Archivo de la etiqueta: Anthony Mackie

Crítica de Altered Carbon temporada 2 (Netflix)

La segunda temporada de Altered Carbon, serie de ciencia ficción inspirada en los libros de Richard Morgan que ha sido estrenada recientemente en Netflix, se une a los últimos estrenos mediocres de la cadena online, lo que ya se puede considerar una tendencia, no un accidente.

PUNTUACIÓN: 4.5/10

La segunda temporada sigue centrándose en Takeshi Kovacs (Anthony Mackie), el último superviviente de un grupo de soldados de élite interestelares, y su misión de dar con el amor de su vida: Quellcrist Falconer (Renée Elise Goldsberry). (FILMAFFINITY)

La creadora de la versión televisiva de Altered Carbon Laeta Kalogridis se mantiene como showrunner y guionista de esta segunda temporada junto a Sarah Nicole Jones, Michael R. Perry, Sang Kyu Kim, Cortney Norris, Adam Lash, Cori Uchida, Nevin Densham, Alison Schapker y Elizabeth Padden.

Ciaran Donnelly, M.J. Bassett, Jeremy Webb y Salli Richardson-Whitfield dirigen además los ocho episodios que componen esta segunda temporada ambientada en un futuro lejano en el cuerpo humano se ha convertido en una funda que podemos abandonar como cuando nos cambiamos de ropa, al almacenarse la consciencia y el alma de las personas en un disco de almacenaje que es insertado en los cuerpos por el cuello. De esta forma, los miembros de las familias más ricas adquieren casi la inmortalidad mientras que los pobres siguen sufriendo, como siempre. La única forma de matar a un humano está en destruir la “pila” de almacenaje alojada en los cuellos de las fundas.

El protagonista, Takeshi Kovacs, es un miembro de las fuerzas especiales que desertó por amor y se unió a un grupo rebelde que fue destruido siglos atrás. Tras ser despertado en la primera temporada, protagonizada por Joel Kinnaman para investigar un caso de asesinato conseguir ganar la libertad, en esta segunda temporada damos otro salto temporal de 30 años y veremos a Kovacs con una nueva funda, interpretada por Anthony Mackie (Sam Wilson de Los Vengadores), que lamentablemente debido a un gris muy gris no tiene prácticamente ningún momento para lucirse.

En esta segunda temporada repiten Will Yun Lee como el cuerpo de Kovacs original, Renée Elise Goldsberry, como Quellcrist Falconer, el amor perdido de Kovacs que resultará estar viva tras siglos desaparecida, y Chris Conner como Poe, la I.A. amiga de Kovacs que era el administrador del Hotel donde se alojaba Kovacs.

Junto a ellos, se incorporan como novedad Simone Missick como Trepp, una experta cazadora de recompensas Torben Liebrecht como el Coronel Ivan Carrera, lider de las Fuerzas Especiales del Protectorado que comparte un pasado con Kovacs, Lela Loren como Danica Harlan, la ambiciosa y bella Gobernadora del planeta Harlan en que se sitúa la acción de esta temporada, James Saito como el jefe de la Yakuza local Tanaseda Hideki que controla el crimen organizado de este mundo, y Dina Shihabi como Dig 301, una I.A. en paro programada para ayudar en las investigaciones arqueológicas del planeta, que fueron detenidas hace años por motivos nunca aclarados. ¿A lo mejor es que encontraron algo que no interesaba que se conociera?

Entrando en materia, no voy a ocultar mi tremenda decepción con esta temporada. Personalmente, a mi la primera temporada me gustó bastante, por un lado, por el propio mundo futurista con la ciencia ficción de las fundas intercambiables, en el que además de conocer la problemática social y a su protagonista, Kovacs tenía además que investigar un caso de asesinato. El equilibrio entre la vertiente de ciencia ficción y la noir / policial me pareció que estuvo bastante bien conseguida, nada que ver con esta segunda temporada.

En esta temporada, de nuevo Kovacs es convocado para investigar unos asesinatos realizados supuestamente por su novia perdida Quellcrist Falconer en el planeta Harlan, pero esa investigación y algunos misterios que iremos descubriendo a la largo de la temporada están contados de forma mediocre sin conseguir engancharnos en ningún momento. La narración es super plana y televisiva en el mal sentido, no solo por un guión sin chispa, sino también por un diseño de producción que no consigue quitar la sensación de cartón piedra a todo lo que vemos. Y no creo que sea problema de presupuesto, sino de creatividad.

Fruto de este guión, no solo es que la acción no engancha, es que los personajes no acaban de tener ningún carisma, o a mi al menos no me lo transmitieron. Lamentablemente no salvo a nadie, el único al que veo un poco mejor que el resto es a Chris Conner como Poe, la I.A. amiga de Kovacs, que muestra un mayor rango de emociones. Sin embargo, aunque lo hace bien, el arco del personajes es en parte repetitivo respecto a lo visto en la primera temporada.

Y encima, en esta segunda temporada me pareció que han suavizado la violencia y los desnudos respecto a la temporada anterior, no se si para hacerlo más “family-friendly”. Lo cual es raro, porque esta segunda temporada sigue teniendo una clasificación por edades +16, pero lo que es un hecho es que los desnudos prácticamente han desaparecido y la acción brilla por su ausencia y las pocas escenas que salen tienen unas coreografías super pobres.

