Archivo de la etiqueta: Ed Brubaker

El Inmortal Iron Fist de Ed Brubaker, Matt Fraction y David Aja

Ed Brubaker y Matt Fraction redefinieron a Puño de Hierro (Iron Fist) junto al dibujante David Aja durante un estupenda etapa de tan sólo 16 episodios que he vuelto a leer aprovechando el confinamiento.

PUNTUACIÓN: 8/10

El inigualable equipo formado por Ed Brubaker y Matt Fraction se une al genial dibujante español David Aja para redefinir y al mismo tiempo mantenerse fieles a uno de los más fascinantes personajes de la Casa de las Ideas. Bucea con nosotros en los orígenes del mito de Puño de Hierro y descubre aquello que nunca antes había sido revelado. Danny Rand salta desde las páginas de Daredevil a su propia serie, el cómic estadounidense que ha fascinado ya a miles de lectores en todo el mundo. ¡Descubre ahora por qué!

The Inmortal Iron Fist fue publicado en Estados entre diciembre de 2006 y agosto de 2008 en 16 números regulares más dos números especiales. En España, Panini publicó esta etapa en tres volúmenes en formato Marvel Graphic Novels en tapa dura: La última historia de Puño de Hierro (Números 1 al 6 de la serie regular más unas páginas del especial Choosing sides), Las siete ciudades celestiales parte uno (números 7-10 más el Annual 1) y Las siete ciudades celestiales parte dos (números 11-16 más el especial Orson Randall and the Green Mist of Death).

Desde 2004, Ed Brubaker se había convertido en un escritor estrella de Marvel gracias a su increíble trabajo en Capitán América, cuya etapa es una de las más celebradas de los últimos años, además de haber escrito comics geniales como Gotham Central para DC. En constraste, Matt Fraction era un recién llegado a Marvel en 2006 y había conseguido cierta notoriedad con su serie de creación propia Casanova, junto a los artistas Gabriel Bá y Fábio Moon.

Otro recién llegado a Marvel era el dibujante español David Aja, que tras algunos sueltos en varias series como Daredevil, en la que coincidió con Ed Brubaker. Iron Fist significó su primer encargo largo en Marvel y le catapultó a la fama, además de servirle para conocer a Matt Fraction, con el que colaboró años más tarde en la celebrada Hawkeye entre 2012 y 2015.

Lo mejor de Inmortal Iron Fist es que jugando con la historia del personaje de forma respetuosa, Brubaker y Fraction crearon toda una nueva mitología para Danny Rand, el Puño de Hierro que fue entrenado en el Kung-fu en la ciudad perdida de K´un-Lun en el Himalaya.

A partir de su amor por las historias pulp, las historias de kung-fu y el cine asiático, Brubaker y Fraction nos contaron que hubieron 66 puños de hierro antes que Danny, además de la existencias de seis ciudades celestiales además de K´un-Lun que se reúnen cada siglo para realizar un Torneo de Artes Marciales para conocer al mejor luchador de estas ciudades. Además, conoceremos la historia secreta de Wendell Rand, el padre de Danny, y su maestro, el anterior Puño de Hierro Orson Wendell, al que se creía muerto.

El dibujo de David Aja es espectacular, repleto de momentos icónicos que ya forman parte de las imágenes más celebradas del personaje. Su narrativa y su composición de página es siempre perfecta, no gastando una línea de más si hay una forma mejor y más simple para contar la historia, creando viñetas simples en momentos más calmados pero dándolo todo en algunas splash-pages alucinantes. Unido con el colorista Matt Hollingsworth, consigue trasmitir atmósferas opresivas y momentos de verdadero peligro para Danny Rand. Las páginas que dibuja Aja son espectaculares y maravillosas.

Lamentablemente, Aja nunca pudo mantener el ritmo mensual de publicación y dibujaba aproximadamente 16 páginas por número. Afortunadamente, este hecho ya era conocido por todos desde el comienzo y Brubaker y Fraction encontraron una solución satisfactoria, al usar estas cinco o seis páginas de cada número para contar las historias perdidas de los anteriores poseedores del Puño de Hierro primero, y la historia secreta de Orson Wendell posteriormente.

