Archivo de la etiqueta: 2ª temporada

Crítica de Vikingos temporada 2 (Netflix y Prime Video)

Tras unos meses de descanso, retomo el visionado de Vikingos en su temporada 2, que está disponible en Netflix y Prime Video, y que ha ido de más a menos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Vikingos es una serie de televisión dramática histórica creada y escrita por Michael Hirst para el canal History inspirada en las saga del Vikingo Ragnar Lothbrok (Travis Fimmel), uno de los héroes nórdicos legendarios conocido como el azote de Inglaterra y Francia. La serie  retrata a Ragnar como un granjero que alcanza la fama con incursiones exitosas en Inglaterra, y finalmente se convierte en un rey escandinavo, con el apoyo de su familia y sus guerreros.

Esta segunda temporada se emitió originalmente en 2014 y contó con diez episodios escritos por el showrunner y creador Michael Hirst, y dirigidos por Ciarán Donelly, Ken Girotti, Jeff Woolnough y Kari Skogland.

El reparto está protagonizado por el antes mencionado Travis Fimmel como Ragnar Lothbrok, Katheryn Winnick como su primera mujer Lagertha, Alyssa Sutherland como la Princesa Aslaug, su segunda esposa, Clive Standen como su hermano Rollo y Gusaf Skargard como Floki, amigo de Ragnar y constructor de barcos.

Me ha pasado una cosa curiosa durante visionado de esta segunda temporada. Globalmente me doy cuenta que han pasado un montón de cosas, y han habido un montón de giros, sorpresas y traiciones en los diez episodios, como supongo que sucedería realmente en la Edad Media con todos los nobles luchando contra todos por el poder. Sin embargo, en muchos momentos durante cada uno de los episodios me daba la sensación de “paja”, que no estaba pasando nada realmente interesante. En parte entiendo que hay que construir para luego alcanzar el climax y que mola conocer detalles de como vivían los vikingos, pero me faltó algo durante toda la serie. ¿Personalidad, carisma de los personajes? Esta temporada me ha gustado, pero no todo lo que debería. Aunque también debo comentar que el décimo episodio me parece de largo el mejor de toda la temporada, construyendo de forma muy efectiva la tensión del final de temporada.

Una de las cosas más destacada de Vikingos es su perfecta ambientación del mundo medieval de los siglos VIII y IX. El vestuario, los barcos o los pueblos nórdicos y británicos dan una sensación de realismo total, casi parece que esté viendo un documental del Canal Historia. Toda la parte de las luchas políticas en Inglaterra y las uniones de los diferentes reinos me pareció super interesantes. Además, teniendo en cuenta donde quedó la acción al final de la primera temporada, la historia ha avanzado un montón y con el cliffhanger a fuego y sangre me han dejado en todo lo alto queriendo saber cómo continúa la historia.

Además de lo antes mencionado, quizás lo más flojo de Vikingos es Travis Fimmel como el protagonista Ragnar Lothbrok. Fimmel es un mueble y cumple en las escenas de acción, pero en todo lo demás no consigue transmitir casi nada, como actor le veo limitadísimo, aunque reconozco que tiene un cuerpo escultural y una belleza de modelo. No es que los demás actores sean mucho mejores, les pongo a nivel televisivo medio, pero es una pena, porque si la serie me gusta, con un mejor actor protagonista la cosa hubiera podido ser antológica.

En este sentido, quizá lo que más me ha gustado ha sido el personaje del Rey Ecbert de Wessex, interpretado por Linus Roache, un rey ilustrado que busca en las enseñanzas del pasado las claves para derrotar a sus enemigos, y que encuentra en el monje Athelstan (George Blagden) un alma gemela en la búsqueda del conocimiento, mientras se encuentra dividido entre su pasado cristiano y su presente pagano como miembro de la familia de Ragnar.

Otro elemento muy chulo es el papel de las mujeres de Ragnar, Katheryn Winnick como su primera mujer Lagertha y Alyssa Sutherland como la Princesa Aslaug, su segunda mujer. Siendo mujeres muy diferentes, su fuerza a la hora de defender a su familia también me ha llegado.

Sin ser una maravilla, Vikingos me ha gustado y me ha dejado con ganas de volver para la tercera temporada. Esto en si mismo ya es un triunfo sin paliativos.

