Archivo de la etiqueta: Comic USA

Reseñas Express: Revival Vol. 4, Letter 44 Vol. 2 y Harrow County Vol. 3

Vuelvo al formato de reseñas express para destacar los nuevos volúmenes de varias series independientes editadas por las editoriales Image Comics, Oni Press y Dark Horse Comics y publicadas en España por Aleta Ediciones y Norma Editorial, que he comprado recientemente y que creo que merecen la pena ser destacados. Una serie negra con toques sobrenaturales, otra serie de ciencia-ficción con toques de intriga política y el último tomo de una serie de terror ambientada en la América profunda.

 

REVIVAL VOL. 4 Huida a Wisconsin, de Mike Seeley y Mike Norton

¿De qué va? Durante un solo día, los muertos volvieron a la vida en el centro rural de Wisconsin. Ahora le toca a la agente Dana Cypress tratar con lo que ello conlleva: el escrutinio de la prensa, los fanáticos religiosos y la cuarentena impuesta por el gobierno.

Mientras Dana estrecha el cerco sobre el indescriptible asesino de su resucitada hermana, una conspiración le arrastra desde el Wisconsin rural hasta la ciudad de Nueva York.

Valoración: Revival es una muy buena serie. Estuve esperando casi un año para poder disfrutar de este comic, hasta el punto que tuve que volver a leer los tomos previos para recordar quien en es quien y donde estaban.  Una de las cosas que más me gusta de esta serie es la cantidad de personajes, y como Tim Seeley no duda en contar su historia de forma pausada, tomándose su tiempo con cada uno. Este ritmo tranquilo puede ser que no guste a todos los lectores y quizá sería el único aspecto negativo, pero en mi caso, lo agradezco.

No tengo claro si llegaremos a conocer qué provocó estas resurecciones, pero la historia engancha, y el camino de los personajes me interesa. Espero además que Aleta Ediciones no nos haga esperar otro año para poder leer el quinto tomo, porque la serie sigue a muy buen nivel.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

LETTER 44 VOL. 2, de Charles Soule y Alberto Alburquerque

¿De qué va? Tras seis meses como Presidente de los EE. UU., Stephen Blades se encuentra en una situación crítica intentando salvar su administración tras descubrir que hay una construcción alienígena en el cinturón de asteroides y que una expedición, mandada en secreto por su antecesor en el cargo, surca el espacio hacia ella para investigarla.

En la Tierra, Blades planea acabar con las guerras en Oriente Medio que ha heredado y revelar al público la existencia de vida alienígena inteligente para preparar a la población… pero se enfrenta a peligrosas amenazas tanto de su propio gobierno como del extranjero. Mientras tanto, en el espacio, la tripulación de la Clarke está preparada para conocer a los alienígenas y sus verdaderas intenciones.

Valoración:  Letter 44 es una excelente serie de ciencia-ficción con toques de intriga política. En lo referido al enfoque de Charles Soule, diría que es el opuesto al de Tim Seeley en Revival. Letter 44 está centrado en la acción y las situaciones sorprendentes, dejando de lado la construcción de los personajes, de los que conocemos lo justo.

En este segundo tomo pasan un montón de cosas, y hay momentazos increibles en cada capítulo, que me han dejado con muchas ganas de seguir leyendo. La parte espacial avanza a buen ritmo, pero me está gustando mucho más la parte política de la historia, en la que el presidente Blades se tiene que enfrentar a situaciones que van a poner al planeta al borde de la Tercera Guerra Mundial.

En el aspecto gráfico, el dibujante español Alberto Alburquerque está mucho más suelto que en el tomo inicial, notándose cómo se encuentra mucho más a gusto y se ha hecho completamente con los personajes y la historia de Soule.

Una serie imprescindible para los amantes de la buen ciencia-ficción.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

HARROW COUNTY VOL. 3 Doctor Serpiente, de Cullen Bunn, Tyler Crooke y otros.

¿De qué va? Harrow County esconde muchos misterios y todos sus habitantes pueden verse afectados por ellos. Sea el origen del niño sin piel, la inquietante casa encantada, o una extraña mujer que habla con las víboras, algo siempre requiere de una explicación y casi nunca se descubre completamente.

Valoración:  En este tercer tomo tenemos una selección de historias cortas todas escritas por Cullen Bunn que sirven para ampliar nuestro conocimiento del condado y sus habitantes. Para ello, Bunn cuenta con varios artistas, lo que hace que el resultado final se resienta respecto a los dos tomos iniciales.

Tyler Crook mantiene su altísima calidad en su historia de la vieja bruja que habla con las serpientes contada en dos números, siendo sin duda la mejor parte del tomo. Carla Speed McNeil dibuja la primera historia de este tomo con la colaboración de la colorista Jenn Manley Lee, en la que conoceremos el origen del niño sin piel. Un dibujo correcto al que perjudica la comparación con el arte de Crook. La última historia sobre una casa encantada está dibujada por Hannah Christenson y es de largo la peor de las tres historias. El dibujo es muy muy flojo, y los colores aplicados por la propia Christenson aún son peores y trasmiten el tono equivocado en las diferentes páginas.

En resumen, tomo con historias sueltas resueltas de forma desigual y que significan un punto y aparte dentro de esta serie. Por suerte, en el próximo tomo vuelven íntegramente Cullen Bunn y Tyler Crook para contar la siguiente parte de la historia, que no me pienso perder.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

Y aún me quedan más series  independientes que destacar, pero prefiero dejarlo para la próxima edición de reseñas express.

¡Saludos!

Anuncios

Marvel Legacy, ¿la vuelta a los orígenes?