Es una pena, pero salvo excepciones puntuales, en los últimos meses Netflix transmite la sensación de que lo único que le importa es la cantidad y abrumar al espectador cada semana con un montón de estrenos, sin importarle demasiado si el producto es bueno, mediocre o malo. Esto a la larga me parece un error garrafal que va a acabar pagándolo.

Comparto el trailer de esta temporada:

Altered Carbon es la nueva decepción de Netflix. Lo malo es que este titular hace tiempo que dejó de ser noticia.

PUNTUACIÓN: 4.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Vengadores: Infinity War CON SPOILERS

Vengadores: Infinity War de Marvel Studios me ha impactado de forma increíble. Es por esto que por primera vez en mi blog, voy a realizar un segundo artículo sobre una película, para daros mis comentarios CON SPOILERS de la película. Si aún no la has visto, te recomiendo que leas antes mi crítica SIN spoilers y que vayas corriendo al cine a verla.

PUNTUACIÓN: 10/10.

Surgió una idea.

Reunir a un grupo de personas excepcionales,

para ver si podiamos convertirnos en algo más.

Y cuando nos necesitaran, poder librar las batallas,

que ellos jamás podrían.

Los Vengadores y Marvel Studios están haciendo historia del cine comercial de entretenimiento. Infinity War se ha convertido en la película más taquillera de la historia en su primer fin de semana de estreno, recaudando más de 250 millones de dólares en los Estados Unidos y 630 millones en todo el mundo. Cifras descomunales que reconocen el enorme cariño que estos personajes han conseguido durante los 10 años de vida de este estudio, inspirado en unos personajes cuyos comics han marcado a varias generaciones.

Pero más allá de las cifras de taquilla, lo importante es que Vengadores Infinity War es un espectáculo monumental que rompe todos los esquemas de lo que se supone que es un blockbuster palomitero, y que redefine el concepto de ÉPICA en el cine. Un éxito sin paliativos que hay que atribuir a los hermanos Russo, directores de la película, a los guionistas de Marvel Christopher Markus y Stephen McFeeley, y en general a la producción de Kevin Feige y todo su equipo.

En el apartado técnico, destacar también el enorme trabajo del director de fotografía, Trent Opaloch, y la edición de Jeffrey Ford y Matt Schmidt, así como un increible trabajo de efectos especiales y diseño de producción. Además, la épica música de Alan Silvestri, creador de la banda sonora original, transmite la épica que esta historia necesitaba.

Y ¿qué se puede decir de un casting como el de Infinity War? Demasiados personajes para nombrarlos a todos: Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), Vision (Paul Bettany), Starlord (Chris Pratt), Máquina de Guerra (Don Cheadle), Halcón (Anthony Mackie), Winter Soldier (Sebastian Stan), Gamora (Zoe Saldana), Rocket (Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista), Groot (Vin Diesel), Mantis (Pom Klementieff), Nebula (Karen Gillan),…

¡ÚLTIMA OPORTUNIDAD, LOS SPOILERS EMPIEZAN AQUÍ!!

Avengers: Infinity War prometía ser la típica película en la que unos héroes debían superar sus diferencias para unirse y vencer al villano de turno, en este caso THANOS (excepcionalmente interpretado por Josh Brolin). Sin embargo, los hermanos Russo han provocado un shock en el fandom de todo el mundo, al crear una película que nos cuenta el triunfo de Thanos, que derrota a los Vengadores y ejecuta sus planes de acabar con la mitad de la población de la galaxia. Es la traslación a imágenes de la clásica historia de Jim Starlin “La búsqueda de Thanos”, en la que Thanos viaja por toda la galaxia para conseguir las 6 Gemas del Infinito, y la primera parte de Infinity Gaunlet.

Thanos sorprende por su complejidad psicológica, a la vez de ser una fuerza de la naturaleza que transmite que nadie está a salvo en todas las escenas. Esto es un éxito que se explica a partir de una excepcional interpretación de Josh Brolin y una tecnología de captura de movimientos sobresaliente que consiguen crear un antagonista que en ningún momento parece un personaje digital “falso”. En el segundo visionado de la película se me hizo más evidente la sutileza del personaje y sus motivaciones. Aunque obviamente son las ideas de un loco, el éxito de los hermanos Russo es que consiguen que le entiendas. Thanos es sin duda el mejor villano de todas de películas Marvel, y de hecho, es el protagonista principal de Infinity War. No sólo es el mejor villano de Marvel Studios, sino de todas las películas hechas con personajes Marvel por otros estudios.

Cuando en 2014 Marvel anunció todas las películas de su Fase 3, destacó el anuncio de Vengadores: Infinity War, épica historia que sería dividida en 2 películas, que se estrenarían con 1 año de diferencia, en 2018 y 2019.

Sin embargo, con el paso de los meses, Marvel cambió estos planes, informando que Infinity War sería sólo una película y que Vengadores 4 sería una película totalmente diferente. Los hechos han demostrado que esto no era toda la verdad, pero era una mentira necesaria por dos motivos. Por un lado, porque si hubieran continuado con la idea de que esta era una primera parte de dos, cabía la posibilidad muy real de que muchos espectadores no fueran a ver esta película en el cine pensando que si la importante era la parte dos, no había necesidad de ver ahora la uno. Y por otro lado, al vender que Infinity War es una única película, el shock de ver ganar a Thanos es total, ya que todos esperamos que los buenos siempre ganan al final. De hecho, tengo que reconocer que aunque soy un lector de comics veterano que he leído multitud de sagas, eventos y crossovers, y que creía que ya estaba curtido en este mundo, jamás se me pasó por la cabeza que pudieran atreverse a realizar un final de este calibre.

