Archivo de la etiqueta: 3ª temporada

Crítica de Hap and Leonard temporada 3 (prime Video)

Aprovechando mi suscripción a Prime Video y debido a estos días de confinamiento he terminado de ver Hap and Leonard,al ser su tercera temporada de momento la última de las adaptaciones televisivas de las novelas de Joe R. Lansdale.

PUNTUACIÓN: 7/10

La tercera temporada adapta The Two-Bear Mambo, la segunda novela de la serie escrita por Joe R. Lansdale donde el dúo protagonista que da título a la serie busca localizar a la abogada de Leonard Florida Grange (Tiffany Mack) que desapareció en el pueblo de Grovetown dominado por el KKKlan, justo antes de la llegada a la zona de una gran tormenta.

Hap and Leonard, serie ambientada en el Sur rural de los años 80 creada por Nick Damici y Jim Mickle adaptando las novelas de Joe R. Lansdale. Esta tercera temporada se estrenó en marzo de 2018 y fue emitida por el canal Sundance TV, contando con guiones de Nick Damici y Jim Mickle, con colaboraciones de John Wirth, Ione Lloyd y Pam Veasey. Los seis episodios de esta tercera temporada fueron dirigidos por Jim Mickle, Abe Sylvia y Michael Katleman.

Hap Collins (interpretado por James Purefoy) es el típico perdedor de buen corazón al que la vida ha golpeado fuerte una y otra vez. Fue a la cárcel por negarse a ir a la guerra de Vietnam y malvive con trabajos esporádicos. Es tranquilo y callado, e intenta vivir con la conciencia tranquila.

Leonard Pine (Michael Kenneth Williams) es su opuesto, un gay de color ¡en el Texas de los 80!, que sí fue a luchar a Vietnam y tiene graves problemas para controlar su ira. Aunque son como el ying y el yang o el perro y el gato, harán lo que sea el uno por el otro.

El Sur profundo, racista y empobrecido, es el otro gran protagonista de esta serie, y su ambientación en los años 80 es perfecta para reflejar una realidad que sigue de máxima actualidad en el presente.

Esta tercera temporada comienza con unas estupendas gotas de humor gracias a unos diálogos estupendos que contrastan con el drama que se empieza a intuir, al conocer Hap que su amiga y antigua amante Florida Grange (Tiffany Mack), una dura abogada de color, ha desaparecido en el vecino pueblo de Grovetown dominado por el KKKlan. En estos primeros momentos se nota que la pareja protagonista se han convertido casi en miembros de nuestra familia, con una complicidad con la que conecté de principio a fin.

Pero el humor tiene las horas contadas, ya que el viaje a Grovetown va a ser tan complicado como se intuye, y descubriremos la horrible realidad del racismo cotidiano que miles de personas de color han sufrido y ¿siguen sufriendo? En el Sur Profundo. Como buena historia “noir” de perdedores, los buenos no siempre consiguen lo que buscaban y la traición y la pérdida son parte esencial de sus vidas. Los espectadores queremos que todo les vaya bien, pero en el fondo sabemos que la vida les va a golpear donde más les duele.

La amistad de Hap and Leonard va a ser puesta a prueba en esta temporada de la forma más dura posible, y esto supone un duro golpe para el espectador al tenerles casi como unos colegas de toda la vida. Su humanidad y sus fuertes valores morales, a pesar de ser unos don nadies, son sus mejores cualidades y lo que consigue que la serie triunfe.

Otro de los detalles que más me gusta de Hap and Leonard es que la serie va directa al grano, los seis episodios son los justos para adaptar correctamente la novela de Joe R. Lansdale sin alargar tramas innecesariamente. Lo cual hoy en día me parece un plus, teniendo en cuenta lo habitual que es ver series de 10 episodios (HBO o Prime) o 13 (Netflix) llenos de minutos de la basura que se siente como “paja” sin importancia para rellenar minutos.