Comparto el trailer de esta temporada:

Vikingos es una serie especialmente recomendada para los amantes de las historias medievales, una buena serie que cumple de sobra su objetivo de entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Kingdom temporada 2 (Netflix)

Kingdom fue una de las sorpresas de Netflix del año pasado. Este serie coreana de zombies ambientada en la Corea de finales del siglo XVI ofreció un soplo de aire fresco a un género que parece super repetitivo y sin ideas nuevas. Este mes de marzo hemos podido disfrutar de la segunda temporada.

PUNTUACIÓN: 8/10

Ambientada en el período de Joseon en Corea, unos años después de las invasiones japonesas de Corea (1592-1598), la primera temporada describe la historia del Príncipe Heredero Lee Chang (Ju Ji-hoon), quien se ve envuelto en una conspiración política y está obligado a embarcarse en una misión para investigar la propagación de una misteriosa plaga de muertos vivientes que ha acosado al emperador actual y las provincias del sur del país.

La segunda temporada se centra en el avance de la plaga en varias provincias. En el período previo a detener el brote, se produce una devastadora revelación en Sangju. A la llegada de la temporada de invierno, las hordas de muertos vivientes ahora deambulan libremente debido a un cambio en la temperatura ambiente. Temiendo las ramificaciones de una invasión inminente, el príncipe Lee-Chang intenta obtener el apoyo de sus aliados para detener a los muertos vivientes y reclamar su derecho al trono.

La serie ha sido dirigida por Kim Seong-hun y escrita por Kim Eun-hee, adaptando The Land of the Gods de Kim Eun-hee y Yang Kyung-il. La serie cuenta en lo principales papeles con Ju Ji-hoon como el heredero al trono el Príncipe Lee Chang, Ryu Seung-ryong como Cho Hak-ju, Bae Doona como la sanadora Seo-bi que tiene un papel fundamental para descubrir el origen de esta epidemia, y Kim Sung-kyu como Yeong-shin jein.

Aparte del propio concepto de ver una historia de zombies en un contexto medieval, lo mejor de Kingdom es su cuidadísima reconstrucción de este periodo histórico. Su diseño de producción es excelente, muy superior a muchas películas estrenadas en los últimos meses. Además, aunque la acción explota en medio de una situación convulsa en Corea y a veces es complejo recordar los nombres de todos los personajes y ciudades, todo está contado genial y se entiende todo perfectamente.

La historia en esta segunda temporada da muchas vueltas y se centra completamente en la conspiración por el trono de Corea, dejando en segundo término las batallas contra los zombies, aunque las escenas que hay en estos seis episodios son geniales. Esto mola, ya que consiguen que los zombies no se conviertan en redundantes.

El guión da tantas vueltas que parece mentira que esta temporada sea solo de 6 episodios. Y sin embargo, el ritmo es frenético y consiguen engancharte desde el minuto uno.

Kingdom me ha gustado mucho a todos los niveles, y lo considero un gran éxito para Netflix en un momento en que sus últimos estrenos de contenidos de género han supuesto importantes decepciones: Titanes, Locke and Key, Altered Carbon…

Dicho esto, debo decir que me han parecido 6 episodios geniales hasta llegar a los últimos 15 minutos que sirven de conclusión final de toda la temporada y que me ha parecido una “coreanada” total. Este WTF !! en toda regla es una locura muy grande y empaña algo las sensaciones finales de una serie muy buena. Entiendo que pudiendo terminar la historia satisfactoriamente han optado por una opción que les permita alargarla a una tercera temporada, lo que me parece, en parte, una pena.

En todo caso, este es un pero pequeño que no debe desmerecer todos los puntos fuertes de esta temporada, que son muchos, y que hacen esta temporada super disfrutable.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Kingdom me ha parecido una buenísima serie que sacia mi sed de buenas historias de zombies y de cine histórico asiáatico. A pesar de un final que no es todo lo bueno que esperaba, esta serie merece mucho la pena.

PUNTUACIÓN: 8/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Altered Carbon temporada 2 (Netflix)

La segunda temporada de Altered Carbon, serie de ciencia ficción inspirada en los libros de Richard Morgan que ha sido estrenada recientemente en Netflix, se une a los últimos estrenos mediocres de la cadena online, lo que ya se puede considerar una tendencia, no un accidente.