Aunque llevo varios años leyendo los comics Marvel a ritmo español, no pude resistirme y compré en inglés Marvel Legacy, el comic publicado tras la conclusión de Imperio Secreto que sirve de presentación de la nueva etapa de La Casa de las Ideas.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Marvel está viviendo una etapa convulsa en los últimos años que ha culminado justo hace unos pocos días con el relevo de Axel Alonso de su puesto de Editor en Jefe, siendo sustituido por C.B. Cebulski, un editor veterano de la casa que ha realizado funciones de captación de nuevos talentos, y que dirigía la filial en China que lleva años consolidando la marca Marvel dentro del gigante asiático.

Alonso, un veterano editor curtido en el sello Vertigo de DC Comics responsable de éxitos como Preacher, Doom Patrol, Animal Man o 100 Bullets, empezó a trabajar en Marvel en 2000, alcanzando el puesto de Editor en Jefe en 2011. Frente a la revolución que supuso para el mercado americano el reinicio del Universo DC en Septiembre de 2011, Marvel optó con éxito por el camino contrario en lo que significó su iniciativa “Marvel Now”.

Frente a las 52 series de DC, Marvel redujo su catálogo presentando a sus principales personajes con equipos creativos de gran calidad. En estos primeros años, las principales series publicaron 18 números al año, acercándolas al ritmo quincenal de Spider-man, el principal personaje de la editorial. El resultado fue claro, Marvel vendía mucho más que DC publicando muchos menos tebeos al mes, consiguiendo buenas críticas y una mayor rentabilidad.

En una segunda fase, Alonso marcó como prioridad editorial el presentar nuevos personajes protagonistas con mayor variedad en género, raza o inclinación sexual, que sirvieran para conectar con un público más diverso, de forma que pudieran sentirse identificados con los comics Marvel y se realizara el tan necesario relevo generacional. Durante esta etapa, los principales héroes de la editorial fueron sustituidos por nuevas versiones de forma casi simultánea. El primer y polémico cambio se produjo en Spider-Man, que durante 2013 y 2014 vio como la mente de Otto Octavius controlaba el cuerpo de Peter Parker, decidiendo convertirse en un Spider-Man Superior para demostrar que era mejor que él. Estaba claro que tarde o temprano el verdadero Peter Parker volvería, y lo cierto es que este arco del personaje fue super entretenido y totalmente diferente a cualquier historia previa del personaje.

Junto a esto, empezó a imponerse el concepto de temporadas que intentaba trasladar la realidad televisiva al mundo del comic. Un equipo creativo tendría libertad para contar su historia, y cuando finalizara, la serie se relanzaría con un nuevo número 1 que daría la bienvenida al nuevo equipo. Aunque la idea en si no es mala, Marvel se ha excedido con esta práctica, llegando a situaciones ridículas en 2015, coincidiendo con las Secret Wars, en las que varias series tuvieron dos y tres números unos en un mismo año manteniendo los mismos equipos creativos. Este hecho ha significado un primer síntoma de los problemas que estaban por llegar.

El otro gran problema que Marvel ha sufrido en esta Fase-2, haciendo el símil con el universo cinematográfico, ha sido que estos cambios de los protagonistas se produjeron casi simultáneamente. Aunque Spider-Man volvió a la normalidad, en estos últimos años hemos visto cambios en Thor (Jane Foster), Capitán América (Sam Wilson), Iron Man (Riri Williams) o Hulk (Amadeus Cho), además de la muerte de Logan (sustituido por Old Man Logan y Lobezna), o el cierre de la serie de los 4 Fantásticos tras las Secret Wars.

Personalmente, los comics de Thor de Jason Aaron y Russell Dauterman y Capitán América de Nick Spencer y varios autores, me parecen de lo mejor que ha publicado la editorial en los últimos años. Y creo que es algo habitual y cíclico que Marvel sustituya a sus protagonistas durante un periodo de tiempo más o menos largo. Ben Reilly, Eric Masterson, James Rhodes, la etapa de Hulka en los 4 Fantásticos en lugar de Ben Grimm, John Walker (U.S. agent) o Bucky han sido Capitán América en algún momento, Steve Rogers convertido en Nómada,… son solo algunos ejemplos de los cambios que los lectores hemos visto en el pasado. Por tanto, la actual etapa no cambia tanto respecto a épocas pasadas, y los lectores siempre hemos sabido que estos cambios eran temporales, y que tarde o temprano Marvel volvería al statu-quo.

Sí que considero un error por parte de Marvel el que durante varios años dos personajes diferentes estén compartiendo nombre, lo que creo que va totalmente en contra de la esencia de ese personaje. Ahora mismo, Peter Parker y Miles Morales son Spiderman a la vez. De igual forma, Sam Wilson y Steve Rogers (en su versión de agente de Hydra) han compartido título de Capitán América. Y hemos tenido 2 Iron Mans (Tony Stark y Riri Williams, a la que se unió posteriormente Victor Von Muerte), Ojo de Halcón (Clint Burton y Kate Bishop), Lobezno (Old Man Logan y Laura Kinney X-23), o incluso Thor (Jane Foster y Odinson).

Los héroes Marvel siempre han sido especiales entre otras cosas por su propia individualidad y diferencia respecto a otros personajes de la casa. Desde el momento en que la propia Marvel dice que varios personajes pueden compartir nombre y habilidades, en parte está diciendo que eso que les hace únicos no es tan importante después de todo.

DC Comics sí ha jugado durante años con la idea del legado. Hemos visto como la JSA de la 2ª Guerra Mundial era sustituida por la Liga de la Justicia. El manto de Flash pasaba de Jay Garrick a Barry Allen y de éste a Wally West tras Crisis en Tierras Infinitas, que mantuvo el protagonismo durante décadas hasta el retorno de Barry Allen hace unos pocos años. De igual manera, Dick Grayson fue Robin en su adolescencia, convirtiéndose en Nighwing al crecer e independizarse. Su hueco fue ocupado por Jason Todd, Tim Drake y en los últimos años, por Damian Wayne.