Debo comentar sin embargo que ha sido el final justo lo más flojo de toda temporada. No me sorprende el recurso de hacer que dos sucesos aislados sin prácticamente conexión confluyan en un mismo momento en un mismo lugar, pero con lo bien construido que estuvo todo, los 15 últimos minutos me parecieron demasiado poco, demasiado rápido, para dar carpetazo a toda la historia. Además, que hay un giro final a la sorpresa del episodio (que no comento por los spoilers) me pareció un truco un poco tramposo y doloroso para los personakes. En todo caso, Hap and Leonard me parece una estupenda serie que merece ser descubierta, sobre todo si te gusta el género negro.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Hap and Leonard ha sido una estupenda serie de perdedores que me ha ofrecido un buenísimo entretenimiento. No estará jamás en ninguna lista de “mejor serie del año” ni falta que le hace. Ya me gustaría que hubieran más series como esta, que personalmente conecta perfectamente con mis gustos personales.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de La Maravillosa Sra. Maisel temporada 3 (Prime Video)

Con algo de retraso he visto la tercera temporada de La Maravillosa Sra. Maisel, serie creada por Amy Sherman-Palladino con una increíble Rachel Brosnahan como protagonista que está disponible en Prime Video, y que me ha parecido igual de divertida que las temporadas anteriores.

PUNTUACIÓN: 8/10

Después de terminar su compromiso con Benjamin y tener una aventura de una noche con Joel, Midge inicia una gira por los Estados Unidos con el cantante super estrella Shy Baldwin. Comenzando la gira en Las Vegas, Midge tendrá que adaptarse a vivir lejos de casa y a un nuevo tipo de público.

La serie creada por Amy Sherman Palladino, que escribe y dirige junto a Daniel Palladino los ocho episodios de esta tercera temporada, excepto 3×02 dirigido por Dan Attias, ha conseguido mantener una extraordinaria consistencia, manteniendo sus señas de identidad de humor inteligente, acertados diálogos y un reparto maravilloso que se enfrenta a la vida en los años 60 de formas excéntricamente divertidas. Esta serie sirve de crónica de la época mientras critica situaciones anacrónicas de machismo o racismo que se vivían entonces y que, si bien ya no existen de formas tan groseras en la actualidad, siguen presentes más sutilmente.

Rachel Brosnahan como Miriam “Midge” Maisel es todo carisma y empatía, además de aparecer siempre guapísima con sus perfectos looks años sesenta. Junto a ella, me muero de risa con Alex Borstein como su representante Susie Myerson, una mujer dura y sin ninguna educación que en esta temporada verá como su vida se convierte en un huracán tras acertar representar a Sophie Lenon (Jane Lynch), una humorista veterana que busca dar el salto al teatro “serio” en Broadway y que le va a dar más de un quebradero de cabeza a Susie.

Michael Zegen como el ex-marido de Midge Joel, intenta salir adelante con su vida e intenta abrir un club en Chinatown mientras cuida de sus hijos mientras Midge sale de gira por los Estados Unidos. Y, al igual que en temporadas anteriores, los padres de Midge, Tony Shalhoub como Abraham “Abe” Weissman y Marin Hinkle como Rose Weissman, son los verdaderos All-Stars de la serie. Sus locuras y extravagancias mientras que tienen que asumir su nueva situación económica crean momentos hilarantes alucinantes.

Una cosa que me maravilla de Mrs. Maisel es lo bien que Amy Sherman Palladino y Daniel Palladino entienden el medio televisivo, de forma que plantean constantemente situaciones nuevas que rompen el satus-quo y hacen que la serie se mantenga fresca e interesante. Si en la segunda temporada el viaje a Paris y las vacaciones de verano en los Catskill consiguieron precisamente esto, en esta temporada tenemos a Midge en Las Vegas y Florida mientras va de gira con la super estrella de la canción Shy Baldwin (Leroy McClain), que provoca momentos muy chulos mientras se adapta a su nuevo trabajo.

De hecho, hablando de ritmo, me lo estaba pasando increíblemente bien viendo esta temporada cuando hubo un momento en que pensé que quizá todo estaba siendo demasiado edulcorado, demasiado “happy-flower”, como si todos vivieran en una nube de felicidad. En ese mismo momento llegó el sexto episodio, en el que presentan varios elementos dramáticos buenísimos y tristemente reales que me atraparon el corazón. Esto para mi es un buenísimo ejemplo de buena escritura.

