Día de estreno: Vengadores – Infinity War

Hoy se estrena Vengadores: Infinity War, la película que los fans de Marvel llevamos esperando ver desde la escena post-créditos de Vengadores (2012), y que sirve de culminación de las tramas abiertas en los 10 años que llevamos disfrutando de las películas de Marvel Studios.

Sabiamos que Thanos tarde o temprano iba a llegar a la Tierra, y ese momento ha llegado. Por suerte, los Vengadores, que se encuentran divididos tras Civil War, van a tener la ayuda de Los Guardianes de la Galaxia, en la que será la mayor reunión de héroes jamás ensamblada.

Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Hawkeye (Jeremy Renner), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), Vision (Paul Bettany), Starlord (Chris Pratt), Máquina de Guerra (Don Cheadle), Halcón (Anthony Mackie), Ant-Man (Paul Rudd), Winter Soldier (Sebastian Stan), Gamora (Zoe Saldana), Rocket (Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista), Groot (Vin Diesel), Mantis (Pom Klementieff), Nebula (Karen Gillan),

Todos ellos contra Thanos (Josh Brolin) y su Guardia Negra, que aspira a acabar con la vida de la mitad de la galaxia, y que con las Piedras del Infinito podría conseguirlo.

Diez años, 19 películas y decenas de personajes son un hito que no creo que ningún estudio pueda conseguir repetir. Un éxito que debe atribuirse sin duda a Kevin Feige y a todo su equipo, que a partir de un gran amor y respeto hacia los personajes, ha conseguido películas super entretenidas que pueden disfrutarse independientemente pero que se nota que forman parte de un universo unificado. Y que además ha sabido encontrar el talento en directores hasta la fecha poco conocidos como eran James Gunn, los hermanos Russo, Taike Waikiti, o Scott Derrington; así como realizar unos perfectos castings para practicamente todos los personajes de los comics Marvel.

Y además, saber que la dirección corre a cargo de los hermanos Russo, unidos a los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeeley es sin duda una garantía de éxito. El equipo que nos regaló Capitán América: Winter Soldier y subió las apuestas con Capitán América: Civil War promete subir las apuestas hasta niveles nunca antes vistos.

He intentado no saber nada de la película para no spoilearme nada, pero no pude evitar alucinar con los dos trailers que comparto a continuación, el primer teaser y el trailer oficial.

Lo mejor de estos trailers es que consiguen transmitir una épica que puede mirar de tú a tú a El Señor de los Anillos y una escala y amenaza a nivel cósmico espectacular. Y todo ello, sin llegar a contarnos realmente lo que vamos a ver.

Buff!! No se si mi hype está demasiado por las nubes, supongo que se me nota…

Teaser trailer:

Trailer 2: 

Infinity War va a marcar un antes y un después para el Universo Marvel Cinematográfico. Espero disfrutar un montón la que probablemente sea la película del año 2018, y te contaré mis impresiones sobre ella la semana próxima.

¡MAKE MINE MARVEL!

Anuncios

Elantris, de Brandon Sanderson

Brandon Sanderson se ha convertido en uno de mis autores favoritos de fantasía gracias a su saga de los “Nacidos de la Bruma (Mistborn)”. Pero tenía una espinitiva clavada con Elantris, su primera novela y la que le lanzó a la fama, que por fin pude leer gracias a la edición Décimo Aniversario editada por Nova.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Bienvenidos a la ciudad de Elantris, la poderosa y bella capital de Arelon llamada la «ciudad de los dioses». Antaño famosa sede de inmortales, lugar repleto de poderosa magia, Elantris ha caído en desgracia. Ahora solo acoge a los nuevos «muertos en vida», postrados en una insufrible «no-vida» tras una misteriosa y terrible transformación. Un matrimonio de Estado destinado a unir los reinos de Arelon y Teod se frustra, ya que el novio, Raoden, el príncipe de Arelon, sufre inesperadamente la Transformación y se convierte en un «muerto en vida» obligado a refugiarse en Elantris. Su reciente esposa, la princesa Sarene de Teod, creyéndolo muerto, se ve obligada a incorporarse a la vida de Arelon y su nueva capital, Kae. Mientras, el embajador y alto sacerdote de otro reino vecino, Fjordell, usará su habilidad política para intentar dominar Arelod y Teod con el propósito de someterlos a su emperador y su dios.