En Marvel, los personajes crecían y evolucionaban, pero no hasta el punto que se retiraran y fueran sustituidos por otros personajes. Tony Stark dejó paso a James Rhodes como Iron Man mientras se enfrentaba a su adicción al alcohol, volviendo a la primera línea cuando logró sobreponerse a su enfermedad. Bucky fue Capitán América durante el periodo en que se pensaba que Steve Rogers había muerto, para devolverle el puesto tras su renacimiento. Y tras Superior Spiderman, Peter Parker volvió a controlar su cuerpo y fue de nuevo nuestro “amigo y vecino”. Nunca se había llegado, que yo recuerde, a la situación de que un héroe abandonara su identidad, por ejemplo por motivos de edad,  y tuviera que ser sustituido por otro personaje. En todos estos arcos, disfrutábamos de un único protagonista con una historia que contar, que culminaba con el retorno a la situación previa.

Me temo que esta decisión de duplicar héroes se tomó por motivos económicos más que creativos. Es más fácil para Marvel vender una serie de protagonizada por Kate Bishop si la llamamos Hawkeye que si tienen que empezar de cero presentando a un nuevo personaje. Y justo Hawkeye está justificado, ya que Kate Bishop tomó el nombre en un periodo de tiempo en que Clint Burton había muerto, tras el Avengers Disassembled. Y unido a esto, me resula curioso que el éxito de Ms. Marvel (Kamala Khan) no provocó una nueva hornada de nuevos héroes con poderes y personalidades propias, sino que hemos visto versiones juveniles de héroes como Nova (Sam Alexander) o Ghost Rider (Jaime Reyes), entre otros.

Aunque en estos últimos años sin duda han surgido historias estupendas, Marvel como marca, creo que ha estado tirando piedras contra su propio tejado.

Y esta situación ha provocado que poco a poco una parte de los compradores veteranos de Marvel han dejado de comprar estos comics al sentir que la editorial les estaba quitando a “sus” héroes. Se buscaba captar a un nuevo tipo de lector que no existe de momento en el canal de las librerías especializadas, pero debería haberse hecho sin que sus consumidores actuales se sintieran abandonados. Todo ello provocó que aunque Marvel siga siendo la principal editorial en los Estados Unidos, sí ha sufrido una bajada de ventas que se hizo evidente en octubre y noviembre de 2016. En ese momento, la caída en los ingresos provocó las quejas de los libreros, quejas que parece que  Marvel ha escuchado y ha tenido en cuenta. Independientemente de que no tengo duda que en el plan editorial ya tuviera previsto la vuelta de muchos de estos personajes al final de los actuales arcos.

Para ello había que cerrar las principales historias abiertas, que han culminado en Impero Secreto, saga que reseñaré en enero cuando Panini termine se publicación en España. La historia de Nick Spencer en la que el Capitán América de siempre ha sido sustituido por un servidor de Hydra que se ha hecho con el control de los Estados Unidos ha sido también super polémica. En mi opinión, a falta de leer el final de la historia, me está pareciendo un arco bastante interesante, y creo que la mayoría de gente que la critica ni siquiera la ha leído.

El mundo del comic de super-héroes es cíclico y (casi) siempre acaba por volverse al statu-quo inicial. Por esto en muchas ocasiones lo importante no es el final de la historia, sino el camino que ha recorrido el personaje y las sensaciones que ha transmitido a sus lectores durante ese periodo.

Bueno, y tras este extenso, igual te estás preguntando… ¿de que va este Marvel Legacy? ¿Merece la pena?

En Marvel Legacy veremos como todo empieza en el amanecer de la raza humana, y cómo terminará con la oración de un niño. Y entre medias, imperios caerán, se alzarán misterios, se revelarán secretos, se iniciarán búsquedas y las leyendas se forjarán. Lo que nos conducirá al retorno más esperado, y ¡uno que temeremos!

Marvel Legacy sirve de inicio de la llamada Fase 3 de la editorial, en la que los héroes clásicos volverán a brillar pero sin dejar de lado las series protagonizadas por personajes jóvenes. Es por esto que la idea de “legado” está muy presente en esta historia realizada por Jason Aaron, Esad Ribic (con Steve McNiven y numerosos autores invitados), y colores de Matthew Wilson.

Empezando por la presentación de los Vengadores de hace 1.000.000 de años, entre los que veremos a Odin, Fénix, Doctor Extraño, Puño de Hierro, Black Panther, Ghost Rider o Starbrand, y la existencia de una amenaza que permanecía dormida desde entonces, pero que sin duda despertará en 2018.

Aaron y Ribic es un equipo de total garantía y ofrecen un buen tebeo. En manos menos expertas, Legacy sería un .Point One con aspiraciones, pero Aaron consigue crear una historia entretenida que no busca romper moldes, sino dejar a los lectores con ganas de más presentando los nuevas líneas argumentales de 2018. Y creo que en ese aspecto, el éxito es monumental.

Ribic mantiene su calidad habitual, aunque quizá sus páginas tienen menos fondos de lo habitual, síntoma que debió ir al límite con los plazos de entrega. Junto a Ribic, Steve McNiven dibuja algunas páginas que forman una historia autocontenida dentro del tebeo. Es una pena lo desaprovechado que ha quedado el dibujante de Civil War, porque cada vez que le veo dibujando una historia peor le veo, como si simplemente se preocupara en cumplir el trabajo, pero se olvidara de transmitir nada al lector.  A ellos se les unen un grupo de los mejores dibujantes de Marvel, que dibujan una página cada uno de los personajes en los que ellos están trabajando en la actualidad, y que sirven de presentación de argumentos que serán desarrollados posteriormente en dichas series.