En este momento es cuando tendría que decir algo menos bueno de esta temporada, pero no se me ocurre nada, la verdad. Ver Mrs. Maisel me alegra el corazón y todo lo que narrativamente pretenden transmitir lo consiguen perfectamente. Dado el nivel que han ofrecido en esta temporada, no me extraña que Prime Video renovara automáticamente la serie para una cuarta.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

La Maravillosa Sra. Maisel conserva tras tres temporadas toda su chispa y su humor inteligente. Manteniendo este nivel, ya pueden estrenar cuando quieran la siguiente, aquí estaré.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Castlevania temporada 3 (Netflix)

Las dos primeras temporadas de Castlevania, serie de animación basada en los populares videojuegos de Konami escrita por Warren Ellis, dirigida por Sam Deats y disponible en Netflix, me parecieron correctas sin más. Sin embargo, he encontrado elementos bastante interesantes en la tercera temporada recién estrenada.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras el final de la Guerra de Drácula, en esta tercera temporada la acción se desdoblará en cuatro líneas argumentales diferentes mientra seguimos a los principales protagonistas.

Castlevania está producida por Adi Shankar y cuenta con un Warren Ellis en plena efervescencia creativa. Para no haber jugado nunca a los videojuegos, ha creado una historia con un montón de referencias a los diferentes juegos de los últimos 20 años. Como en las anteriores temporadas, los 10 episodios de esta tercera temporada han sido dirigidos por Sam Deats, algunos en colaboración con su hermano Adam.

A pesar de estar acostumbrado a los comics escritos por Ellis que tienen a unos personajes duros e irónicos con unos diálogos cortantes y la mega molones, reconozco que escucharlos en esta serie de animación se me hizo raro, ya que no me parecían naturales. En todo caso, esta sensación sólo la tuve en el primer episodio, en los posteriores entiendo que mi oido ya estaba acostumbrado. Por otro lado, en lo relativo a narrativa, Ellis plantea una temporada con nuevos elementos narrativos y planteando elementos que permitan ir creando el climax final.

Entrando en los diferentes arcos narrativos, por un lado Trevor Belmont y la maga Sypha Belnades se han convertidos en cazadores de monstruos itinerantes. La pareja llegará al pueblo de Lindenfeld, donde el Juez local les contratará para que investiguen una posible posesión demoniaca en la iglesia del pueblo. Allí conocerán al Conde Saint Germain, adepto como Syphe de las artes mágicas. Este es el único arco que tiene una conclusión satisfactoria, aunque el descubrimiento del Corredor Infinito, un portal a mundos y dimensiones diferentes e incluso al infierno, abre múltiples posibilidades de cara a las próximas temporadas. Algo que creo que de momento no ha sido confirmado.

El forjador de demonios Isaac se encuentra viajando desde el desierto, al que fue transportado por Drácula para protegerle, hacia el mundo civilizado para vengarse de todos aquellos que traicionaron a su amigo. Este viaje le recordará lo mala que es la humanidad pero también que existe buenas personas que realizan actos buenos de forma altruista, como un comerciante ciego o el Capitán del barco que le transporta.

Alucard, el Dhampir hijo de Drácula, vive en el castillo de su padre en estado de total depresión debido a la soledad total que sufre. La llegada de Taka y Sumi, dos hermanos japoneses que querían vengarse de un vampiro que les esclavizó que fue destruido por Alicard, le permitirá tener unos alumnos y alguien con quien poder hablar y poder sentirse “humano” durante un tiempo.

Por último, tras fracasar en la conquista de las tierras de Drácula, Carmilla regresa a su reino de Styria con Héctor, el otro forjador de demonios de Drácula que le traicionó y que ahora es prisionero de Carmilla. En Styria conoceremos a la cábala de vampiras con las que reina Carmilla, la señora guerrera Striga, la organizadora Morana y la diplomática Lenore.

Carmilla sigue empeñada en aprovechar el vacío de poder existente tras la desaparición de Drácula par expandir su reino, pero no tiene tropas suficientes para llevarl a cabo. Las habilidades de forjador de demonios de Héctor son fundamentales, pero él no parece estar por la labor de ayudar a las que le esclavizan.

