Archivo de la etiqueta: H.P. Lovecraft

Providence, de Alan Moore y Jacen Burrows

Providence es la nueva serie de Alan Moore editada por el sello Avatar, que supone un interesante y complejo acercamiento a la vida y obra de H.P. Lovecraft, y al verdadero significado de las historias imaginarias y como éstas definen nuestra realidad.

PUNTUACIÓN: 8/10

Providence es una serie de 12 números ambientada en 1919 en la que seguiremos los pasos de Robert Black, un joven periodista gay de Nueva York que trabaja en el N.Y. Herald (periódico que realmente existió), y que abandonará su trabajo para escribir la Gran Novela Americana. Para ello, emprenderá un viaje por Nueva Inglaterra para conocer más detalles de la América sobrenatural oculta de la sociedad tradicional. Este viaje le llevará por una senda entre la realidad y la ficción, el mundo físico y el de los sueños, que significan un completo recorrido por la obra del escritor H.P. Lovecraft.

Providence es una obra de ficción, un recorrido por la vida y obra de H.P. Lovecraft, y a la vez es un detallado estudio de la sociedad americana de la época. Y es que 1919 es un momento convulso en la sociedad americana, justo antes de que la Prohibición entrara en vigor, con la primera huelga policial o el gran desasosiego que provocó el Tratado de Versalles que dió fin a la 1ª Guerra Mundial y que ya presagiaba un futuro conflicto.

Este contexto histórico convulso de 1919 en el que parecía que el viejo mundo se derrumbaba ante la llegada de un nuevo mundo más moderno es el que vivió realmente el propio H.P. Lovecraft, que por cierto, aprovecho para comentar aparece en el comic. ¿A que no os imaginabais? De este modo, parece que las barreras que separan la realidad y la ficción ficción eran más frágiles y podrían ser atravesadas.

La serie está dibujada por Jacen Burrows, con un estilo limpio, que contrasta con los horrores que nos van a mostrar y que la mente humana no está preparada para entender o procesar. Burrows siempre ha sido un dibujante correcto con un estilo que invita a leer un comic. En Providence, su atención al detalle y a la realidad histórica convierten esta obra probablemente en uno de sus trabajos más destacados de toda su carrera.

Como no podía ser de otra manera, Alan Moore no se conforma con escribir una historia y ya. Su estudio de la Nueva Inglaterra de la época y de la obra de Lovecraft es asombroso, al nivel de From Hell. Cada nombre de calle o suceso que va a vivir Robert Black sucedió realmente en 1919, o forma parte de la obra de Lovecraft. Esto es bueno y malo. Bueno porque sientes cómo te sumerge en su mundo Lovecraftiano desde la primera página, malo porque aunque la lectura se puede disfrutar pese a no saber casi nada del mundo en cuestión, como es mi caso, lo cierto es que a lo largo de toda la lectura sientes que te estas perdiendo algo, ya que tal o cual personaje aparece en un relato de Lovecraft y si lo conocieras o hubieras leído, la lectura te aportaría una mayor profundidad. Aunque tengo que reconocer que esta misma sensación la tengo con los últimos tomos de La Liga de los Caballeros Extraordinarios, o su continuación Nemo.

Además, cada número de 32 páginas cuenta con diez o doce páginas del diario de Robert Black. Un diario que supone una autentica pesadilla de leer. El diario sirve para que sepamos lo que siente Robert a lo largo de la historia, y en algunos casos amplía las escenas vistas en el comic previo. Pero está impreso como si fuera un diario manuscrito escrito a mano y supuso una pequeña tortura. Al menos, aunque los primeros números son más “chorras”, en los últimos números su lectura sí resulta imprescindible y clarificadora.

Providence significa además una metáfora de como por mucho que intentes vivir tu vida a tu manera, en muchas ocasiones la sociedad o la familia pueden llegar a imponer su idea del mundo sobre la tuya, transformando tu existencia. Y más si eres un gay en una época super conservadora, parecida en muchos elementos a nuestra propia sociedad, que es la época que vivió Robert Black y H.P. Lovecraft. Por cierto, me sorprendió conocer que Lovecraft era una persona que odiaba a los gays y en general a todo aquel que era diferente. No se qué esperaba, pero es curioso que un autor que ha llegado a ser leyenda por sus historias de mundos alternativos superiores al nuestro podía ser en su día a día cotidiano un conservador nacionalista.

El poder de la sociedad y en general de las historias como concepto superior para crear realidades alternativas a la nuestra, y cómo pueden llegar a imponerse sobre nosotros, está muy presente a lo largo de esta obra de Moore. Providence nos muestra a personas que tienen un papel que jugar, pero que son solo peones sin poder de decisión real sobre sus acciones. Una idea que también estaba muy presente en la obra de Lovecraft.

Providence es una lectura muy compleja y árida, que sin embargo acaba de forma satisfactoria, demostrando que Alan Moore sigue estando en plena lucidez creativa. Sin embargo, la complejidad del texto de Moore en el que reflexiona sobre el universo creado por H.P. Lovecraft,  sobre el que he leído pero que no conozco demasiado, hace que esta historia no sea para todos los públicos.

PUNTUACIÓN: 8/10