El prólogo de esta novela ya nos indica algunas de las inquietudes que han marcado a Brandon Sanderson desde sus comienzos en la escritura. Fan de la fantasía, entendía que el género estaba sufriendo años de estancamiento debido a la copia sin fin de Tolkien, anclados en el “clásico” viaje del héroe. Sanderson por su parte creía que las posibilidades de este género eran inagotables, siempre que los autores se atrevieran a hacer cosas diferentes.

Elantris es la realización de esa idea. Una historia que empieza cuando todo parece perdido, y cuyo protagonista intenta dar sentido a una vida de no-muerte en un mundo maldito.

Sin duda, lo mejor de Elantris son sus inolvidables protagonistas: el príncipe Raoden, una buena persona al que las circunstancias hacen que se encuentre en una situación sin esperanza; la princesa Sarene, una mujer de convicciones fuertes que tendrá que luchar contra los convencionalismos de la corte de un país extraño, y Hrathen de Fjorden, sumo sacerdote de la religión de Shu-Dereth, cuya fe será puesta a prueba en un país al que se ha dirigida para dominar.

La historia parece sencilla pero no lo es en absoluto. Además, Sanderson nos sumerge con maestría en el reino de Arelon, explicando las peculiaridades de su historia y su régimen político. Y además, la magia de Elantris cuenta con su propio lógica interna que está perfectamente justificada.

La novela tiene 750 páginas que cuentan su historia a su propio ritmo y sin necesidad de grandes batallas o enfrentamientos. Batallas que no estallarán hasta el climax de las últimas 50 páginas, cocinadas a fuego lento. Esto permite construir una excelente novela con una historia completa contada en una única novela. Sin duda otro de los elementos destacados.

Elantris ha sido una gran lectura. Una historia que marca lo que sonr algunas de las señas de identidad creativa de Brandon Sanderson, y que merece la pena que leas, seas o no lector de novelas fantásticas.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Crítica de Collateral, de Netflix

Collateral es una interesante serie de la BBC que he podido disfrutar gracias a mi suscripción a Netflix y que os quiero recomendar esta semana.

PUNTUACIÓN: 7/10

Miniserie de 4 episodios, explora las consecuencias de un tiroteo que ocasiona la muerte de un repartidor de pizza. La detective Kip Glaspie (Carey Mulligan) se niega a aceptar el asesinato como un acto de violencia al azar, y está decidida a descubrir si hay una verdad más oscura detrás.

Creada por el guionista David Hare y dirigida por S.J. Carkson, Collateral busca provocar la reflexión sobre el estado actual del Reino Unido en relación con los inmigrantes y los refugiados que llegan al pais, mediante la presentación de una compleja red de personajes que de alguna manera están conectados con la historia.

La gran protagonista es Carey Mulligan, que interpreta a la embaraza detective Kip Glaspie, que tiene la firme convicción de llegar hasta el final cueste lo que cueste. Su carisma domina la serie, aunque todo el reparto cumple perfectamente lo que la historia pedía de ellos. Nathaniel Martello-White es el compañero de Kip, es detective Nathan Bilk, y Jeany Spark la capitán del ejército Sandrine Shaw, veterana de guerra que sufre Síndom de Stress Post-Traumático. Nicola Walker es la reverendo  Jane Oliver, que mantiene una relación homosexual prohibida con una emigrante ilegal testigo del asesinato. John Simm es  David Mars, un portavoz en el parlamento de la oposición, cuya ex-mujer, interpretada por Billie Piper ha sido también testigo del crimen.

Lo mejor de la serie es su sorprendente premisa, y la forma en que un suceso aparentemente aislado afecta la vida de muchas personas que no tenían nada que ver con la víctima. Y al mismo tiempo, la forma en que una aparente serie procedimental muta hacia un alegato a favor de la acogida de las personas que solicitan asilo político y que llegan de los paises árabes buscando una vida mejor, a la vez que denuncia el racismo existente en la sociedad actual británica.

