Archivo de la categoría: Series TV

series de TV que sigo actualmente

Critica de Galeria Disney: Star Wars The Mandalorian (Disney Plus)

Me encanta el cine, y parte de ese amor me lleva a querer conocer los detalles de cómo se crea la Magia del Cine. Es por esto que hoy quiero recomendaros la serie documental Galeria Disney: Star Wars The Mandalorian estrenado en Disney+, en el que Jon Favreau nos hace de maestro de ceremonias mientras nos cuenta todos los detalles de cómo The Mandalorian pasó de una idea en su cabeza a la serie más importante del año.

PUNTUACIÓN: 8/10

Tras la enorme decepción de Star Wars IX: El ascenso de Skywalker, la serie The Mandalorian me encantó y consiguió devolverme la fe en la franquicia galáctica creada por George Lucas propiedad de Disney. Y dado el enorme éxito creativo de Jon Favreau como Showrunner de la serie, ver este documental de 8 episodios en el que abarcan la producción de la serie desde todos los puntos de vista me ha parecido una maravilla y ha hecho que el disfrute con este serie se alargara durante varias semanas más.

En mi crítica de The Mandalorian ya expliqué en detalle por qué esta serie me encantó. Así que esta serie documental es un estupendo making-of que nos muestra la importancia del trabajo en equipo y crear un ambiente de trabajo que fomente la creatividad. Esta serie se compone de 8 episodios de 20 minutos de duración, en la que cada capítulo se centra en una faceta de la producción.

El episodio 1: Dirección, muestra una mesa redonda con Jon Favreau, el creador y showrunner de la serie, Dave Filoni, productor ejecutivo y director de un episodio, junto a los directores Rick Famuyima, Deborah Chow, Bryce Dallas Howard y Taika Waititi.

El episodio 2: El legado examina el profundo impacto que George Lucas creó en toda una generación de espectadores gracias a Star Wars, muchos de los cuales son ahora los profesionales que ahora han ayudado a crear The Mandalorian.

El episodio 3: El reparto, se centra en los actores protagonistas, Carl Weathers, Gina Carano y sobre todo Pedro Pascal como el Mandaloriano protagonista, que se enfrentó a un desafío actoral increíble al no mostrar su cara en ningún momento.

El episodio 4: La tecnología. Favreau y su equipo revelan la nueva tecnología que Lucasfilm ha creado para The Mandalorian que va a cambiar la forma en que se producen y realizan las películas de gran presupuesto. Un salto cualitativo impresionante que surge a partir de querer crear algo novedoso y no conformarse con los medios disponibles hasta ese momento.

El episodio 5: Efectos prácticos, nos muestra al equipo de producción comentando sobre las maquetas, las criaturas animatrónicas y el resto de efectos prácticos utilizados en The Mandalorian que ayudaron a crear el feeling perfecto que toda historia de Star Wars debería tener.

El episodio 6: El proceso, explica el proceso creativo para crear los diferentes episodios.

El episodio 7: La banda sonora, nos muestra cómo Ludwig Göransson compuso la música de The Mandalorian.

Por último, El episodio 8: Vínculos , sirve par recalcar los easter-eggs, sorpresas y curiosidades del rodaje, como son diversos elementos de atrezzo utilizados durante el rodaje de la serie, o la participación de la 501st Legion en el rodaje del último episodio.

Si algo queda claro tras ver estos documentales es que trabajar en Lucasfilm o en la ILM probablemente sean los mejores trabajos del mundo y un sueño hecho realidad para estos profesionales. Porque se nota en todas las declaraciones que sobre todo son fans de corazón de Star Wars, empezando por Dave Filloni, productor ejecutivo y mano derecha de Jon Favreau, que es una enciclopedia andante de todo lo relacionado con Star Wars.

Otro elemento fundamental que se resalta es que fruto de la colaboración y el trabajo en equipo se consigue que una buena idea mejore, y el equipo de Lucasfilm dirigido por Favreau y Filloni creó un ambiente de creatividad que fomentaba la tormenta de ideas entre todo el equipo con el objetivo que el producto final fuera el mejor posible. The Mandalorian en 100% Star Wars desde el primer al ultimo fotograma, pero a la vez consigue ofrecer una historia fresca y original que consiguió volarnos la cabeza a los fans de la franquicia galáctica.

