Archivo de la etiqueta: Charlize Theron

Crítica de Mindhunter, de David Fincher

Los fans de David Fincher estamos de enhorabuena gracias a Mindhunter, su nueva serie de televisión estrenada recientemente en Netflix y que ha supuesto la vuelta del director de Sev7n al mundo de los serial-killers tras su excelente Zodiac.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Mindhunter se basa en el libro “Mind Hunter: Inside the FBI´s Elite Serial Crime Unit”, escrito por los ex-agentes del FBI John E. Douglas y Mark Olshaker, que narra los inicios de cómo la agencia comenzó en 1977 a entrevistar a asesinos encerrados en prisión para entender cómo piensan y poder crear diferentes perfiles de personalidad de los diferentes tipos de asesinos, que ayudaran a resolver casos abiertos.

La serie ha sido creada por Joe Penhall, que escribe y produce la serie. Junto a él, encontramos a otros productores conocidos como el propio David Fincher, que dirige 4 de los 10 episodios, o la actriz Charlize Theron.

En la serie, conoceremos al joven agente del FBI de la Unidad de Ciencias del Comportamiento Holden Ford (Jonathan Groff), experto en negociación con rehenes, que ve como su trabajo es cada vez más difícil al no conocer lo que mueve a estas personas. Su mente inquieta consigue que le permitan volver a la universidad para conocer cuales son las últimas teorías en psicología y sociología, lo que hace que vea que hay un enorme campo de conocimiento que nadie ha intentado estudiar. Para ello, se unirá al veterano agente Bill Trench (Holt McCallany),  que viaja por todo el pais realizando jornadas de formación a miembros de las policías locales, aprovechando estos viajes para visitar también varias prisiones de alta seguridad para entrevistar a asesinos en serie encarcelados.

Lo primero que me inquieta de una serie como Mindhunter, que está basada en hechos reales, es conocer como hasta hace 40 años escasos ni siquiera existía un término para definir a los serial-killers. Y ya de estudiar exhaustivamente los motivos que impulsaban a estos asesinos mejor ni hablamos. Un tema importante que siempre me ha interesado de este tema es conocer las razones -sociales, culturales, psicológicas, etc- que hacen que la mayoría de serial-killers sean americanos. Por un lado entiendo que la facilidad de acceso a armas de fuego ayuda y la falta de una red familiar ayuda a que personas desequilibradas acaben cruzando todos los límites. Pero ¿por qué son la mayoría hombres blancos? Ojo, que estos son temas que a mi siempre me han interesado, pero que Mindhunter no responde, dado que no creo que exista una respuesta sencilla o única a la que aferrarse.

En lo referido a Mindhunter, la serie me ha encantado. Sobre todo por su ritmo lento y por alejarse de golpes de efecto televisivos habituales de este tipo de series. Los agentes del FBI no tienen todas las respuestas, de hecho, al comenzar el camino ni siquiera saben cuales son las preguntas, más allá de darse cuenta que algo oscuro se les escapa, y que es clave para resolver crímenes violentos.

Las entrevistas que van realizando a los criminales encerrados son terribles por la frialdad y sencillez para narrar las muertes que han provocado. Y fruto de estas entrevistas, los agentes del FBI aprenderán que bajo la superficie hay una historia que deben conocer, por muy terrible que esta sea. Unas historias y una verdad que tendrán un impacto sobre ellos.

El casting es todo un acierto. Jonathan Groff es toda una sorpresa con su interpretación del agente Holden Ford. Inocente, abierto de mente, positivo y con ganas de aprender y ayudar, entrará en contacto con una realidad que jamás hubiera podido imaginar. Ford sufre una evolución muy interesante durante esa serie, y me quedo con muchísimas ganas de saber cómo terminará su historia.

Holt McCallany es el veterano Bill Trench, que sabe que todo tiene un precio y que no entiende la obsesión de Ford por intentar entender y empatizar con los asesinos. Y que sin duda tendrá que luchar contra sus propios prejuicios si quiere hacer bien su trabajo.

Junto a ellos encontramos a la doctora Wendy Carr, interpretada por Anna Torv, una psicóloga de la Universidad de Boston a la que pedirán ayuda los agentes.

Junto a ellos, los actores que interpretan a los asesinos encerrados me han helado la sangre. Su sola presencia transmite como si una mecha estuviera a punto a estallar. Así conoceremos a homicidas como Edmund Kemper (Cameron Britton), Jerry Brudos (Happy Anderson), Richard Speck (Jack Erdie) o Monte Rissell (Sam Strike), homicidas con perfiles muy diferentes entre si. Son todas actuaciones frías y contenidas que me han parecido excelentes, y que dejan el listón muy alto para los asesinos en serie que conoceremos en la próxima temporada.

