Archivo de la etiqueta: EEC Ediciones

Scalped de Jason Aaron y R.M. Guéra, el último gran comic de Vertigo

Es un buen momento para hablar de la última obra maestra que nos ofreció el mítico sello Vertigo de DC Comics: Scalped de Jason Aaron y R.M. Guéra, para mí el mejor cómic del siglo XXI.

PUNTUACIÓN: OBRA MAESTRA, NO TE LA PUEDES PERDER

Scalped es una nueva historia policíaca creada por Jason Aaron y dibujada por R. M. Guéra, que mezcla el crimen organizado con la cultura de los americanos nativos. Hace quince años, Dashiell “Dash” Caballo Terco huyó de una vida de pobreza y desesperación en la reserva india que le vio nacer. Ahora ha vuelto a casa con un secreto oscuro, solo para descubrir que nada ha cambiado… si no fuese porque la reserva se ha convertido ahora en un casino, y el orgulloso pueblo de los indios ha caído en manos de las drogas y el crimen organizado.

Scalped combina magistralmente el drama  y la denuncia social en una historia de género negro que fue publicada en Estados Unidos en 60 números entre 2007 y 2012. En España la serie se publicó originalmente en 10 volúmenes de tapa blanda, los 8 primeros publicados por Planeta y los 2 últimos por ECC ediciones. Más recientemente, ECC ha publicado la serie completa en una edición Deluxe Hardcover de 5 tomos.

(Este análisis  está libre de spoilers)

Jason Aaron es ahora uno de los grandes nombres del comic mainstream americano, habiendo escrito etapas super ventas en Thor o Star Wars, por citar tan solo a un par de trabajos suyos. Pero este “Arquitecto” de Marvel Comics era un recién llegado al mundo del comic en 2007 cuando empezó a publicarse Scalped. Tras ganar un concurso de talentos de Marvel en 2001, publicó una historia corta de Wolverine en 2002, no volviendo a publicar nada hasta 2006, año en el que DC / Vértigo le publicó “The Other Side” miniserie de 5 números ambientada en la guerra de Vietnam realizada junto a Cameron Stewart y con colores de Dave McCaig, que contaba la contienda desde el punto de vista de dos soldados, uno americano y otro del Vietcong. The Other Side significó un éxito de crítica y fue nominada al Premio Eisner a mejor miniserie, lo que le hizo que los editores de pidieran que desarrollara nuevos conceptos, a partir de lo cual nació Scalped.

Es interesante comprobar que al igual que Watchmen de Alan Moore y Dave Gibbons y su inspiración en los personajes de la Charlton, Scalped nació originalmente como un intento de revitalizar a un personaje clásico de la editorial, Scalphunter, un blanco criado entre indios creado en el cómic Weird Western Tales en los años 70. Vértigo se había especializado en dar una nueva vida a personajes clásicos dándoles un tono adulto acorde con los tiempos actuales, como Soldado Desconocido, con una estupenda miniserie de Garth  Ennis y Killian Plunkett, o Blanco Humano, gracias a Peter Milligan, Edvin Biukovic y Javier Pulido entre otros artistas.

Sin embargo, Aaron pronto se dió cuenta que está historia debía ser un drama protagonizado por indios que sirviera para poner de relevancia el drama y el olvido que viven estas comunidades viven actualmente en los Estados Unidos, y decidió abandonar la idea inicial de Scalphunter y ambientarla en el presente en la ficticia reserva india de Praerie Rose en Dakota del Sur, un lugar donde la anteriormente orgullosa nación india se enfrenta a la extinción acosada por el analfabetismo, la pobreza, el alcoholismo y el consumo de drogas.

Will Dennis, el editor de la serie en Vértigo, contrató para esta serie al artista serbio afincado en Barcelona R.M. Guéra, cuyos lápices sucios eran perfectos para trasladar el drama y la crudeza del guión de Aaron a la página impresa. Guéra quizá no tenga un estilo fácil para un lector no acostumbrado, pero realiza un extraordinario estudio de cada personaje y traslada el feeling del western y del mejor noir a esta serie, en colaboración con los coloristas Lee Loughridge, que tan solo trabajó en el primer arco, y Giulia Brusco, que coloreó el resto del cómic.