En todo caso, si pensamos en las enseñanzas de Obi Wan Kenobi, Marvel no nos ha engañado y lo que nos dijeron es verdad, desde cierto punto de vista. Y es que si esta Infinity War en realidad ha sido “La búsqueda de Thanos”, no hay duda que Vengadores 4 va a ser el reagrupamiento y contraataque de los héroes, y desde ese punto de vista, sí van a ser dos películas muy diferentes entre si.

Otro elemento que quiero destacar es la sobresaliente campaña de Marketing que ha utilizado Marvel para vender la película, que ha conseguido crear un hype brutal sin destripar elementos importantes de la historia. La publicidad ha destacado de forma sobresaliente el hecho de que Infinity War es la culminación de 10 años de historias de los personajes Marvel, a la vez que ha conseguido desinformar al público sobre elementos clave de la película, de forma que las sucesivas sorpresas consiguen impactarnos totalmante. Al vender tan acertadamente la idea de culminación de 10 años de historias, consiguieron que nos olvidáramos que existía una Vengadores 4, y por supuesto, que el arco de Thanos iba necesariamente a continuar en 2019.

Si entramos ya en materia sobre la película en sí, el guión es una obra de precisión al que no le sobra ni una coma. Christopher Markus y Stephen McFeeley realizan un guión que evita la típica estructura en tres actos para mostrarnos una historia episódica en la que por un lado Thanos va consiguiendo las Joyas del Infinito, y por otro, los héroes viajan por la galaxia intentando impedirlo. Tenemos tres líneas argumentales principales, cuatro si contamos la de Thanos, aunque los personajes se van encontrando y separando en función de sus propias misiones.

Por un lado tenemos a THOR, que tras ser derrotado por Thanos al principio de la película y ver morir a su hermano Loki y a todo su pueblo, se encontrará con los Guardianes de la Galaxia y viajará a Nidavellir, la gran forja de los enanos, para conseguir un arma que pueda matar a Thanos. Rocket y Groot le acompañarán en este viaje y a su posterior llegada a la Tierra, donde Thor protagonizará uno de los momentazos de la película durante la batalla de Wakanda, que puso en pie a la audiencia del cine. THOR es sin duda uno de los grandes personajes de Infinity War y los hermanos Russo por fin consiguen transmitir que es probablemente el héroe más poderoso del Universo Marvel, y el vértice de la Trinidad marvelita, junto a Iron Man y el Capi.

Por otro lado, tenemos al equipo de Tony Stark. Tras ser convocado por Doctor Strange a su Sancta Sanctorum, conocerá de boca de Bruce Banner la inminente llegada de Thanos a la Tierra. Hulk fue derrotado por Thanos de forma brutal en la nave Asgardiana y fue transportado a la Tierra por Heimdall para dar la voz de alarma. Sin embargo, la llegada a Nueva York de una mitad de la Orden Negra, formada por Ebony Maw y Cull Obsidian, frustará cualquier intento de defensa coordinada, ya que Tony, Doctor Strange y Spider-Man viajarán hasta TITAN en la nave de Ebony Maw. Titan, antaño planeta próspero, es ahora una ruina sin vida debido a una guerra civil causada por la falta de recursos provocada por la sobre-población, que acabó con la vida en el planeta. Allí se encontrarán con los Guardianes de la Galaxia Star-Lord, Drax y Mantis, que han fracasado en su intento de impedir que Thanos se hiciera con la Gema del Poder, que estaba en Sapiencial custodiada por el Coleccionista. Y para empeorar las cosas, Thanos hizo prisionera a Gamora. Tras limar asperezas, prepararán juntos una defensa desesperada contra la inminente llegada del Titán Loco, que cuenta con 4 Gemas y busca la Gema del Tiempo en posesión de Doctor Strange.

El equipo de Steve Rogers es quizá el que menos importancia tenga en Infinity War, pero tiene también un papel fundamental en la historia. Tras el primer ataque de la Guardia Negra a Nueva York, Bruce Banner llamará a Steve Rogers para avisarle de la amenaza de Thanos. El Capi, junto a Viuda Negra y Halcón, llegará justo a tiempo para impedir que Proxima Midnight y Corvus Glaive, los otros dos miembros de la Orden Negra, maten a Wanda Maximoff y a Visión y se hagan con el control de la Joya de la Mente. Ante la posibilidad de destruir la Gema sin matar a Vision, viajarán a Wakanda para pedir ayuda y protección a Black Panther ante el inevitable contraataque de las fuerzas de Thanos, lo que llevará al épico enfrentamiento final.

El camino de Thanos comienza en Xandar, donde consigue hacerse con la Gema del Poder diezmando el planeta. Esto es contado por Thor y ni siquiera se muestra en pantalla para no alargar más de la cuenta una película ya de por sí larga. Después, consigue de Loki la Gema del Espacio, la Gema de la Realidad del Coleccionista en Sapiencial, y la Gema del Alma en Vormir, donde veremos el precio que tiene que pagar Thanos para conseguirla: La vida de su hija Gamora, lo único que ha amado en su vida, y uno de los momentos más impactantes de toda la película. Con cuatro joyas en su poder, sólo le faltan las Gemas del Tiempo de Doctor Strange en Titan y la Gema de la Mente de Vision en Wakanda, y es sólo cuestión de tiempo que las consiga.

