Archivo de la etiqueta: comic

Batman 1-8 de Tom King (Rebirth)

El periodo vacacional ha servido para ponerme al día con el Batman de Tom King, serie nacida a partir del Rebirth de DC Comics. Y si bien su arranque no fue todo lo bueno que se esperaba, su siguiente arco “Yo soy suicida” apunta que la etapa del guionista de Vision o Sheriff de Babylon puede ser memorable. Reseña de los números 1-8 de la edición española de EEC Ediciones, que agrupan los números 1-15 de la serie americana, menos los números 7 y 8 USA, publicados por separado en España en el tomo unitario “La noche de los Hombres-Bestias” que agrupa todo este crossover que no forma parte del arco principal de King.

PUNTUACIÓN: 8/10

Tom King se ha convertido en uno de los escritores imprescindibles del panorama comiquero USA. Las expectativas estaban por todo lo alto cuando se anunció que iba a tomar las riendas de la serie emblema de DC Comics, BATMAN, tras la larga etapa de Scott Snyder y Greg Capullo. Snyder y Capullo en sus 5 años en la serie consiguieron un gran éxito de ventas que convirtió a Batman en la serie más vendida de la editorial, pero también fueron muy polémicos por la resolución de las historias de Snyder, que casi siempre decepcionaban. Y lo cierto es que el primer primer arco de King en la serie, “Yo soy Gotham”, fue también una pequeña decepción y un jarro de agua fría para los lectores.

En este primer arco dibujado por Dave Finch, conoceremos a la nueva pareja de héroes de la ciudad, Gotham y Gotham Girl, unos jóvenes superpoderosos con la mejor de las intenciones pero quizá con un corazón demasiado inocente para soportar los horrores de Gotham.

El hecho de comenzar un nuevo volumen de Batman creando la que claramente era una mala copia de Superman lo cierto es que rompió todas las expectativas de los lectores. Aunque la etapa también tenia elementos para la esperanza, como por ejemplo el primer número de la serie, en la que King muestra que Batman está dispuesto a morir sin pensárselo dos veces con tal proteger a los habitantes de su ciudad.

Otro de los problemas de “Yo soy Gotham” fue sin duda el dibujo de Dave Finch. Finch es un dibujante resultón perfecto para portadas de gente posando, pero que es un narrador bastante limitado. No acabo de entender los motivos de su innegable popularidad en los USA, ya que sus dibujos trasmiten una rigidez y una sensación tremenda de que siempre dibuja los mismos planos y caras debido a su limitado registro narrativo, que no ayudó a disfrutar este arco, y posiblemente hiciera que la historia de King pareciera peor de lo que realmente era.

Globalmente “Yo soy Gotham” fue un arco correcto que aunque decepcionó sí evidenciaba que Tom King tenía un ámplio margen de mejora en cuanto encontrara su propia voz para el Caballero Oscuro de Gotham.

Sin embargo, el segundo arco “Yo soy suicida” muestra una mejora exponencial, no solo en la narración de King sino también en el dibujo del excelente dibujante español Mikel Janin. Continuando la historia iniciada en “Yo soy Gotham”, Batman debe viajar a Santa Prisca, isla del Caribe controlada por Bane, para recuperar algo que necesita que aliviar las consecuencias de arco previo. Claramente superado por Bane, Batman juntará un improbable equipo de villanos y antihéroes para que le ayuden en su misión.

Yo soy suicida muestra a un King en plena forma que alterna una narración en off en paralelo a la acción mostrada en las viñetas, que sirve para dar mayor profundidad a varios personajes y que muestran como Batman no es tan diferente a varios personajes de su mundo. Este recurso no es nuevo, ya que lo ha utilizado en Omega Men, Vision y El Sheriff de Babylon, pero en este segundo arco es cuando encaja por fín, hasta el punto que la historia en Santa Prisca se convierte casi en secundaria ante el estudio de los personajes que nos propone King.

Eso no quiere decir que esta historia sea “paja” sin interés, ya que el dibujo de Mikel Janin es sobresaliente y eleva el nivel del arco anterior. Janin es todo lo contrario que Finch, un gran narrador que busca siempre la mejor forma de contar una historia, consiguiendo que todo fluya a la perfección con ángulos de cámara atractivos y novedosos. En lo referido a storytelling, Janin le pega mil vueltas al estilo “hot” de Finch, por lo que leer esta historia con muchas similitudes a Ocean´s Eleven o Misión: Imposible haya sido un placer.