Quizá lo menos bueno es que aunque el final es correcto, quizá el desenlace de los arcos de varios personajes caen en convencionalismos que rompen las expectativas que se habían creado, convirtiendo situaciones interesantes en argumentos de usar y descartar.

En todo caso, dado que son sólo 4 episodios, creo que es un buen producto televisivo que no aburre y mantiene el interés.

Comparto el trailer de esta serie:

Collateral es una buena serie que pone de relieve que las series británicas tienen siempre una sensibilidad diferenciada respecto a las series americanas, y que en parte sirven de desintoxicación para productos más convencionales.

PUNTUACIÓN: 7/10

Batman: El Príncipe Oscuro, de Enrico Marini

ECC ha publicado el primer tomo de Batman: El Príncipe Oscuro, excelente trabajo del autor italiano  Enrico Marini (El Escorpión, Las Aguilas de Roma), que ningún fan del Hombre Murciélago puede perderse.

PUNTUACIÓN: 8/10

Enrico Marini debuta en el cómic estadounidense con Batman: El Príncipe Oscuro, una novela gráfica dividida en dos entregas. ¿Qué conexión comparten Batman y el Joker con una misteriosa joven? Tras ser secuestrada por el Príncipe Payaso del Crimen, Batman debe sumergirse en los peores lugares de Gotham, en una desesperada carrera contra el tiempo. Este no es un caso cualquiera; ¡para el Caballero Oscuro, es una cruzada personal!

Este tomo es una pasada. Cada página, y casi cada viñeta, es una obra de arte que querría tener colgada en mi comedor. Pero además, la fluidez narrativa en las escenas de acción es espectacular. Y por si fuera poco, las caras tienen una gran expresividad y los fondos hacen que sintamos que de verdad estamos en Gotham City y no en un espacio genérico.

Si tengo que ponerle un pero a esta obra sería la historia de Marini. La verdad es que va al grano con el típico enfrentamiento entre Batman y el Joker, y no presenta una historia especialmente novedosa. Supongo que él mismo entiende que no es necesario ser Alan Moore para crear un buen comic de Batman, siempre que tu dibujo sea sobresaliente.

Otro pequeño tema sería la excesiva sexualización de personajes femeninos como Harley Quinn o Selina Kyle. Algo que por otro lado no sorprende, dado otras obras previas como El Escorpión o Las Aguilas de Roma, repletas de escenas de cama más o menos gratuitas. En todo caso, Marini se ha cortado un poco en esta obra, entendiendo la mentalidad más convervadora del público americano.

 

 

La calidad artística de Marini hace que nos demos cuenta de lo que nos perdemos los lectores de comic americano. Cuando un autor puede crear a su ritmo, el resultado no puede ser nunca malo. Sin embargo,  los comics americanos se publican con una regularidad mensual o incluso quincenal. De esta manera, cumplir con los plazos de entrega es más importante que la calidad del trabajo. Y también por ello es normal leer un arco de 4, 5 o 6 números dibujado por dos dibujantes diferentes, al no poder uno encargarse uno solo. De esta forma, incluso aunque el guión sea bueno, o  muy bueno, no existe el feeling de una obra unitaria precisamente por este baile de artistas.

Sin duda, si queremos que el mundo del comic sobreviva durante muchos años más, creo fundamental que la industria americana abandone, aunque sea en parte, la política de publicación de grapas a cualquier precio, y se implemente uno nuevo basado en tomos de mayor duración y que cuenten historias completas por un mismo equipo creativo, con una periodicidad semestral, por ejemplo.

Comparto las primeras páginas de este primer tomo, por que te podía quedar alguna duda de que debes comprar este tebeo:

Batman: El Príncipe Oscuro es una obra imprescindible para cualquier fan de Batman, probablemente el comic del murciélago mejor dibujado que leerás este año. No te la puedes perder.

PUNTUACIÓN: 8/10

Fuente Previews: Newsarama

La quinta estación, de N.K. Jemisin

Siempre busco nuevas lecturas fantásticas mirando los galardones de los premios más prestigiosos. Así descubrí  La trilogía de los tres cuerpos de Cixin Liu, y ahora he conocido a la ganadora del Premio Hugo 2016, N.K. Jemisin, y su “Trilogía de la Tierra Fragmentada”, de la que La Quinta Estación es su primera parte.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La novela está ambientada en un mundo con un super continente llamado Quietud que sufre periódicas catástrofes climáticas. En él, ciertas personas denominadas orógenes poseen la habilidad de manipular la energía de la corteza planetaria y con ello provocar o prevenir terremotos, erupciones volcánicas y otros fenómenos geológicos.

