Archivo de la etiqueta: ciencia ficción

Crítica de Counterpart temporada 1 (HBO)

Aprovechando mi suscripción a HBO pude ver la primera temporada de Counterpart, serie de ciencia ficción estrenada en los USA en el canal Starz, y que tiene como principal protagonista al excelente J.K. Simmons, esta vez por partida doble.

PUNTUACIÓN 6.5/10

Counterpart es una serie de espionaje sobre un misterioso mundo que se esconde bajo la superficie de nuestras vidas. Howard Silk (J.K. Simmons) es un modesto trabajador de una agencia de espionaje de las Naciones Unidas en Berlín. Cuando Howard descubre que su organización oculta el acceso a una dimensión paralela se ve envuelto en un mundo de intriga, peligro y traición donde la única persona en quien puede confiar es su otro yo del mundo paralelo. La serie trata temas como la identidad, el destino y el amor perdido planteando una eterna pregunta: ¿Y si nuestras vidas hubiesen sido diferentes?”.

Counterpart en una buena ciencia ficción que utiliza un interesante concepto, la existencia de dos tierras paralelas (que se sepan hasta este momento), para construir unos personajes complejos sobre los que quieres conocer más.

 

Sin duda el principal atractivo de la serie es ver por partida doble al excelente J.K. Simmons, y la verdad es que su interpretación es brutal. El Howard Silk de “Tierra 1”, en un aburrido contable que vive una vida gris sin amigos, y que emplea sus horas libres en visitar a su esposa, ingresada en un hospital tras ser atropellada. Es un buen hombre que nunca ha roto un plato. Sin embargo, Howard Silk de “Tierra 2” es un cínico espía sin familia, que sabe mucho más de lo que cuenta, y que sientes en todo momento que está al control de la situación. Y en todo momento reconoces qué Howard estamos viendo, simplemente por el brillo y la intensidad de su mirada, y su expresión corporal. Es sin duda una actuación sobresaliente.
Counterpart ha sido creada por Justin Marks, escritor de la última versión de El Libro de la Selva de Disney, y su episodio piloto fue filmado por Morten Tyldum, director de The Imitation Game.
Su primera temporada de 10 episodios está ambientada en Berlín, capital del espionaje durante la Guerra Fría, lo que creo que es un gran acierto. Esta ubicación acentúa el feeling opresivo y la sensación de estar viviendo en un mundo que oculta muchos secretos.
Además de J.K. Simmons, también me han gustado el resto de reparto, formado por Olivia Williams como Emily, la esposa de Howard en tierra 1 y divorciada de él en Tierra 2; Harry Lloyd como Peter Quayle, Director de Estrategia en Tierra 1 que descubre que desde el otro mundo están planeando algo contra el suyo; Nazanin Boniadi como Clare, la esposa de Harry que tiene un papel crucial en la historia; o Sara Serraiocco como Nadia, una asesina de salta de Tierra 2 a la 1 con una misión que cumplir.
El tema de en qué momento se torció todo y si yo soy la mejor posible de mi mismo son temas muy presentes en toda la serie. Y también el hecho que aunque se crean muy diferentes, en el fondo las diferentes versiones son más similares de lo que ellos mismos se creen.
Además, hay un gran misterio relativo a la conspiración o conspiraciones, sus miembros y el objetivo que buscan, que se empieza a desarrollar en esta primera temporada pero que obviamente no se resolverá hasta la próxima/s temporada. Y es que desde Tierra 2 están atacando Tierra 1, pero en 2 creen que una epidemia de gripe que diezmo su mundo fue provocada por agentes de 1 que buscaban la destrucción de su mundo. ¿Es esto cierto? Sin duda, hay más de una conspiración en juego.
Si tengo que ponerle un pero a esta primera temporada es que la serie es super lenta en su parte central, hasta el punto que varias veces me quedé dormido viéndola. Vale que la he visto de madrugada, pero esto mismo no me pasó con Banshee, por ejemplo, que la vi exactamente a las mismas horas. Aún entendiendo que son conceptos diametralmente opuestos. En todo caso, debo reconocer que esta construcción de los personajes previa es lo que hace que el desenlace de los dos episodios finales sea satisfactorio, de forma que una fase se cierra, aunque se abre paso la siguiente parte de la historia.
Comparto el trailer de esta primera temporada:
Counterpart ha espezado lentamente, pero el final de esta primera temporada ha terminado a buen nivel. Espero que aprovechen la segunda temporada para descubrir más aspectos del misterio de estos dos mundos.
PUNTUACIÓN 6.5/10
Anuncios

Crítica de Han Solo, de Ron Howard

Hay mucha tela que cortar con Han Solo: Una historia de Star Wars, la nueva película ambientada en una galaxia lejana, muy lejana, y que ha sido dirigida por Ron Howard. El resumen rápido, sin embargo, es muy sencillo: Os recomiendo que vayáis a verla al cine.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Precuela de la saga Star Wars, en la que se conocen los primeros pasos que dio el personaje de Han Solo, desde joven hasta convertirse en el contrabandista antihéroe que vimos en “Una nueva esperanza”, antes de encontrarse con Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la cantina de Mos Eisley.