El marcado tono realista y la descarnada crítica social que Aaron realiza en Scalped bajo el paraguas del género negro no tiene un referente claro dentro del mundo del comic. El sello Vértigo para adultos de DC Comics tiene en su catálogo éxitos principalmente adscritos al género fantástico (Sandman o Fábulas), sobrenatural (Preacher), el terror (Swamp Thing) o la ciencia ficción (Transmetropolitan, Y The last Man). Cierto es que el éxito de 100 Balas de Brian Azzarello y Eduardo Risso años antes pudo abrir la puerta a otros comics de género negro, pero Aaron y Guéra sobrepasaron en todos los aspectos a las andanzas del agente Graves con su maletín de balas irrastreables, que se limitaba a ser un noir más tradicional.

En palabras del propio Aaron, su influencia vino más de los clásicos del género negro en novela y cine, además de westerns crepusculares despojados de todo elemento blanqueador. En mi opinión, Scalped tiene más en común con The Wire que con cualquier otro cómic publicado por DC en los últimos años.

Entrando en materia, el primer giro importante llega en el primer número cuando conocemos que Dash Caballo Terco es realmente un agente encubierto del FBI con la misión de infiltrarse en la reserva para detener a Lincoln Cuervo Rojo, líder de la comunidad que controla el crimen local y que va a abrir un casino en la reserva. En este primer arco, Nación India, conoceremos  a los principales personajes de esta serie: El agente del FBI Baylis Earl Nitz, que persigue a Cuervo Rojo desde hace décadas acusándole del asesinato de dos agentes del FBI en la reserva. También conoceremos a Gina Caballo Terco, madre de Dash, que formó parte en los 70 de un grupo radical indio del que también formaba parte Cuervo Rojo junto a  Lawrence Belcourt, activista que lleva años en la cárcel pagando por el asesinato de los agentes del FBI (que no cometió), y Arthur J. Pendergrass “Catcher”, estudiante modelo que vive en la actualidad aislado y alcoholizado creyendo que escucha las voces de los antiguos dioses. En la actualidad, Gina se opone a Cuervo Rojo y sigue aferrada a sus raíces indias.

El otro gran personaje de Scalped junto a Dash y Cuervo Rojo es Carol Cuervo Rojo Ellroy, hija del señor del crimen y amiga de la infancia de Dash que vive en un camino de autodestrucción al que se unirá Dash cuando comiencen una relación. Otros personajes importantes son Shunka, la mano derecha de Cuervo Rojo que es un brutal asesino y no confía en Dash, el agente Franklin Caído, el único policía honesto de la Reserva, Dino Oso Pobre, un chaval que intenta salir adelante en la reserva en medio de la pobreza y el crimen, Diesel un aspirante blanco a guerrero indio que amenaza el liderazgo de Cuervo Rojo sobre el crimen local,  o el Sheriff Wooster Karnow de la vecina localidad de White Haven (Nebraska), que lleva años acomodado con la delincuencia que crece a su alrededor.

Comenta Ed Brubaker en su introducción del cuarto volumen “la grava en tus tripas” que el buen género negro se caracteriza por ser inevitable, “aunque desearías que el protagonista no durmiera con esa mujer o vendiera droga a esos polis, sabes que lo harán y lo sorprendente es que te preocupes por alguien que se acaba de meter de cabeza en el infierno. Las mejores historias negras hacen que te olvides del argumento al ofrecerte personajes tan bien construidos que no puedes dejar de mirarles mientras caen…” Esta es una gran descripción de lo que veremos en Scalped, unos personajes rotos que deberán decidir si quieren salir del infierno en el que ellos mismos se metieron, incluso aunque parezca que el mundo no deja de golpearles y no les da un segundo de respiro.

Scalped además es una historia de huérfanos, de personas que crecieron sin padres reales y que en muchos casos han visto pisoteada su lengua, cultura, su orientación sexual e incluso su propia nación. Y que sufren y tienen que enfrentarse a los traumas que esta orfandad les ha producido, luchando para evitar que este círculo vicioso se repita. Y ya veremos que no necesariamente esta lucha  acabará con éxito.