PUNTUACIÓN: 4.5/10

La segunda temporada sigue centrándose en Takeshi Kovacs (Anthony Mackie), el último superviviente de un grupo de soldados de élite interestelares, y su misión de dar con el amor de su vida: Quellcrist Falconer (Renée Elise Goldsberry). (FILMAFFINITY)

La creadora de la versión televisiva de Altered Carbon Laeta Kalogridis se mantiene como showrunner y guionista de esta segunda temporada junto a Sarah Nicole Jones, Michael R. Perry, Sang Kyu Kim, Cortney Norris, Adam Lash, Cori Uchida, Nevin Densham, Alison Schapker y Elizabeth Padden.

Ciaran Donnelly, M.J. Bassett, Jeremy Webb y Salli Richardson-Whitfield dirigen además los ocho episodios que componen esta segunda temporada ambientada en un futuro lejano en el cuerpo humano se ha convertido en una funda que podemos abandonar como cuando nos cambiamos de ropa, al almacenarse la consciencia y el alma de las personas en un disco de almacenaje que es insertado en los cuerpos por el cuello. De esta forma, los miembros de las familias más ricas adquieren casi la inmortalidad mientras que los pobres siguen sufriendo, como siempre. La única forma de matar a un humano está en destruir la “pila” de almacenaje alojada en los cuellos de las fundas.

El protagonista, Takeshi Kovacs, es un miembro de las fuerzas especiales que desertó por amor y se unió a un grupo rebelde que fue destruido siglos atrás. Tras ser despertado en la primera temporada, protagonizada por Joel Kinnaman para investigar un caso de asesinato conseguir ganar la libertad, en esta segunda temporada damos otro salto temporal de 30 años y veremos a Kovacs con una nueva funda, interpretada por Anthony Mackie (Sam Wilson de Los Vengadores), que lamentablemente debido a un gris muy gris no tiene prácticamente ningún momento para lucirse.

En esta segunda temporada repiten Will Yun Lee como el cuerpo de Kovacs original, Renée Elise Goldsberry, como Quellcrist Falconer, el amor perdido de Kovacs que resultará estar viva tras siglos desaparecida, y Chris Conner como Poe, la I.A. amiga de Kovacs que era el administrador del Hotel donde se alojaba Kovacs.

Junto a ellos, se incorporan como novedad Simone Missick como Trepp, una experta cazadora de recompensas Torben Liebrecht como el Coronel Ivan Carrera, lider de las Fuerzas Especiales del Protectorado que comparte un pasado con Kovacs, Lela Loren como Danica Harlan, la ambiciosa y bella Gobernadora del planeta Harlan en que se sitúa la acción de esta temporada, James Saito como el jefe de la Yakuza local Tanaseda Hideki que controla el crimen organizado de este mundo, y Dina Shihabi como Dig 301, una I.A. en paro programada para ayudar en las investigaciones arqueológicas del planeta, que fueron detenidas hace años por motivos nunca aclarados. ¿A lo mejor es que encontraron algo que no interesaba que se conociera?

Entrando en materia, no voy a ocultar mi tremenda decepción con esta temporada. Personalmente, a mi la primera temporada me gustó bastante, por un lado, por el propio mundo futurista con la ciencia ficción de las fundas intercambiables, en el que además de conocer la problemática social y a su protagonista, Kovacs tenía además que investigar un caso de asesinato. El equilibrio entre la vertiente de ciencia ficción y la noir / policial me pareció que estuvo bastante bien conseguida, nada que ver con esta segunda temporada.

En esta temporada, de nuevo Kovacs es convocado para investigar unos asesinatos realizados supuestamente por su novia perdida Quellcrist Falconer en el planeta Harlan, pero esa investigación y algunos misterios que iremos descubriendo a la largo de la temporada están contados de forma mediocre sin conseguir engancharnos en ningún momento. La narración es super plana y televisiva en el mal sentido, no solo por un guión sin chispa, sino también por un diseño de producción que no consigue quitar la sensación de cartón piedra a todo lo que vemos. Y no creo que sea problema de presupuesto, sino de creatividad.

Fruto de este guión, no solo es que la acción no engancha, es que los personajes no acaban de tener ningún carisma, o a mi al menos no me lo transmitieron. Lamentablemente no salvo a nadie, el único al que veo un poco mejor que el resto es a Chris Conner como Poe, la I.A. amiga de Kovacs, que muestra un mayor rango de emociones. Sin embargo, aunque lo hace bien, el arco del personajes es en parte repetitivo respecto a lo visto en la primera temporada.