En el primer volumen Travel Foreman junto Derek Fridolfs realizaron 21 páginas junto a mitos del mundo del comic como John Severin (3 páginas), John Severin (2 páginas) y Sal Buscema y Tom Palmer (otras 2 páginas).

El segundo volumen empezó con un número completo para contar una de estas historias perdidas “La Reina Pirata de la bahía de Pinghai” realizado por Foreman y varios autores que sirvió para dar un respiro a Aja, publicado en el número 7 USA. En este volumen el foco de estas paginas “secundarias” cambió para contar la historia del padre de Danny, Wendell Rand y su gran rival Davos. Esta historia continuó durante el volumen tres hasta el número 14 en que terminó el arco de las siete ciudades celestiales y fue realizada mayoritariamente por el también dibujante español Kano, que también firma unas páginas geniales centradas en la narrativa, y que acabó dibujando 24 páginas en la serie. Además, el Annual 1 de la serie publicado en este segundo volumen estuvo dibujado por los maravillosos Dan Brereton y Howard Chaykin.

El problema llegó con el tercer volumen español, en el que Aja dibuja menos de un tercio del total de páginas. No se si no pudo aguantar el ritmo mensual, que Marvel le asignó algo más importante, pero es una verdadera pena, porque Tonzi Zonjic, el artista elegido para sustituirle, no estuvo a la altura del nivel previo, quedándose en un trabajo solo correcto, funcional y poco más. De este forma, el climax de Las siete ciudades celestiales que cerraba toda la etapa de Brubaker y Fraction artísticamente no estuvo a la altura.

El gran valor de la historia de Brubaker y Fraction fue la creación de la nueva mitología y de personajes estupendos como Wendell Orson. Esto les permitió contar historias en diferentes periodos temporales que ofrecieron un nuevo punto de vista al mundo de Puño de Hierro, además de crear un nuevo tablero de juego para crear decenas de nuevas historias durante muchos años una vez Brubaker y Fraction abandonaran la serie.

Sin embargo, leída de un tirón esta etapa, en muchos momentos parece que Danny es un secundario en su propia serie, debido al gran cantidad de personajes y situaciones que tienen que ser presentados en cada número. De hecho, en gran parte de estos números Danny está buscando los diarios de Wendell y estudia sus aventuras, es decir, vive las aventuras de otros.

Lo cierto es que el truco viene ya desde el título del comic “El inmortal Iron Fist”. No se refiere a que Danny sea inmortal, sino a que el título de Iron Fist es inmortal y aunque el portador muera, otro luchador pasara a portar su legado. Esto hace que si no tienes esto en cuenta, los fans de Danny Rand pueden sentirse algo decepcionados, algo que no es mi caso.

En este sentido, merece la pena comentar que el único número totalmente dibujado por David Aja y centrado al 100% en Danny es el último número de la etapa, el 16 USA, que cerraba la etapa y dejaba todo limpio para la siguiente etapa. Un número que nos recuerda que no hay malos personajes, sino malos autores que no saben qué hacer con ellos. Y Fraction y Aja, los autores de este comic (Brubaker abandonó la serie en el número 14), son de los buenos.

Está claro que El Inmortal Iron Fist en nuestra memoria de fans será siempre el “Iron Fist de Brubaker, Fraction y Aja”, pero al final, sumando todas las páginas de esta etapa incluyendo los dos especiales, Aja dibujó 207 páginas de un total de 443, es decir, menos de la mitad, distribuidos en 110 páginas de un total de 138 en el primer volumen, 47 de 124 en el segundo volumen y 50 de 181 en el tercero.