Además de ser una gran historia de género negro, Scalped tiene una elevada carga de crítica social al destacar el sufrimiento de los nativos americanos a los largo de la historia, siendo masacrados, despojados de sus tierras y enviados a unas tierras baldías para que murieran olvidados. En este terreno hostil, siguen subsistiendo e intentan mantener vivas su cultura y sus tradiciones. Jason Aaron realiza una dura radiografía de la terrible situación que se vive en las reservas en la actualidad, consiguiendo un retrato crudo que transmite verdad y realismo por los cuatro costados.

Para crear este tapiz, narra numerosos números desde el punto de vista de varios personajes, de forma que consigue construir personajes maravillosos llenos de defectos que luchan por salir adelante y que, si bien no aportan nada a la trama principal policiaca, si ayudan a crear la sensación de que Praerie Rose es un universo vivo en el que vive gente a la que afectan las acciones de los protagonistas.

En este sentido, merece la pena comentar que para vender la serie al editor Will Dennis, Aaron escribió una “biblia” que definía a los personajes y abarcaba más o menos 30 episodios, la mitad de la serie. Y que aunque sabía desde casi el principio como iba a terminar la historia para cada personaje y tenía muy clara cual sería la última página, fue añadiendo elementos y ampliando líneas argumentales sobre la marcha, en función de lo que sentía que le demandaba la historia, hasta el punto de que “No deseados” para mí uno de los puntos álgidos de este cómic, no estaba incluido en el esquema inicial de la serie. Esto es algo que creo que solo se da (o al menos principalmente) en el mundo del comic, fruto de la narración periódica de las historias durante meses, que provoca una evolución y aprendizaje por parte de los autores para llevar la historia por caminos que nunca hubieran imaginado en un principio.

Aaron realiza un tour-de-force narrativo en estos 60 números. No sólo juega con el narrador de muchos de sus cómics, sino que en numerosos arcos juega con la línea temporal, creando saltos atrás y adelante que aumentan la tensión mientras conocemos lo que va pasando y dejándonos super enganchados con la lectura y consiguiendo un mayor impacto emocional ante los giros que se suceden.

Y vaya si hay impacto emocional. Algunas de las páginas más duras que he leído en un comic se encuentran en “No deseados”, historia recogida en el séptimo volumen que trata el drama del aborto, algo totalmente inesperado en una serie a priori de corte criminal. Al igual que el dolor ante la incomunicación de personas que deberían estar juntas si hubiera justicia en el mundo, pero a los que la vida ha golpeado tanto y tan fuerte que no saben cómo arriesgarse para pedir ayuda, algo que vemos en “La grava en tus tripas”, el cuarto volumen.

Dash Caballo Terco me parece un personaje maravilloso que luchará durante toda la serie contra sus demonios internos para intentar estar en paz consigo mismo. Pero incluso mejor es Lincoln Cuervo Rojo, el “villano” de la función que es una persona compleja que aunque sabe que no es bueno, no tiene miedo de tomar las decisiones difíciles y matar a quien sea necesario con tal de salvar a su pueblo frente a las agresiones constantes del hombre blanco. Un buen personaje es aquel con el que empatizas y entiendes sus acciones, y en este sentido Cuervo Rojo es un triunfo total que cree en todo momento que hace lo que hay que hacer. Pero esta complejidad la vemos en todos, incluso en secundarios como Dino Oso Pobre o el Sheriff Karnow, consiguiendo Aaron que todo transmita humanidad y verosimilitud.

Artísticamente, R.M. Guéra con colores de Giulia Brusco es una maravilla. No se concibe que nadie hubiera podido transmitir la crudeza de este mundo mejor que él. Sus lápices son oscuros y consiguen transmitir perfectamente el dolor con el que viven los personajes, además de contar de manera seca y cortante las escenas de acción, sin esconderse a la hora de mostrar escenas de gran violencia. Gracias a él, las páginas transmiten que estamos ante una historia oscura pero honesta que nos pone delante de los defectos de la sociedad americana.

Debido al ritmo de publicación mensual del cómic americano, Guéra no pudo dibujar el total de páginas, pero Aaron planteó la historia de forma muy hábil, empleando a dibujantes de apoyo para narrar números sueltos centrados en diferentes personajes de la reserva, de forma que tuvo siempre el descanso que necesitaba. De estos dibujantes de apoyo destaca Davide Furnò, que dibujó 7 números,  y además encontramos a John Paul Leon, Francesco Francavilla, Daniel Zezelj y Jason Latour.