Y encima, en esta segunda temporada me pareció que han suavizado la violencia y los desnudos respecto a la temporada anterior, no se si para hacerlo más “family-friendly”. Lo cual es raro, porque esta segunda temporada sigue teniendo una clasificación por edades +16, pero lo que es un hecho es que los desnudos prácticamente han desaparecido y la acción brilla por su ausencia y las pocas escenas que salen tienen unas coreografías super pobres.

Es una pena, pero salvo excepciones puntuales, en los últimos meses Netflix transmite la sensación de que lo único que le importa es la cantidad y abrumar al espectador cada semana con un montón de estrenos, sin importarle demasiado si el producto es bueno, mediocre o malo. Esto a la larga me parece un error garrafal que va a acabar pagándolo.

Comparto el trailer de esta temporada:

Altered Carbon es la nueva decepción de Netflix. Lo malo es que este titular hace tiempo que dejó de ser noticia.

PUNTUACIÓN: 4.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 2 (Netflix)

La segunda temporada de Peaky Blinders creada por Steven Knight y con un excelente Cillian Murphy, disponible en Netflix, sirve para confirmar que estamos ante una de las grandes series del panorama televisivo.

PUNTUACIÓN: 8/10

La serie es un drama criminal de época ambientada en la Birmingham de 1919, en la que la familia Shelby controlada por Thomas (Cillian Murphy) controla los bajos fondos de la ciudad. En esta segunda temporada veremos la expansión de la familia por Inglaterra llegando incluso hasta Londres, lo que le llevará a enfrentarse a nuevas y peligrosas bandas, mientras intenta convertir sus actividades en legales y evitar a la policía liderada por el Mayor Chester CampBell (Sam Neill), que tiene una misión para Thomas.

La segunda temporada de este drama de la BBC se estrenó en 2014 y ha sido escrita por el creador Steven Knight, siendo el director de los 6 episodios Colm McCarthy. Esta historia de gansters de época tiene como uno de sus principales elementos la perfecta reconstrucción de la época, consiguiendo que los espectadores nos sintamos transportados a esa época con la misma perfección que lo hace Downton Abbey o al última película de Jane Austen.

En esta segunda temporada disfrutaremos además de con los siempre perfectos Cillian Murphy y Sam Neill, con la sorpresa de Tom Hardy interpretando a Alfred “Alfie” Solomons, el lider de la banda judía que controla Camden Town y que se va a convertir en un secundario de lujo en las siguientes temporadas. Junto a él, continúan los miembros de la familia Shelby: Helen McCrory como Polly, la tía de Thomas y tesorera de la familia, Paul Anderson como Arthur Shelby Jr, el hermano mayor de Thomas que tiene un problema con la bebida y las drogas, Joe Cole como John, el hermano pequeño de los hermanos y Sophie Rundle como Ada Thorne, la única hermana de la faminia que adoptó el apellido de su marido fallecido.

Además de otras sorpresas, en esta termporada conoceremos a Noah Taylor como Darby Sabini, el lider de la banda italiana de Camden, así como a Charlotte Riley como May Carleton, una entrenadora de caballos pertenecienta a la clase alta que empezará a relacionarse con Thomas.

Me gusta mucho Peaky Blinders. Me gustan los personajes, con un Thomas Shelby muy por encima de todos los demás, pero también la historia y los giros y sorpresas que van adornando cada episodio. Me gusta además que las temporadas sean de tan solo seis episodios, de forma que cogen lo mejor del cine con una historia super compacta, con el desarrollo de personajes que sólo puede conseguirse en las series de televisión.

Frente al Birmingham de la primera temporada, está genial ver como el mundo de los Shelby se amplía, al igual que las amenazas. Además, la entrada del IRA en la historia está construido también de forma muy inteligente.

Dentro que Peaky Blinders lo hace todo bien, si tengo que comentar algo menos bueno diria que es el protagonismo menor que tienen el resto de la familia Shelby respecto al omnipresente Thomas, aunque también debo decir que me gustó que esta segunda temporada se centrara también en Polly. Dado que en la primera temporada fue Ada la que tuvo un mayor protagonismo, no se si es una idea consciente por parte del creador Steven Knight de centrarse de forma más específica cada temporada en un miembro de la familia.

