar esta historia y de trasmitir todo el sentimiento de las canciones, todas sobresalientes.
Los números musicales son profundos y sentidos, con una Lady Gaga luciéndose en cada canción, transmitiendo una buena química con Cooper. Canciones que han sido todas escritas por Lady Gaga, en colaboración con Bradley Cooper, Luke Nelson y Mark Ronson. Creo que esta película muestra que Lady Gaga puede tener un gran futuro como actriz, aún reconociendo que este es un papel perfecto para una cantante y estrella profesional como ella.

Luego volveré con Lady Gaga, pero tengo que comentar que aunque Lady Gaga está enorme como cantante y correcta como actriz, el verdadero protagonista y centro narrativo de “Ha nacido una estrella” es el personaje de Bradley Cooper. Su personaje Jackson Maine es el único que cuenta con una historia y un drama personal, y su espiral de autodestrucción es el hilo conductor de la película sobre el que gravitan los demás personajes.

En lo relativo al resto del reparto, solo Sam Elliott como el hermano de Jackson me ha gustado. El resto de personajes son sombras que acompañan pero que no tienen demasiado interés para la historia, y quizá la historia hubiera mejorado con unos secundarios con algo más de empaque.

Quizá el elemento más flojo de la historia es el guión, obra de Will Fetters, Eric Roth y el propio Cooper, actualizando a los nuevos tiempos las clásicas películas de 1937, 1954 (con Judy Garland) y 1976 (con Barbra Streisand). El principal problema, que hizo que no encajara con la historia, es que no hay una estructura clásica de inicio-nudo-desenlace, sino un “slice-of-life” en la vida de estos dos artistas, construida con numerosas elipsis temporales. La primera mitad de la historia si me gustó mucho, que es la parte en que Cooper y Lady Gaga se conocen y empiezan a cantar juntos. Pero a partir de la primera hora comenzaron los saltos y ya no conecté con la historia.

Entiendo que a la hora de valorar una película como esta que intenta apelar a los sentimientos de la audiencia, o conectas con ella y todo encaja, o como en mi caso, si no consigues hacerlo, no flipé con ella, aunque reconozco que es un buen drama.

Esto hizo que la película se me hiciera un pelín larga. Las canciones molan todas, pero la relación fuera de los escenarios no es tan profunda o interesante como debería. Como comentaba antes, Lady Gaga tiene un buen debut cinematográfico y apunta maneras, pero lo cierto es que el guión no la da elementos interesantes sobre los que trabajar aparte de cantar muy bien y acompañar el camino de Cooper. Esto hizo que cuando terminé de verla, algo no me cuadrara con su personaje. Pensando en ello, creo que no es culpa de su interpretación, sino del guión.

Bradley Cooper es el único con un verdadero arco, y además de evolucionar, es el que aprende la lección de la historia. Sin embargo, el personaje de Lady Gaga parece que no hace nada por ella misma, sino que vive a partir de las decisiones y oportunidades que le dan otras personas, ya sea Jackson o más adelante, el agente que lanza su carrera artística. No decide, sino que reacciona a lo que hacen los demás a su alrededor.

La película deja un mensaje final muy acorde con el mundo moderno actual que me pareció muy triste. Los artistas veteranos, y quien sabe si en general no están hablando de la gente mayor, deben saber cuando echarse a un lado para permitir que los jóvenes puedan disfrutar de su éxito y seguir su propio camino. Buff, que triste, pero que real.

Comparto el trailer de la película:

Ha nacido una estrella es un buen drama con unas extraordinarias canciones que sirve de gran tarjeta de presentación de Lady Gaga como actriz y Bradley Cooper como director. Aunque no llegué a conectar con ella, creo que sí merece un visionado.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Reseñas Express: We stand on guard, Involucion y Descender vol. 6

En este post voy a reseñar tres comics de series de ciencia ficción, el tomo completo We stand on guard de Brian K. Vaughan y Steve Skroce, Involución de Rick Remender y Jonathan Wayshak, y el último tomo de Descender de Jeff Lemire y Dustin Nguyen.

WE STAND ON GUARD de Brian K. Vaughan y Steve Skroce

¿De que va? Ambientada 100 años en el futuro, We stand on guard sigue a un heroico grupo de civiles canadienses convertidos en luchadores por la libertad que deben defender su tierra de la invasión de un oponente tecnológicamente avanzado… los Estados Unidos de América.