Pero además, he descubierto que los casos que vemos en la serie están basados en hechos reales. Gracias a la maestría de Fincher y el resto de directores, consiguen que los espectadores sintamos que lo que estamos viendo parezca real. Se siente real porque de mucho de lo que vemos lo es, transcribiendo diálogos completos en la serie. Aterrador.

Mindhunter es además una minuciosa reconstrucción de una época, no solo en lo referido al vestuario y la ambientación, que son de 10, sino en lo referido a una sociedad que rechazaba el establishment que el FBI representaba, y que veía como tras el desastre de Vietnam, los EE.UU. ya no eran el mundo feliz de postal de los años 50 y 60.

Pero Mindhunter no es solo una reconstrucción histórica, es un ejercicio narrativo de primer orden y una de las mejores series del año. Fincher y Penhall demuestran una perfecta conexión para presentar una serie que huye de los clichés de las historias de asesinos en serie para contarnos una serie centrada en los personajes, y como las situaciones que viven les afectan a la vez que aprenden de ellas.

En Mindhunter los silencios cuentan mucho de los personajes, y los diálogos son perfectos y no sobra ni una coma, huyendo eso sí de la sobreexposición que sufrimos en otras series televisivas de episodio por caso, en los que nos tenemos que tragar una explicación del plan del malo o de su psicopatía. Nada es tan sencillo en Mindhunter.

La puesta en escena de Fincher es increíble, contenida y clasicista y recuerda a Zodiac, en el sentido de que lo importante en ambas obras es la creación de la atmósfera que rodea a los personajes mas que la identidad del asesino. Los cuatro episodios que rueda, los dos primeros y los dos últimos, son los que transmiten la personalidad a la serie y cuentan con algunas de las imágenes más impactantes.

Si tuviera que comentar algo no tan bueno, la verdad es que estaba tan metido en la historia que me ha fastidiado el cliffhanger del final de temporada, que lo ha dejado todo colgado. Saber que ahora tendré que esperar al menos un año para ver la continuación ha sido un bajón. Ya veis que si este es todo el problema que le veo a Mindhunter, poco problema es. Y tendreis razón.

Comparto el trailer de esta excelente serie:

Mindhunter se atreve a mirar hacia espacios incómodos, no siempre para dar respuestas, pero sí para que los espectadores entendamos que esa oscuridad existe y está más cerca de nosotros de lo que queremos admitir. Una serie super entretenida que os recomiendo sin duda.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

 

 

Fast and Furious 8 – La franquicia se queda sin gasolina

La franquicia de Fast & Furious se ha convertido en una de las más rentables de los últimos años. Y tras disfrutar en la séptima entrega la última historia del fallecido Paul Walker, toca continuar las aventuras de la familia de Dominic Toretto (Vin Diesel), esta vez con F. Gary Gray como director. ¿Qué tal habrá estado esta octava parte? Por el título del artículo, creo que adivinais que podía haber estado mucho mejor.

Domimic “Dom” Toretto (Vin Diesel) y Letty (Michelle Rodriguez) se encuentran en La Havana de luna de miel y sus vidas no podrían ser mejores. Cuando la misteriosa hacker Cipher (Charlize Theron) aparezca con una oferta que Dom no podrá rechazar, traicionará a su familia para robar una aparatos de alta tecnología que Cipher necesita para realizar su malvado plan. Liderados por Hobbs (The Rocks), la familia se unirá una vez para su misión más peligrosa: Detener a Dom. Y viajarán por todo el mundo para conseguirlo.

Una de las mejores cosas que se puede decir de la franquicia de Fast & Furious es su capacidad de reinventarse y conseguir encajar con los gustos de la audiencia. La primera película era una mala copia de “Le llaman Bodhi” ambientada en el mundo de las carreras de coches ilegales y el tuning enLos Angeles. Tras varios altibajos, la quinta película inició el camino del éxito convirtiendo la franquicia en un “Ocean´s 11” con coches. Y a partir de ahí, la sexta película mutó a una película de 007 motorizada.