Además, frente al mito de que da igual lo que se ruede porque “si está mal ya lo arreglaremos es post-producción”, Favreau nos indica todo lo contrario, que un plano perfecto hace que la inserción posterior de efectos visuales sea más sencillo y el resultado final sea sobresaliente. Viendo The Mandalorian, incluso sabiendo cómo habían rodado la serie yo como espectador no sabía diferenciar donde acababa el set y donde empezaba la enorme pantalla led. De hecho, la perfección visual realmente me engañó siempre y me hizo creer que se fueron a rodar a un desierto, no que todo fue rodado en un set en California.

Además, la filosofía de trabajo de Favreau está centrada en planificar todo lo posible en preproducción, sobre todo teniendo en cuenta el complejo trabajo de efectos visuales digitales para el rodaje de los episodios. De esta forma todo el trabajo previo extra que realizaron facilitó muchísimo el rodaje físico, ya que todos los profesionales, los actores, el director de fotografía, etc… tienen claro a qué atenerse y cómo llevar a cabo lo que se espera de ellos. Viendo el resultad final, esta filosofía de trabajo no puede ser más acertado y satisfactorio.

Una corriente de pensamiento indica que el único buen cine que existe es el realizado por un AUTOR que tiene una visión propia sobre un tema y todo se plantea para llevar esa idea personal a la pantalla. Esta es  por supuesto una opción válida para hacer cine, teatro o televisión, pero The Mandalorian nos muestra que existe una alternativa igualmente válida: la de unos profesionales que creen en el trabajo en equipo y que saben que una idea ampliada por diferentes profesionales que aportan su creatividad sin luchas de egos siempre será mejor que la idea inicial.

Esto lo explican perfectamente Favreau y Filloni cuando explican que según su opinión, lo más divertido de crear The Mandalorian fue cuando tenían una idea, la comentaban con el equipo y a partir de ahí el departamento de arte empezaba a dibujar cosas guays y el equipo de ILM a pensar en técnicas para llevarlo a cabo, sugiriendo ideas y estilos que a su vez generan nuevas ideas. “La energía creativa se retroalimenta una vez aceptas que cada paso va a hacer la idea original mejor de lo que era en un principio. Alguna gente se agarra a su idea original pensando que nada será mejor que esa idea, pero lo cierto es que eso ahoga y limita la creatividad. En el cine, todo tiene que progresar, y eso es lo que creo que esta serie ha hecho realmente bien.”

Si te gustó The Mandalorian esta serie documental es un must-see absoluto. E incluso si no eres fan de Star Wars pero te interesa saber cómo se crea la magia del cine, no te puedes perder estea serie documental Galería Star Wars: The Mandalorian.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 3 (Netflix)

¡Madre mía de mi vida, Peaky Blinders!! El drama histórica creado por Steven Knight para la BBC disponible en Netflix inspirado en la historia real de una familia de criminales británicos consigue en su tercera temporada ser aún más apasionante y adictiva.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

“En un futuro próximo, el Señor Churchill querrá hablar con usted en persona, señor Shelby. Tiene un trabajo para usted. Estaremos en contacto.”

Dos años más tarde, en 1924, durante la boda de Tommy Shelby y Grace Burgess, el trabajo solicitado por Churchill meterá a los Shelby en una red de intriga y peligro al encontrarse en el centro de un complot político internacional del que será muy difícil escapar con vida. Acorralado contra la pared, Tommy deberá decidir cual es el menor de dos males, al tener por un lado a la exclusiva Liga Económica que posee todo el poder económico, político y policial de Gran Bretaña por un lado, y la violencia y locura de unos exiliados rusos con un ejército de cosacos a su servicio.

Stephen Knight vuelve a escribir los seis episodios de esta tercera temporada, que han sido todos dirigidos por Tim Mielants, ampliando el foco con un argumento más grande e internacional respecto a las anteriores temporadas centradas en Birmingham primero y Londres después.

En esta tercera temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Helen McCrory como la tía de Tommy,  Elizabeth “Polly” Gray, Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Joe Cole como John Shelby, el hermano pequeño de Tommy, y Finn Cole como Michael Gray, el hijo perdido de Polly encontrado en la temporada anterior forman el núcleo duro de la familia.

Junto a ellos encontramos a Annabelle Wallis como Grace Burgess, la futura esposa de Tommy, así como el gran Tom Hardy como Alfred “Alfie” Solomons, el lider de una banda mafiosa judía de Camdem Town. Nuevas incorporaciones de esta tercera temporada son Paddy Considine como el Padre John Hughes, portavoz de la Sección D anticomunista de la Liga Económica, así como Gaite Jansen como la Gran Duquesa Tatiana Petrovna, una aristócrata que huyó de Rusia tras la revolución comunista con su familia y que aspira a crear una revolución en su pais con ayuda británica que les devuelva al poder.