Poniendo un poco de contexto a Han Solo, hay que decir que su producción ha sido bastante accidentada. Los directores inicialmente contratados, Phil Lord y Christopher Miller (La Lego Película), fueron despedidos a mitad del rodaje y sustituidos por el veterano Ron Howard. Lord y Miller querían convertir la película en una comedia de acción e invitaban a los actores a improvisar en el rodaje, cosa que no gustó nada ni a Lawrence Kasdan (autor del guión de El Imperio Contraataca entre otros), ni por supuesto a Kathleen Kennedy, la presidente de Lucasfilms.

Ron Howard volvió a rodar una gran parte de la película, y su estilo clásico resultaba perfecto para la película, que intenta transmitir a las nuevas generaciones el feeling aventurero de la trilogía original y de las aventuras de Indiana Jones.

Esto en si mismo no debería ser un problema. Rogue One también cambió sustancialmente el primer montaje de Gareth Edwards, pidiendo al veterano Tony Gilroy que supervisara dichos cambios en lugar del defenetrado Edwards. Y como resultado, un gran tercio final con la batalla en Escarif totalmente nueva y una última escena protagonizada por Darth Vader nos dejó a los aficionados con un buen sabor de boca, haciéndonos olvidar que la película hasta ese momento estaba siendo bastante montonera.

Así que si Rogue One fue un éxito, ¿por qué no lo puede ser también Han Solo?

Debo decir que  Han Solo me ha parecido una película super entretenida que presenta perfectamente a los clásicos Han Solo, Chewbacca y Lando Carlrissian, así como el mundo criminal de Star Wars que hasta ahora sólo se había mencionado de pasada en las anteriores películas. Para ello, Ron Howard, su director, transmite con acierto el espíritu de la trilogía original y de las aventuras de Indiana Jones, con unos toques de western y películas de robos. La película no te permite descansar ni un segundo, siendo una montaña rusa con secuencias hiper-molonas como el robo de cargamento de coaxium en el planeta Vandor o la “carrera” de Kessel, contando con un final sorprendente con varios giros de guión muy bien ejecutados.

Los personajes actúan según sus filosofías vitales y sus acciones son coherentes en todo momento, además de conectar perfectamente con la trilogía original. Por ello, aunque la película tiene varios giros interesantes, estos son siempre coherentes con la forma de ser de los personajes. Destacar además que aunque la película cuenta una historia cerrada con principio y fin, deja la puerta abierta a hacer nuevas películas que, por desgracia no creo que lleguen a rodarse daba la fría acogida del público.

Creo que si un icono del cine como Indiana Jones no tenía más pretensión que hacer pasar un buen rato a la audiencia, no deberíamos pedir nada más a una película como es Han Solo. Y os invito a todos los fans que veáis Han Solo con la mente abierta y permitáis que os entretenga durante 135 minutos. Creo que pasaréis un buen rato.

El aspecto más polémico de la película sin duda fue el fichaje de Alden Ehrenreich (secundario en Ave, César! de los Coen) como Han Solo . Su actuación me ha parecido correcta, pero lamentablemente se confirma que no tiene el carisma de una gran estrella de Hollywood que llena la pantalla y él sólo aguanta la película. Hay que reconocer que Alden tenía un encargo imposible, porque era imposible que pudiera igualar a Harrison Ford, un ICONO del cine de los últimos 40 años. Es difícil ser justo en este aspecto, pero diría que para Han Solo, que Alden Ehrenreich esté correcto no es suficiente.

Actores como Chris Pratt, por poner un ejemplo,  si tienen ese carisma, y eso que antes de que James Gunn lo fichara para Guardianes de la Galaxia era conocido como “el gordito de Parks and Recreation”. Sin embargo, su carisma hace que mole verle en pantalla sin importar lo que haga. Esto no pasa con Alden Ehrenreich, y es una pena. E incluso creo que su falta de carisma se ve amplificado además al compartir pantalla con estrellas como Donald Glover o Woody Harrelson. Y es que Glover es otro actor que, como Pratt, tiene flow, y convierte en oro todo lo que toca. Precisamente, su Lando Carlrissian no mola tanto como parece opinar todo el mundo, lo que mola es  ver a Glover en pantalla. Él si tiene carisma, pero su Lando es muy planito. Woody Harrelson es otro actor que sabes que lo va a hacer siempre bien, y su personaje, Tobias Beckett, que hace las veces de mentor de Han, le eclipsa en varias ocasiones.

Otro tema importante es que este Han Solo es un héroe puro en esta película, siempre haciendo lo correcto. El Han del Episodio IV es un cínico al que la vida le ha pegado duro, pero me gustó que empezarán la historia cuando aún creía en hacer lo correcto. Sin embargo, en esta sociedad moderna en la que parece que solo molan los antihéroes tipo Deadpool (aunque en el fondo no sea tan malote como lo pintan), no se si un personaje tan puro encaja con los gustos de la audiencia.

Hablando sobre resto de personajes, me gustó mucho la presentación de Chewbacca y como conoció a Han. Quizá me faltó una escena como la de Vader en Rogue One, dejando claro por qué todo el mundo teme a los Wookies. La fuga de las minas de Kessel intenta hacer esto, sin conseguirlo, y se me quedó  corta, pero globalmente Chewbie me dejó con una sonrisa.