En esta octava entrega, empezando por lo positivo, el director F. Gray Gray logra rodar con estilo y elegancia, consiguiendo que no echemos de menos al excelente James Wan, que dirigió la séptima entrega. La película cuenta con tres excelentes persecuciones, la inicial en La Habana, la sorprendente en Nueva York, y la batalla final en el Ártico, y en todas consigue un montón de momentazos increíbles marca de la casa “Fast&Furious”. En el aspecto técnico, la película es tan buena como las últimas.

Otro de los aspectos positivos para mi es que estas películas nunca se han tomado muy en serio a si mismas, con un tono de locura “over-the-top” en las que las leyes de la física, y en especial la gravedad, no se aplican. Esto hace que aunque haya miles de locuras, los espectadores las disfrutamos como parte del espectáculo. Esto sigue presente en esta película desde la primera escena. Además, el personaje de Roman (Tyrese Gibson) tiene un montón de momentos graciosos que le funcionan perfectamente, y que sirven también para aliviar la posible seriedad que pudiera haber.

Por tanto, si estás buscando un espectáculo palomitero sin pretensiones, creo que Fast 8 es perfectámente disfrutable.

Voy a entrar a comentar aquellos elementos menos buenos que motivan que piense que se les está acabando la gasolina. Para hacerlo, voy a tener que comentar algún detalle de la historia que puede ser considerado como spoiler, así que estais advertidos.

Primero y principal, creo que la franquicia está muriendo de éxito, desde un punto de vista argumental y creativo. Analizando globalmente las tres últimas películas, vemos una sensación de amenaza creciente gracias a unos antagonistas carismáticos con los que en cada película se elevaban las apuestas.

En la 5º película se presentó a The Rock como el agente Hobbs que intentaba detener al grupo de Toretto, y disfrutamos de excelentes escenas como la del robo de la caja fuerte en Río.

En la 6ª presentaron a Owen Shaw (Luke Evans), un renegado agente de los Servicios Secretos Británicos. Hobbs consigue convencer a Dom en que le ayude a detenerle cuando le muestra pruebas que su novia Letty (a la que en ese momento se la daba por muerta) estaba viva y trabajaba para Shaw. Existe un elemento emocional que engancha y una escenas de acción que quitan el hipo, como la del tanque en la autopista o la escena final en el avión.

En la 7ª, Deckard Shaw (Jason Statham) el hermano mayor de Owen busca vengarse del grupo al haber dejado a su hermano en coma. Deckard es aún más chungo y su amenaza es muy real, al matar a Han en Tokio al final de la sexta película. Deckard (Statham) rivaliza claramente con The Rock en carisma y supera ampliamente a Vin Diesel, por lo que cada uno de los enfrentamientos molan. A esto se unió el trágico falecimiento de Paul Walker, que tuvo que ser reemplazado por su hermano para rodar algunas escenas. La película se convirtió en un homenaje al actor y todos queríamos conocer como sería el final de su camino, que resultó emotivo y satisfactorio.

¿Y en esta octava? La villana encarnada por Charlize Theron es un fail total, principalmente porque está super desaprovechada y sólo tiene que mirar a una pantalla de ordenador con cara de mala la mayor parte del tiempo. Esto ya de por sí sería un fail, pero la película también fracasa en que parezca real que Dom traiciona a sus amigos. Y si él realmente no es malo sino que es chantajeado, entonces está claro que tarde o temprano se la jugará a Cypher.

Por si fuera poco, cada vez está más claro que Vin Diesel está mayor y no tiene carisma para aguantar la película. Carisma que si derrochan a raudales The Rock y Statham, con una excelente fuga de la prisión en la que ambos se salen. Diesel nunca tuvo demasiados recursos interpretativos, pero en esta Fast 8 parece un Terminator inexpresivo que no consigue que empaticemos con su dilema.

Las leyes de la gravedad nunca se aplicaron en estas películas, y ante eso no hay ningún problema. Pero hay una TRAMPA narrativa a mitad de película que me dejó con una cara de WTF! en el mal sentido brutal. En estas películas siempre han habido trampas de guión para hacer que la trama avance, pero esto lo convierte en absurdo. Supongo que si la acción o el misterio me hubieran enganchado más, este trampa hubiera pasado mas desapercibida.

Hay además mucho énfasis en la “familia”. Pero solo vemos carisma en The Rock o en Michelle Rodriguez, aunque su capacidad interpretativa es tambien muy limitada. El papel de los demás es testimonial. Roman (Tyrese Gibson) es solo el bufón. Tej Parker (Ludacris) y Ramsay (Nathalie Emmanuel) son hackers que tienen el único interés que le verborrea técnica sea un diálogo en lugar de un monólogo. Pero aparte de esto, y de Ramsay es mujer, no se justifican dos personajes para algo que podría hacer uno solo.