Lo mejor de Peaky Blinders es lo entretenida y adictiva que es mientras realiza una maravillosa recreación del mundo criminal de la Inglaterra de la década de 1920. Y como en cada episodio la sensación de escalada del peligro y la tensión es palpable, dejándonos además con un climax monumental al final de la temporada.

Cilliam Murphy es el gran protagonista, y borda su interpretación de Tommy Shelby, el jefe de la familia mafiosa de los Peaky Binders que se va a dar un baño de fría realidad en esta temporada. Murphy construye a un extraordinario Tommy y transmite de maravilla todo el rango de intensas emociones que sufrirá en esta temporada. Y es que, si algo queda claro en esta temporada es que nadie está a salvo, y cualquiera puede morir de la forma más cruel y despiadada posible.

Otro elemento brutal de Peaky Blinders es que la duración de seis episodios por temporada me parece perfecta. Además de que pasan un montón de cosas, este formato permite que todos los miembros de la familia tengan su importancia y crezcan dentro de la serie.  Y a la vez, al ser sólo seis episodios, Steven Knight tiene que ir siempre al grano sin desperdiciar ni un segundo, de forma que la sensación de “minutos de la basura” que lamentablemente se hace muy presente en otras series actuales nunca aparece durante el visionado de esta tercera temporada.

El aumento de la escala y del peligro nunca fue tan palpable como en esta termporada, así como la sensación de soledad de Tommy, al no tener a nadie que le pueda ayudar sin querer antes apuñalarle por la espalda. Esto se hace muy presente en la breve pero antológica aparición de Alfie Solomon, el genial personaje interpretado por Tom Hardy. Aparte su loquísimo acento en la versión original, Solomon es alguien super peligroso sin necesidad de portar él mismo ninguna arma. Y además articula una de las frases claves de esta temporada, al recordarle a Tommy que a pesar de sus intentos de convertirse en un hombre de negocios honrado, es y siempre será un hombre cruel y malvado que ha matado a cientos de inocentes sin motivo. Tommy es igual de malvado que Alfie, y cuando le llegue el final será más que merecido.

Otro elemento importante es que frente a la realidad que los Shelby son malas personas, no hay duda en este respecto, se alza contra ellos otra fuerza que a pesar de vestirse de respetabilidad, es igual de mala que ellos: La Liga Económica, la personificación de los poderes políticos y económicos que son los que realmente gobiernan en Inglaterra. Los Shelby son mafiosos y criminales, pero esta sociedad en la sombra de la que el Padre John Hughes es su portavoz es igual de malvada y merece caer, igual que los Shelby. Aunque dado que ellos tienen el “stablishment” de su parte, es poco probable que vaya a suceder.

Además, la parte de la trama rusa ayuda a transmitir la idea que hay personas incluso peores que los Shelby a quien temer. Además, los cosacos son aún más locos e impredecibles que los son la familia gitana de los Shelby.

Otro elemento importante que me ha gustado en la forma como el guión encuentra la forma de colocar en la historia elementos reales de la época como fue la lucha de las mujeres por conseguir mayores derechos en la machista sociedad británica, O las intrigas políticas derivadas de la caída del Zar en Rusia y el alzamiento del comunismo, visto como una amenaza real e inminente para los países democráticos.

En resumen, esta tercera temporada de Peaky Blinders ha sido un gran triunfo que convierte a esta serie en una de las imprescindibles del panorama televisivo.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

La tercera temporada de Peaky Blinders ha sido estupenda y encima nos ha dejado en todo lo alto. Teniendo en cuenta que de momento ya se han estrenado 5 de las 7 temporadas previstas, me queda diversión para rato.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

Crítica de The New Pope de Paolo Sorrentino (HBO)

The New Pope de Paolo Sorrentino es la esperada continuación de The Young Pope , y fue estrenada en HBO justo antes que el Covid-19 cambiara nuestras vidas. Gracias a mi suscripción a HBO pude acabar de verla recientemente y debo decir que me ha gustado aunque no llega a alcanzar el nivel de excelencia de su predecesora.