Si este comic hubiera podido tener más margen de publicación, cosa que sí tuvo Hawkeye, estariamos hablando de un comic histórico como el comic de “Hawkguy”. Lamentablemente, debido al cambio de dibujantes, para mi esta etapa queda en notable, algo que sabe un poco mal teniendo en cuenta lo fuerte que empezó.

Estoy leyendo lo escrito y veo que me está quedando una crítica muy negativa de un comic que realmente me gusta mucho y me parece genial. La historia de Brubaker y Fraction bebe de muchas fuentes y todas ellas son interesantes y aportan elementos que sumados crean un gran cómic que sirve de introducción a una parcela del Universo Marvel hasta ahora había sido infrautilizado.

Brubaker pronto abandonó Marvel para dedicarse a sus propios proyectos junto a Sean Phillips en el sello Image, convirtiéndose en uno de nombres más reconocibles del panorama americano. Fraction y Aja se centraron en creaciones como Hawkeye que apelaban a sus sensibilidades. Y es una pena que Marvel no supiera sacar partido a estos conceptos y acabará cancelando la serie pocos meses después, dejando descansar al personaje en el limbo de los justos.

En todo caso, estos tres estupendos volúmenes siempre permanecerán en nuestra memoria y nos acompañarán cuando queramos leer algo diferente al típico cómic de superhéroes.

PUNTUACIÓN 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Friday 1, de Ed Brubaker, Marcos Martín y Muntsa Vicente (Panel Syndicate)

Ed Brubaker, Marcos Martín y Muntsa Vicente han lanzado por sorpresa su nuevo comic Friday en la web Panel Syndicate bajo la modalidad de “paga lo que quieras”, lo que nos ha dado una de las  pocas noticias positivas en el mundo del comic de las últimas semanas.

PUNTUACIÓN: 8/10

Friday Fitzhugh pasó su infancia resolviendo crímenes y desenterrando secretos ocultos con su mejor amigo Lancelot Jones, el niño más inteligente del mundo. Pero ese era el pasado, ahora está en la universidad, comenzando una nueva vida por su cuenta. Excepto cuando el viernes llega a casa para las vacaciones, ella inmediatamente regresa a la órbita de Lance y descubre que algo muy extraño y peligroso está sucediendo en su pequeña ciudad de Nueva Inglaterra …

Esto es literalmente las vacaciones de Navidad en el infierno y  quizá ninguno de ellos pueda sobrevivir para ver el Año Nuevo.

Ed Brubaker describe en su newsletter Friday como “Post-YA (Young Adults – literatura juvenil), que es un género que realmente no existe. Pero se trata de una niña de 18 años que creció siendo una detective adolescente, luchando contra el crimen y explorando misterios ocultistas, el tipo de Watson para Holmes de su mejor amiga. Es una idea que he querido explorar durante mucho tiempo, tomar ese concepto del detective adolescente, pero luego dejarlos crecer y tener los mismos problemas que todos nosotros, y encontrarnos con un mundo mucho más peligroso. Entonces, una especie de historia de terror. Creo que una de las primeras cosas que le dije a Marcos fue que este libro debería sentir que la Nueva Inglaterra de Lovecraft está chocando con la de Edward Gorey.”

En el texto que acompaña el comic, añade con mucho sentido del humor que un amigo le comentó que “post-literatura juvenil” es, basicamente, adulta. Además, obviamente su intención es jugar con muchos de los estererotipos clásicos de este tipo de literatura.

Además, Brubaker añade un texto de Marcos Martín sobre su proceso creativo para esta serie: “Llevaba un tiempo queriendo experimentar un poco con mi estilo de dibujo y alejarme de mi zona de confort, mediante el empleo de la técnica del “cross-hatching” (sombrear un área con líneas paralelas estrechamente dibujadas). Cuando Ed me lanzó la idea para Friday con su mezcla de Edward Gorey y Lovecraft ambientada en una ciudad de Nueva Inglaterra a finales de los 60 y principios de los 70, me sorprendió descubrir lo perfecto que era para lo que quería desarrollar. Me llevó a buscar artistas de cómics e ilustradores de libros que siempre me habían gustado pero que nunca había encontrado una manera de incorporar (a su estilo). Artistas como el mencionado Gorey, quien probablemente no solo es la influencia más fuerte en los diseños de los personajes, sino también conceptualmente, en el estado de ánimo visual general y la atmósfera del libro. Y también Tove Jansson, Crepax, Matsumoto o Harry Clarke, entre otros, han sido una referencia constante en mi lucha por encontrar el equilibrio adecuado entre las áreas en blanco y negro fuertes y simples y la línea más intrincada.”