Otra cosa que me pareció lamentable es el burdo y tramposo intento de convertir a Deckard en un héroe que se une al grupo. Vale que Statham tiene carisma y eso, pero ¿nos vamos a olvidar así sin más la masacre del Hospital de la película anterior? Este giro es totalmente ridículo e hizo que mi suspensión de credulidad saltara por los aires.

Y si a todo lo anterior le unimos un final horrible y totalmente anticlimático, normal que sensación al terminar la película fuera de decepción total. Una cosa es que el carisma de The Rock o Statham haga que los productores quieran que sigan apareciendo en las siguientes películas, lo que es correcto, y otra cosa es que no haya climax ni enfrentamiento con Cipher, marchándose todos a casa para enfrentarse otro día. Este final ha sido un bajonazo total.

Fast 8 ha recaudado 900 millones en todo el mundo en solo 10 días. La película es un exitazo, no se puede negar. La franquicia ya anunció que va a estrenar Fast 9 en 2019 y Fast 10 en 2021, en teoría el final de esta serie de películas. Entiendo que es de tontos no explotar este mundo como hacen las películas de James Bond. Pero creativamente, estos personajes creo que no dan más de si y con una última película sería más que suficiente.

Comparto a continuación el trailer de la película, para que juzgueis vosotros mismos:

Fast & Furious 8 es entretenida y espectacular que gustará a los fans de la franquicia. Pero es decepcionante en todo lo demás. Abstenerse los que busquen una historia “seria”.

PUNTUACIÓN: 5.5/10

Mad Max: Fury Road – Sinfonía de destrucción

la nueva obra del director australiano George Miller, Mad Max: Fury Road, es una obra maestra del cine de acción, una propuesta directa y honesta que encantará a cualquier aficionado de este género y que seguro estará entre mis 5 películas favoritas de este año.

Mad-Max-Fury-Road-Mad-Poster1

¿Te gustan las películas ambientadas en un futuro apocalíptico? ¿Las persecuciones de coches? ¿Te parece que muchas veces, la saturación de efectos especiales resta encanto a una película? No hay duda, tienes que verla, y en una sala lo más ruidosa posible con la mayor pantalla que encuentres.

road warrior 01

Imperator Furiosa huye de la Ciudadela llevándose el tesoro más precioso para Inmortal Joe, el Señor de la ciudad que controla la única fuente de agua. Inmortal Joe lanzará a sus guerreros suicidas tras ella y hará lo que sea para que no escape. Max, como siempre, se verá involuntariamente envuelto en la persecución y tendrá que decidir a qué bando ayudar.

Como veis, no es necesario un argumento sesudo ni una gran evolución de personajes, solo 2 horas visualmente brutales que no te dejarán respirar.

Tom Hardy es Max, un antihéroe de pocas palabras, que prefiere que sus acciones hablen por él. Charlize Theron es Imperator Furiosa, la rebelde frente al imperio nihilista de Inmortal Joe, que será el ancla emocional de la historia.

mad-max1

Esta película NO hay que explicarla, sino sentirla. Déjate llevar, abre tus oídos al sonido ensordecedor de la música y los motores,  permite que tus retinas queden fijas en la pantalla, emborrachadas del increíble despliegue visual que el director George Miller nos ofrece.

Mad-Max-Fury-Road-Movie-Stills-Wallpaper

George Miller dirige con la precisión de un relojero un obra en la que el 95% de todo lo que vemos en pantalla ha sido rodado realmente con vehículos de verdad conducidos por especialistas expertos, y cada tuerca, clavo y hierro transmiten un peso, un volumen y una “verdad” que no puede ser igualado por los actuales efectos digitales. La película es cruda, violenta y frenética, pero real a la vez. Un ejemplo de gran cine, realizado por un artesano con un estilo que aparentemente ya no se lleva.

road warrior 02

Dentro de 15 o 20 años, creo que seguiremos viendo esta película y asombrándonos de la visión de este creador australiano. Si sus primeras películas de Mad Max en los primeros años 80 marcaron a toda una generación e influyeron enormemente a numerosas obras de la época, creo que 30 años después ha vuelto a lograr un impacto similar en una nueva generación de aficionados al género de las películas de acción. A sus 70 años, da una autentica lección de buen cine a la actual hornada de directores “hot”, que tendrían que tomar nota de lo que puede alcanzarse sin necesidad de emplear la pantalla verde.