Decidí comprar este tebeo en inglés debido a los spoilers, ya que si me hubiera esperado hasta enero para leerlo, me hubieran chafado varias de las numerosas sorpresas de este tomo. Y lo cierto es que me alegro haberlo comprado en inglés, ya que pude llegar a leer este tebeo sin saber qué me iba a encontrar. ¡Menos mal! Sobre todo, teniendo en cuenta que a los pocos días de leerlo, internet explotó con una noticia sobre uno de los personajes que han retornado a la primera fila en este comic, y que hubiera sido el spoiler del año si me llego a enterar antes de leer Marvel Legacy.

Comparto las primeras páginas de este tomo en el que conoceremos a estos Vengadores de hace 1.000.000 de años:

Marvel Legacy es un buen tebeo que consigue su objetivo de contar el comienzo de la principal historia que veremos en el Universo Marvel en 2018, dejándonos con ganas de más. Además de tener uno de los retornos más esperados por los aficionados, que consiguió sorprenderme y que hizo que volviera a gritar el clásico, “Make Mine Marvel”.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Fuente previews: CBR

Reseñas Express Marvel: El indigno Thor, Moon Knight vol. 6 y Lobezna vol. 3

Se me acumulan los tebeos interesantes que he leído en las últimas semanas. Por esto utilizo este formato de reseñas express para comentar las últimas series Marvel que he leído. Dos series notables y una pequeña decepción.

 

EL INDIGNO THOR, de Jason Aaron, Olivier Coipiel y otros.

¿De qué va? Hace ya más de tres años, durante el evento de Marvel Original Sin, un desequilibrado Nick Furia susurró unas pocas palabras al oído de Thor Odinson que tuvieron un efecto devastador para el Dios del Trueno. A partir de ese momento, Odinson ya no era digno de levantar Mjolnir, que acabó en manos de la nueva Thor (Jane Foster), abriendo un calvario que alcanza su punto culminante en esta miniserie de 5 episodios, que Panini ha publicado dentro de la serie regular.

Cuando Odinson descubra la existencia de un nuevo martillo, el proveniente del Universo Ultimate que llegó a nuestra realidad tras las Secret Wars de Jonathan Hickman, iniciará un viaje hacia el espacio en busca de redención, en una historia que además servirá para desvelar el misterio que hemos esperado más de 3 años para conocerlo.

Valoración: Jason Aaron es mi escritor favorito en el mundo del comic americano. Y con esta serie vuelve a demostrar que Thor es la mejor serie Marvel de los últimos años.

Thor está marcando una edad de oro que recordaremos durante mucho tiempo, que vuelve a ponerse de relieve con esta serie. Aaron nos enseña con “El indigno Thor” como toda su etapa es una gran historia-río en la que todo está relacionado. Y la explicación sobre por qué Odinson es “indigno” es lógica y coherente con lo leído hasta el momento y pone de relevancia que Odinson es un gran Dios, a pesar de que él mismo no lo crea.

El indigno Thor tiene un problema que evita que le ponga un sobresaliente, y es que Olivier Coipiel no dibuja toda la serie. Y es una pena absoluta. Las páginas en las que Coipiel está al 100% son impresionantes, pero hay otras en las que se le nota demasiado abocetado. Y al final es sustituido en varias páginas por Kim Jacinto, que es cumplidor e intenta imitar el estilo de Coipiel con éxito desigual. Además, tenemos páginas sueltas dibujadas por Brendan Frazer, Esad Ribic y el actual dibujante oficial, Russell Dauterman.

Igual que el otro día comentaba sobre los comics de Mark Millar son historias solo correctas con unos dibujos sobresalientes que elevan su puntuación final, en este caso creo que el apartado artístico lamentablemente resta. ¿Tan difícil era conseguir que Coipiel dibujara 5 números a rimo mensual? Desde luego, no debemos renunciar a la calidad, pero algo raro está pasando en el mundo del comic cuando tantos y tantos buenos artistas ya no pueden mantener el ritmo mensual de publicación.

Con todo, la serie merece un notable sin duda ninguna y si te gusta Thor y su actual etapa, su lectura es obligada e imprescindible.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

CABALLERO LUNA Vol. 6, de Jeff Lemire, Greg Smallwood y Jordie Bellaire.

¿De qué va? Jeff Lemire, Greg Smallwood y Jordie Bellaire culminan brillantemente su etapa en Caballero Luna, contándonos el origen secreto del hombre debajo de la capucha del Caballero Luna. Marc Spector nació en Chicago, pero… ¿cuándo nació verdaderamente Steven Grant y el Caballero Luna? Una historia de nacimiento, muerte y renacimiento.

Valoración: Por fin puedo decir que un trabajo de Jeff Lemire en Marvel me ha dejado satisfecho. Me gustan mucho obras suyas independientes como Trillium, Essex County o Descender. Y en DC acertó con Animal Man y Green Arrow. Pero en Marvel, de momento sus diferentes obras se han saldado con unos resultados más que mediocres: Hawkeye, Old Man Logan y sus series de los X-Men han decepcionado completamente.

Sin embargo, en Moon Knight se le ha notado muy suelto y con las ideas muy claras de lo que quería contarnos, que era mostrarnos como es la realidad de un enfermo mental que sufre al tener múltiples personalidades que debe intentar reconciliar.

Además, me alegra comentar que aunque Lemire empezó a escribir esta historia sin conocer al equipo artístico, ha resultado perfecta para que Greg Smallwood y Jordie Bellaire se hayan podido lucir. No solo en las escenas más simbólicas, sino también en los momentos más introspectivos, en Caballero Luna tenemos un equipo artístico en plenitud creativa.

Así si, Marvel

PUNTUACIÓN: 8/10

 

LOBEZNA Vol. 3 ENEMIGA DEL ESTADO, de Tom Taylor, Nik Virella y otros.