La guinda del pastel ha sido “Azoteas”, publicado en el número 8 de la edición española que agrupa los números 14 y 15 americanos. Estos 2 números están dibujados por Mitch Gerads y sirven de epílogo de “Yo soy suicida”, en lo relativo a la relación de Batman y Catwoman. Siempre se ha dicho que Batman y el Joker son dos caras de la misma moneda, pero el arco de King sirve para poner de relevancia las similitudes y diferencias entre ambos, conociendo que tienen más puntos en común de los que inicialmente habiamos pensado.

La historia de King consigue emocionar en muchos momentos, y el dibujo de Gerads resulta perfecto para ello. Aunque es peor narrador que Janin, Gerads consigue transmitir un montón de sentimientos con las miradas de los protagonistas, y esta noche supone una pausa en la ajetreada vida de Selina y Bruce, y significa un gran momento en la historia de ambos personajes.

En muchos momentos he pensado que tras casi ochenta años de existencia ya lo hemos visto todo sobre Batman, y que los comics actuales solo reciclan conceptos conocidos con más o menos acierto. La historia de King, como antes me pasó con Grant Morrison, me está pareciendo sorprendente con el añadido que no rompe la baraja del juego, sino que construye sobre la historia del personaje. Es muy fácil romper con todo lo anterior y empezar de cero sin tener en cuenta lo ya publicado, pero este arco está firmemente conectado con el universo DC y continúa las historias que le precedieron, mostrando un gran respeto por las historias y autores que han formado parte la franquicia del murciélago.

Y por si fuera poco, aunque cada arco puede ser leído y disfrutado por separado, estamos leyendo una gran historia-río que conecta todos los argumentos presentados hasta la fecha, lo que me invita a pensar que la conclusión puede ser brutal. Tom King está demostrando mes a mes que es un gran escritor con una buena historia que contar de Batman. ¡Vamos a disfrutarla!

PUNTUACIÓN: 8/10

Reseñas Express: Letter 44, Invisible Republic y Descender Vol. 4

Hoy vuelvo al formato a reseñas express de comics porque se me están acumulando demasiado material que recomendar, y veo que no tengo tiempo para todo. En este artículo voy a hablar de tres obras englobadas en la ciencia-ficción, una que ya sigo habitualmente y dos nuevas series que me han resultado muy interesantes.

 

LETTER 44 Vol. 1, de Charles Soule y Alberto Alburquerque.

¿De qué va? El nuevo presidente electo de los EE.UU, Stephen Blades llega a la Casa Blanca con una prioridad, arreglar todos los problemas provocados por el presidente saliente Carroll, entre los que se encuentran la ruina económica y haber metido a los USA en 2 guerras. Sin embargo, una carta manuscrita del ex-presidente le contará la explicación de sus actos durante sus 2 mandatos: Hace 7 años la NASA descubrió pruebas de la existencia de aliens en un cinturón de asteroides relativamente cercano a la tierra. Tras enviar una expedición de astronautas al espacio, tras 7 años de viaje, están a punto de alcanzar su objetivo y contactar por primera vez con unos seres extraterrestres.

Valoración: Llevaba tiempo con ganas de leer esta serie de Oni Press de ciencia ficción. Y lo cierto es que ha merecido la pena. El concepto mola, no solo la parte espacial, que parece el principal atractivo de la serie, sino también las intrigas políticas en la Tierra. Y es que el Presidente Blades va a descubrir que hay un gobierno operando en la sombra desde hace años que se han hecho con el control de increíbles cantidades de dinero, y que no parece que vayan a someterse tan fácilmente a los dictados del nuevo Presidente.

La duda sobre los aliens y sus motivos de construir un aparato tan cercano a la Tierra está muy presentes en todo momento, lo que unido al equipo de 7 astronautas que se dirigen a su encuentro hace que inmediatamente me preocupe por ellos.

Lo más flojo de Letter 44 es para mi el dibujo del madrileño Alberto Alburquerque, poco fluido y que hace que en ocasiones no esté claro qué personaje estemos viendo. Sin embargo, esto es un pero pequeño, y entiendo que hay mucho margen de mejora en los próximos números.