En el saturado mundo del entretenimiento actual en el que hay demasiado ocio (comics, libros, cine y televisión) para el tiempo libre disponible, lo mejor que puedo decir de una serie de televisión es que me ha dejado con ganas de más y que seguro voy a seguir viendo el resto de temporadas. Teniendo algunos de los últimos fails, no es algo que pueda decirse tan fácilmente.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Peaky Blinders nos ha dejado por todo la alto, y no veo el momento de comenzar a ver la tercera temporada. A este paso, ¡¡en un par de meses me habré puesto al día!!

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de Hap and Leonard temporada 2 (Prime Video)

En los últimos años los espectadores estamos siendo inundados por tal cantidad de estrenos que es inevitable que series perfectamente visionables que encajan con nuestros gustos acaben pasando completamente desapercibidas. Este es el caso de Hap and Leonard, serie ambientada en el Sur rural de los años 80 creada por Nick Damici y Jim Mickle adaptando las novelas de Joe R. Lansdale, cuya segunda temporada he disfrutado en Prime Video.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras encontrar Leonard (Michael Kenneth Williams) unos huesos de niño debajo de la casa de su tío fallecido, él y Hap (James Purefoy) son acusados de un crimen que no han cometido, y solo la inteligente abogada Florida Grange podrá ayudarles a arreglar las cosas. Este cuerpo es sólo la punta del iceberg de decenas de niños afroamericanos desaparecidos durante años en la comarca que nunca importaron a la policía.

Esta segunda temporada adapta la novela “Mucho Mojo” de Joe R. Lansdale y vuelve a contar con Nick Damici y Jim Mickle como showrunners. La serie fue estrenada por la cadena Sundance TV de la AMC, y en España yo vi la primera temporada en Movistar+ y ahora esta segunda en Prime Video. La serie contó con una tercera y última temporada estrenada en 2018, que seguro veré en los próximos meses.

Hap and Leonard es un thriller ambientado en el Sur rural de los años 80 y está inspirada en la serie de novelas escritas por Joe R. Lansdale.

Hap Collins (interpretado por James Purefoy) es el típico perdedor de buen corazón al que la vida ha golpeado fuerte una y otra vez. Fue a la cárcel por negarse a ir a la guerra de Vietnam y malvive con trabajos esporádicos. Es tranquilo y callado, e intenta vivir con la conciencia tranquila.

Leonard Pine (Michael Kenneth Williams) es su opuesto, un gay de color ¡en el Texas de los 80!, que sí fue a luchar a Vietnam y tiene graves problemas para controlar su ira. Aunque son como el ying y el yang o el perro y el gato, harán lo que sea el uno por el otro.

Mientras que la primera temporada estuvo centrada en Hap, esta segunda está centrada en Leonard, su familia y el entorno en el que creció. En esta segunda temporada conoceremos a la inteligente y guapa abogada Florida Grange (Tiffany Mack), que comparte con Leonard su mismo origen humilde, además del Sheriff Valentine Otis, interpretado por el veterano Brian Dennehy.

Esta segunda temporada fue emitida originalmente en marzo – abril de 2017. Los showrunners Nick Damici y Jim Mickle escribieron el primer y último episodio, mientras que el propio Joe R. Lansdale escribió el quinto. El resto de episodios fueron escritos por Abe Sylvia, John Wirth y Ione Lloyd. Los 6 episodios de esta segunda temporada fueron dirigidos por Maurice Marable, Abe Sylvia y Tim Southam. Aunque la acción se ambienta en la ficticia localidad de LaBorde en East Texas, realmente se rodó en localizaciones de Baton Rouge, Lousiana.

Hap and Leonard es una serie estupenda apoyado por unos excelentes personajes con los que conectas desde el primer minuto y un misterio bien escrito que va a provocar un montón de giros y sorpresas durante cada uno de los seis episodios. El dolor que transmite Michael Kenneth Williams al personaje de Leonard me parece una pasada y como en el Sur el hacer lo correcto no evita que la policía te vea como un culpable… si eres afroamericano. Junto a Williams, James Purefoy comparte un química perfecta de dos personas super diferentes que no tendrían por qué ser amigos, pero la vida les reunió y ahora nada les separará.

Me ha gustado también la forma en que están construidos los secundarios, incluso los más pequeños, siempre mostrando mucha humanidad, aunque no necesariamente cualidades positivas.