Me gustó también Emilia Clarke como Qi’ra. Su personaje es una antigua novia de juventud de Han y jugará un papel fundamental en la película. Qi´ra tiene múltiples facetas que la convierten en un personaje complejo que hubiera podido dar mucho juego en próximas película. Además, mucha gente no se da cuenta que ella es también un personaje heroico, no una villana. Alguien trágico, diría yo, obligada por su pasado dentro de una organización criminal de la que no se puede escapar. Y no digo más por no entrar en spoilers.

Por otro lado, Emilia Clarke siempre me ha parecido una actriz bastante limitada que se ha beneficiado muchísimo del éxito de Juego de Trono. En Han Solo, creo que tiene una buena química con Alden  Ehrenreich en las escenas que comparten y que lo hace razonablemente bien.

Woody Harrelson como Beckett es otro personaje fundamental en marcar el carácter de Han, y junto a Paul Bettany como el jefe mafioso Dryden Vos nos abren la puerta a conocer a los clanes criminales de la galaxia, algo que hubiera dado para varias películas.

Sobre Lando Carlrissian, recalcar que él no mola tanto como todo el mundo dice. Es Donald Glover  quien tiene flow, pero la historia del personaje es flojilla. Veo una ridiculez hacer una película en solitario con Lando, algo que he leído repetidamente este pasado fin de semana, empezando porque no hay suficiente material de base y el personaje no da para tanto.

El guión de Lawrence Kasdan y su hijo Jon me parece que tiene las ideas muy claras sobre lo que tiene que ser una historia de Star Wars y creo que Ron Howard lo sabe convertir en imágenes que trasladan el feeling de la trilogía clásica mucho mejor que cualquiera de las otras películas que se han estrenado recientemente. Han Solo busca ser un gran entretenimiento y creo que que lo consigue, aunque esto está claro que no ha sido suficiente para atraer al gran público.

Voy a comentar el gran problema para mi de Han Solo por encima de la interpretación de Alden  Ehrenreich, y es ¡LA ILUMINACIÓN! La película busca alejarse de la iluminación neutra de las películas originales mediante el uso de luces difuminadas y escenas oscuras. Leí que la intención era destacar el mundo oscuro en el que vive Han y como lucha por salir a la luz, de forma que esta decisión sirviera para distinguirla de las demás películas, dándole una personalidad diferenciada. Lamentablemente, si la personalidad va en detrimento de la narrativa, a mí no me funciona. Al menos, no en una película de Star Wars. De hecho, hay escenas que es difícil seguirlas bien porque están demasiado en penumbra y no se ve bien lo que está pasando.

Conectado a esto, aunque está claro que Alden Ehrenreich NO es Harrison Ford (y nadie puede serlo), quizá hubiera podido ser un buen Han Solo si lo hubiéramos visto bien. Pero es difícil demostrar que tienes carisma si te pasas media película iluminado a contraluz y la otra media con un filtro azul cuando está dentro del Halcón Milenario.

Ron Howard comentó que esta decisión narrativa usando la iluminación de Bradford Young ya estaba tomada antes de su fichaje, y que le pareció correcta y la continuó. Pero además, incide en el hecho de que no se podía cambiar, porque hubiera provocado empezar a rodar totalmente de cero, algo imposible dadas las fechas de estreno. Cabe especular qué hubiera pasado si Howard hubiera comenzado a rodar la película desde el principio, porque es una pena. Como comentaba en mi crítica de la decepcionante Los Últimos Jedis, cuando rompes una expectativa, lo que ofrezcas en su lugar debe ser mejor, o el resultado no será bueno. Pasó en la película de Rian Johnson, y ha vuelto a pasar aquí.

Por otro lado, no puedo obviar el hecho que Han Solo va a fracasar en taquilla. En los USA se ha quedado lejos de las cifras que se esperaban en su estreno, recaudando solo 83 milllones en los USA, a lo que hay que sumar que también han sido decepcionantes sus entrenos internacionales. La película va a ser de largo la que menos recaude de toda la saga galáctica, a lo que hay que sumar que los reshoots realizados por Ron Howard han incrementado muchísimo su coste final, que no se conoce pero sin duda supera los 250 millones de dólares.

No es que Disney vaya a perder dinero. Teniendo en cuenta las licencias, Legos, ventas de blu.rays, derechos televisivos, etc, seguro que al final recuperan su inversión. Pero aparte de tardar más tiempo, esto marca un cambio de paradigma, ya que Star Wars ya no es la franquicia más importante de Hollywood que rompe las taquillas. De hecho, en los tres años que han pasado desde el estreno de El Despertar de la Fuerza, Star Wars ya ha perdido su cualidad de EVENTO, siendo “sólo” películas como todas las demás que pueden triunfar o fracasar si no lo hacen bien.

Pero, ¿es una mala película Han Solo? ¿Merece este fail sin paliativos? Yo creo que no. En primer lugar, las anteriores Star Wars se estrenaron siempre en navidades son casi competencia. Sin embargo, Han Solo se ha estrenado en mayo, y tiene que compartir pantalla con los Vengadores: Infinity War y Deadpool 2 que se dirigen al mismo público. No hay duda que su recaudación en cualquier caso iba a ser peor que si se hubiera estrenado en navidades.