Tomo único publicado en España por Planeta.

Valoración: We stand on guard es la obra de Brian K. Vaughan con la que mejor ha conectado, dentro de su simplicidad. La historia de invasores y resistentes me ha parecido muy interesante, sobre todo con la decisión de no crear héroes puros en el bando canadiense, sino que la protagonista realice actos moralmente cuestionables y no intente que nos caiga simpática. Porque la guerra está poblada de gente endurecida que sólo piensa en sobrevivir, a costa de los que sea y por encima de quien sea. Esto no significa que los americanos sean “buenos”, ni mucho menos, ya que son representados desde el comienzo como unos prepotentes.

Por otro lado, la obra de Vaughan siempre se ha caracterizado por estar más interesado en contar como la gente reacciona ante hechos extraordinarios más que los motivos que provocan esos sucesos. We stand on guard no busca dar todas las respuestas, sino mostrar como actuarían sus protagonistas, que lo hacen con una dureza e amoralidad que resultan en cierta forma aterradora, por lo real que resulta, hasta el punto que probablemente nosotros actuáramos igual.

Y si encima el dibujante es Steve Skroce, entonces ya tenemos la guinda del pastel. Skroce, dibujante de Spiderman o X-Men para Marvel y artista de los storyboards de Matrix, entre otras películas, es una artistazo brutal. Su estilo es limpio y claro, estando más interesado en narrar la historia que en lucirse. Pero ¡anda que no se luce en cada página!! Y encima, Vaughan le da la oportunidad de dibujar “mechas” gigantes, una de sus pasiones, que cuentan con un nivel de detalle y verosimilitud asombroso.

En resumen, We stand on guard es un notable comic de ciencia-ficción que busca mostrar algunas oscuras verdades de la sociedad americana actual, mediante un blockbuster palomitero que no nos da un segundo de respiro.

PUNTUACIÓN 7/10

INVOLUCION, de Rick Remender y Jonathan Wayshak

¿De que va? Un virus creado por el hombre ha provocado la involución de hombres, flora y fauna en toda la Tierra, convirtiéndola en un páramo salvaje donde el instinto de supervivencia es rey. Raja, una joven inmunizada, es de las pocas personas que conservan su condición de sapiens y tiene información sobre el paradero de una posible cura. En su camino hacia la salvación de la civilización aparecerá un pequeño grupo de otros sapiens inmunizados, pero que no hayan involucionado no quiere decir que no hayan perdico su humanidad.

Rick Remender (Ciencia Oscura, Tokyo Ghost), acompañado de Jonathan Wayshak, sube el nivel de violencia en su historia más gamberra hasta la fecha, pero sin dejar de lado su estilo característico y sus dilemas morales.

Tomo único publicado en España por Norma Editorial.

Valoración: Involución es una obra “menor” de Rick Remender, un guión escrito muchos años antes de ser famoso, cuando estaba enfadado y deprimido con el mundo, y que pudo vender a la editorial Dynamite ahora que es más famoso dentro del mundo del comic. A pesar de ello, tiene varias buenas ideas, mucha mala baba y unos puntazos chungos que convierten este comic en una entretenida lectura.

Me ha sorprendido el dibujo de Jonathan Wayshak con color de Jordan Boyd (colaborador habitual de la obra de Remender, al que actualmente podemos disfrutar en Deadly Class). Su estilo sucio encaja bien con el tono de Remender, y me ha parecido que es un correcto narrador. Globalmente, el apartado artístico es mucho mejor del esperado en una serie editada por Dynamite.

Un hecho destacable del guión de Remender es que la humanidad nos merecemos ser exterminados de la faz de la tierra, porque estamos matando el planeta y no nos importa saberlo. En este sentido, vemos como ninguno de los personajes principales humanos se comporta con la más mínima decencia. Incluso Raja sufrirá una importante evolución durante este comic a partir de su plan inicial de salvar a la humanidad, un plan bastante utópico, como se comprobará más adelante.

En resumen, un comic correcto que gustará a los fans de las historias de apocalypsis y de punkarradas en general.

PUNTUACIÓN: 6/10

DESCENDER de Jeff Lemire y Dustin Nguyen.

¿De que va? Todas las diversas facciones que han estado cazando a Tim-21 finalmente convergen alrededor del planeta oceánico, justo cuando los robots lanzan su revolución en toda la galaxia. Pero nada puede preparar al joven androide Tim, o a nosotros los lectores, para lo que suceda a continuación.