Mad-Max-Fury-Road-Jumping-To-Car-Wallpaper

Con todo, reconozco que su NO es una película para todo el mundo, pero me alegro de formar parte del selecto grupo a los que esta película ha dejado impresionado y con ganas de más.

En serio, si eres fan de las películas de acción estamos ante una obra de obligado visionado en cine. Hazme caso, no la veas en casa, levántate de la silla y ves ya al cine. Confía en mi consejo, estoy seguro que me lo agradecerás.

¡Saludos a todos!!!

Redescubriendo la trilogía original de Mad Max

Antes del estreno hoy viernes 15 de Mayo de la nueva película de Mad Max: Furia en la carretera, dirigida por el director australiano George Miller, creador de la trilogía original, decidí volver a ver las tres películas clásicas a ver qué sensaciones me producían.

Ví hace un montón de años estas películas y lo cierto es que apenas las recordaba, no se si es una buena o una mala noticia. ¿Merecen la categoría de películas de culto que tienen para mucha gente? ¿O habrán envejecido mal y mejor olvidarse de ellas? La respuesta, a continuación:

MAD MAX (1979)

mad-max 1

Argumento: En un futuro preapocalíptico la escasez de combustible y el desorden social están a la orden del día. Las pandillas de motociclistas dominan las carreteras de Australia. Mientras la sociedad se desmorona, una patrulla de policías conocidos como la Patrulla de Fuerza Central se encarga de mantener la seguridad vial. En ella se encuentra Max Rockatansky (Mel Gibson), considerado como el mejor patrullero de su división. Tras la muerte de su mujer e hijo a manos de la banda de Toecutter (cortadedos) , buscara justicia.

Qué recordaba: A medida que veía la película, me sorprendió la cantidad de escenas que recordaba. Más que escenas, imágenes clavadas en mi memoria. La muerte de la Jessie, la mujer de Max, y su hijo. El atropello de Max. Varios de los espectaculares choques.

¿Qué tal?: Esta primera película ha envejecido realmente mal. Los pandilleros motociclistas parecen sacados de “Loca academia de Policia”, de hecho creo que se inspiraron en ellos para realizar esta parodia. Y las actuaciones de los protagonistas tampoco son para tirar cohetes. Sin embargo, a pesar del bajo presupuesto con el que rodaron y de los más de 35 años transcurridos, la sensación de velocidad y la espectacularidad de las persecuciones está bien conseguida. Como primera toma de contacto en el género, Miller demuestra tener una habilidad muy especial es rodar estas escenas de acción.

 

MAD MAX 2: El guerrero de la carretera (1981)

images

Argumento: La civilización es historia. La desaparición casi total del petróleo provocó un violento y sangriento final al mundo civilizado. Max sobrevive como puede en el desierto australiano, intentando evitar a las bandas que dominan las carreteras y matan por conseguir una gota extra de gasolina. Al descubrir que la última refinería del desierto está siendo asediada por la banda del brutal Humungus, Max deberá decidir si ayudar a esa gente o seguir su camino sin mirar atrás. Aunque él también necesita la gasolina…

Qué recordaba: A priori, nada de nada. Y eso que seguro la había visto… A medida que la veía, si recordé alguna escena, como la del Boomerang, el avión o la refinería.

¿Qué tal?: Tras ver esta película, no hay duda que la primera película le sirvió al director George Miller como banco de pruebas, consiguiendo en esta segunda un trabajo mucho más redondo, con brillantes escenas en la carretera. Max (de nuevo interpretado por Mel Gibson), es un hombre de pocas palabras, en la tradición de los antihéroes creados por Clint Eastwood en los spaguetti westerns de Sergio Leone. Miller deja ambigua la respuesta sobre si realmente es un héroe que busca ayudar, o solo un hombre que persigue su propio interés. Ambas respuestas pueden ser correctas, dependen de cada uno.

Visualmente, la película tiene muchas escenas muy potentes, como la llegada a la refinería de Max, divisando lo que pasa desde su atalaya en la montaña, o la escena nocturna de Humungus arengando a sus tropas. Todas las persecuciones y choques se salen y son contundentes, sobre todo teniendo en cuenta que fueron rodados realmente, y destaca sobre todo la persecución final, en la que las tropas de Humungus persiguen el camión cisterna pilotado por Max. En los casi 15 minutos de persecución no hay casi diálogos, no son necesarios, y las tomas aéreas y la planificación de todos los choques y ataques son impresionantes.