Disney movió a Han Solo a mayo para darle más importancia a la película de Mary Poppins que se estrenará en Navidad. Su prioridad en 2018 está más que clara: Primero Vengadores, Mary Poppins en navidades en segundo lugar, e Increíbles 2 en junio en tercer puesto. Y ya después Han Solo. Tal cual. Y en este mundo actual dominado por Netflix y HBO, en que te tienen que vender muy bien una película para que vayas a verla al cine, parece que el no ser un evento, sino “sólo” una película de entretenimiento la ha perjudicado. Familias que a lo mejor sólo van al cine 1 vez al mes, o incluso menos, han elegido ver Infinity War antes que Han Solo, porque sin duda todos sentiamos que la de los Vengadores era la “más importante”.

A todo esto, diría que Han Solo ha pagado el pato además por la polémica surgida de la fallida Los Últimos Jedis. Mucha gente a la que no les gustó Star Wars VIII han decidido no ver en el cine precisamente la película que mejor traslada el espíritu original a la actualidad.

Desde luego, tiene narices que el público nos hayamos tragado desde 2015 un remake, El Despertar de la Fuerza, un cinta bélica que se salva gracias a un cameo de Darth Vader insertado a última hora, Rogue One, y un remake inverso planteado en hacer todo lo contrario de las películas originales, como es Los Últimos Jedi.  Y ha sido Han Solo, justo la que plantea situaciones originales y no es un refrito de ideas recicladas, la que ha sufrido la indiferencia del público. Sin duda, una pena.

Siempre he creído que NO existe agotamiento al cine de acción o superhéroes. Hay agotamiento ante el mal cine, el público no quiere ver Tortugas Ninja 2 si la primera fue una basura. Ahora se está viendo como las decisiones discutibles de Disney con la franquicia galáctica al final se pagan.

El problema de Lucasfilm / Disney no es Han Solo , sino su rechazo a evolucionar. La historia de Han SI merecía ser contada y da sin duda para una trilogía de películas. Pero a la decisión de hacer un remake en el episodio VII que reciclara lo ya visto se suman ahora los rumores de que Lucasfilm está intentando poner en marcha varios spin-offs protagonizados por personajes de dudoso tirón comercial como Boba Fett y Obi Wan, que creo son decisiones totalmente erróneas. Boba Fett siempre fue un bluff de personaje, y ya vimos a Obi Wan en 4 películas y nunca fue un personaje especialmente atractivo, a pesar de lo simpático que nos caiga Ewan McGregor. La única solución para el problema actual de Lucasfilm pasa por contar algo 100% nuevo y original ambientado en el mundo de Star Wars.

El anuncio de una nueva trilogía realizada por Rian Johnson alejada de la familia Skywalker y de la fuerza sin duda es una decisión adecuada, pero no deberían limitarse a trilogías, sino que deberían aprovechar para hacer películas unitarias que ampliaran la galaxia. Y por otro lado, dado el fail de Los Últimos Jedi (en mi opinión), no se si Johnson es la persona adecuada para este encargo.

Y por último, tampoco puedo obviar que hay una parte de la crítica y del público que le tenían muchas ganas a Disney y Lucasfilm y se han tirado a degüello en cuanto han visto sangre. Fruto de este estado mental, han salido críticas como la de El Pais en la que hablaban de una película “innecesaria” para definir a Han Solo, un concepto realmente estúpido cuando se esta hablando de una película de entretenimiento para todos los públicos. Porque en un sentido estricto, ninguna película es necesaria, como tampoco lo es comprar un periódico en el kiosko para estar informado. No hablamos de Star Wars, superhéroes o género de acción en general, hablamos del cine en si. El cine de Lars Von Triers es 100% innecesario, o el de Kubrik o Fincher o Nolan. Pon el nombre del autor que prefieras, y se aplicaría igual. En serio, no entiendo porqué parece que molestar tanto que una película busque simplemente entretener, o que una empresa americana tenga éxito dedicándose simplemente a ello.

Otro comentario recurrente es que Disney busca sólo ganar dinero, algo que por otro lado es totalmente cierto al tratarse de una empresa que cotiza en bolsa. Pero a) Nadie nos apunta con una pistola para obligarnos a pagar la entrada. y b) No conozco a ningún productor español que haga cine para perder dinero. A lo mejor el tema aquí en España es que ya ganan mucho dinero sin necesidad de que la película llegue a estrenarse y les da igual la taquilla o si la película es buena, mala o muy mala. Y ya de la opinión de la audiencia ni hablamos.

Por supuesto se puede criticar una película y explicar razonadamente por qué no te ha gustado, y creo que esto sigue siendo muy necesario. Pero desde el momento en que lo primero que afirmas sobre algo que analizas es que NO es necesario, te retratas tú y tus prejuicios preconcebidos. Y lo mismo para los que dicen que una película no es cine “de verdad”, otra tontería que ya empecé a leer a gente sobre Vengadores: Infinity War, y que sólo demuestra su incapacidad de emitir un crítico basado en la propia película.