En la novela conoceremos la historia de tres personajes: Damaya, una joven entregada al Guardian Schaffa para que sea entrenada como Orogen; Sienita, una Orogen de cuatro anillos, entrenada en el Fulcro, que tienen que unirse al poderoso Orogen Decanillado Alabastro en una misión en las regiones costeras; y Essun, una Orogen que tras vivir ocultando sus habilidades en el pueblo de Tirimo, sufre la muerte de su hijo pequeño a manos de su marido, y tendrá que iniciar un viaje para intentar salvar a su hija mayor perdida.

La quinta estación me ha gustado mucho. El mundo de la Quietud es super interesante. La forma en que la Quinta estación marca el final de una Civilización, y el inicio de algo nuevo. Y cómo la humanidad fue aprendiendo de cada Estación para poder sobrevivir, aún a costa de convertir a los Orogenes en poco más que esclavos, meras herramientas que utilizar hasta que sean útiles, y descartar al menor indicio de problemas.  Me ha sorprendido la capacidad de la autora, la escritora americana N. K. Jemisin, de mostrarnos como las mayores catástrofes pueden estar provocadas por los dramas más personales, como si de un Efecto Mariposa se tratara.

Esta primera novela de la trilogía tiene un feeling triste y melancólico, destacando quizá que el individuo no puede vencer a una sociedad que te oprime. Y quizá la primera parte para los personajes sea creer que eso es posible, antes incluso de intentar la revolución. Sobre todo cuando lo único que han escuchado siempre los orogenes es que no son personas y sólo son un poco mejores que un animal. No se si en las próximas novelas esta tono cambie, quizá hacia uno más revolucionario.

Otra nota curiosa es que N. K. Jemisin introduce términos propios de esta sociedad en la novela, como forma de introducirnos más rápidamente en esta cultura tan diferente a la nuestra. Elemento que funciona perfectamente sin entorpecer la lectura.

La Quinta Estación me ha parecido una excelente novela de presentación de una novelista muy interesante. Si te gusta leer una literatura fantástica que no parezca cortada del mismo patrón que otras muchas novelas, te recomiendo que pruebes esta novela.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Ready Player One, de Steven Spielberg

Steven Spielberg nos invita a un viaje a través de la cultura pop de los 80 y 90 en Ready Player One, adaptación de la novela de Ernest Cline, creando un espectáculo visual incomparable.

PUNTUACIÓN: 7/10

Año 2045. Wade Watts (Tye Sheridan) es un adolescente al que le gusta evadirse del cada vez más sombrío mundo real a través de una popular utopía virtual a escala global llamada “Oasis”. Un día, su excéntrico y multimillonario creador muere, pero antes ofrece su fortuna y el destino de su empresa al ganador de una elaborada búsqueda del tesoro a través de los rincones más inhóspitos de su creación. Será el punto de partida para que Wade se enfrente a jugadores, poderosos enemigos corporativos y otros competidores despiadados, dispuestos a hacer lo que sea, tanto dentro de “Oasis” como del mundo real, para hacerse con el premio.

Ready Player One demuestra que Steven Spielberg es y siempre será el maestro del cine comercial americano, incluso a pesar de que no sea una película redonda. Antes de empezar hay un hecho importante que tengo que destacar, y es que NO he leído la novela, por lo que sólo voy a hablar de la película, de sus puntos fuertes y de lo no tan positivo. Sé que Spielberg ha cambiado bastantes elementos de las pruebas respecto a las originales, pero no me supone ningún problema.