Warren Ellis plantea esta temporada con una historia compleja que se construye a fuego lento hasta alcanzar el climax en su espectacular noveno episodio, que está contado prácticamente en su totalidad sin dialógos, sólo acción y narrativa visual. Este climax ofrece unos brutales momentos de acción, pero también de naturaleza sexual, al utilizar algunos personajes el sexo como herramienta de manipulación y control. Esto último me parece interesante y poco habitual en una serie de animación, incluso en una con calificación de edad de +18, hasta el momento debido a sus sangrientas y explícitas escenas de acción.

El estilo de narración pausado de Ellis permite desarrollar de forma interesante las dinámicas y equilibrios de poder entre las cuatro reinas vampiras de Styria y como planean realizar su expansión por toda Europa. Estas vampiras se muestran como seres complejos y, aunque son claramente amorales, también tienen claro que no puedes aniquilar a la raza humana ya que se quedarían sin fuente de alimentos. Sin embargo, queda claro que para ellas los humanos tenemos la misma importancia que para nosotros tienen las ovejas o vacas.

Aunque el arco de Alucard parecía bastante intrascendente, los dos últimos episodios son la bomba y terminan mostrándole como alguien más parecido a su padre Drácula de lo que a él le gustaría admitir, teniendo en cuenta que Drácula tuvo siglos de evolución que él no ha vivido aún. En contraste, Isaac conoce más elementos del mundo en que vive, pero no me dió la sensación de que hubiera evolucionado.

Globalmente, estos 10 episodios me han gustado bastante y han conseguido que quiera ver una hipotética cuarta temporada que de momento creo que Netflix no ha confirmado todavía. Esto en si mismo ya es algo muy positivo.

Dicho esto, si debo comentar como cosas menos buenas por un lado tenemos la floja animación de la serie, que me parece barata en el mal sentido y que no me hace conectar con los personajes. La suerte es que a pesar de todo, Ellis consigue que lo que les pasa a los personajes me interese, a pesar que, excepto en lo referido al Corredor Infinito, visualmente no sea ninguna maravilla.

Otra cosa que me chirría es que de las cuatro líneas argumentales, sólo la de Trevor y Sypha tienen una correcta sensación de cierre al conseguir detener la amenaza de Lindenfeld.

SPOILERS

Sin embargo, narrativamente, Alucard empieza la temporada solo y la termina igual aún iniciando un camino hacia una inhumanidad que echó en cara a su padre. Isaac había emprendido un viaje que no ha terminado, mientras que Hector continúa siendo esclavo aunque ha cambiado a Carmilla por Lenore. Sinceramente, me hubiera gustado que estos tres arcos hubieran teneido una mayor sensación de cierre en esta temporada, aunque lo visto hasta ahora invita a pensar que la cuarta temporada será apasionante.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Castlevania no estará seguro en mi listado de mejores series del año, pero al menos esta tercera temporada ha servido como un más que competente entretenimiento que me ha dejado, esta vez si, con ganas de más.

 

PUNTUACIÓN: 7/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Príncipe Dragón temporada 3 (Netflix)

Una de las grandes virtudes de Netflix es la enorme variedad de contenidos que ofrece a sus subcriptores. Fruto de esto se estrenó la serie de animación El Príncipe Dragón, una historia de fantasía épica para toda la familia cuya tercera temporada se acaba de estrenar con gran éxito.

PUNTUACIÓN: 8/10

El Príncipe Dragón ha sido creada por Aaron Ehasz y Justin Richmond y producida por Wonderstorm. Las hasta ahora tres temporadas estrenadas han tenido 9 episodios cada una y se han presentado a modo de sag de libros de fantasía. Así la primera temporada fuel e Libro 1: Luna, la segunda el Libro 2: Cielo, y esta tercera viene bajo el título de SOL. La serie ha sido dirigida por Villads Spangsberg , escrita por Aaron Ehasz & Justin Richmond , en colaboración con Neil Mukhopadbyay (dos episodios), y Devon Giehl & Iain Hendry en otros dos.

La serie se desarrolla en el mundo de fantasía de Xadia donde los humanos y los elfos están en conflicto. Tras usar los humanos la Magia Oscura, ambos reinos fueron separados y la frontera entere ambos es protegida por el Rey Dragón Sol Regem. El descubrimiento que el huevo del Príncipe Dragón, el último de su especie que se creía destruido hace años había sobrevivido, tres jóvenes emprenderá un viaje al reino de los Elfos para intentar evitar una guerra que parece inevitable.