En fin, no quiero alargarme más, como veis hay determinadas opiniones sin justificación que me tienen un poco quemado. Entiendo que todos estos comentarios quizá han podido generar de alguna manera un ambiente negativo hacia la película en redes sociales. Por supuesto, que Han solo fracase en taquilla no es culpa de una crítica de El Pais, pero sí en una china más en el camino, que se suma a otras percepciones negativas que la película y Disney han podido ir sembrando durante estos años.

Comparto el trailer de la película:

Han Solo me ha parece un estupendo entretenimiento que nos traslada a una época anterior donde todo parecía más sencillo. Donde lo único que pedíamos al cine es que nos sorprendiera, nos entretuviera y emocionara. Elementos que Han Solo cumple de sobra.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester

Gracias a la Editorial Gigamesh, he podido comprar y volver a leer una de las novelas de ciencia ficción más importantes e influyentes de la historia: Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester.

PUNTUACIÓN: 9/10

Leyendo el argumento publicado en la web de Gigamesh, descubrimos cómo en el siglo xxv, las técnicas de teleportación han cambiado de forma radical la sociedad de la Tierra. Un hombre motivado por pasiones extremas emprende un carrera desesperada por cambiarse a sí mismo. Gully Foyle fue abandonado a su suerte y logró sobrevivir milagrosamente a una situación sin esperanzas; desde entonces ha venido acumulando riquezas y poder con un único objetivo: vengarse.

Las estrellas mi destino es uno de los eternos favoritos de la ciencia ficción, una novela de cabecera para cada generación de lectores que ha existido desde su publicación original en los años cincuenta. Un libro pirotécnico, intenso y rebosante de ideas al que se vuelve, una y otra vez, con placer renovado.

Un clásico irrepetible de la ciencia ficción. Una historia de pasiones interplanetarias narrada con una convicción singular.

Una de las cosas que siempre me ha parecido más curiosa de esta novela es que originalmente se publicó serializada en la revista Galaxy Science Fiction Magazine entre 1956 y 1957, un ejemplo claro del auge y popularidad de estas revistas en la década de los 40, 50 y 60. Su autor, Alfred Bester, a pesar de ser considerado uno de los autores más influyentes de la ciencia ficción, realizó muy pocas obras, al trabajar en sectores más rentables económicamente hablando. Bester trabajó como editor de una revista tradicional, y fue productor de televisión, entre otros trabajos.

Entrando a mi valoración de la novela, me ha encantado Gully Foyle,  un ejemplo de anti-héroe llevado al extremo. Y sobre todo me ha gustado su evolución, que me ha sugerido la evolución de la raza humana. Foyle es un bruto sin inteligencia, al que su ánsia de venganza le obliga a aprender y evolucionar para sobrevivir. Me ha sorprendido como en tres cuartas parte de la novela, Foyle es un ser despreciable que no duda en asesinar, coaccionar y traicionar a todo aquel que le ayuda de buena fe, con tal de seguir adelante con su misión. Su evolución posterior, provocada por el conocimiento y la inteligencia, me ha perecido extraordinaria.

Por otra lado, aunque estamos ante una novela escrita hace 60 años, sigue totalmente vigente. De hecho, es asombroso como adelantó elementos como la corrupción de los gobiernos y la importancia de las grandes empresas, que hoy en día son una constante en la ciencia ficción. O cómo la expansión de la raza humana desembocaría obligatoriamente en una guerra entre la Tierra y las colonia. Y a pesar de todo, Bester cree en la capacidad de la Humanidad para sobreponerse a sus propios defectos y conseguir elevarse y convertirse en una sociedad más justa y mejor.

La novela es super entretenida, repleta de acción y humor negro, algo muy de moda en su momento y que sigue funcionando para los lectores de 2018. El hecho de haber sido serializada en su origen se nota en el salto temporal que vemos entre capítulos, de forma que la historia avanza de forma frenética. Estamos ante una novela de menos de 240 páginas que se leen en un instante y te invita a releer y volver a disfrutar de los grandes momentos,

Las estrellas, mi destino es una novela imprescindible para todo amante a la ciencia ficción. Gigamesh lo sabe y ha editado una edición perfecta super económica, que hace que ya no hayan excusas para poseer esta novela, que sigue de máxima vigencia 60 años después de haber sido escrita.

Os dejo con las últimas palabras de nuestro protagonista, sin duda un extraordinario canto humanista y de esperanza ante el futuro.

Gully Foyle es mi nombre,
y la Tierra, mi nación.
El espacio profundo es mi hogar,
y las estrellas, mi destino.

PUNTUACIÓN: 9/10

Ready Player One, de Steven Spielberg

Steven Spielberg nos invita a un viaje a través de la cultura pop de los 80 y 90 en Ready Player One, adaptación de la novela de Ernest Cline, creando un espectáculo visual incomparable.

PUNTUACIÓN: 7/10

Año 2045. Wade Watts (Tye Sheridan) es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada “Oasis”. Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de “Oasis” como del mundo real, para hacerse con el premio.

Ready Player One demuestra que Steven Spielberg es y siempre será el maestro del cine comercial americano, incluso a pesar de que no sea una película redonda. Antes de empezar hay un hecho importante que tengo que destacar, y es que NO he leído la novela, por lo que sólo voy a hablar de la película, de sus puntos fuertes y de lo no tan positivo. Sé que Spielberg ha cambiado bastantes elementos de las pruebas respecto a las originales, pero no me supone ningún problema.