La única esperanza para nuestros héroes es que Doctor Strange ha visto de entre los 14 millones de posibles futuro, la única forma de detener a Thanos. Y aunque desaparece al final de la película, su plan se ha puesto en marcha. Aunque no sabremos cual es hasta la próxima película, es el único rayo de esperanza al que agarrarse tras un final demoledor que nos dejó el alma rota, tras ver la desaparición de héroes tan queridos como Spider-Man, Black Panther, Doctor Strange o Star Lord, a los que se unen Halcón, Wanda, Bucky Barnes, Mantis, Groot o Drax. Una masacre en toda regla, lo nunca visto en un blockbuster palomitero americano.

El guión de Markus y McFeeley me ha parecido maravilloso. Es increíble que en una película de 150 minutos consigan unir todos estos arcos de forma que cada uno se construye a partir del anterior y sirven para ir creando una tensión in-crescendo que tiene su culminación en las batallas de Titan y Wakanda y en el brutal e impactante final. Además, excepto quizá un poco menos el Team-Cap, todos los personajes tienen su momento de lucimiento, destacando las relaciones entre Thanos-Gamora, Gamora-Starlord y Wanda-Vision, y lo duro de las decisiones que tienen que tomar Starlord y Wanda sobre sus seres queridos. Infinity War es visualmente espectacular, pero incluso mejor es toda la parte emocional que todos los personajes transmiten. Y además, los hermanos Russo consiguen la cuadratura del círculo al combinar perfectamente escenas de gran tensión con momentos super divertidos marca de la casa Marvel, fruto de la interacción de los diferentes personajes. En Doctor Strange o Thor: Ragnarok creo que se excedieron con los momentos de humor, pero en Infinity War el equilibrio es perfecto, y todas las bromas funcionaron a la perfección.

Además, Marvel no dudó en pedir la colaboración de James Gunn para que los diálogos de los Guardianes fueran perfectos. También han colaborado Scott Derrickson (Doctor Strange), Ryan Coogler (Black Panther) y Taika Waititi (Thor: Ragnarok), estos últimos debido a que rodaron sus películas a la vez que Infinity War, y era fundamental una comunicación total para que no hubieran problemas de continuidad entre estas películas. Esto sirve para resaltar uno de los motivos del éxito de Marvel Studios, que es el trabajo en equipo y el saber que los personajes son lo más importante.

Los personajes que más brillan en Infinity War son Thanos, Thor, Tony Stark y Doctor Strange, a los que uniría Gamora y Wanda por el durísimo componente emocional de sus arcos. Pero todo el mundo tiene su momento en mayor o menor medida. No quiero dejar de destacar también a la Orden Negra de Thanos. Aunque tienen una participación limitada, sí consiguen transmitir una gran sensación de peligro y que pueden derrotar ellos solos a los Vengadores, cosa que de hecho casi sucede en los primeros enfrentamientos en Nueva York y Glasglow.

El final me ha parecido perfecto, impactante e inesperado. Y a la vez totalmente lógico y casi el único final posible teniendo en cuenta el material de base del comic. Pero había que atreverse a dejar un final abierto tras el triunfo de Thanos y la muerte de la mitad de nuestro héroes favoritos. Marvel puso toda la carne en el asador y le ha salido bien, consiguiendo un éxito creativo que es ya historia del cine. Aunque debo decir que yo no estaba preparado emocionalmente para este final, y que ver la muerte de Spider-Man ha impactado muchísimo a mi hijo de 10 años, que no podía comprender cómo los héroes no habían ganado al final de la película. Hemos disfrutado de un momento que sin duda es histórico para el cine comercial americano, de la misma forma que lo fue el final de El Imperio contraataca para toda una generación de espectadores entre los que me incluyo.

Y encima, la escena post-créditos sirve para lanzar la próxima película de Captain Marvel, que se estrenará en febrero de 2019 y que servirá de presentación del personaje. La película estará ambientada en los años 90 y servirá para que conozcamos su origen y primera misión, de forma que no haya que explicar quien es cuando aparezca en Vengadores 4. No tengo duda que esta película, la primera de Marvel protagonizada en solitario por una mujer, lo va a petar a nivel máximo. Incluso tengo claro que la escena post-créditos de Captain Marvel será en el presente, cuando reciba el aviso de Nick Fury y tenga que ponerse en acción una vez más. Qué forma de flipar sobre algo que no veremos hasta dentro de 9 meses… ¿No es esto mismo la MAGIA el cine? Ante esto, solo puedo decir, ¡Gracias, Marvel!!

Si tengo que decir alguna cosa menos buena de la película, diría en primer lugar que si alguien ve Infinity War sin haber visto las anteriores puede sentirse completamente perdido al no conocer a los personajes o donde se encontraban al comienzo de la película. Aunque en todo caso, tengo que decir que Infínity War SI da la suficiente información para saber quien es quién y por qué están donde están comienzo de la película. En segundo lugar, me ha decepcionado el papel de Steve Rogers en esta Infinity War. Todo lo que hace es super carismático, como su entrada en Glasglow para rescatar a Vision y Wanda o cómo se enfrenta al General Ross, pero globalmente su papel en el climax final es menor. Un climax que si solo tenemos en cuenta el aspecto visual, me ha parecido que está más en la batalla de Titan que en Wakanda, que se me queda algo por debajo. Aunque claro, la importancia de Wakanda no es la batalla en sí, sino el componente emocional y la tensión brutal que causa la llegada de Thanos.