Gracias a estos descansos, Guéra SI dibujó todos los números de los arcos con la trama principal, además de los 11 primeros números y los 10 últimos de forma ininterrumpida, ya que el número 50 que fue especial contó con 4 páginas (maravillosas) de Igor Kordey, además de varias ilustraciones modo de pin-ups de autores como Tim Truman, Jordi Bernet o Steve Dillon.

Además del arte interior, merece la pena destacar las potentes portadas de Jock, algunas de las cuales acompañan este artículo, que dotaron al cómic de aún más fuerza y personalidad.

Comentaba antes que Aaron tenía el final pensado desde casi el principio y que para Brubaker el buen noir se caracteriza por su inevitabilidad. Que el final fuera casi el único posible no quita que sea perfecto,  con un clímax bestial digno del mejor clásico cinematográfico y con un montón de emociones ante el viaje que estos maravillosos personajes han recorrido durante estos números.

Podría seguir hablando durante horas de esta maravilla que es Scalped, pero si a estas alturas aún no te he convencido para que leas esta obra que para mí es el mejor cómic publicado en el siglo XXI, creo que he realizado muy mal mi trabajo… En serio, hazte un favor a ti mismo y compra Scalped, estoy seguro que me lo agradecerás.

PUNTUACIÓN: OBRA MAESTRA, NO TE LA PUEDES PERDER

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Soldado desconocido, de Garth Ennis y Kilian Plunkett #Reseñoviembre día 23

El nombre de Garth Ennis está ligado en el imaginario colectivo comiquero a obras como Preacher o su Punisher Max. Sin embargo, en el #reseñoviembre de hoy quiero recomendar una miniserie que trasmite su amor por el género bélico, además de ser un poderoso alegato contra la política exterior de los Estados Unidos de la segunda mitad de siglo XX.

#RESEÑOVIEMBRE Día 23: Soldado desconocido, de Garth Ennis y Kilian Plunkett

Guión: Garth Ennis

Dibujo: Kilian Plunkett

Color: James Sinclair

Primera publicación: Unknown Soldier 1-4 (Vertigo 1997)

Edición Española: EEC Ediciones 2016

Resumen: El Soldado Desconocido es una historia de honor y espionaje escrita por Garth Ennis (Predicador), que ofrece un análisis de la moralidad en el campo de batalla, de la compleja naturaleza del patriotismo y de las consecuencias de comprometerse con el deber a cualquier precio. Inevitablemente asociado a Predicador, su gran obra maestra, Garth Ennis también firmó otras historias publicadas por el sello Vertigo como este El Soldado Desconocido.

“Un hombre, en el sitio correcto en el momento adecuado puede marcar la diferencia.”

“Y ganar una guerra”

El personaje de Soldado Desconocido fue creado por Robert Kanigher y Joe Kubert, apareciendo por primera vez en Our Army At War #168 (junio de 1966). El personaje lleva el nombre de La Tumba del Soldado Desconocido en el Cementerio Nacional de Arlington, Virginia y simbolizaba a todos los soldados sin nombre que lucharon y murieron durante las guerras de Estados Unidos.

Su primero serie tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial, y se centra en las misiones de un agente de inteligencia de los Estados Unidos cuya cabeza y cara están tan severamente desfiguradas que va envuelto en vendajes. A pesar de esto, es un maestro del disfraz que puede asumir la identidad de casi cualquier hombre usando máscaras y maquillaje de látex. Su aventuras se englobaban en las típicas historias bélicas y sus comic fueron publicados hasta 1982.