PUNTUACIÓN: 7/10 Para amantes de historias ciencia ficción espacial con un giro.

 

INVISIBLE REPUBLIC Vol.1, de Gabriel Hardman y Corinna Sara Bechko

¿De qué va? El régimen dictatorial de Arthur McBride sobre su planeta ha caido, dejando el caos más absoluto. Su vida estuvo siempre envuelta en misterio, hasta que el reportero Croger Babb encuentra el diario de la prima de Arthur, Maia. De esta forma conoceremos la historia secreta del levantamiento y toma de control por parte del grupo rebelde de McBride. Y por medio de una narración en paralelo, veremos que quedan aún muchos misterios que desentrañar en el presente también.

Valoración: ¡Qué sorpresa más positiva! La ciencia-ficción que construye mundos y que toma elementos de varias fuentes es uno de mis géneros favoritos, e Invisible Republic me funciona no solo a este nivel, sino en lo relativo a los personajes y el misterio que están construyendo alrededor de la figura de McBride.

Gabriel Hardman me ha encantado. Su estilo de dibujo detallado y realista funciona perfectamente y marca un tono cercano al noir que se siente como el más adecuado. En cuanto al guión, entiendo que aunque estamos contando una historia cuyo final conocemos, McBride tuvo éxito en su revuelta pero ya ha sido depuesto, las sorpresas y los giros argumentales van a ser continuos durante toda la serie.

El único pero que se me ocurre de este primer tomo es que mientras lo leía me estaba pareciendo una buena historia, pero que le faltaba algo de punch para que fuera brillante de verdad. Este es un pero muy pequeñito, porque este primer arco es muy interesante y termina con un buen cliffhanger que te deja con ganas de comprar el siguiente tomo inmediatamente.

PUNTUACIÓN: 7.5/10 Buen arranque de serie que te deja con ganas de más.

 

DESCENDER Vol. 4, de Jeff Lemire y Dustin Nguyen

¿De qué va? Tim-21, Telsa y Quon consiguen escapar de Luna Máquina y comienzan una búsqueda de un Robot ancestral que puede tener la clave de los Recolectores. Y tras ellos, el grupo de Tim se les acerca…

Valoración: Tras un tercer tomo en que nos contaron historias autoconclusivas de algunos de los personajes, en este tomo volvemos a la historia central con la sensación, esta vez si, que la trama avanza a buen ritmo. Además destacar que el formato tomo es el perfecto para leer este tipo de obra en la que los autores se toman su tiempo para el desarrollo de los personajes.

El dibujo pintado de Nguyen se mantiene excelente como en tomos anteriores.

PUNTUACIÓN: 7.5/10 En curso de colisión, la historia se anima.

Tres buenas series que me han dejado con ganas de seguir leyendo. Lo mejor de todo es que de Letter 44 e Invisible Republic tengo 3 y 2 más disponibles para continuar la lectura.

¿Y tú? ¿Lees alguna de estas series, qué te han parecido? Ya lo comentamos, ¡Saludos!

Providence, de Alan Moore y Jacen Burrows

Providence es la nueva serie de Alan Moore editada por el sello Avatar, que supone un interesante y complejo acercamiento a la vida y obra de H.P. Lovecraft, y al verdadero significado de las historias imaginarias y como éstas definen nuestra realidad.

PUNTUACIÓN: 8/10

Providence es una serie de 12 números ambientada en 1919 en la que seguiremos los pasos de Robert Black, un joven periodista gay de Nueva York que trabaja en el N.Y. Herald (periódico que realmente existió), y que abandonará su trabajo para escribir la Gran Novela Americana. Para ello, emprenderá un viaje por Nueva Inglaterra para conocer más detalles de la América sobrenatural oculta de la sociedad tradicional. Este viaje le llevará por una senda entre la realidad y la ficción, el mundo físico y el de los sueños, que significan un completo recorrido por la obra del escritor H.P. Lovecraft.