Tenía tan interiorizado a Ed Brubaker dentro del género negro junto a Sean Phillips que este comic ha supuesto una interesante novedad y, no cabe duda que artísticamente Brubaker necesitaba también recargar sus energías jugando con juguetes diferentes.

Decir que el dibujo de Marcos Martín es excelente no es noticia, la verdad. Me ha parecido muy interesante su diseño de personajes, con líneas muy sencillas y elementos de vestuario que resalten sus personalidades. Lancelot Jones, por ejemplo, claramente inspirado en Sherlock Holmes, viste con bufanda, chaquetón y un gorro de lana que le sitúa en el ámbito friki, mientras que nuestra protagonista Friday Fitzhugh es más baja y con enormes gafas de pasta, lo que indicaría una gran inteligencia.

Frente a esta sencillez en los personajes, Martín crea unos fondos super detallados que, junto al perfecto color de Muntsa Vicente, transmiten una sensación fantasmagórica que creo le va a ir perfecta a la historia, teniendo en cuenta las referencias que Brubaker y Martín quieren tocar con esta serie.

Entrando a valorar este primer comic, la sensación que me dejó es que estamos ante la punta del iceberg, ya que apenas hemos empezado a rascar en la superficie de lo que nos vamos a encontrar en este mundo imaginario de Kings Hill. Brubaker y Martín nos han presentado a los personajes y la existencia de un conflicto del pasado que sigue muy presente para Friday, a la vez que sugiere el misterio que van a tener que investigar. En resumen, una dosis corta que nos deja con ganas de más, el primer objetivo que todo comic debe cumplir, hacer que los clientes queramos volver para el número 2.

Si tengo que comentar algo menos bueno, Brubaker comenta en su newsletter que Friday es una serie regular abierta que se irá publicando digitalmente en la web de Panel Syndicate a medida que vayan terminando cada número, con la intención de que sea publicada a través de Image en edición hardcover cuando la terminen. Recordando mi experiencia lectora con The Private Eye, el primer comic publicado en la web de Martín con Brian K. Vaughan, inicialmente se anunció como bimensual pero la realidad es que algunos números costaron tres y hasta cuatro números para que fueran publicados ¿incluso más, ya no recuerdo? Por tanto, más nos vale armarnos de paciencia porque esto puede ir para largo.

No me entendáis mal, cada número de The Private Eye fue oro puro que hacía que la espera valiera la pena, pero dado que Brubaker no indica la periodicidad, diría que obviamente la calidad está por encima de la periodicidad, por lo que quizá los lectores que no aguanten los meses de espera quizá les resultará mejor esperar a que la obra esté terminada para leerla.

En todo caso, la iniciativa de “paga lo que quieras” sobre la que se construye la web Panel Syndicate me parece maravillosa y una solución perfecta para fomentar la lectura y apoyar a los autores, que reciben íntegro los ingresos del comic. Es por esto que te invito a que pruebes este comic y, si tu situación económica lo permite, que pagues lo que puedas. En estos días de confinamiento y de malas noticias por todos lados, qué bonito sería que un comic digital uniera a públicos de todo el mundo con una misma afición. Los comics.

Comparto las cuatro primeras páginas de este comic ofrecidas a modo de preview:

Friday promete una estupenda lectura llena de giros y sorpresas y unos personajes super interesantes. Ya estoy deseando que llegue el segundo número, lo mejor que se puede decir de una publicación periódica.