Al estar la serie ambientada en los años 80, el racismo es casi un personaje más de la serie, y sobre todo hay un momento  dolorosamente real con la aparición del KKK. Y sin embargo, muchas veces los crímenes más horribles tienen su origen demasiado cerca de casa…

Este tipo de noir de perdedores es el tipo de historias con las que conecto sin problemas. Sin embargo, flipo al comprobar que ví la primera temporada ¡hace tres años! Y aun quedando contento, por una cosa o por otra (entre ellas darme de baja de Movistar donde empecé a verla) no me había puesto con esta segunda. Dado el satisfactorio final y que ahora ya la tengo localizada en Prime Video, no tengo duda que en unas semanas me pondré de nuevo con ella.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Hap & Leonard me parece un estupendo noir de perdedores que intentan hacer lo correcto en un ambiente que golpea siempre a las buenas personas. Además de una buena historia, hace un buen comentario del racismo y la dificultad que los afroamericanos tenían -y tienen- para (sobre)vivir en el sur.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

 

Crítica de Titanes temporada 2 (Netflix)

Netflix ha estrenado este mes de enero la segunda temporada de Titanes, serie basada en los personajes de DC Comics, una temporada horrible que echa por tierra su notable primera parte.

PUNTUACIÓN: 4/10

La llegada a la Tierra de Trigon, el padre de Rachel (Raven), amenaza con destruir a la humanidad. Será necesaria la unión de los Titanes del pasado Dick Grayson, Donna Troy, Hawk & Dove y del presente Gar Logan (Beast Boy) y Kory (Starfire), así como del nuevo Robin Jason Todd para intentar detener esta amenaza. Y si sobreviven, el mercenario asesino a sueldo Deathstroke les espera para recordarles sus pecados del pasado.

Creada por Greg Berlanti, Akiva Goldsman y Geoff Johns, Titanes está basada en los famosos personajes de comic de DC Comics, que disfrutaron de una edad de oro en los años 80 gracias a la recordada etapa de Marv Wolfman y George Perez. En 2003 la serie tuvo una nueva vida gracias a la excelente etapa de Geoff Johns y Mike McKone, lo que demuestra que Johns era la persona perfecta para transmitir la esencia del grupo a la pequeña pantalla. A estos tres showrunners se les unen como productores ejecutivos para esta segunda temporada Sarah Schechter, Greg Walker y John Fawcett.

El reparto de Tinas está formado por Brenton Thwaites como Dick Grayson / Robin / Nightwing, Anna Diop como Koriand’r / Kory Anders, Teagan Croft como Rachel Roth. Ryan Potter como Gar Logan. Curran Walters como Jason Todd / Robin, Conor Leslie como Donna Troy / Wonder Girl, Minka Kelly como Dawn Granger / Dove y Alan Ritchson como Hank Hall / Hawk. En esta segunda temporada tenemos las nuevas incorporaciones Esai Morales como Slade Wilson / Deathstroke, Chelsea Zhang como Rose Wilson (hije de Slade) y Joshua Orpin como Sujeto 13 / Conner Kent.

Para esta segunda temporada, además del episodio inicial, tenemos de guionistas de los otros doce capítulos a Richard Hatem, Tom Pabst, Jamie Gorenberg, Bianca Sams, Bryan Edward Hill, Kate McCarthy, Jeffrey David Thomas, Jamie Gorenberg y Greg Walker. Diez escritores para doce episodios, casi uno diferente por capítulo.

A pesar de mis dudas iniciales, la primera temporada de Titanes me gustó mucho y fue una de las mejores series basadas en personajes de comic estrenada el 2019. Y eso aún a pesar de un final de temporada anticlimático provocado porque el último episodio que debía cerrar la serie fue retrasado para poder mejorar los efectos especiales de Trigon, dejando el season-ending completamente colgado. Por tanto el primer episodio de esta segunda temporada es realmente el último de la primera que da cierre (de momento) a la historia de Trigon, además de presentar el nuevo status-quo para los personajes en San Francisco. Como último episodio de temporada, este 2×01 escrito por los showrunners Akiva Goldsman, Geoff Johns y Greg Walker funciona de maravilla. Como primer episodio de una temporada… no tanto.