PUNTUACIÓN: 7/10

9 episodios. El Papa Pío XIII está en coma. Tras un breve interludio de incertidumbre, Voiello logra que se elija a Sir John Brannox (John Malkovich) como su sucesor, un moderado, sofisticado y encantador aristócrata inglés que asume su nuevo rol bajo el nombre de Juan Pablo III. Aunque el nuevo Papa parece ser perfecto, sus allegados no tardan en descubrir sus debilidades y secretos. Mientras tanto, Voiello lucha por tapar los escándalos que azotan a la institución eclesiástica. De seguir así, la Iglesia corre el riesgo de desaparecer junto a todos sus altos cargos, algo de lo que dos mujeres, Sofia y Esher, parecen ser plenamente conscientes. Todo parece seguir su curso natural hasta que un día comienzan a aparecer una serie de mensajes firmados por Pío XIII desde su habitación del hospital.

Paolo Sorrentino vuelva a ser el creador y director de esta serie de 9 episodios, que cuenta con guiones suyos y de Umberto Contarello y  Stefano Bises. Con fotografía de Luca Bigazzi y música de Lele Marchitelli, es una coproducción de  Sky Italia, HBO, Mediapr, Wildsid, Haut et Court y Canal+.

Además del nuevo papa interpretado por John Malkovic (y del antiguo por Jude Law), repiten en la serie la mayoría de actores de la anterior series, entre los que destacan Silvio Orlando como el Cardenal y Secretario de Estado del Vaticano Angelo Voiello, Cécile de France como la responsable de comunicación del Vaticano Sofia Dubois, Javier Cámara como el Cardenal Bernardo Gutiérrez, Ludivine Sagnier como Esther Aubry, ex esposa de un miembro de la Guardia Pontificia Suiza que quedó embarazada y tuvo a un hijo gracias a un milagro de Lenny.

Para empezar mi comentario sobre The New Pope, debo decir que como experiencia televisiva de entretenimiento, esta serie es irreprochable. Durante los 9 episodios asistimos a un montón de sorpresas espectaculares que me mantuvieron enganchado delante del televisor. Empezando, pero no solo, con la figura de Sir John Brannox (John Malkovich), al que será encomendada la dirección de la iglesia católica. Malkovich es un actorazo y su personaje contrasta prácticamente en todo respecto al carismático Lenny Belardo interpretado por Jude Law.

Además de los mencionados Malkovic y Law, el resto del reparto están espectaculares, empezando por el Cardenal Voiello, al que a pesar de su naturaleza intrigante y conspirativa llegaremos a verle con nuevos ojos, o la inteligente Sofia Dubois. Y aunque diría que Javier Cámara tiene un papel menos importante que en la anterior serie, consigue sacar toda su calidad a partir de una interpretación minimalista.

El diseño de producción vuelve a ser espectacular, con unos sets que me engañan todo el rato y me hacen creer que esta serie realmente fue rodada en localizaciones reales del Vaticano. Además, la fotografía de Luca Bigazzi adquiere una cualidad artística bestial, consiguiendo que casi cualquier fotograma pudiera ser expuesto en una galería.  Con sus grandes espacios y sus cuidadas composiciones, visualmente esta serie es una pasada.

Sin embargo, no he podido disfrutar tanto de este The New Pope por dos motivos fundamentales. El primero es que aunque como comentaba antes como espectáculo televisivo está genial, me parece que hay tantas locuras en algunos de los giros que su historia me globalmente me pareció totalmente irreal lo que nos cuentan. Reflexionando sobre ello, me recuerda a mis sensaciones viendo House of Cards, en la que las dos primeras temporadas fueron espectaculares pero además todo transmitía una gran sensación de verosimilitud. A partir de la tercera temporada sin embargo, aunque siguió siendo muy entretenida, todo atisbo de verosimilitud saltó por los aires. Pues esta misma sensación es la que tuve viendo The New Pope, divertida pero con una locura detrás de otra. Además, esta sensación de espectáculo se vio acrecentada por un uso exagerado del sexo y los desnudos de los protagonistas que no me aportan nada narrativamente aparte de la propia belleza de estas imágenes.

El otro gran problema de The New Pope gira en torno a la falta de minutos de Jude Law. John Malkovich es un actorazo, pero Sir John Brannox sencillamente no está a la altura de Lenny Belardo, que está literalmente más de la mitad del tiempo sin aparecer. Y cuando lo hace, eclipsa a todo lo demás, dejándote con la sensación de que todo hubiera molado más con un mayor protagonismo (o minutos en pantalla) de Jude Law.

Está claro que Paolo Sorrentino pretendía ofrecer algo diferente construido a partir de lo anterior, pero las ideas presentadas y el desarrollo de algunas situaciones y personajes se me han quedado bastante por debajo de la anterior The Young Pope. Siendo eso sí una serie bellamente filmada y muy entretenida.