¡Gracias Ed, Marcos, Muntsa! ¡Gracias, Panel Syndicate!

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

 

Crítica de Criminal: Cruel Summer, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Cruel Summer es el arco más largo, ambicioso y, por qué no decirlo, satisfactorio, de la serie Criminal de Ed Brubaker y Sean Phillips. Ahora que la serie se toma un respiro con la publicación de su número 12, aprovecho para recomendar este cómic de una de las parejas creativas más sólidas del panomara comiquero americano.

PUNTUACIÓN: 9/10

En el verano del ’88, Teeg Lawless llega a casa para planear el mayor atraco de su carrera. Pero el hijo de Teeg, Ricky, y sus amigos están comenzando el mismo camino oscuro en el que se encuentran sus padres, lo que les dirige al que será el peor verano de sus vidas.

Una historia épica de tragedia transmitida de generación en generación, CRUEL SUMMER es una obra maestra del género criminal realizada por los maestros noir más famosos de la industria americana Ed brubaker y Sean Phillips, creadores de CRIMINAL, FATALE, KILL OR BE KILLED y THE FADE OUT.

Cruel Summer se ha publicado en los números 5 al 12 de la serie Criminal editada por Image Comics, que tras este número vuelta a tomarse un respiro para permitir a Brubaker y Phillips realizar otros proyectos.

La principal característica de Cruel Summer es que Brubaker usa a cinco personajes diferentes como narradores la historia, mostrando en cada número la acción desde un punto de vista diferente: El del detective privado veterano de Vietnam Dan Farraday, del ladrón de poca monta Teeg Lawless,de su hijo adolescente Ricky, de la ladrona fugitiva Jane (Marina Kelly) amante de Teeg y del mejor amigo de Ricky Leo Patterson, hijo del socio de Teeg Tommy Patterson. Este cambio de narrador permite meternos en la mente de cada uno de forma que les conocemos y empatizamos con ellos mientras se va construyendo la tensión hasta su impactante final.

El punto fuerte de los cómics de Brubaker y Phillips son siempre unos personajes llenos de matices y claroscuros, capaces de amar, odiar y sobre todo cometer errores que marcarán no sólo sus vidas sino también las de los que les rodean.

Aunque son personas chungas que comenten actos horribles tremendamente amorales, Brubaker consigue que empaticenos con ellos al mostrarlos como seres rotos que nunca tuvieron una oportunidad de una vida mejor. Esto es para mí ejemplo de gran escritura, porque lo consigue con todos.

Cruel Summer me ha flipado mes a mes, pero me ha maravillado tras volver a leer estos 8 números de un tirón, apreciando muchos detalles que se me habían pasado desapercibidos en la primera lectura. Quizá el único pero que veo a este arco de Criminal es que cuenta la historia de varios personajes que habíamos visto en su versión adulta en los primeros volúmenes del comic, por lo que en parte este arco se disfruta mucho más si has leído esas historias previas.

Pero incluso si no has leído nada y este es el primer Criminal que leemos, al meternos en la historia a través de la investigación de Dan Farraday para encontrar a Jane, ambos personajes creados para este arco, Brubaker hace que entremos de forma progresiva en el mundo de la familia Lawless, de forma que quedamos enganchado y nos hace querer (re)leer dichas historias previas, incluidas las del hermano mayor de Ricky, Tracy, que aparece brevemente antes de irse al ejército y que protagonizó uno de los primeros arcos del comic.

En el apartado artístico, Sean Phillips es un seguro de vida, nadie transmite el noir como él. Jane es una femme-fatale de libro, todo control y sexualidad que esconde una niña asustada por una infancia que la enseñó que la vida no tiene sentido si no la vives al máximo cada segundo, ya que todo puede acabar en un segundo. Por su parte, la familia Lawless o el detective Farraday son personas complejas llenas de traumas que ni siquiera saben que los tienen, y que en todo caso da igual cuando tu vida es una lucha continua por sobrevivir.