Providence es una obra de ficción, un recorrido por la vida y obra de H.P. Lovecraft, y a la vez es un detallado estudio de la sociedad americana de la época. Y es que 1919 es un momento convulso en la sociedad americana, justo antes de que la Prohibición entrara en vigor, con la primera huelga policial o el gran desasosiego que provocó el Tratado de Versalles que dió fin a la 1ª Guerra Mundial y que ya presagiaba un futuro conflicto.

Este contexto histórico convulso de 1919 en el que parecía que el viejo mundo se derrumbaba ante la llegada de un nuevo mundo más moderno es el que vivió realmente el propio H.P. Lovecraft, que por cierto, aprovecho para comentar aparece en el comic. ¿A que no os imaginabais? De este modo, parece que las barreras que separan la realidad y la ficción ficción eran más frágiles y podrían ser atravesadas.

La serie está dibujada por Jacen Burrows, con un estilo limpio, que contrasta con los horrores que nos van a mostrar y que la mente humana no está preparada para entender o procesar. Burrows siempre ha sido un dibujante correcto con un estilo que invita a leer un comic. En Providence, su atención al detalle y a la realidad histórica convierten esta obra probablemente en uno de sus trabajos más destacados de toda su carrera.

Como no podía ser de otra manera, Alan Moore no se conforma con escribir una historia y ya. Su estudio de la Nueva Inglaterra de la época y de la obra de Lovecraft es asombroso, al nivel de From Hell. Cada nombre de calle o suceso que va a vivir Robert Black sucedió realmente en 1919, o forma parte de la obra de Lovecraft. Esto es bueno y malo. Bueno porque sientes cómo te sumerge en su mundo Lovecraftiano desde la primera página, malo porque aunque la lectura se puede disfrutar pese a no saber casi nada del mundo en cuestión, como es mi caso, lo cierto es que a lo largo de toda la lectura sientes que te estas perdiendo algo, ya que tal o cual personaje aparece en un relato de Lovecraft y si lo conocieras o hubieras leído, la lectura te aportaría una mayor profundidad. Aunque tengo que reconocer que esta misma sensación la tengo con los últimos tomos de La Liga de los Caballeros Extraordinarios, o su continuación Nemo.

Además, cada número de 32 páginas cuenta con diez o doce páginas del diario de Robert Black. Un diario que supone una autentica pesadilla de leer. El diario sirve para que sepamos lo que siente Robert a lo largo de la historia, y en algunos casos amplía las escenas vistas en el comic previo. Pero está impreso como si fuera un diario manuscrito escrito a mano y supuso una pequeña tortura. Al menos, aunque los primeros números son más “chorras”, en los últimos números su lectura sí resulta imprescindible y clarificadora.

Providence significa además una metáfora de como por mucho que intentes vivir tu vida a tu manera, en muchas ocasiones la sociedad o la familia pueden llegar a imponer su idea del mundo sobre la tuya, transformando tu existencia. Y más si eres un gay en una época super conservadora, parecida en muchos elementos a nuestra propia sociedad, que es la época que vivió Robert Black y H.P. Lovecraft. Por cierto, me sorprendió conocer que Lovecraft era una persona que odiaba a los gays y en general a todo aquel que era diferente. No se qué esperaba, pero es curioso que un autor que ha llegado a ser leyenda por sus historias de mundos alternativos superiores al nuestro podía ser en su día a día cotidiano un conservador nacionalista.

El poder de la sociedad y en general de las historias como concepto superior para crear realidades alternativas a la nuestra, y cómo pueden llegar a imponerse sobre nosotros, está muy presente a lo largo de esta obra de Moore. Providence nos muestra a personas que tienen un papel que jugar, pero que son solo peones sin poder de decisión real sobre sus acciones. Una idea que también estaba muy presente en la obra de Lovecraft.

Providence es una lectura muy compleja y árida, que sin embargo acaba de forma satisfactoria, demostrando que Alan Moore sigue estando en plena lucidez creativa. Sin embargo, la complejidad del texto de Moore en el que reflexiona sobre el universo creado por H.P. Lovecraft,  sobre el que he leído pero que no conozco demasiado, hace que esta historia no sea para todos los públicos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Kill or be killed, de Ed Brubaker y Sean Phillips

El final del segundo arco de Kill or be killed me ha parecido el momento perfecto para recomendar esta interesante obra de Ed Brubaker y Sean Phillips, con colores de Elizabeth Breitweiser, editada en los USA por la editorial Image.