Comentando la película, sentimos que en algunos momentos los Guardianes robaban la película a los Vengadores. Esto es así sin duda gracias al carisma de todos ellos, pero también debido al propio desarrollo del guión. Dado que excepto Rocket, todos los Guardianes mueren al final de Infinity War, es normal que se les quisiera dar importancia ahora, ya que casi no van a a salir en Vengadores 4. Entiendo que todos los héroes revivirán, como pasó en el comic Infinity Gaunlet de Jim Starlin y George Perez, pero no creo que lo hagan hasta casi el final.

Por esto mismo, entiendo que aunque Steve Rogers no ha tenido la importancia que todos esperábamos en Infinity War es porque va a ser uno de los pilares principales de Vengadores 4. Esto me lleva a comentar que aunque Infinity War está lleno de momentos emocionantes e impactantes, ha evitado mostrarnos los que espero sean los momentazos de la siguiente película: El reencuentro cara a cara de Tony Stark y Steve Rogers tras su enfrentamiento en Civil War, que Tony le devuelva el escudo y que Steve vuelva a portar los colores de CAPITÁN AMÉRICA para el contraataque. Y el grito de “Vengadores reunidos” que llevamos 6 años esperando oir. Cuando todo esto pase en Vengadores 4, cosa que sin duda pasará, creo que el cine va a venirse abajo. Y por supuesto, un posible climax final en el que TODOS los héroes se enfrenten a Thanos, en la que puede ser la batalla más grande jamás filmada. En este sentido, creo que no es casualidad comprobar que TODOS los Vengadores originales han sobrevivido: Iron-Man, Capitán América, Thor, Hulk, Viuda Negra y el ausente Ojo de Halcón, tendrán que reunirse una última vez para salvar a la galaxia, con la ayuda de Rocket, Máquina de Guerra y Nebula.

Aunque ya lo comenté en mi crítica sin spoilers de la película, no puedo dejar de destacar de nuevo la experiencia que viví viendo Infinity War por primera vez en el pre-estreno del jueves noche en Kinepolis Valencia. Infinity War me dejó exhausto y hecho polvo ante el destino de nuestros queridos personajes, un shock en toda regla que solo de pensarlo hace que se me vuelva a poner la piel de gallina. Pero esta experiencia fue increíble e hizo que mis expectativas saltaran por los aires en todos los sentidos y siempre a mejor. Ha sido como la magia de la primera Vengadores, que no se puede explicar si no la viviste, pero multiplicada por 100. Además, recordaré toda la vida los momentos en que todo el cine, TODO EL CINE, vitoreamos de forma espontánea la primera aparición de Steve Rogers en la película, pasada la primera media hora de película, y la llegada de Thor a Wakanda, que inclinó la balanza de la batalla a favor de nuestros héroes. Decir que fue ÉPICO no alcanza a definir este momento para el público. Igual que el apabuyante silencio del cine tras terminar la película, mientras esperábamos la escena post-créditos, mientras intentábamos asimilar el torbellino de emociones que acabábamos de experimentar. Jamás viví nada parecido en una sala de cine en toda mi vida, y ójala Vengadores 4 consiga reproducir este sentimiento el año que viene.

Creo que se me quedan cosas por decir de Vengadores Infinity War, pero lo mejor es la sensación que si Infinity War estuvo bien, Vengadores 4 puede ser aún mejor. Increíble pero cierto.

PUNTUACIÓN: 10/10

Crítica de Vengadores: Infinity War sin spoiler

No estaba preparado para la experiencia que viví durante el pre-estreno de Vengadores: Infinity War. La nueva película de los estudios Marvel dirigida por los hermanos Russo consigue romper todas las expectativas de la mejor forma posible y nos ofrece la que sin duda va a ser considerada la película de super-héroes más épica jamás filmada.

PUNTUACIÓN: 10/10

Tras su presentación sorpresa al final de Vengadores (2012), Thanos (Josh Brolin) por fin llega a la Tierra para hacerse con el control de las Gemas del Infinito, lo que le proporcionará un poder inigualable con el podrá destruir a la mitad de los seres de la galaxia. Los Vengadores, que se encuentran divididos tras Civil War, van a tener la ayuda de Los Guardianes de la Galaxia, Spider-Man, Doctor Strange y Black Panther, en la que será la mayor reunión de héroes jamás ensamblada:

Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), Vision (Paul Bettany), Starlord (Chris Pratt), Máquina de Guerra (Don Cheadle), Halcón (Anthony Mackie), Winter Soldier (Sebastian Stan), Gamora (Zoe Saldana), Rocket (Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista), Groot (Vin Diesel), Mantis (Pom Klementieff), Nebula (Karen Gillan),…

Lo primero que debo decir es que a pesar de que esta es una crítica sin spoilers, te aconsejo que no leas nada absolutamente sobre la película y vayas corriendo a verla. Por que Marvel ha vuelto a hacer una campaña de Marketing modélica en la que no nos ha contado nada, e incluso la edición de los trailers sirven claramente para desinformar a los espectadores, de forma que las sorpresas que vamos conociendo desde el minuto uno sean impresionantes. Creerme si os digo que si viste los trailers no has visto ni la punta del iceberg.

Entrando ya en materia, hay que quitarse el sombrero ante los hermanos Joe y Anthony Russo, unidos a los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeeley, que han creado una experiencia excepcional basada en las 17 películas que la preceden. Estamos ante una nueva película Marvel que tiene el espíritu de los comics Marvel, y claramente se inspira en la obra de Jim Starlin, pero no es una traslación literal de esas viñetas a la gran pantalla.