Comparto el trailer de esta serie:

The New Pope es una serie super entretenida que mantiene el tono y el carisma de anterior, pero que globalmente se me quedado un par de peldaños por debajo de The Young Pope.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Hap and Leonard temporada 3 (prime Video)

Aprovechando mi suscripción a Prime Video y debido a estos días de confinamiento he terminado de ver Hap and Leonard,al ser su tercera temporada de momento la última de las adaptaciones televisivas de las novelas de Joe R. Lansdale.

PUNTUACIÓN: 7/10

La tercera temporada adapta The Two-Bear Mambo, la segunda novela de la serie escrita por Joe R. Lansdale donde el dúo protagonista que da título a la serie busca localizar a la abogada de Leonard Florida Grange (Tiffany Mack) que desapareció en el pueblo de Grovetown dominado por el KKKlan, justo antes de la llegada a la zona de una gran tormenta.

Hap and Leonard, serie ambientada en el Sur rural de los años 80 creada por Nick Damici y Jim Mickle adaptando las novelas de Joe R. Lansdale. Esta tercera temporada se estrenó en marzo de 2018 y fue emitida por el canal Sundance TV, contando con guiones de Nick Damici y Jim Mickle, con colaboraciones de John Wirth, Ione Lloyd y Pam Veasey. Los seis episodios de esta tercera temporada fueron dirigidos por Jim Mickle, Abe Sylvia y Michael Katleman.

Hap Collins (interpretado por James Purefoy) es el típico perdedor de buen corazón al que la vida ha golpeado fuerte una y otra vez. Fue a la cárcel por negarse a ir a la guerra de Vietnam y malvive con trabajos esporádicos. Es tranquilo y callado, e intenta vivir con la conciencia tranquila.

Leonard Pine (Michael Kenneth Williams) es su opuesto, un gay de color ¡en el Texas de los 80!, que sí fue a luchar a Vietnam y tiene graves problemas para controlar su ira. Aunque son como el ying y el yang o el perro y el gato, harán lo que sea el uno por el otro.

El Sur profundo, racista y empobrecido, es el otro gran protagonista de esta serie, y su ambientación en los años 80 es perfecta para reflejar una realidad que sigue de máxima actualidad en el presente.

Esta tercera temporada comienza con unas estupendas gotas de humor gracias a unos diálogos estupendos que contrastan con el drama que se empieza a intuir, al conocer Hap que su amiga y antigua amante Florida Grange (Tiffany Mack), una dura abogada de color, ha desaparecido en el vecino pueblo de Grovetown dominado por el KKKlan. En estos primeros momentos se nota que la pareja protagonista se han convertido casi en miembros de nuestra familia, con una complicidad con la que conecté de principio a fin.

Pero el humor tiene las horas contadas, ya que el viaje a Grovetown va a ser tan complicado como se intuye, y descubriremos la horrible realidad del racismo cotidiano que miles de personas de color han sufrido y ¿siguen sufriendo? En el Sur Profundo. Como buena historia “noir” de perdedores, los buenos no siempre consiguen lo que buscaban y la traición y la pérdida son parte esencial de sus vidas. Los espectadores queremos que todo les vaya bien, pero en el fondo sabemos que la vida les va a golpear donde más les duele.

La amistad de Hap and Leonard va a ser puesta a prueba en esta temporada de la forma más dura posible, y esto supone un duro golpe para el espectador al tenerles casi como unos colegas de toda la vida. Su humanidad y sus fuertes valores morales, a pesar de ser unos don nadies, son sus mejores cualidades y lo que consigue que la serie triunfe.

Otro de los detalles que más me gusta de Hap and Leonard es que la serie va directa al grano, los seis episodios son los justos para adaptar correctamente la novela de Joe R. Lansdale sin alargar tramas innecesariamente. Lo cual hoy en día me parece un plus, teniendo en cuenta lo habitual que es ver series de 10 episodios (HBO o Prime) o 13 (Netflix) llenos de minutos de la basura que se siente como “paja” sin importancia para rellenar minutos.