La saga de Descender publicada por Image Comics en los Estados Unidos llega a un clímax sorprendente y prepara el escenario para la próxima aventura alucinante.

Valoración: Jeff Lemire y Dustin Nguyen cierran el primer volumen de su epopeya de ciencia-ficción con este volumen, centrado en el comienzo de una guerra entre humanos y robots que parecía inevitable desde la primera página del primer volumen.

No quiero destripar nada de lo que pasa, por supuesto, pero diré que aunque todo se mueve en el terreno de lo lógico, no deja de tener mérito que Lemire se haya atrevido a llevar la historia por este camino. Debo reconocer que la primera lectura de este tomo me dejó algo frío por su resolución,  pero tras procesarlo todo un poco más creo que ha sido una decisión valiente y sorprendente, dentro de ser lógica.

Por otro lado, el enorme cambio de status-quo que veremos en el segundo volumen, “Ascender”, que se publicará en 2019, me hizo pensar sobre la relación entre escritor y artista, y como mantener la chispa creativa de ambos. Se me hace muy raro pensar que cuando Lemire planteó esta serie pensara en este cambio tan bestia, aunque la historia es lógica en todo momento. Sin embargo, sí me cuadra más que Nguyen tras varios años trabajando en lo mismo le pidiera desafíos nuevos para mantener su chispa creativa y no “aburrirse”, y Lemire preparó este cambio para tenerle contento. Lo cual, si fuera así, tampoco tiene nada de malo, por supuesto. De hecho, yo como lector también agradezco que Lemire ofrezca nuevos desafíos para que Nguyen se luzca con su bello y carismático estilo pintado.

Descender es una buena ciencia-ficción que no tiene miedo de llevarnos por nuevos caminos, y que recomiendo a todos los que busquen historias diferentes.

PUNTUACIÓN 7.5/10

 

Nos vemos en el próximo artículo.

Crítica de Daredevil Temporada 3 de Marvel – Netflix

La tercera temporada de Daredevil de Marvel Televisión, recién estrenada por Netflix, es la confirmación de que esta serie marca el standard de calidad al que el resto de contenidos basados en personajes de comic debe aspirar. Una serie excelente a todos los niveles, pero especialmente en lo referido al casting y la evolución de los personajes.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Tras los sucesos ocurridos en la decepcionante miniserie Defenders, Matt Murdock / Daredevil (Charlie Cox) sigue desaparecido y es dado por muerto. Aunque está protegido en la iglesia de Hell´s Kitchen por el Padre Langton (Peter McRobbie ) y la monja Maggie Grace (Joanne Whalley) encargada del orfanato, está roto física y psicológicamente, creyendo que no es digno de su vida anterior o de sus amigos. La vuelta de Wilson Fisk (Vincent D´Onofrio) a Nueva York lo cambiará todo. Tras un periodo en la cárcel, ha cerrado un trato con el FBI para colaborar con la justicia y ayudarles a encerrar a los criminales de la ciudad, a cambio de contar con beneficios como salir de la prisión.

Esta tercera temporada ha contado con Erik Oleson como Showrunner y escritor de varios episodios. Oleson ha significado una verdadera sorpresa positiva, ya que hasta la fecha sólo le conocía por series como “Arrow” y “The man in the high castle”, que son solo correctas sin más.

En Daredevil, Oleson ha pegado un enorme salto de calidad al centrar su historia en el drama de todos los personajes, de forma que consigue que todos sean importantes, y que el espectador les conozca, comprenda y empatice con ellos. Con todos, incluidos los villanos.

Un hecho que considero muy positivo es que Oleson cuenta su propia historia, tomando elementos de numerosos comics, pero sin ser una copia literal de ellos. Viendo Daredevil, se nota la influencia de los comics de Frank Miller, Ann Nocenti, Kevin Smith y tantos otros, pero es un espíritu que sobrevuela sin marcar la historia, y de hecho, esta temporada no es “Born again”, como se decía antes su estreno. Igual que ya vimos en Capitán América: Civil War, Oleson y el resto de productores con Jeph Loeb a la cabeza, toman elementos icónicos de los comics para añadirlos orgánicamente a su propia historia.