Y es que no voy a perder tiempo: Esta segunda temporada tiene un guión de vergüenza ajena. De hecho, me ha parecido tan mala que te recomiendo que si viste la primera temporada y te gustó, que veas sólo este primer episodio que da cierre al arco y no sigas.

La primera temporada tuvo un guión orgánico que fue presentando poco a poco a cada personaje y justificaba su unión, creando situaciones lógicas que molaban y que llevaban a otras situaciones interesantes. Las relaciones eran naturales y su evolución era gradual, con sorpresas mayúsculas como Hawk & Dove cuyos personajes me parecieron más interesantes y complejos que sus contrapartidas comiqueras.

Todo eso se va al traste en esta temporada. Los personajes repiten diálogos expositivos redundantes y se ven inmersos en situaciones que no son interesantes y, lo que es peor, absurdas cuando piensas en ellas. En este sentido, Hawk & Dove son ilustrativos de los problemas de esta temporada, pasando de ser de lo mejor de la temporada a literalmente unos figurantes que están allí sin nada interesante que hacer o decir la mayor parte del tiempo.

La temporada gira sobre el enfrentamiento contra Deathstroke, que fue el causante de la separación de la primera alineación de los Titanes cinco años antes. Los motivos que provocaron dicha separación y su influencia en el presente son el hilo conductor de la temporada, junto a la persecución que Cadmus (empresa de investigación científica propiedad de Lex Luthor) organiza para recuperar al fugado Conner (Superboy) al final de la primera temporada.

Lo malo es que ambas historias son ridículas hasta decir basta, con especial énfasis en las acciones situadas en el pasado. Es un guión absurdo en el que todo vale que genera sorpresas vacías que no se sostienen si se analizan un segundo.

A CONTINUACIÓN, SPOILERS:

Los Titanes Robin, Wonder Girl, Hawk y Dove se separaron cinco años atrás, algo terrible pasó que provocó que incluso 5 años después estos los héroes no se sintieran bien cuando tuvieron que volver a reunirse. ¿Qué fue tan terrible para separar al grupo?

En esta segunda temporada conoceremos brevemente a Garth / Aqualad (interpretado por Drew Van Acker ) miembro de los Titanes y sobrino de Aquaman, y a Jericho Wilson (interpretado por Chella Man), hijo de Slade con poderes de posesión a otras personas cuando hace contacto visual con ellos.

El giro dramático viene provocado porque Deathstroke mata a Aqualad en el mismo episodio en que es presentado. Ante la imposibilidad de encontrarle y llevarle ante la justicia, Dick Grayson se hace amigo de Jericho con la esperanza de que les conduzca hasta su padre.  Tras matar Deathstroke a varias amazonas amigas de Donna y dejarla malherida y derrotada, Deathstroke mata accidentalmente a Jericho cuando este se interpone entre él y Dick, que fue solo a enfrentarse a Slade.

Así que, cinco años antes Deathstroke mató a Aqualad, un miembro fundador de los Titanes, a Jericho un adolescente que se hizo amigo de ellos y quería usar sus poderes para el bien, además de a las amazonas familia de Donna, a la que deja malherida. ¿Cual fue la reacción de los Titanes? Obviamente, aumentarían sus esfuerzos para detener a Deathtroke para detener este reguero de muertos, ¿no?

Pues no, en un giro increíblemente estúpido, los Titanes SE SEPARAN culpando a Dick de la muerte de Jericho!!! Dejando libre a Slade para que continúe matando con total impunidad. Con amigos como estos, no quiero pensar cómo trataran a sus enemigos. Y como Dick se sigue sintiendo culpable cinco años más tarde, agrede a unos policías para ser enviado a prisión, porque cree que merece estar entre rejas para pagar por este pecado, a pesar que ¡fue Deathstroke quien mató a Jericho!!! Buff!! Estoy escribiendo esto y me pongo malo pensando en lo estúpido y sin sentido que es todo. Y ni siquiera entré a comentar nada de Cadmus, otra historia increíblemente tonta.

Los villanos Deathstoke, el Doctor Luz y la doctora Mercy Graves de Cadmus sinceramente no están a la altura. El traje de Deathstroke es feo, aunque no tanto como el horroroso Doctor Luz, pero lo peor es la interpretación de Esai Morales como Slade Wilson, muy floja y sin intensidad dramática ninguna. Como villano, Deathstroke en los comics es uno de los principales “bad-ass” de DC Comics, un villano realmente aterrador que es el prototipo de humano mejorado perfecto. En la serie, nunca da sensación de peligro o amenaza imponente.