PUNTUACIÓN: 8/10

Kill or be killed es la historia de Dylan, un joven estudiante que de la noche a la mañana se ve forzado a asesinar a gente malvada, lo que le llevará a una espiral de violencia mientras se adentra en el mundo criminal de Nueva York. Dylan tendrá que ocultar su doble vida a sus seres queridos mientras intenta escapar de la policía, la mafia rusa y sus propios demonios internos.

A priori, esta sinopsis libre de spoilers no difiere demasiado de muchas historias que hemos visto en cine o en los comics. Pero la historia de Ed Brubaker nos presenta una interesante premisa con un giro totalmente inesperado que hace que esto no sea una mala copia de Punisher.

Brubaker hace una interesante crónica de lo que significaría que un vigilante existiera en la vida real, pero además, al ser el propio Dylan el narrador de su historia a modo de flashback, consigue sorprendernos constantemente. Y es que a medida que leemos nos va asaltando una duda fundamental para entender la profundidad de la historia. ¿Todo lo que nos cuenta Dylan es real, o su mente desequilibrada se lo está inventando?

Lo mejor de este comic es el giro de la historia y la capacidad de Brubaker de sorprendernos número a número. Aunque la voz en off del narrador y la calidad artística del dibujante Sean Phillips y la colorista Elizabeth Breitweiser ya son sobradamente conocidos, la historia engancha porque no parece un refrito de algo leído mil veces antes. Brubaker sale llevarnos por el límite entre lo conocido y lo novedoso con la pericia de un maestro.

Quizá lo único malo que se me ocurre es que tras 10 números publicados, que forman los dos primeros arcos, siguen habiendo más preguntas que respuestas. Aunque por el tipo de narración, estoy tranquilo sabiendo que Brubaker sabrá llevar esta historia a buen puerto, con un final más que satisfactorio. Que probablemente no sea feliz para el protagonista.

Comparto las primeras páginas del primer número, donde podemos disfrutar del excelente duo artístico formado por Sean Phillips y Elizabeth Breitweiser.

Aunque Kill or be killed podría parecer otra historia típica del género noir, Brubaker, Phillips y Breitweiser la están llevando por caminos novedosos que exploran las obsesiones de un vigilante urbano y las líneas que separar realidad y ficción. Una obra super recomendable.

PUNTUACIÓN: 8/10

Fuente previews: CBR

 

Harrow County Vol. 2 Doble Narración

He tardado en comprar el segundo tomo de Harrow County, el comic de terror de Cullen Bunn y Tyler Crook editado en España por Norma Editorial. Pero ahora que por fin lo hice, fue como volver al pueblo en verano y ponerme al día con los viejos amigos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Emmy tiene una fuerte conexión con los habitantes de Harrow County, y ahora que conoce su extraño pasado, está decidida a corregir todos los problemas que ha provocado. Pero la inesperada llegada de su hermana Kammi, que no sabía que existía, alterará radicalmente la que creía que iba a ser su nueva vida…

 

Este segundo tomo empieza justo donde terminó el anterior, con el cliffhanger de conocer que Emmy tenía una hermana de aparentemente vivía rodeada de lujo en la gran ciudad.

Lo mejor del tebeo es sin duda el sobresaliente apartado artístico a cargo de Tyler Crook. Sus páginas son atmosféricas y elegantes, y su construcción de los seres sobrenaturales consiguen trasmitir malrollismo una y otra vez, incluso aunque sepamos que muchos de estos seres no son inherentemente malos, sino que están atados a la mente que los controla.

Por su lado, Cullen Bunn vuelve a realizar un más que correcto guión que permite el lucimiento de su compañero de fatigas. En este segundo tomo conoceremos más sobre las consecuencias de los sucesos que vimos en el primer tomo, y la relación de Emmy con su familia, vecinos y habitantes sobrenaturales.

Además, otra cosa para mi muy positiva es que este tomo nos cuenta una historia completa con principio y final. En esta época en la que parece que el estilo de Bendis de no contar casi nada en un tebeo y que sus tramas se larguen sin fin (o que sientas que tras 8 números casi no nos ha contado nada), está genial ver la resolución de la historia en el mismo tomo.