Una de las críticas más extendidas de las series Marvel de Netflix es relativa a su duración de 13 episodios, pudiéndose contar lo mismo mejor utilizando los 10 episodios habituales en series de la HBO. Y realmente es cierto que el visionado de series como Jessica Jones, Luke Cage o Iron Fist quedaba emborronado por numerosos minutos de la basura, por usar un símil de basket, con escenas de personajes secundarios sin interés o con el héroe repitiendo situaciones expositivas que no hacían avanzar la narración.

Me alegra poder decir que esto no pasa en Daredevil, y que no quitaría ni un minuto de esta tercera temporada, cuya duración, giros y cliffhangers me parecen perfectos. Esto demuestra que el problema no son los 13 episodios, sino que la historia no sea todo lo buena que debería.

La clave del éxito de Daredevil son sin duda sus protagonistas y el drama que se construye a su alrededor. Todos personajes son importantes y no parecen “secundarios”, no al menos desde un punto de vista narrativo. Matt Murdock (Charlie Cox) y Wilson Fisk (Vincent D´Onofrio) están de nuevo excelentes, pero sorprende la importancia real que la serie da a personajes como Karen Page (Deborah Ann Woll), Foggy Nelson (Elden Henson), los agentes del FBI Ray Nadeem, (Jay Ali) y Dex Poindexter (Wilson Bethel), o el Padre Langton (Peter McRobbie ) y la monja Maggie Grace (Joanne Whalley).

Si una ventaja tiene la televisión en relación al cine, es que puede construir mejor a los personajes al no estar limitado por la duración de las películas, que tienen sobre todo que hacer que la trama avance. En Daredevil me ha parecido brutal que se hayan “atrevido” a parar la acción principal para mostrarnos el pasado de varios personajes, como son el agente Poindexter en el episodio 5 o de Karen Page en el 10. Y si para ello tienen que invertir 10 o 15 minutos de episodio porque eso es lo que el personaje necesita, Oleson lo hace, consiguiendo crear personas con aciertos y errores que les convierten en totalmente creíbles y reales.

Lo mismo diría para Matt, que es una persona rota emocionalmente y que comete error tras error en la primera parte de la temporada, alejando y tratando mal a todo aquel que intenta ayudarle. El camino de Matt hacia la luz será complejo, y antes de nada deberá reconciliarse consigo mismo si quiere poder servir de ayuda a los demás. Fruto de este proceso de sanación, me ha parecido muy interesante que Matt no lleve su traje en ningún momento esta temporada, inicialmente porque no se cree digno de llevarlo. Además, dado que está herido y no llega a estar nunca al 100% físicamente, sus peleas son mucho más brutales y es herido y vencido repetidamente durante la temporada. Narrativamente, es más interesante ver como el héroe se enfrenta a su mayor amenaza en su momento de mayor debilidad, y esto es algo que vemos explotado durante estos episodios.

Vincent D´Onofrio fue la gran sorpresa de la primera temporada de Daredevil, y en esta temporada vuelve a regalarnos una enorme actuación. Con una presencia imponente que transmite amenaza y peligro, consigue también ofrecer un  ámplio abanico de sentimientos, al intentar proteger y recuperar a su amada Vanessa. Con permiso de Thanos, Kingpin es el mejor villano del Universo Marvel cinematográfico y televisivo.

Me gustaron mucho también los arcos de los demás personajes. Lo primero que hay que decir es que Marvel realizó un enorme casting con unos grandísimos actores que clavan sus papeles. Karen Page lo borda en cada escena, y su drama adquiere más intensidad cuando por fin conozcamos su origen. Me ha gustado mucho que Foggy sea el referente moral de la serie, en un momento en que Matt está dispuesto a lo que sea con tal de para a Fisk, Foggy es la voz que sigue teniendo fe en la lez y en la justicia, incluso cuando todo a su alrededor se desmorone. Muy interesantes también son los agentes del FBI Nadeem y Poindexter, sobre los que no diré nada para no spoilear la trama.

Como véis por mi artículo, Daredevil triunfa porque nos creemos a sus complejos personajes y consiguen tenernos en vilo. Pero es que además, la serie técnicamente es muy, muy buena. Respecto a las superdecepcionantes Iron Fist o Defenders, Daredevil cuenta con una excelentes escenas de acción, cuyo máximo exponente es el increíble largo plano secuencia del episodio 4. Hay además muchas escenas muy bien ejecutadas, como la emboscada del episodio 2, cuyo punto de vista es original y funciona para amplificar la tensión del momento. Y aunque globalmente  hay menos escenas de acción durante esta temporada, cuando aparecen nos golpean con dureza.