El primer hecho positivo a destacar es que Reade Player One NO es un vehículo vacío solo para generar nostalgia, su historia central está muy clara y no te pierdes en ningún momento. Es cierto que hay cientos de “cameos” de personajes de videojuegos, cine o televisión, pero no es necesario conocerlos para disfrutar la película o que la historia avance. De hecho, diría que hay un afán intencionado por parte de Spielberg para hacer que los jóvenes que no vivieron los 80 y 90 puedan disfrutar igualmente la historia, actualizando muchos elementos. Está claro que si identificas los innumerables cameos surgirá una sonrisa en tu cara, pero si no los conoces, tampoco pasa nada. Eso sí, los muy frikis podrán analizar el blu-ray fotograma a fotograma para detectar todos los “invitados” y easter-eggs.

Otro hecho destacado es que Reader Player One es visualmente arrolladora. Las escenas en Oasis son impresionantes, con decenas de personajes simultáneamente en pantalla, lo que marca un hito en el cine de Spielberg. En el aspecto técnico, Spielberg colabora con su director de fotografía habitual, Janus Kaminsky, para crear una escenas que incluso dentro de Oasis consiguen engañar al ojo y que casi parezcan reales.

Aunque John Williams no realiza la banda sonora, el elegido para sustituirle era probablemente el más adecuado para un encargo de esta naturaleza: Alan Silvestri. El autor de las B.S.O. de Regreso al futuro, Predator, Forrest Gump, Contact o más recientemente, Vengadores, ofrece una banda sonora que consigue trasladarnos desde el primer acorde al mundo de nuestra niñez.

El casting me parece también bastante correcto. La pareja protagonista de Tye Sheridan (Wade Watts / Perzival) y Olivia Cooke (Samanthe / Art3mis) conectan en pantalla, y hacen que te creas que decidan trabajar en equipo. NO es que sean super carismáticos ni brillantes, pero creo que ofrecen lo que Spielberg esperaba o necesitaba de ellos. A ellos se les unen unos actores veteranos que sirven como secundarios de lujo: Mark Rylance, el nuevo actor fetiche de Spielberg, que interpreta al creador del juego James Halliday; Simon Pegg como el socio de Halliday, Ogden Morrow; y Ben Mendelson, como el villano Nolan Sorrento, CEO de IOI, empresa informática que quiere apoderarse de Oasis.

Hay un momentazo increíble durante la búsqueda de la segunda llave, una escena que me ha dejado flipado, no la esperaba para nada y me ha dejado con la boca abierta. ¿Lo ha rodado realmente? ¿Es todo CGI? ¿Una combinación de ambos? Su ambientación y la forma en que es introducida es perfecta, y marca lo que para mi es el momento álgido de la película.

Por último, diré que aunque Reader Player One es una película larga de 140 minutos, pasa en un suspiro y que nunca aburre. Lo cual no está nada mal.

No tengo más remedio que comentar lo menos bueno en mi opinión. El primer problema es que el despliegue visual en el mundo virtual de Oasis literalmente ha sobrecargado mis neuronas. Decenas de personajes y explosiones simultáneamente para mi sólo transmiten la pericia técnica de Spielberg , no fluidez o tensión narrativa. Tras la primera persecución, que es una pasada, tenemos un baile en gravedad cero que se alarga en exceso y no acaba de aportar nada a los personajes. Y tras disfrutar de LA escena que comentaba antes, todo lo que sale a continuación no alcanza el climax que se espera, de forma que asistimos a unas batallas entretenidas por las apariciones pero vacías de tensión.

Pero es que además, creo que el mundo real tenía historias más interesantes que el virtual, que me quedé con ganas de conocer. El hecho de estar en un mundo casi devastado tras una crisis mundial en el que la gente se refugia en Oasis merecía haber estado mejor desarrollado. Pero el guión de Zack Penn pasa casi de puntillas por el mundo real, que es donde estaba el drama, sin duda porque a Spielberg no le interesaba una crítica social demasiado evidente, y quería centrarse en la aventura dentro de Oasis. De esta forma, nos hemos quedado sin conocer a fondo la relación de los personajes de Mark Rylance y Simon Pegg, o la vida Wade con su familia o en su ciudad.

Los actores cumplen, como ya había comentado, pero no están brillantes, dado que no tienen un guión que les permita demasiados momentos de lucimiento, al estar centrado en el espectáculo y en la acción más que en el desarrollo de los personajes. Además, dado que la mayor parte del tiempo vemos a los actores como sus arquetipos en Oasis, no vemos a personas “reales” sino a personajes de videojuegos que hacen más difícil que nos creamos su conflicto o que se encuentran amenazados en el mundo real.