Los principales personajes son Callum, medio hermano de 15 años de Ezran y el hijastro del rey Harrow de Katolis, que en el curso de la serie se convierte en el primer humano en poder crear magia primitiva por su cuenta. Rayla, una asesina elfa de sombra lunar de 15 años que se pone del lado de Callum y de Ezran, el hijo de 10 años del rey Harrow y el medio hermano menor de Callum, heredero del trono de Katolis que tiene la habilidad de hablar con animales.

Los otros personajes principales son Viren, el asesor del Rey Harrow y precticante de la magia oscura, busca el avance de la raza humana por cualquier medio necesario, y se convertirá en el principal villano de la historia. Junto a él encontramos a Claudia, hija de Viren, una talentosa maga oscura y el primer interés romántico de Callum al iniciarse la seri y su hermano Soren, hijo de Viren, que es un soldado orgulloso y un poco tonto, pero de buen corazón. Ambos, Claudia y Soren Soren so amigos de Ezran y Callum, aunque sus lealtades cambiarán a lo largo de la serie.

Hay mucho y bueno que comentar de El Príncipe Dragón. Lo primero es la propia historia, que presenta una fantasía medieval épica con resonancias a El Señor de los anillos, las crónicas de la DragonLance, Dragones y Mazmorras y tantas otras obras míticas de la literatura fantástica. El mundo de Xadia es complejo y está habitado por numerosos reinos y seres con intereses contrapuestos, buenos y malos, a ambos lados de la frontera entre humanos y elfos.

Otro tema super interesante es la forma en que se explican las motivaciones de los principales personajes, de forma que incluso aunque Viren es el gran villano, puedes entender y un poco empatizar con los motivos que le llevan a hacer lo que hace, que es conseguir que los humanos sean el pueblo más poderoso de Xadia, acabando con sus enemigos ancestrales.

Junto a esto, todos los personajes se muestran como personas tridimensionales con contradicciones y errores, que tienen mucho que aprender durante sus caminos vitales. De esta forma, los personajes cambian y evolucionan, y algunos que empezaron como unos chulitos evolucionan positivamente y otros que parecían “buenos” son atraidos por el lado oscuro.

Otro tema importante de El Príncipe Dragón viene por el lado de la representación LGTBI. La serie muestra con total naturalidad familias formadas por mujeres, por hombres o heterosexuales, y las muestra sin pontificar ni colarnos un panfleto, mostrando que lo importante es que las personas se quieran y sean buenas unas con otras, independientemente del sexo que tengan. Algo tan obvio que parece una locura que haya que decirlo en voz alta en pleno siglo XXI. Y quizá justo por eso El Príncipe Dragón es tan relevante al tratarse de una serie para todos los públicos.

Lo cierto es que la segunda temporada fue entretenida pero me dejó con la impresión de que casi no había pasado nada importante. Esto no pasa en esta tercera, cuyos últimos episodios se ponen en modo “Las Dos Torres” con una batalla super épica, para ser una serie para todos los públicos que no puede mostrar sangre. Esta temporada ofrece los momentazos que se esperaban desde su inicio, y ha resultado super chula, aunque, de nuevo, los 9 capítulos los hemos devorado en un suspiro.

El príncipe dragón ha sido creada usando una animación por ordenador. Los fondos se realizan mediante una combinación de modelado 3D y pintura a mano que ofrecen paisajes chulisimos. Frente a la primera temporada en la que se utilizó una técnica que empleaba menos fotogramas por segundo que daba un feeling “viejuno” de animación antigua, en las siguientes este efecto se “arregló” volviendo al frame/rate tradicional.

 

Comparto el trailer de esta estupenda tercera temporada:

Dentro del enorme catálogo de Netflix, me alegro que hay hueco para una serie de fantasía épica para toda la familia como esta El príncipe Dragón.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Community temporada 3 (Prime Video) – Mejor imposible

La segunda temporada de Community me pareció una pasada. Y me flipa que la tercera haya sido aún mejor, marcando el nuevo listón de excelencia televisiva para una comedia mainstream.