Es alucinante como la unión de todos los personajes está resuelta de forma tan brillante. Gracias a la ayuda de James Gunn, Taika Waititi, Ryan Coogler o Scott Derrickson, se consigue que no haya salto en las personalidades ni en su forma de expresarse, de forma que la transición entre las películas previas e Infinity War es perfecta. Esto para mi es un valor fundamental de la película, aunque significa que si no has visto las películas previas, vas a estar perdido, ya que no hay los típicos diálogos expositivos de presentación de los personajes. Si eres un true.believer, lo cierto es que no los necesitas porque ya les conoces a todos. En todo caso, ver juntos en pantalla por primera vez a Tony Stark, Star-Lord, Thor, Rocket, Groot, Spider-Man, Doctor Extraño, Capitán América y todos los demás es alucinante.

Además, la película tiene un elevado componente de tensión ante la imparable amenaza de Thanos, que es compensada perfectamente por numerosos momentos super divertidos fruto de la interacción de los diferentes personajes. Infinity War es ante todo una película Marvel, y el humor está en su ADN, y aquí funciona en todo momento, consiguiendo momentos hilarantes en los que Thor se convierte en el MVP.

El equilibrio de todos los elementos es fundamental, y si Infinity War triunfa es sin duda porque Thanos es un gran villano. De hecho, más que una película de Vengadores, si tenemos en cuenta los minutos en pantalla estaríamos casi ante la “Búsqueda de Thanos”, la clásica historia de Jim Starlin previa a Infinity Gaunlet en la que Thanos viaja por toda la galaxia buscando una a una todas las Joyas del Infinito. Thanos no es un típico villano de opereta que busca destruirlo todo porque eso es lo que hacen los malos, la interpretación de Josh Brolin añade sorprendentes matices a sus motivaciones, y la tecnología de captura de movimientos utilizada es brutal, llegando a verse casi hasta los poros de su piel. Thanos es sin duda una fuerza de la naturaleza y transmite en cada escena en la que aparece que nadie está a salvo y que cualquier héroe puede morir en cualquier momento.

Otro hecho sorprendente y positivo para mi es que Infinity War no es una historia de tres actos clásica, sino que estamos ante una historia episódica en la que los diferentes personajes de juntan y se separar y tienen sus propias misiones para detener a Thanos, que se entrecruzan durante toda la película hasta llegar al brutal e impactante climax final. Pero frente a otras películas actuales que optaban por realizar montajes paralelos que sólo conseguían romper el ritmo, Infinity War permite que cada acto se desarrolle con la duración necesaria para hacer avanzar la historia y dejarnos intrigados con lo que va a suceder a continuación. Esto es un gran guión, un gran montaje, y tener las ideas muy claras de lo que necesitaba la historia. No quiero olvidarme tampoco de mencionar la excelente banda sonora de Alan Silvestri, oscura y épica, que es otro home-run a todos los que dicen que Marvel no tiene buenas bandas sonoras.

Y por si fuera poco, el climax, la escala galáctica y la amenaza de Thanos hace que el concepto de ÉPICA alcance un nuevo nivel, como no se ha visto desde hace años. El Señor de los Anillos es la más evidente, y única, comparación posible, pero el nivel de shocks y sorpresas brutales y mortales de Infinity War sin duda la colocan muy por encima de la trilogía de Peter Jackson.

Perfecto, inesperado, brutal, impactante… Todo esto es el final de la película. Y a la vez totalmente lógico y casi el único final posible. Pero hay que tenerlos bien puestos para atreverse a hacerlo. Y Marvel no se ha achantado, consiguiendo un éxito creativo que es ya historia del cine. Pero yo reconozco que no estaba preparado emocionalmente para este final.

Otro elemento fundamental de Infinity War es la experiencia que vivimos en el pre-estreno del jueves noche. Un día después de haberla visto, sigo exhausto y en shock. He vivido una experiencia increíble en el cine, mis expectativas han saltado por los aires en todos los sentidos y siempre a mejor. Ha sido como la magia de la primera Vengadores, que no se puede explicar si no la viviste, pero multiplicada por 100. Sigo on-fire pensando en todo el cine, TODO EL CINE,  aplaudiendo a la vez de forma espontánea varios momentazos durante la película. Igual de impresionante como el final de la película, en el que toda la audiencia de Kinépolis en Valencia nos quedamos en silencio absoluto mientras pasaban los títulos de créditos, intentando asimilar el torbellino de emociones que acabábamos de experimentar. Jamás viví nada parecido en una sala de cine en toda mi vida.

Siendo justos, debo reconocer que  Vengadores Infinity War no es perfecta, pero nada lo es. Pero sin duda consigue como pocas algo para lo que el arte del cine fue creado… ¡Sorprendernos y emocionarnos! Estamos ante un momento histórico en el cine comercial de entretenimiento americano, y me alegro de haber podido experimentarlo sin que nadie me lo chafara con spoilers.

Ahora mismo, sólo puedo pensar en cuando volveré a verla, y en poder compartir esta experiencia con mi mujer y mi hijo.