¿De qué va? Lobezna de Tom Taylor me ha parecido una buena serie que ha sabido trasmitir la personalidad de su protagonista Laura Kinney (X23), y destacar su importancia dentro del Univeso Marvel.

Su tercer tomo nos cuenta su historia más ambiciosa hasta la fecha, la secuela (al menos en espíritu) de “Enemigo del Estado”, la conocida obra de Mark Millar y John Romita Jr. en la que Logan era capturado por la Mano y convertido en su peor pesadilla, una máquina de matar imparable dirigida hacia sus seres queridos. Esto le convirtió en el criminal más buscado del Universo Marvel, e hizo que SHIELD se uniera con todos los héroes para detenerle.

Laura también tiene un punto débil. Cuando la Fundación que la creó a partir del ADN de Logan la pone en contacto con un activador, pierde el control y se convierte en una máquina de matar. Y cuando esto vuelva a pasar, Laura tendrá que evitar la detención de SHIELD para encontrar a los nuevos líderes de la Fundación y acabar con ellos antes que puedan volver a controlarla.

Valoración: El problema de las expectativas es la caída cuando no llegas a lo que prometes. Y este tomo es el ejemplo perfecto. Para poner en portada un título tan icónico en la historia del personaje, debes tener una historia que esté a la altura. Y aunque Taylor une correctamente el concepto original de un Lobezno al que han lavado el cerebro perseguido por SHIELD a la propia historia de Laura, al final su desarrollo es flojillo y da a entender que estamos ante un reclamo “sacacuartos.” Además, debo decir que el final me pareció super tramposo y me dejó con una cara de WTF! monumental.

Y por si fuera poco, el apartado artístico tampoco está a la altura. El dibujante Nik Virella es solo correcto y hace que echemos mucho de menos a David López, el excelente dibujante del primer arco y que en este Enemiga del Estado solo realiza las portadas.

Al final, un tebeo sólo correcto hace que sea difícil que vuelva a comprarlo, lo que es una pena, porque los dos tomos anteriores hicieron que me encariñara con el personaje.

PUNTUACIÓN: 6/10

 

Hasta aquí las reseñas de esta semana. ¿Habeis leído estas series, qué os han parecido? No lo dudeis y compartir conmigo vuestras impresiones en los comentarios.

Prophet Vol. 5 Guerra en la Tierra. El final del camino

Tras una larga espera, Aleta Ediciones por fin ha publicado en España el quinto y último tomo de Prophet, la serie de ciencia-ficción creada por Brandon Graham, Simon Roy y  Giannis Milonogiannis entre otros, a partir del personaje de Rob Liefeld.

PUNTUACIÓN SERIE COMPLETA: 7/10

Este quinto tomo recoge la miniserie Prophet: Earth War, que sirve de conclusión de una serie que se ha convertido por en uno de los referentes del cómic de ciencia ficción americano de los últimos años.

El ejército del viejo Prophet vuelve al mundo natal de la Humanidad y debe aliarse con un culto adorador de cristal para reconquistar las torres que despertaron al Imperio.

Si quieres conocer quién es Prophet, te sugiero mi artículo de ¡Noviembre de 2015! en el que reseñaba los cuatro primeros tomos y el origen del personaje. Si, has leído bien, tuvimos que esperar dos años para poder leer el final de la historia, lo que considero que ha sido una pasada super exagerada. Y quizá esta espera me puso las expectativas tan altas que este tomo, aunque correcto y continuista respecto a las cuatro primeras partes, me ha dejado un poco frío. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos ante un final que no es realmente un final, porque nada termina realmente y la vida continúa. Y cambia y evoluciona en un ciclo sin fin.

El guion es de nuevo de Brandon Graham y Simon Roy, contando en el apartado gráfico con el propio Graham, Giannis Milonogiannis, Grim Wilkins y Ron Atkins.

El mayor hallazgo de Prophet es que no se parece a nada que haya leído antes y es realmente una obra totalmente original que sorprende página a página. Brandon Graham y Simon Roy dieron vida a un personaje como nunca lo consiguió su propio creador Rob Liefeld en los lejanos 90. Aunque en este caso, la intención de Graham y Roy con esta serie entiendo que ha sido crear “high-concepts” de ciencia-ficción cuanto más diferentes mejor, más que dotar de personalidad diferenciada a sus personajes.

Además, el apartado artístico sigue siendo lo más flojo, con dibujos que en muchos momentos parecen bocetos a medio construir. Esto es una autentica pena, porque con un dibujo un poquito mejor narrativamente hablando, quizá podríamos estar hablando globalmente de una obra sobresaliente en lugar de un correcto notable.

Comparto a continuación algunas páginas del primer número de este tomo de la edición americana, para que veais el nivel del arte de este tomo.

Prophet es una serie imprescindible para todos los fans de la ciencia ficción. Una obra agrupada en cinco tomos que te recomiendo si te gusta disfrutar de obras diferentes que no parezcan copia de copia de algo ya visto infinidad de ocasiones.

PUNTUACIÓN SERIE COMPLETA: 7/10

Fuente previews: CBR

 

Renacida, de Mark Millar y Greg Capullo

Renacida es el nuevo comic de Mark Millar, en este caso colaborando con Greg Capullo, el dibujante superestrella de Batman. Una serie de ciencia ficción publicada en España por Panini, y que aunque está excelentemente dibujada, su concepto no me ha convencido del todo.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¿Dónde vamos cuando morimos? Ni al cielo ni al infierno: a otro sitio. Un sitio donde tienes que luchar para sobrevivir y donde las personas de tu pasado te están esperando: los buenos… y los malos.