Además de la acción propiamente dicha, los episodios consiguen aumentar la tensión ante la amenaza de Fisk y sus secuaces, de forma que cuando llegamos al episodio 12, no tenemos ni idea como van a poder salir nuestros héroes del pozo. Si es que lo consiguen. Esto se consigue gracias a una acertada narración que consigue amplificar la amenaza hasta niveles casi insoportables, creando cliffhangers brutales al final de varios episodios y giros narrativos super buenos.

Si tengo que decir algo menos bueno, quizá sería el climax final. Aunque globalmente el final me parece un gran broche de oro no solo a esta tercera temporada sino a la trilogía televisiva del personaje, para llegar a él los guionistas se ven obligados a caer en un par de convencionalismos comiqueros en el último episodio. Unos convencionalismos que no estando mal del todo, si están un peldaño por debajo de la narración hasta ese momento. Algo que en todo caso se perdona sin duda por el gran nivel de lo narrado en esta temporada.

Me ha gustado tanto esta temporada que creo que lo ideal es que Marvel y Netflix deberían dejar descansar al personaje una temporada. Creo que lo que han conseguido es difícilmente superable, y es mejor dejarlo ahora cuando están en lo más alto. Dicho esto, entendería que igual que el mundo del comic se caracteriza porque cada mes debe salir un nuevo tebeo, en la televisión no cierras una serie porque tiene éxito, sino que eso confirma que debe continuarse.

Comparto el trailer de esta temporada:

Daredevil marca el nivel de calidad al que toda producción televisiva debería aspirar. Una serie que va a entrar seguro en mi top de series de este año.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Critica de The Night Comes For Us, de Netflix

The Night Comes For Us es la película de artes marciales más bestia desde The Raid 1 y 2, y se ha estrenado en todo el mundo gracias a Netflix. Si eso no hace que la veas corriendo, no se qué más decir.

PUNTUACIÓN 7/10

Ito, un hombre que trabajaba para la mafia, tendrá que proteger a una joven y escapar de su anterior banda criminal en una violenta batalla en las calles de Jakarta.

La película es una producción Indonesia dirigida por Timo Tjahjanto, y cuenta con el equipo de coreografías de escenas de acción de The Raid. Está interpretada por Joe Taslim y Iko Uwais, que ya aparecían en la primera The Raid, aunque aqui Taslim tiene el papel principal y Uwais hace de antagonista.

La verdad es que el guión es una locura, como suele pasar en muchas películas asiáticas. Las motivaciones de los personajes son algo cuestionables y aparecen algunos personajes por que si, sin más motivo que porque quedan guay.
Hay también que reconocer que Gareth Evans es mejor director que Timo Tjahjanto, siendo The Raid 1 y 2 mejores películas tanto por la simplicidad de la primera como por el despliegue técnico de la segunda, ambas con unas coreografías brutales que han influido de forma clara en el cine de acción de los últimos años.
He preferido decir esto lo primero para no dar lugar a engaños. En todo caso, cuando vemos este tipo de cine, no buscamos una profundidad de personajes, sino os€”@s como panes. Y las que vemos en The Night Comes For Us son antológicas, con una pelea final entre Iko Uwais y Joe Taslim brutal y salvaje hasta decir basta.
Pero además hay varias melés sangrientas e incluso una pelea entre tres luchadoras que resultó novedosa y muy chula.
Dado además que hace años de The Raid 1 y 2, la segunda parte se estrenó en 2014, ver esta película me ha parecido una pasada. Y más teniendo en cuenta que gracias a Netflix la podemos ver al mismo tiempo en todo el mundo. Por que no nos engañemos, esta película no se hubiera estrenado en cines, igual que The Raid no se estrenó y solo unos pocos privilegiados pudieron verla en festivales tipo Sitges. Igual que hace unos días con Apostle, de Gareth Evans, tengo que agradecer que Netflix esté ofreciendo un catálogo tan variado y alejado en muchas ocasiones del mainstream.
Comparto el brutal trailer de la película:
The Night Comes For Us es la película de acción más bestia del año. Para los fans del cine asiático es como si fuera nuestro cumpleaños, Navidad y nos hubiera tocado la lotería todo el mismo día. Imprescindible su visionado lo antes posible.
PUNTUACIÓN 7/10