El primer hecho positivo a destacar es que Reade Player One NO es un vehículo vacío solo para generar nostalgia, su historia central está muy clara y no te pierdes en ningún momento. Es cierto que hay cientos de “cameos” de personajes de videojuegos, cine o televisión, pero no es necesario conocerlos para disfrutar la película o que la historia avance. De hecho, diría que hay un afán intencionado por parte de Spielberg para hacer que los jóvenes que no vivieron los 80 y 90 puedan disfrutar igualmente la historia, actualizando muchos elementos. Está claro que si identificas los innumerables cameos surgirá una sonrisa en tu cara, pero si no los conoces, tampoco pasa nada. Eso sí, los muy frikis podrán analizar el blu-ray fotograma a fotograma para detectar todos los “invitados” y easter-eggs.

Otro hecho destacado es que Reader Player One es visualmente arrolladora. Las escenas en Oasis son impresionantes, con decenas de personajes simultáneamente en pantalla, lo que marca un hito en el cine de Spielberg. En el aspecto técnico, Spielberg colabora con su director de fotografía habitual, Janus Kaminsky, para crear una escenas que incluso dentro de Oasis consiguen engañar al ojo y que casi parezcan reales.

Aunque John Williams no realiza la banda sonora, el elegido para sustituirle era probablemente el más adecuado para un encargo de esta naturaleza: Alan Silvestri. El autor de las B.S.O. de Regreso al futuro, Predator, Forrest Gump, Contact o más recientemente, Vengadores, ofrece una banda sonora que consigue trasladarnos desde el primer acorde al mundo de nuestra niñez.

El casting me parece también bastante correcto. La pareja protagonista de Tye Sheridan (Wade Watts / Perzival) y Olivia Cooke (Samanthe / Art3mis) conectan en pantalla, y hacen que te creas que decidan trabajar en equipo. NO es que sean super carismáticos ni brillantes, pero creo que ofrecen lo que Spielberg esperaba o necesitaba de ellos. A ellos se les unen unos actores veteranos que sirven como secundarios de lujo: Mark Rylance, el nuevo actor fetiche de Spielberg, que interpreta al creador del juego James Halliday; Simon Pegg como el socio de Halliday, Ogden Morrow; y Ben Mendelson, como el villano Nolan Sorrento, CEO de IOI, empresa informática que quiere apoderarse de Oasis.

Hay un momentazo increíble durante la búsqueda de la segunda llave, una escena que me ha dejado flipado, no la esperaba para nada y me ha dejado con la boca abierta. ¿Lo ha rodado realmente? ¿Es todo CGI? ¿Una combinación de ambos? Su ambientación y la forma en que es introducida es perfecta, y marca lo que para mi es el momento álgido de la película.

Por último, diré que aunque Reader Player One es una película larga de 140 minutos, pasa en un suspiro y que nunca aburre. Lo cual no está nada mal.

No tengo más remedio que comentar lo menos bueno en mi opinión. El primer problema es que el despliegue visual en el mundo virtual de Oasis literalmente ha sobrecargado mis neuronas. Decenas de personajes y explosiones simultáneamente para mi sólo transmiten la pericia técnica de Spielberg , no fluidez o tensión narrativa. Tras la primera persecución, que es una pasada, tenemos un baile en gravedad cero que se alarga en exceso y no acaba de aportar nada a los personajes. Y tras disfrutar de LA escena que comentaba antes, todo lo que sale a continuación no alcanza el climax que se espera, de forma que asistimos a unas batallas entretenidas por las apariciones pero vacías de tensión.

Pero es que además, creo que el mundo real tenía historias más interesantes que el virtual, que me quedé con ganas de conocer. El hecho de estar en un mundo casi devastado tras una crisis mundial en el que la gente se refugia en Oasis merecía haber estado mejor desarrollado. Pero el guión de Zack Penn pasa casi de puntillas por el mundo real, que es donde estaba el drama, sin duda porque a Spielberg no le interesaba una crítica social demasiado evidente, y quería centrarse en la aventura dentro de Oasis. De esta forma, nos hemos quedado sin conocer a fondo la relación de los personajes de Mark Rylance y Simon Pegg, o la vida Wade con su familia o en su ciudad.

Los actores cumplen, como ya había comentado, pero no están brillantes, dado que no tienen un guión que les permita demasiados momentos de lucimiento, al estar centrado en el espectáculo y en la acción más que en el desarrollo de los personajes. Además, dado que la mayor parte del tiempo vemos a los actores como sus arquetipos en Oasis, no vemos a personas “reales” sino a personajes de videojuegos que hacen más difícil que nos creamos su conflicto o que se encuentran amenazados en el mundo real.

A pesar de estos elementos, considero que Ready Player One es una película que merece la pena verse en pantalla grande. Comparto el trailer para abrir boca:

En resumen, a pesar de no ser perfecta, me ha gustado Ready Player One y recomiendo que se vea en la pantalla más grande posible. Sin duda Spielberg sigue sabiendo cual es la fórmula del entretenimiento. Por mi ya puede empezar a rodar cuando quiera Indiana Jones 5.