Además, me alegra comprobar que durante este arco el hijo Sean, Jacob Phillips, que realiza los colores de este comic, puede experimentar con una paleta de colores en tonos pastel planos que le sienta de maravilla al tono noir del relato, amplificando el feeling correcto que cada escena necesita. Además, utiliza una técnica similar a  lo que sería el uso de un pincel grueso para aplicar el color en cada viñeta, creando grandes “brochazos” de color que crea un efecto muy interesante y diferente al feeling que transmiten los colores aplicados por ordenador actuales.

Decir que me encanta el apartado artístico me ha gustado mucho es quedarse muy corto.

Si te gusta el noir, es obligatorio leer todo lo que publique esta maravillosa pareja artística, para mí todo lo que hagan es compra segura. De hecho, ya tengo ganas de comprar Pulp, su próximo trabajo presentado en formato de Novela Gráfica.

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips #Reseñoviembre Día 7

En el #reseñoviembre de hoy recomiendo la primera obra completa de uno de los equipos creativos más sólidos y reconocibles del actual panorama comiquero americano el formado por el escritor Ed Brubaker y el dibujante Sean Phillips.

#RESEÑOVIEMBRE Día 7: Sleeper, de Ed Brubaker y Sean Phillips

Guión: Ed Brubaker

Dibujo: Sean Phillips

Color: Tony Avila, Randy Mayor, Alex Sinclair y Carrie Strachan

Primera publicación: Sleeeper volumen 1 (12 números, 2003-04), volumen 2 (12 números, 2004-05)

Edición Española: EEC Ediciones (4 tomos, 2018-19)

Resumen: El agente doble Holden Carver se ha infiltrado en una organización secreta dirigida por la mayor mente criminal del planeta: el maquiavélico Tao. Para ganarse la confianza de su nuevo patrón, Carver deserta de la agencia gubernamental a la que pertenece, convirtiéndose en un traidor a ojos de todo el mundo. Ahora, a las órdenes de Tao, se ocupa de misiones sucias y arriesgadas para las que está especialmente dotado por su capacidad de canalizar hacia otras personas todo el dolor que se le inflija. En algunas ocasiones, esto es una bendición. En otras, una auténtica pesadilla. En marzo de 2003, el guionista Ed Brubaker (Gotham Central) y el dibujante Sean Phillips (Gotham Noir) combinaron espionaje y superhéroes en una serie extraordinaria. ¿El resultado? Una obra maestra del suspense.

Si piensas en “noir” en el mundo del comic americano, Ed brubaker y Sean Phillips son los primeros nombres que vienen a la cabeza. Su calidad y consistencia creativa les han convertido, por méritos propios, en unos “fan-favourite” con una legión de seguidores entre los que me encuentro. En estos años han ofrecido comics excelentes como Criminal, The Fade-out o Kill or be killed que son ya clásicos del género negro y es una gozada poder volver a la época en la que todo empezó.

Sleeper fue editado por el sello Wildstorm de DC Comics y sigue siendo un comic excelente por el que no pasan los años que gustará a lectores de todo tipo, no solo en los fans del género negro o los superhéroes y que puede leerse de forma autónoma sin necesidad de haber leído nada previamente.

Nos encontramos ante un thriller de espionaje con temática negra en el que hay personajes con superpoderes. Holden Carver, el protagonista, simboliza a la perfección el ideal de protagonista noir, una persona con su propio código de honor cuyas acciones le sitúan muy lejos del lado de los ángeles. Durante estos números, veremos como comete crímenes horribles para mantener su tapadera de forma que aunque sus intenciones iniciales eran buenas, ¿realmente es un héroe o no es más que otro villano más?