Estoy tan impactado con Vengadores Infinity War, que además de esta crítica sin spoilers, he decidido hacer una segunda entrega CON SPOILERS para comentar todo lo bueno de esta película, que es mucho, así como las posibilidades que se abren de cara a las próximas películas, entre las que se encuentras Capitán Marvel y  Vengadores 4 en 2019. De hecho, lo único malo que se me ocurre ahora mismo es que nos queda un año de espera hasta poder ver Vengadores 4. ¡Qué largo se nos va a hacer! Marvel Studios sin duda está marcando un standard de calidad que veo muy difícil que pueda llegar a ser igualado.

PUNTUACIÓN: 10/10

Día de estreno: Vengadores – Infinity War

Hoy se estrena Vengadores: Infinity War, la película que los fans de Marvel llevamos esperando ver desde la escena post-créditos de Vengadores (2012), y que sirve de culminación de las tramas abiertas en los 10 años que llevamos disfrutando de las películas de Marvel Studios.

Sabiamos que Thanos tarde o temprano iba a llegar a la Tierra, y ese momento ha llegado. Por suerte, los Vengadores, que se encuentran divididos tras Civil War, van a tener la ayuda de Los Guardianes de la Galaxia, en la que será la mayor reunión de héroes jamás ensamblada.

Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Hawkeye (Jeremy Renner), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), Vision (Paul Bettany), Starlord (Chris Pratt), Máquina de Guerra (Don Cheadle), Halcón (Anthony Mackie), Ant-Man (Paul Rudd), Winter Soldier (Sebastian Stan), Gamora (Zoe Saldana), Rocket (Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista), Groot (Vin Diesel), Mantis (Pom Klementieff), Nebula (Karen Gillan),

Todos ellos contra Thanos (Josh Brolin) y su Guardia Negra, que aspira a acabar con la vida de la mitad de la galaxia, y que con las Piedras del Infinito podría conseguirlo.

Diez años, 19 películas y decenas de personajes son un hito que no creo que ningún estudio pueda conseguir repetir. Un éxito que debe atribuirse sin duda a Kevin Feige y a todo su equipo, que a partir de un gran amor y respeto hacia los personajes, ha conseguido películas super entretenidas que pueden disfrutarse independientemente pero que se nota que forman parte de un universo unificado. Y que además ha sabido encontrar el talento en directores hasta la fecha poco conocidos como eran James Gunn, los hermanos Russo, Taike Waikiti, o Scott Derrington; así como realizar unos perfectos castings para practicamente todos los personajes de los comics Marvel.

Y además, saber que la dirección corre a cargo de los hermanos Russo, unidos a los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeeley es sin duda una garantía de éxito. El equipo que nos regaló Capitán América: Winter Soldier y subió las apuestas con Capitán América: Civil War promete subir las apuestas hasta niveles nunca antes vistos.

He intentado no saber nada de la película para no spoilearme nada, pero no pude evitar alucinar con los dos trailers que comparto a continuación, el primer teaser y el trailer oficial.

Lo mejor de estos trailers es que consiguen transmitir una épica que puede mirar de tú a tú a El Señor de los Anillos y una escala y amenaza a nivel cósmico espectacular. Y todo ello, sin llegar a contarnos realmente lo que vamos a ver.

Buff!! No se si mi hype está demasiado por las nubes, supongo que se me nota…

Teaser trailer:

Trailer 2: 

Infinity War va a marcar un antes y un después para el Universo Marvel Cinematográfico. Espero disfrutar un montón la que probablemente sea la película del año 2018, y te contaré mis impresiones sobre ella la semana próxima.

¡MAKE MINE MARVEL!

Crítica de Detroit, de Kathryn Bigelow

Detroit es la nueva película de Kathryn Bigelow (Point Break, Strange days, En tierra hostil, Zero Dark Thirty), en la que realiza una dramática reconstrucción de los disturbios de agosto de 1967 provocados por los excesos y racismo de la policía, trazando unos claros paralelismos con la actual situación social de los Estados Unidos.

PUNTUACIÓN: 8/10

El guión está escrito por Mark Boal, colaborador habitual de Bigelow, y que fue quien contó la historia real a la directora californiana e hizo que se interesara en ella. La película fue rodada en escenarios reales y tiene un marcado tono documental en la que alterna imágenes reales de época con una cuidada reconstrucción de los hechos gracias a las numerosas entrevistas que el equipo realizó a algunas de las personas que vivieron los horribles hechos que Bigelow nos muestra con frialdad y asepsia. El éxito narrativo de Detroit hay que buscarlo no solo en la directora, sino también en los excelentes trabajos del director de fotografía Barry Ackroyd, y el montaje de William Goldenberg.

Kathryn Bigelow es una extraordinaria directora que crea imágenes impactantes y escenas que rozan el terror mientras mantiene un tono frío y neutral. Ella no cuenta al espectador quién son los buenos y los malos, simplemente muestra unos hechos brutales de forma que cualquier espectador con dos dedos de frente entienda sin duda lo asqueroso que es el racismo. Este es  para mi uno de los mayores aciertos de la película. La película es brutal y aterradora porque los sucesos que nos cuenta se sienten terriblemente reales. Han pasado 50 años desde que estos hechos sucedieron, pero la sensación que te deja Detroit es que hoy en día esto mismo podría pasar casi en cualquier ciudad de los Estados Unidos, ya que el racismo y la violencia siguen muy presentes en su sociedad.