Aunque en alguna cosilla sí se aprecian los más de 30 años transcurridos desde su estreno, sigue siendo una película que se puede ver a día de hoy, lo que indica el porqué de su categoría de película de culto entre los aficionados al género.

 

MAD MAX: MÁS ALLÁ DE LA CÚPULA DEL TRUENO (1985)

 

53493

Argumento: Max sobrevive como puede en el mundo desértico. Tras ser desterrado al desierto por la reina de Negociudad (Tina Turner), es rescatado por una tribu de niños perdidos que esperan la llegada del que está predestinado a ser su salvador.

Qué recordaba: Bastante. Casi todo, de hecho. Esta es la única película de la saga que ví en cine, con 11 ó 12 años, y recuerdo que el principio y el final me gustaron, aunque toda la parte central del oasis y los niños perdidos me rompió el ritmo de la película.

¿Qué tal?: La primera sorpresa fue ver en los títulos de crédito que George Miller NO dirigió la película en solitario, estando acompañado por George Ogilvie. Leyendo sobre el tema, parece que para conseguir financiación para una nueva película de Mad Max, tuvo que “compartir” su película con el argumento de los niños perdidos, que no le interesaba nada y que dirigió Ogilvie. Este detalle, unido a la muerte antes del inicio del rodaje del productor de las dos películas anteriores, Byron Kennedy (a quién va dedicada la película), amigo personal de Miller, sumió a Miller en una depresión, que le hizo que rodar solo “sus” escenas.

A pesar de este detalle, la película me gustó bastante, aportando una mayor dimensión al personaje y su mundo, habiendo envejecido bastante bien.

15 años han pasado desde Mad Max 2, detalle que nota, entre otros detalles, por no haber ya ninguna carretera, al haber quedado barridas por el desierto. Pero ni el tiempo ni el páramo han conseguido acabar con la humanidad, que a pesar de todo sobrevive y está saliendo adelante.

Resulta especialmente interesante la primera parte de la película en la que nos presentan Negociudad, primer bastión de civilización surgido en el desierto. La ciudad se encuentra convulsa por la pugna entre la Tía Ama (Tina Turner), que domina la superficie con sus guerreros, y el subsuelo donde se procesa el gas metano que sirve de fuente de energía de la ciudad, y que está controlado por el Maestro-Golpeador (Master Blaster), un binomio formado por un enano, el “Maestro”, que controla al Golpeador, un gigante de fuerza descomunal. Esta lucha de poder llevará a Max al interior de la Cúpula del Trueno para enfrentarse al Golpeador, una escena de acción original y memorable, que culmina con una desagradable sorpresa para Max.

La parte de los niños perdidos recuerda en parte a Peter Pan, y proyecta un interesante contraste. Por un lado, aún en medio del desierto y la desolación queda un oasis de paz donde niños pueden ser niños y vivir felices. Pero por otro, la triste realidad de como viven, engañados esperando a un salvador que les lleve a una tierra prometida que no existe.

El climax de la película, con la persecución de Max y los niños por parte de los guerreros de la Tía Ama está bien realizada, pero no llega al nivel de la película previa.

Frente a la ambigüedad de la película anterior, en esta película SI queda claro que Max es un héroe muy a su pesar, que hará lo que sea necesario por proteger a los niños, aunque le cueste la vida.

Y aunque Mad Max 2 ofrece sin duda un mayor espectáculo, esta tercera película quizá ofrece una mayor profundidad y desarrollo del páramo australiano.

CONCLUSIÓN: Excepto la primera película, que realmente ha envejecido muy mal, creo que ver de nuevo estas películas ha sido una experiencia muy positiva. Mad Max 2 y Thunderdome siguen siendo muy buenas películas de género que han aguantado bien el paso del tiempo, y me han permitido redescubrir  la obra de George Miller, con elementos que han sido utilizados hasta la saciedad en multitud de películas posteriores.

Sin duda, un perfecto previo para el peliculón que se estrena hoy:

MAD MAX: FURIA EN LA CARRETERA (2015)

madmax

La película promete un argumento simple pero visualmente alucinante. Tom Hardy retoma el papel de Max, compartiendo protagonismo con Charlize Theron. Os enseño el trailer, que hizo que flipara y que tenga muchas ganas de ver esta película apocalíptica:

 

Ya os contaré mis impresiones en cuanto pueda verla. ¡Saludos a todos!