PUNTUACIÓN: 9.5/10

Community es una comedia creada por Dan Harmon que contó con los hermanos Joe y Anthony Russo de productores y directores de varios capítulos, y que trata sobre un grupo de estudiantes que asisten a una universidad comunitaria situada en la ciudad ficticia de Greendale.

El elenco de protagonistas está formado por el narcisista Jeff Winger (Joel McHale), cuyos pasos seguimos desde la primera temporada cuando tuvo que matricularse para conseguir su título de abogado, al descubrirse que el que tenía lo había falsificado para poder ejercer.

A Jeff se le unen en su grupo de estudios el dúo dínamico formado por Abed Nadir y Troy Barnes (unos divertidísimos y super frikis Danny Pudi y Donald Glover), la activista de lo que sea y estudiante de psicología Britta Perry (Gillian Jacobs), la “madre” del grupo Shirley Bennet (Yvette Nicole Brown), la inocente pero  competitiva Annie Edison (la también divertidísima Alison Brie) y el machista Pierce Hawthorne (Chevy Chase).

Además, nos encontramos por el Greendale Comunity College al antiguo prefesor de español y dictador en ciernes señor Chang (Ken Jeong) y el loquísimo decano Craig Pelton (Jim Rash) que sigue ideando los planes más locos y absurdos para intentar que la universidad consiga un poco de prestigio.

Esta tercera temporada se emitió originalmente de septiembre de 2011 a mayo de 2012, y significa la perfección de lo que puede conseguirse en una comedia televisiva mainstream. Destacar además que Dan Harmon fue despedido al final de esta temporada por problemas con los ejecutivos de la cadena, y quien sabe si conociendo su genio con todo aquel que se le cruzara. Esto provocó que las siguientes temporadas ya no consiguieran alcanzar las cotas de maravillosa locura que pudimos disfrutar en esta.

Centrándonos en esta temporada, encuentro que es perfecta al 100%. Cuando reseñé las excelentes primera y segunda temporadas, opté por comentar brevemente los que para mi fueron los mejores episodios. Ahora sin embargo no puedo hacerlo, porque ¡SON TODOS BUENÍSIMOS!!

Y no es que el humor me funcione, que los personajes suden carisma y que las alusiones a la cultura friki se multipliquen y hagan que mi cabeza salte por los aires, es que además en esta temporada las situaciones se volvieron alucinantemente locas, hasta el punto de flipar con realidades alternativas, gemelos malvados, homenajes a Doctor Who, una nueva aventura del Caballero Oscuro, la existencia de una organización secreta dentro del campus, una consulta al psiquiatra que hará que todo en lo que creían los protagonistas sea puesto en duda, el alzamiento del señor Chang o varios números musicales.

Si leer este párrafo no hace que te pongas a ver Community inmediatamente, nada lo hará.

Los hermanos Russo dirigieron tan sólo 7 episodios de los 22 que contó esta temporada. El creador Dan Harmon explicaba que el tema principal de la tercera temporada, que marcará la evolución de Jeff, era que “trata del precio que pagas cuando descubres que amas a un grupo de personas. En pocas palabras. Se trata alto coste que tiene apreciar a otras personas además de a tí mismo, que es el camino que ha realizado Jeff”.

En este sentido, mola ver que a pesar de ser una serie de humor, los personajes siguen creciendo como personas y evolucionan de formas super interesantes. Quizá es Troy (Donald Glover) el que se queda un poco poco descolgado dramáticamente, a pesar de seguir siendo divertidísimo.

Por contra, Pierce o Jeff cambian un montón esta temporada, e incluso se dudará del estado menta de Nadir, que tendrá que enfrentarse a la realidad de tener que comportarse como una persona “normal”.

Aquí es cuando normalmente pongo las cosas menos buenas de la obra que recomiendo pero, como decía antes, estamos ante la perfección para el frikismo, esta tercera temporada hizo que mi cabeza saltara por los aires de las mejores formas posibles, cada episodio!! No recuerdo una temporada tan tan buena, loca y divertida.

Can´t get any better than this…

Comparto el trailer de esta temporada:

No se puede hacer mejor, ni ser más loco que lo que he visto en este tercera temporada de Community. Mejor imposible.

PUNTUACIÓN: 9.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!