De hecho, el tercer tomo de Harrow County ya está disponible, así que no tardaré en comprarlo, ya que este condado americano me tiene enganchado.

Harrow County es una interesante serie de terror en la que la ambientación y los seres que pueblan este mundo son casi más interesantes que la propia protagonista. Una buena historia extraordinariamente dibujada, cuya lectura te recomiendo para este verano.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Moon Knight – Encarnaciones

Panini ha publicado el segundo tomo de la etapa de Jeff Lemire al cargo de Moon Knight (Caballero Luna), en la que seguimos conociendo más detalles de su enfermedad mental y sus diferentes personalidades.

Este tomo contiene los números 6 al 9 de la actual serie (el Volumen 8!), y el 2º número de la serie original, publicado en 1980, obra de Doug Moench y Bill Sienkiewicz. En él, ¡conoceremos a todos los hombres que viven dentro de la cabeza del Caballero Luna!  Steven Grant ha despertado en Nueva York listo para producir el siguiente éxito de taquilla de Marvel, mientras Jake Lockley conduce su taxi por las calles de la ciudad. Pero ¡espera! El Capitán Marc Spector se enfrenta en la luna a una invasión de hombres-lobo que se han apoderado del planeta… ¿Qué está pasando? ¿Se ha vuelto definitivamente loco o está ocurriendo todo esto de verdad? Y la pregunta principal… ¿Donde está el verdadero Marc Spector? Aunque, ¿acaso existe esa persona?

Para este arco, Jeff Lemire está acompañado por varios artistas que narran los arcos de cada personaje, de manera que cada aventura tiene una personalidad diferenciada. Wilfredo Torres (Jupiter´s Circle) se encarga de Steven Grant el productor, Francesco Francavilla (The Black Beetle, Afterlife with Archie) del taxista Jake Lockley, mientras que James Stokoe (Orcstain, Alien: Dead orbit) nos traslada a la Luna. Y Lemire guarda para Greg Smallwood, el dibujante del anterior arco, unas pocas pero fundamentales páginas que marcarán el desarrollo de la historia que veremos en el próximo tomo.

¿Lo mejor del tebeo? El salto de personajes trasmite perfectamente la sensación de vértigo por la situación de Marc Spector, de forma que no sabemos qué es real y que es parte de su mente perturbada. Además, la historia fluye y se lee en un instante, y resulta realmente entretenida.

Mola también disfrutar de cuatro artistas tan diferentes como Wilfredo Torres, Francesco Francavilla, James Stokoe y Greg Smallwood. El feeling de cada uno es totalmente diferente, y realizan composiciones de páginas interesantes que mantienen el interés durante todo el relato.

Incluso hay varias páginas en que varios dibujantes comparten páginas, como veremos a continuación, lo que acrecienta la sensación de locura del protagonista. Globalmente, el cambio constante de artista podía haber provocado una sensación de caos chungo, pero no es el caso, y al menos en el apartado artístico, este volumen aprueba con nota.

¿Lo peor?

Hay dos cosas que me han molestado de este volumen. La primera es la inclusión en este volumen del segundo número de la serie original publicada en 1980,  obra de Doug Moench y Bill Sienkiewicz. La excusa es que en el arco de Jake Lockley dibujado por Francavilla aparecen personajes que se presentaron en ese número, lo que serviría para comprobar las dotes de archivo de Lemire. Sin embargo, la sensación que me queda es que a Panini los 4 números de esta historia eran pocos para un tomo de su colección 100%, por lo que optaron por colocar este número de relleno que ayudara a justificar el precio que pagamos. Sacacuartos total con poca o ninguna justificación.

La segunda cosa que empieza a gustarme cada vez menos es el propio guión de Lemire. La locura de Marc Spector está bien trasmitida, eso no lo dudo. Pero empiezo a darme cuenta que Lemire utilizar el mismo “truco” narrativo una y otra vez, por lo que la sensación de “esto ya lo he visto” estuvo presente en toda la lectura.

Lemire suele contar varias historias simultáneamente, alternándolas. Esto ya se lo leí en Green Arrow, en la que nos contaba el origen secreto de Oliver Queen en la isla y como estas revelaciones afectaban su situación en el presente. En esta serie, ambas líneas narrativas eran fundamentales para entender al personaje y la historia globalmente era fluida y se sentía importante para su evolución.