El equipo artístico está brutal y es sin duda lo mejor de este tebeo. Junto a Greg Capullo a los lápices encontramos a sus colaboradores habituales Jonathan Glapion en las tintas y Francisco Plascencia al color.  En el caso de Renacida, estoy seguro que a partir de este concepto básico de un mundo fantástico al que vamos tras morir, Millar simplemente le dijo a Capullo, “¿qué quieres dibujar?”, adaptando su argumento a los deseos del dibujante de Nueva York. ¿Quieres dibujar dragones? Sin problema, hay tienes tres. ¿Un guerrero que mate zombies con un hacha? Seguro que mola. Y así sucesivamente.

Esto en el fondo no es ningún problema, ya que  lo cierto es que se nota que Capullo & Cia. se lo han pasado de maravilla trabajando en esta serie, y las páginas son espectaculares y justifican el precio de este tomo.

Mark Millar es un tío muy listo. Su éxito en Marvel y DC (con Ultimates y Red Son entre otras) le abrió las puertas del estrellato en el mundo del comic. Este éxito le permitió una independencia que ha dirigido a crear conceptos sencillos y fáciles de vender a Hollywood, que ha adaptado con éxito en películas como Wanted, Kick-ass o más recientemente, Kingsman.

Este éxito se retroalimenta. Cuando una película tiene éxito, los ejecutivos de Hollywood se pegan por firmar su siguiente serie. Del mismo modo, sus comics se venden bien, pero aún mejor cuando se estrena la película. Y así, los mejores dibujantes hacen cola para trabajar con él, sabiendo que esas series van a resultar muy, muy rentables para ellos. Así tenemos Empress con Stuart Immonem, Crononautas de Sean Murphy, o Jupiter´s Legacy (volúmenes 1 y 2) junto a Frank Quitely.

En el caso que nos ocupa de Renacida, el guión me ha decepcionado bastante. No se exactamente qué esperaba, pero Millar no ha estado especialmente acertado. Más allá del “pitch” inicial y de dar a Capullo o que quería dibujar, he visto a Millar más vago de lo habitual, con una historia sin giros ni sorpresas bastante normalita. En todo caso, entiendo que en este caso más que en otras ocasiones Millar ha optado por apartarse y dejar que el dibujante se luzca.

Comparto a continuación algunas páginas sin texto para que disfruteis del excelente dibujo de Capullo y sus colaboradores.

La historia de Renacida quizá me ha decepcionado un poco, pero el dibujo de Capullo sin duda merece la compra. Si te gusta disfrutar de una historia de fantasía extraordinariamente dibujada, no lo dudes, pasarás un buen rato.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Fuente previews: CBR

Ragnarök Volumen 2 de Walter Simonson

El segundo volumen de Ragnarök de Walter Simonson, publicado en España por Panini, continúa la historia de lo qué sucede después del Crepúsculo de los Dioses de la mitología nórdica.

PUNTUACIÓN: 7/10

Ragnarök, el Crepúsculo de los Dioses Nórdicos, ha ocurrido finalmente. Pero la creencia de que el mal sería destruido junto con los dioses resultó ser falsa. Sólo los dioses murieron. Los Nueve Mundos se derrumbaron y se convirtieron en las Tierras del Crepúsculo, un vasto reino crepuscular habitado por hombres, trolls, demonios y reinos destrozados, bajo la tiranía de los Grandes Enemigos. Después de cientos de años, un solo dios emergió en el mundo post-Ragnarök: Thor, el Dios del Trueno.

Este segundo tomo reúne los números 7 al 12 de la edición amerciana, publicada por IDW. En ellos, Regn un Elfo Negro asesino a sueldo, y su joven hija, Drifa, han perseguido a Thor por innumerables leguas hasta las ruinas de Asgard, con la intención de matarle. Y además, Angantyr, el Señor de los Muertos, ha descubierto la reaparición de Thor y desata a sus draugar, los caminantes no muertos, contra el Dios del Trueno, buscando destruir el último vestigio de los antiguos mundos y la única esperanza para el presente.

Para cualquier lector de comics Marvel el nombre de Walter Simonson siempre estará unido a Thor, el Dios del Trueno. Su etapa de mediados de los 80 es para mi una de las 10 mejores historias de Marvel de todos los tiempos, así de buena me parece. Así que cuando se anunció que Simonson volvía a los mitos nórdicos con una nueva historia protagonizada por Thor, fue como si lanzaran fuegos artificiales.

Pero aunque parezca una obviedad, el Thor que Simonson mos muestra en Ragnarök no tiene nada que ver con el de los comics Marvel. Y lamentablemente, la sombra de su icónica etapa de Marvel quizá sea demasiado larga, y las expectativas, imposibles de superar.

Que mis palabras no os confundan, Ragnarök es un buen comic. Para tener 71 años, Simonson demuestra estar en plena forma como storyteller, y los colores de Laura Martin son perfectos para sus lápices y evocan la épica de las historias clásicas del Dios del Trueno.

El problema de Ragnarök es que Simonson está tan centrado en su historia y en trasladar elementos de los mitos nórdicos que se olvida de crear personajes carismáticos, o que nos transmitan alguna empatía. En la mítica saga de Surtur en Marvel, Thor era el DIOS DEL TRUENO. Pero no solo él brillaba. Balder, Loki, Beta Ray Bill… hasta Skurge el Ejecutor sudaba carisma en cada viñeta.

Sin embargo, en Ragnarök los personajes son solo piezas necesarias para que la historia avance. La historia está bien y se desarrolla hasta un correcto y lógico final que abre la puerta a la siguiente etapa en el camino de Thor para alcanzar su venganza frente a Angantyr. Pero sin carisma, nada emociona ni hace que nos enganchemos.