PUNTUACIÓN: 7/10

Oblivion Song, el nuevo éxito de Robert Kirkman

Planeta ha publicado en España la nueva serie de Robert Kirkman: Oblivion Song. Una serie de ciencia ficción creada junto al dibujante Lorenzo De Felici, con colores de Annalisa Leoni. Y lo ha hecho adelantándose al propio estreno en los USA, al publicarse en España el primer tomo de 6 números el mismo mes que se publicó el primer número en los Estados Unidos. Una iniciativa sorprendente que me alegro haber podido aprovechar.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La sinopsis oficial de la serie dice: “Hace una década, 300,000 ciudadanos de Filadelfia se perdieron repentinamente en Oblivion. El gobierno hizo todo lo posible para recuperarlos, pero después de muchos años se rindieron. Nathan Cole … no lo hará. Realiza viajes diarios, arriesgando su vida para intentar rescatar a los que están perdidos, solos y con miedo, viviendo en el infernal mundo apocalíptico de Oblivion. Pero… ¿y si Nathan está buscando algo más? ¿Por qué no puede resistirse a la canción de Oblivion? ”

Lo único malo que se me ocurre de este primer tomo es que dado que se ha publicado a la vez que la primera grapa en los USA, esto significa que voy a tener que esperar más de un año hasta que se publique el segundo. Sin embargo, esta iniciativa demuestra el compromiso de Kirkman por publicar sus comic manteniendo la periodicidad mensual, algo que durante muchos años no pudo conseguir con Invincible  y que se nota que es una espinita que se le había quedado clavada. Y es que publicar este tomo en Europa significa que cuenta con al menos 6 números totalmente terminados antes de sacar al mercado americano el primer número. Algo que sirve para que sus clientes y consumidores tengamos una mayor confianza en esta nueva serie. ¡Qué listo es este Kirkman!!!

Entrando en el tebeo en si, narrativamente la serie es genial. Desde la primera página nos mete en medio de la acción, para darnos poco a poco la información básica de este mundo y de su protagonista, el misterioso Nathan Cole. Kirkman ha creado un mundo complejo a partir de una premisa muy interesante y novedosa, consiguiendo como siempre unas sorpresas brutales al final de cada número, de forma que este primer tomo te deja con ganas de más.

En el apartado gráfico, Lorenzo De Felici realiza un buen trabajo, aunque reconozco que tuve que acostrumbrar mis ojos a su estilo, un poco más “sucio” comparado con la claridad narrativa de Ryan Ottley (Invencible) o Charlie Adlard (Walking Dead). Sin embargo, lo cierto es que su dibujo más cartoon viene bien porque permite que en muchas ocasiones el lector terminemos de imaginar los horrores que se esconden en Oblivion.

Comparto a continuación las primeras páginas de esta serie que está llamada a ofrecernos muchas páginas de aventuras, sorpresas y entretenimiento de calidad:

Oblivion Song ofrece algunas de las señas de identidad de Robert Kirkman desde el punto de vista narrativo, pero con una historia muy diferente a lo visto hasta la fecha que me ha enganchado completamente. Una serie imprescindible para todos los amantes del comic de aventuras y ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Fuente previews: CBR

El Bosque oscuro, de Cixin Liu

El bosque oscuro es la segunda novela de la Trilogía de los Tres Cuerpos. En ella volvemos a disfrutar de la destreza narrativa del escritor chino Cixin Liu, que vuelve a presentarnos conceptos de ciencia ficción super novedosos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Antes de comenzar, os aviso por los SPOILERS que hay a continuación. El argumento de esta segunda novela obviamente comenta temas de la primera que te recomiendo no sepas si vas a leer esta interesantísima serie. Creo que una parte importante del encanto de la Trilogía de los Tres Cuerpos fue empezar a leerla sin saber nada previamente, más allá del Premio Hugo concedido en 2015 a Cixin Liu por esta obra. Así que te recomiendo que pares de leer ahora mismo y leas esta primera novela.

En El bosque oscuro, la humanidad se recupera del impacto producido por la inminencia de una invasión alienígena en el plazo de cuatro siglos. Los colaboradores humanos de los extraterrestres pueden haber sido derrotados, pero la presencia de sofones (las partículas subatómicas que permiten el acceso instantáneo de los trisolarianos a toda la información humana) indica que los planes de defensa de la Tierra están completamente expuestos al enemigo. Sólo la mente humana sigue siendo un secreto. Y ese es el motor que hay detrás del atrevido plan que otorga a cuatro hombres enormes recursos para diseñar unas estrategias secretas, ocultas a través del engaño tanto de la Tierra como de Trisolaris. Tres de esos hombres son influyentes y científicos, pero el cuarto es un completo desconocido. Luo Ji, un ambicioso astrónomo y sociólogo chino, está desconcertado por su nueva condición. Lo único que sabe es que él es el único…

El bosque oscuro me ha gustado mucho. Es cierto también que me ha costado entrar en la acción al comienzo debido al elevado número de nuevos personajes chinos que se presentan en esta novela, cuyos nombres me parecían iguales. Pero una vez Cixin Liu presenta a todas las piezas en el tablero, la acción engancha. Y es que esta novela presenta un concepto muy novedoso para mi: cómo conseguir que la humanidad se una ante un enemigo que no aparecerá hasta dentro de varios siglos. Y ante esta amenaza cierta pero futura, los problemas psicológicos pueden ser casi más complicados que la inferioridad tecnológica frente a la raza trisolariana.