Debo comentar sin embargo que ha sido el final justo lo más flojo de toda temporada. No me sorprende el recurso de hacer que dos sucesos aislados sin prácticamente conexión confluyan en un mismo momento en un mismo lugar, pero con lo bien construido que estuvo todo, los 15 últimos minutos me parecieron demasiado poco, demasiado rápido, para dar carpetazo a toda la historia. Además, que hay un giro final a la sorpresa del episodio (que no comento por los spoilers) me pareció un truco un poco tramposo y doloroso para los personakes. En todo caso, Hap and Leonard me parece una estupenda serie que merece ser descubierta, sobre todo si te gusta el género negro.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

Hap and Leonard ha sido una estupenda serie de perdedores que me ha ofrecido un buenísimo entretenimiento. No estará jamás en ninguna lista de “mejor serie del año” ni falta que le hace. Ya me gustaría que hubieran más series como esta, que personalmente conecta perfectamente con mis gustos personales.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Lo que hacemos en las sombras temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Lo que hacemos en las sombras estrenada en HBO y creada por Jemaine Clement ha sido aún más divertida que la primera, aún teniendo en cuenta que se ha perdido la sorpresa inicial. Una serie super recomendable que hoy quiero recomendar.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

What We Do in the Shadows (Lo que hacemos en las sombras) es una comedia con toques de terror planteada como falso documental en el que seguimos la vida de cuatro vampiros que viven en Staten Island (Nueva York) y su familiar Guillermo, el sirviente humano que se ocupa de sus necesidades mundanas.

La serie ha sido creada y producida, por Jemaine Clement, actor, escritor y productor de la película de 2014 realizada junto a Taika Waititi (Thor Ragnarok), que ellos mismos han adaptado con gran éxito para la televisión.

Los protagonistas son Nandor the Relentless (Kayvan Novak), un vampiro de más de 700 años que proviene del imperio Otomano y que se autodenomina líder del grupo. Junto a Nandor conoceremos a su familiar Guillermo (Harvey Guillen), su sirviente humano que lleva 10 años de servicio y que sueña con ser convertido en vampiro, cosa que no parece que vaya a suceder. Junto a ellos viven en la casa Nadja (Natasia Demetriou), una vampira rumana que convirtió en vampiro a Laszlo Cravensworth (Matt Berry), un antiguo noble inglés. Y además, también vive con ellos el Vampiro de Energía Colin Robinson (Mark Proksch).

La serie está planteada desde el costumbrismo para mostrar lo patética y fuera de su tiempo que son las vidas de Nandor, Nadja y Laszlo, creando momentos divertidísimos. En esa parte, la serie es genial pero mantiene la premisa inicial de la serie, por lo que se pierde en esta temporada el elemento sorpresa. Esto en el fondo da igual si las situaciones planteadas funcionan, y vaya si funcionan. El humor es super inteligente y funciona siempre.

Pero es que además, esta segunda temporada sirve para destacar a Guillermo, el verdadero all-star de la serie convertido además en un “Vampire-Killer” que da momentos increíbles. El otro gran protagonista de esta segunda temporada es Colin Robinson, el único vampiro de la casa que parece adaptado a la vida moderna y que tiene también varios gags alucinantes, como cuando se le muestra como un troll de Twitter que escribe barbaridades para ofender y poder alimentarse de ello.

Esto me lleva a que el humor de esta temporada dispara contra todo lo que se mueve, no solo los clichés del cine de vampiros. En estos 10 episodios  habrá tiempo de ver zombies, fantasmas, maldiciones, brujas e incluso un Teatro de los Vampiros, además de conocer en mayor profundidad la triste realidad de los familiares de los vampiros.

Otro elemento muy chulo es el de los cameos, teniendo en esta temporada a Halley Joel Osment (que siempre será el niño de El Sexto Sentido), o un genial Mark Hammil en el episodio On The Run que se ríe de las series clásicas en las que un desconocido llega a un pueblo cambiando las vidas de la gente. Además de que el propio Jemaine Clement e guarda también una aparición en el último episodio.

Si tengo que ponerle un pero a esta segunda temporada, de nuevo sería que estos 10 episodios de unos 20 minutos cada uno se me han hecho muy muy cortos. Aunque eso supongo que es bueno. Fundamental en la buena comedia, a decir verdad.

Además, su estreno en HBO a razón de 1 episodio semanal hizo que tuviéramos que esperar y no quemáramos la temporada en una sentada, lo cual también ayuda a que la hayamos disfrutado durante más tiempo. Aunque las ventajas del modelo Netflix también son importantes, parece que de esta manera el impacto de la serie se ha alargado durante más de dos meses. Y mola.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Lo que hacemos en las sombras es una comedia increíble que se ríe de todo lo que se pone a tiro y que ofrece un disfrute como hacía tiempo no disfrutaba. Un serie super recomendable que no te puedes perder, ojalá la tercera temporada ya confirmada sea 5an buena como ésta.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!