El ejemplo más claro de esto es Thor, que es solo una sombra de su versión icónica. Entiendo que probablemente esto algo buscado intencionadamente por parte de Simonson, por un lado para alejarse de sus páginas de Marvel, y por otro por el drama de saber que es el último Dios vivo, tras despertar en un mundo arrasado en el que todos sus seres queridos hace siglos que han muerto. No es sólo que su aspecto gráfico le acerque a los zombies, ya que de hecho se ha levantado de entre los muertos, es que su carisma roza ese nivel.

Creo que quizá me está quedando un comentario demasiado negativo hacia este segundo tomo de Ragnarök, cuando lo cierto es que no es un mal comic. De hecho, a pesar de estos elementos menos buenos que comento, lo cierto es que voy a seguir comprando este comic. Hay muchos autores clásicos (si Miller, te miro a ti), que creativamente han envejecido muy mal. Me alegra comprobar que Simonson mantiene a su edad una lucidez narrativa digna de elogio. Quizá sus páginas tengan cierta sensación “viejuna” al volver a elementos muy conocidos en su obra, pero mi corazoncito de fan se alegra al pasar cada página, o viendo sus característicos efectos de sonido épicos.

Comparto a continuación las primera páginas de este tomo, por si alguno de vosotros no está familiarizado con el estilo de Simonson.

Enhorabuena Walter, ójala mantengas tu creatividad durante muchos años más. Yo estaré aquí para comprarlo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Crítica de Kingsman: El círculo dorado de Matthew Vaughn

Mi comentario sobre Kingsman: El círculo dorado de Matthew Vaughn va a ser muy sencillo y rápido. ¿Te gustó Kingsman: Servicio Secreto? Entonces disfrutarás un montón esta continuación. Por el contrario, si la adaptación del comic de Mark Millar y Dave Gibbons te pareció soez y over-the-top, entonces mejor que te ahorres esta nueva película. Por suerte, yo me encuentro dentro del primer grupo, así que para mi han sido 140 minutos de diversión políticamente incorrecta protagonizada por personajes carismáticos y con unas escenas de acción espectaculares e imaginativas.

PUNTUACIÓN: 8/10

Kingsman: El círculo dorado es una historia completamente original que no adapta ningún comic de Mark Millar. Está escrita por Matthew Vaugh en colaboración con Jane Goldman, colaboradora habitual del director y productor inglés.

Cuando el cuartel general de los Kingsman es destruido  por un misterioso cártel de la droga liderado por la sociópata Poppy Adams (Julianne Moore), Eggsy (Taron Egerton) tendrá que viajar junto a Merlin (Mark Strong) a los Estados Unidos para pedir ayuda a sus primos lejanos, los Statesmen. Ambas organizaciones secretas de élite tendrán que unir sus recursos para intentar derrotar a su enemigo común y salvar al mundo…

Kingsman: Servicio Secreto (2015) me pareció una película increíblemente divertida y carismática que mejoraba considerablemente el correcto tebeo de Mark Millar y Dave Gibbons. El éxito de esta película en un año en el que se estrenaron infinidad de películas de espías fue todo una sorpresa y un soplo de aire fresco a un género que parecía que ya no tenía nada interesante que contar tras las películas de Jason Bourne.

Fox dió luz verde a la continuación, pero a la vez ponía el listón muy alto y podía provocar unas expectativas imposibles de superar. En este sentido me alegra comprobar que Kingsman: El circulo dorado “sólo” ofrece más de lo mismo. Hablo,  claro, de acción super espectacular con grandes dosis de inventiva e imaginación, multitud de personajes carismáticos en cada fotograma y situaciones irreverentes, over-the-top y políticamente incorrectas que me sacaban la sonrisa constantemente.

No diría que Kingsman: El círculo dorado es mejor que su antecesora, pero seguro que no es peor. Cumple sobradamente con nuestras expectativas y es una película palomitera en el mejor sentido que ofrece lo que se espera de ella sin reirse del espectador.

Técnicamente, la película se sale. Ya no es una sorpresa comprobar como Matthew Vaughn nos ofrece unas imágenes espectaculares y unos planos perfectos en cada escena. Lo increíble es que Vaughn haya realizado esta película con “sólo” 100 millones de presupuesto, una minucia si lo comparamos con otras películas recientes como Batman v. Superman, X-Men: Apocalypse o Transformers 5.

Ayudado por el director de fotografia George Richmond, que ya trabajó en Kingsman: Servicio Secreto, la acción está siempre clara y nítida. Vaughn mete al espectador en medio del meollo y siempre tenemos clara la situación de cada personaje  en la escena, entendiéndose lo que está pasando. Además, los planos generales son espectaculares y en las escenas de diálogos la cámara está en el sitio justo para enfatizar los sentimientos de los personajes.

Otra cosa a destacar es que cuando vi que la película duraba 140 minutos, temí que se me hiciera demasiado larga. Nada más lejos de la realidad, la película pasa en un suspiro gracias al gran sentido del ritmo de Vauhgn, alternando los momentazos para que en ningún momento sientas que una escena o personaje sobran o están para hacer bulto y rellenar minutos. Al final, fueron casi dos horas y media de pura diversión.

Pero es que además el casting es un acierto brutal y se nota que todo el mundo se lo está pasando en grande. Vaughn consigue que conectemos con todos los personajes, independientemente de sus minutos en pantalla, y nos dejan con ganas de más. Para los que sobrevivan, claro.

Julianne Moore lo borda como una maruja psicópata obsesionada con la estética de los 50 que domina el mayor cartel de la droga a nivel mundial y cuyo plan maléfico es casi tan estúpido como el de Samuel L. Jackson en la primera película. La villana es quizá el eslabón más débil de la cadena, pero es la protagonista de algunos de los gags más bestias de la película y su actitud “happy” contrasta con sus acciones brutales.