Si los villanos y el guión son malos, encima las coreografías de acción son también super flojas, como si tuvieran menos presupuesto o tiempo para rodarlas, o les diera igual que estas escenas lucieran peor que en la anterior temporada. Todas son peleas genéricas en las que todos los héroes luchan igual y hacen giros molones ante la cámara que no tienen demasiado sentido.

No se me ocurren cosas buenas que comentar, incluso la sorpresa de conocer el nuevo traje de Nightwing me resbala ya que aparte que no es todo lo chulo que podría ser, el viaje interior de Dick para llegar a esta nueva identidad es de lo más ridículo de toda la temporada. Al igual que la aparición por fin de Bruce Wayne / Batman, que queda super intrascendente durante todos los episodios.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

La segunda temporada de Titanes ha sido una tremenda decepción que hace que seguro no vea la tercera temporada. Una serie que ha bajado tantísimo el nivel que parece mentira que sea la misma serie.

PUNTUACIÓN: 4/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de El Método Kominski temporada 2 de Chuck Lorre (Netflix)

La segunda temporada de El Método Kominski estrenada hace unas semanas en Netflix ha sido incluso más divertida que la primera. Esta comedia creada por Chuck Lorre cuenta con unos espectaculares Michael Douglas y Alan Arkin y merece muchísimo la pena.

PUNTUACIÓN: 8/10

Sandy Kominsky (Michael Douglas), es un actor que tuvo años muchos años su minuto de gloria y que ahora vive de dar clases de interpretación en su estudio de Los Angeles junto a su hija Mindy (Sarah Baker), intentando crear una relación con Lisa (Nancy Travis), una divorciada alumna suya. Su mejor amigo es su antiguo agente Norman Newlander (Alan Arkin), que enviudó recientemente, y que tiene una hija, Phoebe (Lisa Edelstein), que lleva años entrando y saliendo de clínicas de desintoxicación.

En esta segunda temporada, además de continuar las peripecias de estos dos señores mayores, conoceremos a Martin, el nuevo novio de Mindy interpretado por Paul Reuser, y Madelyn, una antigua novia de Norman que volverá a su vida de forma accidental, interpretada por la genial y desaparecida durante años Jane Seymour.

Chuck Lorre escribe esta segunda temporada de ocho episodios de 25 minutos, que han sido dirigidos por Andy Tennant y Beth McCarthy-Miller. Lo mejor de la serie es la increíble química que hay entre Douglas y Arkin, además de unos puntazos de humor buenísimos normalmente construidos desde el humor negro, tomando como punto de partida muchas veces los achaques que ambos sufren al ser personas ancianas que, sin embargo, no renuncian a vivir y a disfrutar todo lo que sus castigados cuerpos les permitan.

Además de muy, muy divertida, El método Kominski consigue atrapar al espectador al mezclar esos momentos ligeros con temas más serios como son la enfermedad o la soledad. Aunque claramente la serie es una comedia y su tono lo recalca todo el rato, hay mucha más chicha de lo que parece. Además, los nuevos personajes de esta temporada, Martin el novio de la hija de Sandy y Madelyn, la antigua novia de Norman, introducen nuevas dinámicas que rompen las zonas de confort que ambos se habían construido.

Uno de los subargumentos más divertidos de El Método Kominski es ver las clases de interpretación de Sandy a un grupo de jóvenes alocados que persiguen un sueño que saben que es casi imposible de conseguir. Estas clases permiten a Chuck Lorre diseccionar algunos elementos de la profesión y por elevación del propio show-bussiness que ofrecen algunos momentos geniales, como cuando Sandy explica como debe interpretarse la comedia desde un punto de vista elevado “autoral”, algo con lo que claramente Lorre no está de acuerdo.

Lo único malo de esta serie es que esta temporada de nuevo han sido 8 episodios, que me los he visto en un suspiro. Su duración de 20/25 minutos me parece perfecta, pero estas pequeñas dosis de humor inteligente me han sabido a muy poco.

Comparto el trailer de esta divertidísima segunda temporada:

El método Kominski es una divertidísima comedia sobre envejecer, la amistad y el oficio de la interpretación. Una serie que no te puedes perder si te interesan alguno de estos temas.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!