Sleeper funciona también como historia de conspiraciones. Brubaker entiende perfectamente el medio del comic y ofrece una lectura con un montón de giros y sorpresas en cada capítulo, con momentos de elevada carga sensual y otros de gran violencia, dejando al lector siempre con ganas de más. Asistiremos a traiciones de dobles y triples agentes, conoceremos a mujeres fatales de las que enamorarse aún sabiendo que esa relación no puede acabar bien, así como un grupo de secundarios a los que coges cariño a pesar de ser carne de cañón. Y por encima de todos está TAO, cuya inteligencia le pone siempre un paso por delante de sus perseguidores y que hace que la supervivencia de Holden tampoco esté asegurada.

En el aspecto gráfico, Sean Phillips realiza un estupendo trabajo, marcando el estilo que le caracterizará en sus obras posteriores. Su dibujo se caracteriza por un interesante uso de la tinta para crear sensaciones de opresión sobre el protagonista, además de situar la iluminación de la escena siempre en el sitio justo. Aunque sus viñetas nos cuentan perfectamente la historia, sus lápices son un poco toscos y aún están lejos de sus mejor nivel, que encontraremos en comics como The Fade-out o Kill or be killed.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Reseñas Express Image: Gideon Falls vol. 1, My heroes have always been junkies GN y Black Science vol. 8

Vuelvo al formato de reseñas express para recomendar tres de los últimos comics de la editorial independiente Image Comics, muy diferentes entres si y que me han encantado por diferentes motivos.

 

GIDEON FALLS volume 1, de Jeff Lemire, Andres Sorrentino y Dave Stewart

¿De qué va? El equipo creativo detrás de Old Man Logan y Green Arrow nos ofrece una historia centrada en personajes rotos en lo que es una retrato de obsesion, la enfermedad mental y la fe. La leyenda de Black Barn, un edificio de otro mundo que supuestamente apareció y reapareció a lo largo de la historia, trayendo la muerte y la locura a su paso, engaña y entrelaza las vidas de dos hombres muy diferentes. Este primer tomo recoge los números 1 a 6 de la serie regular.

Valoración: Jeff Lemire es uno de los escritores mas interesantes del panorama americano cuando se sale de los cánones tradicionales. Es por esto que en Marvel solo pudo triunfar en Moon Knight, un personaje caracterizado por su enfermedad mental, mientras que en la franquicia mutante su trabajo fue mediocre. Sin embargo, en Image Comics la cosa cambia, y nos ha regalado dos de las mejores obras del año, Descender junto a Dustin Nguyen, una historia de ciencia ficción espacial, y este Gideon Falls con Andrea Sorrentino, obra que calificaría como de terror psicológco y en la que volvemos a encontrar a un enfermo mental.

Andrea Sorrentino es un gran artista cuando se trata de crear espacios opresivos y se nota que esta obra le interesa y conecta con la tecla creativa correcta. Sus páginas tienen un gran despliegue visual, algo habitual por otro lado, pero también en los pequeños detalles brilla a gran nivel. A Sorrentino le acompaña Dave Stewart con los colores, aplicando una paleta de colores apagada que aumenta la sensación de opresión que sienten los protagonistas.

Como lector se nota cuando un comic es solo correcto y los autores cumplen con profesionalidad pero sin corazón. Gideon Falls es todo lo contrario, este primer tomo indica que podemos estar ante una de las grandes series de la editorial Image en los próximos años. Si te gusta el terror psicológico, no te puedes perder Gideon Falls.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

MY HEROES HAVE ALWAYS BEEN JUNKIES GN, de Ed Brubaker y Sean Phillips

¿De qué va? La adolescente Ellie siempre ha tenido ideas románticas sobre los drogadictos. Las almas artísticas y trágicas atraídas por las agujas y las píldoras han sido una obsesión desde la muerte de su madre drogadicta hace diez años. Pero cuando Ellie aterriza en una clínica de rehabilitación de lujo donde nada es lo que parece ser, encontrará otro romance más peligroso … y descubrirá con qué facilidad van de la mano las drogas y el asesinato.