En el lado de los americanos, tenemos a Jeff Bridges como Campagne, el director de los Statesmen, con pocos minutos pero bien aprovechados. Channing Tatum es Tequila, el agente más duro del cuerpo, Pedro Pascal es Whiskey, maestro en el uso del látigo y Halle Berry es Ginger, la oficial de inteligencia que solo desea un puesto como agente de campo pero que es rechazada una y otra vez sólo por ser mujer. Y por si fuera poco, tenemos al Presidente de los Estados Unidos interpretado por Bruce Greenwood, que dará un nuevo significado a la expresión “ganar la guerra contra la droga”.

Por el lado británico, además de Eggsy (Taron Egerton) y Merlin (Mark Strong), descubriremos cómo pudo sobrevivir Galahad (Colin Firth) al final de la anterior película, y volveremos a ver a Roxy (Sophie Cookson), la Kingsman compañera de Eggsy.

Además, comprobaremos cómo la Princesa heredera Tilde de Suecia (Hanna Alström), protagonista de la criticada broma del final de la primera Kingsman ha encontrado con Eggsy al amor de su vida, lo que demuestra que algo bueno salió después de todo y siempre hay luz al final del túnel. Ya lo se, es una broma de mal gusto, pero no pude evitarla…  y encaja perfectamente con el tono irónico y desmitificador de la película.

Y destacar también la impresionante aparición de Elton John interpretándose a si mismo, que protagoniza uno de los numerosos momentazos de la película. Viéndole en pantalla no me cabe duda que todo el reparto de lo ha pasado de p#$@ madre rodando esta película.

Vi la película en versión original, y me encantó el exagerado y divertido contraste entre el perfecto acepto British de los Kingsman y el cerrado acento tejano de los Statesmen yankis. Pero es que Eggsy cambia mucho cuando está en misión oficial, compórtandose como un perfecto gentleman, a cuando está con sus colegas del barrio y su acento es el un pandillero más. Habla y se comporta completamente diferente. Estos los pequeños gustazos que solo se disfrutan con la V.O. y que seguro se pierden con la traducción.

Esto me lleva a las escenas de acción. Como en todo en Kingsman: El círculo dorado, la acción no sorprende como lo hizo en la primera película. Pero ya le gustaría al 99% de los directores de acción actuales tener el sentido del ritmo y la continuidad que tiene Vaughn. Las persecuciones son increíbles y las peleas y tiroteos cuentan con unas coreografías fluidas y espectaculares. Aún sin elemento sorpresa, diría que el climax final está a la misma altura que el ya clásico tiroteo en la iglesia protagonizado por Colin Firth en la primera parte.

Si, Kingsman 2 es más de lo mismo. Pero si es un producto de esta calidad, ya pueden empezar a rodar la tercera parte, que yo pagaré encantado por verla en el cine. Como dirían en los USA, “Shut up, bitch, and take my money!” Vaya, Matthew Vaughn me está convirtiendo en un mal hablado…

Esto me lleva al tema de las críticas de los medios “serios”. La verdad es que las críticas a Kingsman 2 no están siendo demasiado buenas, y en muchos artículos se comenta como negativo que la película no sorprende porque es igual a la primera. Aunque esto es un hecho objetivo, me sorprende como esto se expresa masivamente con una connotación super negativa que pesa más que todo lo bueno que la película ofrece, que es mucho. ¿Por qué no leí esos mismos comentarios de “más de lo mismo” con Fast 8, cualquier película de James Bond, Jurassic World o Star Wars VII? Pongo estos ejemplos, pero eso mismo podría decirse del 75% del cine comercial americano.

Compruebo además que la broma sexual del final de Kingsman 1 no le gustó nada a algunos críticos. En especial a las de sexo femenino, pero no exclusivamente. Y no han perdido tiempo en recordarlo cuando comprobamos que Kingsman 2 tiene este mismo tipo de gags sexuales. Pero ¿tan difícil es de ver que esas bromas buscan exponer de forma irónica (y un poco burra, por qué no decirlo) el machismo de las películas de James Bond en las que en cada película tiene una nueva novia de la que está enamoradísimo de una forma pura, para luego tirarla a la basura? El final de Kingsman 1 en ese sentido era muy bestia, pero más honesto. “Si salvas el mundo te daré tu premio”, dijo la princesa. Y cumplió. No había amor, solo cumplía el acuerdo con Eggsy.

Entiendo que es mucho más machista una película al azar de James Bond que las de Kingsman, que reconociendo el machismo implícito en este tipo de cine, subvierten las reglas tradicionales y crean escenas super divertidas y over-the-top para poner encima de la mesa todos estos clichés y reirse de ellos. No se, a lo mejor el raro soy yo…

Como comentaba, viendo la calidad de Vaughn, ojala hubiera dirigido él películas decepcionantes como Logan o X-Men: Apocalypse, también producidas por Fox. Otro gallo hubiera cantado. Además, lleva tiempo comentándose que Vaughn sería el director perfecto para dirigir una hipotética Man of Steel 2, que devolviera al personaje al tono correcto que Snyder nunca entendió. No puedo estar más de acuerdo, con Vaughn a los mandos, la película sería increible. Dicho lo cual, lamentablemente no creo que lleguemos a ver nunca estrenada esta película. Aunque Vaughn ha trabajado para Fox en X-Men: First Class, tuvo muchísima libertad porque prometió una película barata y rápida de rodar y los ejecutivos no sabían muy bien qué hacer con la franquicia tras X-Men 3. En el caso de Warner, no tengo duda que sus ejecutivos intentarían controlar y cambiar los planes de Vaughn. Aunque ojala me equivoque.

Comparto el primer trailer de la película:

Como ya he comentado, Kingsman: El círculo dorado es una excelente película de entretenimiento que tiene claro que quiere ofrecer a los espectadores y triunfa al cumplir con nuestras expectativas, algo que no puede decirse de la mayoría de películas palomiteras actuales.

PUNTUACIÓN: 8/10