A finales de los años 80 y los 90 y en medio de la explosión creativa de la línea Vertigo de DC Comics, se planteó la actualización de muchos personajes clásicos de la editorial. Entra Garth Ennis que por esa época había causado sensación en Hellblazer y ya rompía moldes con Preacher. Ennis aprovecha Soldado Desconocido para dar rienda suelta a su amor por el género bélico, pero desde un tono marcadamente más oscuro y realista que significa una enmienda a la totalidad contra la pretendida superioridad moral de los Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial, y nos muestra un mundo real en el que la CIA cometió más atrocidades que los enemigos que supuestamente intentaba combatir. Irán, Cuba, Vietnam y Laos o Nicaragua son algunos de los territorios marcados a fuego y sangre por el Soldado Desconocido, y los héroes carismáticos del comic se convierten en el mundo real en un sanguinario asesino para el que el fin desde luego justica los medios.

Esta miniserie de cuatro números va directa al grano y no deja títere con cabeza. En el apartado artístico, Kilian Plunkett y James Sinclair crean una páginas oscuras como la historia de Ennis, creando a personajes claramente reconocibles y una acción super fluida sin evitar los momentos sangrientos. Soldado Desconocido es el perfecto comic para los amantes del género bélico con una sensibilidad actual.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

Saludos a todos.

Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III #Reseñoviembre Día 18

Warren Ellis es uno de los grande nombres del comic americano y tiene una obra tan ámplia e icónica que a veces es difícil recomendar una sola. En el #Reseñoviembre de hoy he optado por incluir su colaboración con el siempre excelente artista J.H. Williams III.

#RESEÑOVIEMBRE Día 18: Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III

Guión: Warren Ellis

Dibujo: J.H. Williams III

Color: José Villarrubia

Primera publicación: Desolation Jones 1-6 (Wildstorm 2005-06)

Edición Española: EEC Ediciones 2018

Resumen: Michael Jones, un antiguo agente del MI6, fue la primera víctima que sobrevivió a la Prueba Desolación, una intervención sumamente peligrosa ideada por el gobierno británico. Lo mantuvieron con vida por vía intravenosa mientras lo alimentaban a la fuerza a base de imágenes y datos terribles de forma ininterrumpida al tiempo que le suministraban estimulantes para mantenerlo consciente y alerta durante todo un año. Jones abandonó la agencia y ahora vive en Los Ángeles, donde trabaja como investigador privado para la comunidad secreta de ex espías ya retirados del servicio que no tienen a quién acudir.

En Desolación Jones, Warren Ellis (Planetary, Authority) y J. H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura) plasman una singular visión del mundo en el que vivimos, dando forma a un entorno peligroso e implacable poblado por lo mejor, lo peor y lo más estrafalario de la sociedad.

Warren Ellis combina el género negro con las historias de espías con un toque sobrenatural para Desolation Jones, convirtiendo Los Angeles en una suerte de reserva donde van a pasar sus últimos años los agentes secretos descartados por sus agencias respectivas. Jones se especializa en investigar asuntos relacionados con los agentes reitrados, y cuando empiece a investigar un aparentemente sencillo caso de robo a un magnate, esto nos servirá para conocer el mundo de depravación que se esconde tras el sol de California. Como en todo buen noir, esta investigación se cruzará con otra con la que a priori no tenía nada en común y que acabarán siendo la misma.

Aunque siempre se ha dicho que todos los personajes de Ellis son iguales, unos cabrones mal hablados que siempre son más listos que la gente que le rodea y tienen una frase lapidaria para compartir en todo momento, para Desolation Jones prepara a un personaje roto que sufrió horribles experimentos por parte del MI6 y que no se siente enteramente humano. En muchos aspectos, Desolation Jones podría parecer más de lo mismo por parte de Ellis, y yo no vengo a negarlo, pero a mi me funciona siempre.

En el apartado artístico, J.H. Williams III, ayudado por los increíbles colores de José Villarrubia, realiza un despliegue artístico brutal. Inspirado por el tono de las historias noir, Desolation Jones tiene un tono morboso y casi voyeur mientras acompañamos a Jones por las peores y más deprevadas calles de Los Angeles. Williams transmite un ritmo pausado a la historia mientras Jones va conociendo a los diferentes personajes, de forma que cuando la violencia llega, ésta nos golpea fuerte y consigue impactarnos.

Posiblemente Desolation Jones no sea la mejor obra de Warren Ellis, ni tampoco de J. H. Williams III, pero creo que sí es un trabajo muy redondo de ambos que merece ser descubierta por nuevos lectores para los que hubiera podido pasar desapercibida en su día.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!