MIS HÉROES SIEMPRE HAN SIDO JUNKIES es una seductora historia sobre el paso de la adolescencia al mundo adulto, una historia pop alimentada por la cultura de las drogas de una joven que busca la oscuridad, y lo que encuentra allí. Este precioso y imprescindible tapa dura es la primera novela gráfica original de Ed Brubaker y Sean Phillips, los creadores best-sellers de Criminal, Kill or be killed, Fade-Out, Fatale o Incognito.

Valoración: Ed Brubaker y Sean Phillips se han convertido en un género en ni mismos dentro del mundo del comic americano. Centrados habitualmente en el noir, en esta ocasión nos presentan su primer Novela Gráfica original. Entiendo que esta decisión es fruto de su gran complicidad y sus ganas de no estancarse o repetirse, de forma que consigan mantener la frescura y la creatividad.

El formato de novela gráfica tiene un ritmo diferente, no está limitado por tener que crear un cliffhanger cada 20 páginas al final de cada grapa, y puedes permitirte desarrollar la historia con el ritmo que consideres más adecuado. Hay mucha gente que llama novelas gráficas a colecciones de comics, y con esta obra, Brubaker y Phillips muestran que estas obras pueden ser muy diferentes.

Brubaker presenta una historia de una adolescente obsesionada con los famosos drogadictos que entra en una clínica de desintoxicación. La verdad es que el principio parece un poco chorra, pero a medida que la trama avanza y nos vamos sorprendiendo con las sorpresas, la lectura se va volviendo más y más interesante. Hasta el punto que una segunda relectura te permite ver la obra con unos ojos totalmente diferentes.

En el apartado artístico, Sean Phillips está como siempre perfecto, si bien en esta obra se ha decidido por una paleta de color diferente que ha sido realizada por su hijo Jacob. Los tonos pasteles planos dominan las páginas, y aunque al principio cuesta un poco acostumbrarse a ellos, creo que realmente funcionan y ayudan a crear un feeling atemporal que le viene bien a la historia. En este aspecto, se nota que Phillips no quiere acomodarse y sigue buscando nuevas herramientas narrativas.

Globalmente, My heroes have always been junkies me ha parecido una buena obra que mejora con las siguientes lecturas. Si te gusta el noir, esta es tu obra.

PUNTUACIÓN: 8/10

BLACK SCIENCE volume 8, de Rick Remender, Matteo Scalera y Moreno Dinisio

¿De qué va? La Liga de Científicos Anarquistas está dispersa por el cosmos. El abuso del poder del Pilar ha roído el fundamento mismo de la realidad, y está derrumbando todo lo que es, lo que fue y y lo que será. Le corresponde a un golpeado Grant McKay y a los pocos aliados que le quedan iniciar una misión imposible en el centro de la Cebolla para buscar allí la mínima posibilidad de salvación. Rick Remender y Matteo Scalera fijan su vista en el Final del Multiverso, mientras los Dimensionautas comienzan su búsqueda final para arreglar todo lo que alguna vez salió mal, o condenarlo todo al vacío. Este penúltimo tomo recoge los números 35 a 38 de la serie regular.

Valoración: Black Science se acerca a su final, y Remender pone las piezas en el tablero para el jaque mate. Como siempre, antes de perdonar a sus seres queridos, los protagonistas deben aprender a perdonarse a si mismos. No puedes intentar salvar el Universo sin haberte salvado a ti mismo antes, y ese es el tronco central de este arco, un climax emocional para Grant McKay y su mujer, en el que vuelven a descubrir que incluso en el peor momento y cuando parece que ya no queda esperanza, la familia es algo por lo que merece la pena luchar.

En el apartado artístico, Matteo Scalero y Moreno Dinisio mantienen su excelente nivel de calidad y aciertan sobre todo en los momentos emotivos que son el eje central de este arco.

Tengo muchas ganas de conocer como termina la historia, y sobre todo si la familia volverá a reunirse antes del final de todo. Black Science es una obra muy personal para Remender, y estoy listo para llegar al final del camino.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

En la próximas semana continuaré recomendando más comics independientes, saludos a todos y ¡nos seguimos leyendo por aquí!