La narrativa de Liu es clara y sencilla de seguir, a pesar de presentar multitud de conceptos científicos complejos del campo de la astrofísica. Pero es que además, aunque no es una novela de construcción de personajes, las acciones del protagonista se entienden en todo momento, aunque sus planes se nos ocultan a los lectores igual que a los trisolarianos.

El título “El bosque oscuro” es muy ilustrativo del significado profundo del libro, que refleja un punto de vista bastante pesimista ante la posibilidad de que la raza humana llegara en algún momento futuro a contactar con otras razas alienígenas. Un punto de vista de Cixin Liu que por otro lado me parece extremadamente acertado, aunque esté en las antípodas de la investigación del espacio positiva de series de ciencia ficción como Star Trek, que presentan el espacio como una aventura. La realidad probablemente es mucho más fría y oscura.

Estoy ansioso de empezar a leer la tercera parte de esta saga, “El fin de la muerte”, y saber cómo termina esta original e interesante historia. Sin duda, lo mejor que se le puede decir a un escritor sobre su obra. Si te gusta la ciencia ficción y que una novela te sorprenda, te recomiendo que conozcas la obra de Cixin Liu, estoy seguro que te sorprenderá.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Crítica de Altered Carbon temporada 1, de Netflix.

Netflix ha apostado fuerte con Artered Carbon, su última serie de televisión basada en la novela Cyberpunk de Richard K. Morgan, consiguiendo un buen espectáculo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Adaptación de la novela de Richard K. Morgan, Altered Carbon se desarrolla en medio del siglo XXV, una época en la que las personas ricas ya no mueren, sino que sus mentes y consciencias son transferidas de un cuerpo a otro. En la serie conoceremos a Takeshi Kovacs, un soldado resucitado en un nuevo cuerpo 250 años después de su muerte para intentar resolver un asesinato que acabará convertido en una enorme conspiración.

La serie ha sido creada por Laeta Kalogridis y tiene como principales protagonistas a Joel Kinnaman, James Purefoy y Martha Higareda.
Lo mejor y lo peor que tiene la serie es que intenta agradar al máximo público posible, empleando todas las armas televisivas a su disposición. Cuando acierta, acierta a lo grande, pero no siempre lo consigue. 
En lo positivo, estamos ante una serie de gran presupuesto que se traslada claramente a la pantalla. Altered Carbon es super espectacular y cuenta con unas escenas de acción de calidad casi cinematográfica claramente  influida en la estética de Blade Runner. La parte de ciencia-ficción, en la que Kovacs (Joel Kinnaman) tiene que asumir que se encuentra en un cuerpo diferente al suyo en un mundo en el que los ricos son inmortales que hacen lo que se les antoja mientras la gente normal sufre en super interesante. Igual que la forma en que conocemos su vida pasada, interpretada por Will Yun Lee. El que utilicen a dos actores para el mismo personaje me ha gustado mucho.
Me gusta también como la historia comienza, como toda historia de cine negro, en una aparente sencilla investigación de un crimen, que obviamente servirá para sacar a la luz un secreto mucho mayor. Esto  sirve para resaltar la parte de crítica social de la historia, con un clara correlación al mundo actual en el que los ricos son cada vez más ricos mientras que la gente normal pagamos el precio.

El casting me parece además un gran acierto. Joel Kinnaman es la gran estrella que mantiene el interés en la historia, apoyado por una más que correcta Martha Higareda como la agente de policía Kristin Ortega, compañera del agente cuyo cuerpo lleva ahora Kovacs. James Purefoy interpreta a Laurens Bancroft, el magnate cuyo asesinato pondrá en marcha toda la historia. Todo el reparto me parece que realizan un buen trabajo.

Sin embargo, hay fases de la historia que se convierten en un culebrón por la relación sentimental y familiar de Kovacs que personalmente no me encajaron y que incluso se me hicieron muy aburridas. Además, hay un exceso brutal de desnudos y escenas de sexo más o menos explícitas que sinceramente no aportan nada importante a la historia y parecen como un reclamo chungo para un tipo de espectador al que le gusta ver perfectos cuerpos desnudos en pantalla. No soy para nada pudoroso en este aspecto, pero me han parecido excesivas.

En todo caso, los aspecto menos buenos no empañan las numerosas virtudes de Altered Carbon, una buena serie que triunfa cuando abraza los aspectos de ciencia ficción cyberpunk. Si la creadora de esta serie, Laeta Kalogridis, consigue ver esto, así como los elementos que no han funcionado de esta primera temporada, hay muchas posibilidades de que en caso de que Netflix de luz verde a una segunda temporada, esta sea aún mejor. Material tienen sin duda para hacerlo, ya que Richard K. Morgan escribió dos novelas más ambientadas en el mundo de Altered Carbon, Broken Angels y Woken Furies.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Altered Carbon es una entretenida serie de ciencia ficción que se ha quedado muy muy cerca de ser algo grande. Una serie de obligado visionado para todo amante de la ciencia-ficción futurista cyberpunk, pero que puede no encajar a otro público más clásico.

PUNTUACIÓN: 7.5/10