En este sentido, aunque los disturbios de 1967 tuvieron como chispa que prendió la mecha unos actos racistas de la policía blanca de Detroit, Bigelow no elude tocar temas peliagudos que le han valido críticas desde ámbitos de la sociedad afroamericana. Y es que la policía era racista y machacaba a los afroamericanos. Pero cuando los disturbios empezaron, fueron esos mismos afroamericanos los que quemaron edificios y saquearon negocios propiedad de sus propios vecinos. Por tanto, mucha parte de culpa sin duda recae también en los agitadores y en los violentos que se esconden en la masa para actuar con impunidad. Por supuesto que la mayoría de habitantes de Detroit no eran así, pero lo mismo podría decirse de la policía, que aunque tenía muchas manzanas podridas, también tenían entre sus filas a personas decentes. Esto también pone de relieve la complejidad social y como no podemos aplicar los estereotipos de buenos y malos.

Tras disfrutar de la película busqué algunas críticas negativas para ver qué decían, aunque lo cierto es que mayoritariamente los comentarios son positivos. Una de las cosas que se critica de la película de Bigelow es que no llegamos a conocer quienes son personajes afroamericanos por una casi nula caracterización. Esta apreciación es altamente discutible, ya que sí nos cuentan de manera básica quienes son los personajes y cómo llegan al Hotel Algiers que es el corazón de la película. Pero lo importante de la película no es quien son los personajes, sino lo que les sucede. El racismo es ciego y no discrimina entre buenas o malas personas, machaca a todo el que es diferente. Por tanto, es importante que Bigelow muestre que puede sufrirlo cualquiera, simplemente estando en el lugar equivocado.

En este sentido, la película de Kathryn Bigelow me ha parecido que está en las antípodas de otra cinta basada en hechos reales como es Dunquerke de Christopher Nolan, acertando donde Nolan falló. Aunque ambas películas están centradas en el hecho histórico que nos cuentan y esto tiene más peso que los personajes que lo viven, en Detroit Bigelow hace que suframos con los personajes y nos preocupemos por su supervivencia, mientras que Nolan provocó intencionadamente que nos diera igual si los soldados aliados vivían o morían, porque de hecho eran casi intercambiables e impersonales. Este éxito de Detroit es sin duda gracias a la habilidad como narradora de Bigelow, que hace que nos sintamos dentro de la acción y junto a las víctimas.

Me ha gustado mucho el casting de la película, creo que todos realizan un trabajo excelente. Pero es Will Pouter como el policía racista Philip Krauss el que ha conseguido helarme la sangre, por la normalidad de sus actos, la forma en que parece que lo que está haciendo es el pan de cada día, nada raro de lo que extrañarse. Dentro de los personajes afroamericanos, mencionar a John Boyega (Melvin Dismukes) como un guardia de seguridad que acude al hotel cuando surge la alarma, Anthony Mackie (Greene) un soldado veterano que se aloja en el hotel y sobre todo, Algee Smith (Larry Reed), un cantante de un grupo de soul que se refugia en el hotel buscando escapar de los disturbios para encontrarse un horror aún mayor. Estos son los principales actores que quiero resaltar, aunque lo cierto es que estamos ante una película coral en la que todos realizan un gran trabajo.

Si tuviera que comentar algo negativo de Detroit es su duración. La película dura 140 minutos, y creo que con 10 minutos menos el resultado final hubiera sido mejor. Los sucesos del hotel Algiers son el centro de la película, en lo emocional y en lo intenso. Así que todo lo que sucede a continuación se siente como el final, final que no acaba de producirse y que tarda en llegar. En todo caso, desde un punto de vista narrativo, entiendo que algunos de los supervivientes merecían una conclusión a su historia y al drama que vivieron.

La película triunfa totalmente en lo que nos propone, que es mostrar lo horrible que es el racismo y que pensemos en lo que está pasando en la actualidad. Sinceramente, creo que Kathryn Bigelow merecería ser nominada al Oscar como mejor director este año. Creo que la película lo merece sin duda. Lamentablemente, mi lado cínico me dice que Hollywood va a nominar a Patty Jenkins por Wonder Woman, película que no me gustó nada pero que ha sido un enorme éxito comercial, y eso la va a cerrar la puerta, ya que con una mujer los académicos van a pensar que ya han cubierto el cupo femenino.

Además, aluciné al saber que hubieron críticas minoritarias sobre que una directora blanca no debería rodar una película sobre racismo que sufrieron los afroamericanos de Detroit, continuando la peor tradición de cuando Spike Lee atacó a Tarantino por hacer Django Desencadenado. Por supuesto son comentarios ridículos y minoritarios, pero refleja un sentimiento tóxico cada vez más extendido en redes sociales que me repugna, que es el hecho que solo un gay puede escribir sobre personajes gays, o lo mismo sobre las mujeres, minorías raciales, etc.  Estos comentarios son lamentables, pero Hollywood no es tampoco muy partidario de polémicas si pueden evitarlo, lo que lamentablemente creo que también juega en contra de la película de cara a la temporada de premios. De hecho, a pesar de ser una película notable sobre un tema polémico y de actualidad en los Estados Unidos, la película ha sido un fracaso de taquilla, recaudando solo la mitad de su presupuesto de 35 millones.

Comparto a continuación el trailer de la película.

Detroit es una película honesta y muy necesaria en este momento, que creo que merece ser vista por todo el mundo. Una película que nos muestra como la sociedad americana no ha evolucionado demasiado en estos 50 años. Pero también resalta que la única manera de no repetir los errores del pasado es conocerlos. Y en este aspecto, la película es un éxito sin paliativos. Este es el único mensaje positivo e importante que podemos sacar de su visionado.

PUNTUACIÓN: 8/10