Tras su desembarco en Marvel, ha continuando usando este estilo narrativo en series como Hawkeye y Old Man Logan. Y en estas series ya no vemos dos argumentos con el mismo peso e importancia narrativa, sino una historia principal y una secundaria que es casi relleno. Esto lo sufrí en Hawkeye, con una historia en un futuro que no va a producirse, y en Old Man Logan con unas historias en Los Baldíos sin demasiado interés.

En Moon Knight, Lemire lleva esta dispersión narrativa a su máxima expresión, contando tres líneas narrativas paralelas a la vez. Aunque la historia es entretenida, dado que sabemos que ningún arco es real, no consigue que nada de lo que cuenta con estos tres personajes tenga la más mínima fuerza dramática. Y al final, estos números quedan casi como relleno mientras esperamos que termine la historia. Aunque es un relleno muy bien dibujado.

Hace unos días comentaba en mi reseña de American Gods que Neil Gaiman escribe el mismo tipo de historia una y otra vez. Pero como solo leo una obra suya cada al año, o cada más tiempo, la sensación final es siempre positiva. Obviamente, Lemire no es Gaiman, en este aspecto, el escritor canadiense sale siempre perdiendo.

En todo caso, esta sensación la tengo porque he leído muchas obras de Lemire en los últimos meses. Para un lector que empiece a leer esta serie sin haber leído antes a este autor creo que la historia le resultará original y entretenida.

Moon Knight avanza hacia el final de la historia planteada por Jeff Lemire a buen ritmo, y confío que al final podamos decir que esta etapa se cierra de la mejor manera. Un tebeo especialmente recomendado para todos aquellos que buscan leer historias que se salgan de lo habitual en el género superheróico.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

The Fix Vol.1, de Nick Spencer y Steve Lieber

Nick Spencer está en boca de todos con su historia del Capitán América agente de Hydra, que va a culminar en Secret Empire, el próximo evento de Marvel. Pero a pesar de todo este trabajo, ha tenido tiempo de publicar su nueva serie “The Fix” en el sello Image, realizada en colaboración con el dibujante Steve Lieber y con colores de Ryan Hill, que os quiero recomendar esta semana.

La colaboración de Nick Spencer y Steve Lieber saltó a la fama con su entretenida serie de Marvel “Superior Foes of Spiderman”, serie centrada en algunos supervillanos del trepamuros que eran caracterizados como unos autenticos perdedores. Esta serie consiguió una alabanza unánime por parte de la crítica especializada, pero eso no evito su cancelación por bajas ventas en su número 17. Sin embargo, el buen feeling, la amistad entre ambos y su afinidad a las historias noir centradas en perdedores hicieron posible esta nueva serie.

Según los autores, The Fix va sobre “policías corruptos, mafiosos que planean golpes y políticos que dirigen el cotarro; y sobre el juguete sexual que puede provocar su caída. Ah, y el héroes es un perro policía de la unidad antidroga llamado Pretzels. Malvados haciendo cosas malas a gente mala,  en una nueva serie frenética, escandalosa, a veces desagradable. ¡Si te gustan los cómics clásicos de temática noir como CRIMINAL y 100 Bullets nos disculpamos por adelantado por decepcionarte!”

Ya veis que ya el propio argumento indica que estamos ante una historia de género negro en la que el humor tiene un papel muy importante. Y sobre todo porque los propios antihéroes de la historia son unos autenticos pringados que no hacen más que cagarla.

Lo mejor de la historia de Spencer es que es totalmente inesperada y original. Hay varios giros super buenos, empezando en el propio inicio de la serie que es mejor que no conozcas, y los personajes y sus peripecias son divertidos y sorprendentes.

El apartado artístico a cargo de Steve Lieber al dibujo y Ryan Hill en los colores es super adecuado para el tono realista con un toque de humor de la historia. Las páginas fluyen perfectamente y la lectura es rápida y satisfactoria.

Comparto las primeras páginas de esta serie para que puedas juzgar tu mismo.

Este primer tomo recopila los cuatro primeros números de The Fix, y ha sido muy entretenido pero me ha sabido a poco, la verdad. Sin embargo, me han ganado como lector y tengo muchísimas ganas de conocer como continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 7/10