A pesar de estos elementos, considero que Ready Player One es una película que merece la pena verse en pantalla grande. Comparto el trailer para abrir boca:

En resumen, a pesar de no ser perfecta, me ha gustado Ready Player One y recomiendo que se vea en la pantalla más grande posible. Sin duda Spielberg sigue sabiendo cual es la fórmula del entretenimiento. Por mi ya puede empezar a rodar cuando quiera Indiana Jones 5.

PUNTUACIÓN: 7/10

Crítica de Manhunt: Unabomber, de Netflix.

Manhunt: Unabomber ha sido una buena historia basada en hechos reales, que explica la investigación que permitió la detención de Theodore Kaczynski, uno de los terroristas más buscados por el FBI durante más de 15 años.

PUNTUACIÓN: 7/10

Desde su cabaña remota en las montañas, entre los años 1978 y 1995, el matemático y terrorista Theodore Kaczynski (Paul Bettany), apodado “Unabomber”, envió por carta 16 bombas a diferentes objetivos, como protesta por la sociedad moderna y la destrucción de la naturaleza. Las bombas de Kaczynski mataron a tres personas e hirieron a otras 23. El agente del FBI Jim Fitzgerald (Sam Worthington), experto criminalista y en perfiles criminales, intentará desvelar la identidad de asesino. Un manifiesto escrito por el terrorista y enviado al The New York Times será clave para ahondar en su perturbada mente a partir del lenguaje y las expresiones que utiliza.

Tras disfrutar hace unos meses de Mindhunter, en la que conocíamos el inicio en los años 70 de la investigación de los asesinos en serie y la creación de perfiles que pudieran ayudar a solucionar crímenes violentos, Manhunt: Unabomber casi parece su continuación. Y es que estamos ante unos hechos reales en los que unos investigadores del FBI crearon un perfil de Unabomber a partir de sus peculiaridades lingüísticas, es decir, la forma en que se expresaba el terrorista en sus cartas a los medios de comunicación.

Quizá un pero de esta serie es el propio personaje protagonista, el agente del FBI autor del perfil de Unabomber,  Jim Fitzgerald, protagonizado por Sam Worthington. No es que el actor australiano lo haga mal, muy al contrario, es que parece que se está popularizando el arquetipo de agente del FBI que es tan extravagante como los criminales que persiguen, creándose una especie de vínculo entre ambos. Es algo que precisamente vimos en Mindhunter, y que veo otra vez ahora. La idea de agente del FBI “normal” que se horroriza ante los actos de un perturbado que debe investigar, popularizado sin duda por Clarice Sterling de “El Silencio de los corderos”, está cada vez más en desuso.

Quitando este pequeño pero, lo cierto es que todo el casting cumple perfectamente su función. Destacaría especialmente a Paul Bettany como Unabomber, una interpretación muy destacable y creible, sobre todo si la escuchas en versión original.

La serie se centra en la investigación criminal del FBI, y como tras años infructuosos, tuvieron que abrirse a nuevas posibilidades que nunca habían sido probadas hasta ese momento.

Un hecho importante de esta historia es como el terrorista  Theodore Kaczynski prefirió declararse culpable de todos sus crímenes antes de permitir que sus abogados intentaran una defensa basada en la inestabilidad mental. Él siempre creyó que su defensa de una sociedad sin tecnología era justa, sin importarle el dolor que estaba causando, lo que para mi demuestra claramente su sociopatía y su enfermedad mental. Y aunque la serie sugiere que durante su paso por la universidad fue víctima de maltrato psicológico, eso no justifica en ningún caso sus horribles actos.

Comparto el trailer de esta serie:

Manhunt: Unabomber es una entretenida serie que engancha desde la primera imagen, y que me ha sorprendido positivamente sobre todo en la forma en que nos explican las motivaciones de Unabomber. Si te gustan las series de investigación, te invito a que descubras esta serie.

PUNTUACIÓN: 7/10

Repaso a mi Sci-fi favorito: películas, TV, libros y tebeos