Archivo de la categoría: Comics

tebeos favoritos

Briggs Land, la nueva saga mafiosa no está en la HBO

Evolution Comics ha editado en España el nuevo comic de Brian Wood (Northlanders, DMZ, The Massive), realizado en colaboración con Mark Chatter y Lee Loughridge, y portadas de Tula Lotay. La serie editada en los USA por Dark Horse está pensada para crear una saga mafiosa que sirva de crítica a la actual situación socio-política de los Estados Unidos.

PUNTUACIÓN: 7/10

Brian Wood (1972, Essex Junction, Vermont) es un prolífico escritor e ilustrador que ha desarrollado la gran parte de su trabajo en el ámbito independiente. Ha trabajado en series como Conan y Star Wars para Dark Horse y en X-Men o un arco de Moon Knight para Marvel. Su obra de creación propia se caracteriza por un marcado tono social y político, en editoriales como Dark Horse, Oni Press, Image o en el sello Vertigo de DC Comics. Wood tiene una larga trayectoria combinando una interesante construcción de mundos con historias socialmente responsables que sirven de comentario de asuntos de la actualidad, con personajes reales de gran diversidad.

Algunas de sus obras más conocidas son DMZ, una distopía contada a los largo de 72 números en la que la isla de Manhattan se ha convertido en una Zona DesMilitarizada tras la segunda Guerra Civil Americana, Northlanders, serie que contó durante 50 números diversas historias ambientadas en el mundo de los vikingos, y The Massive, distopía en la que el mundo ha sufrido un desastre medioambiental y un grupo de defensores del medio ambiente deben plantearse que sentido tiene seguir siéndolo si el mundo parece estar condenado.

Además, en su faceta como ilustrador realizó las portadas de su serie DMZ o de Global Frequency de Warren Ellis.

En palabras del propio Wood, Briggs Land supone la evolución lógica dentro de sus cómics sociopolíticos que comenzó con Channel Zero, DMZ, The Massive y Rebels. Briggs Land es la historia del movimiento antigubernamental más grande y secreto de la nación. Unos cien kilómetros cuadrados de terreno rural, fundado y administrado por la familia Briggs, cuyas ideologías políticas han sido lentamente corrompidas a lo largo de los años y ahora abrazan plenamente el uso de armas, contrabando de drogas, lavado de dinero e ideas supremacistas. Para entender su ambición con este proyecto, lo plantea como un drama familiar mezcla de Los Sopranos ambientado en la cultura de la milicia.

Pero también es la historia de una madre que ve como su familia se está desmoronando y hará lo que sea para evitarlo. Y sobre cómo los derechos individuales de la gente común están a merced de los intereses corporativos, la corrupción política y la codicia del ser humano, unido a una crónica de extremismo religioso post-11S, con lobos solitarios, crímenes de odio y trastorno de estrés postraumático. También quiere tratar sobre la belleza de la naturaleza, la preservación de la vida vivida fuera del ajetreo y el bullicio de la sociedad dominante, y el equilibrio de la naturaleza y la sociedad y nuestro papel en la preservación de ese equilibrio. Y, por supuesto, trata de armas. Y de América. Y como ambos elementos son lo mismo y están irremediablemente unidos.

Y por si fuera poco, nada más estrenarse la serie se hizo público que la cadena de televisión por cable AMC (The Walking Dead o Preacher, entre otras) se había hecho con los derechos, y el propio Wood tenía un puesto de productor para realizar la adaptación, que de momento no tiene fecha de estreno, al menos que yo sepa.

El primer tomo de Briggs Land me ha gustado pero también me ha parecido un poco lento, y eso que la he leído esta serie en tomo y no a ritmo mensual. Supongo que la inyección económica que le ha proporcionado a Wood la cadena AMC hace que pueda contar su historia al ritmo que más le interese, sin preocuparse de las ventas de grapas.

En este primer ha servido básicamente para establecer el tablero de juego y conocer unos pocos detalles de los integrantes de la familia Briggs y su conflicto, empezando por el patriarca Jim Briggs encarcelado en una prisión federal, su rebelde esposa Grace y sus disfuncionales hijos. Y aunque también conoceremos a los agentes del FBI encargados del caso, lo cierto es que queda claro que los mayores conflictos vendrán de dentro del propio movimiento separatista.

Quizá el único problema que le veo a este primer tomo, y en general a muchas series de televisión actuales, es que a pesar de que se intuye que puede ser una buena historia, el “piloto” no engancha y parece que va a exigirnos a los lectores paciencia y aguantar varios arcos flojos para que la serie arranque de verdad. Y eso, dada la amplísima oferta existente en la actualidad, podría provocar su caída a medio plazo. Aunque por otro lado, las historias de Wood son casi un género en si mismo, y entiendo que los lectores fans de este escritor tienen claro lo que van a encontrar.

Comparto a continuación las primeras páginas de esta serie para que veais el estilo del dibujante Mack Chater, perfectamente compenetrado con el estupendo colorista Lee Loughridge. Creo que este equipo artístico es perfecto para el tono realista y sucio de la historia.

El inicio de Briggs Land ha sido pausado pero interesante. Un tebeo que promete una historia firmemente anclada en la realidad actual y que sirva de espejo a muchos de los males que azotan a la sociedad americana. Con todo, habrá que ver si el segundo tomo confirma las buenas sensaciones que me ha dado esta serie y hace que la trama avance un poco más que este arranque de colección.

PUNTUACIÓN: 7/10

Harrow County Vol. 2 Doble Narración

He tardado en comprar el segundo tomo de Harrow County, el comic de terror de Cullen Bunn y Tyler Crook editado en España por Norma Editorial. Pero ahora que por fin lo hice, fue como volver al pueblo en verano y ponerme al día con los viejos amigos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Emmy tiene una fuerte conexión con los habitantes de Harrow County, y ahora que conoce su extraño pasado, está decidida a corregir todos los problemas que ha provocado. Pero la inesperada llegada de su hermana Kammi, que no sabía que existía, alterará radicalmente la que creía que iba a ser su nueva vida…

 

Este segundo tomo empieza justo donde terminó el anterior, con el cliffhanger de conocer que Emmy tenía una hermana de aparentemente vivía rodeada de lujo en la gran ciudad.

Lo mejor del tebeo es sin duda el sobresaliente apartado artístico a cargo de Tyler Crook. Sus páginas son atmosféricas y elegantes, y su construcción de los seres sobrenaturales consiguen trasmitir malrollismo una y otra vez, incluso aunque sepamos que muchos de estos seres no son inherentemente malos, sino que están atados a la mente que los controla.

Por su lado, Cullen Bunn vuelve a realizar un más que correcto guión que permite el lucimiento de su compañero de fatigas. En este segundo tomo conoceremos más sobre las consecuencias de los sucesos que vimos en el primer tomo, y la relación de Emmy con su familia, vecinos y habitantes sobrenaturales.

Además, otra cosa para mi muy positiva es que este tomo nos cuenta una historia completa con principio y final. En esta época en la que parece que el estilo de Bendis de no contar casi nada en un tebeo y que sus tramas se larguen sin fin (o que sientas que tras 8 números casi no nos ha contado nada), está genial ver la resolución de la historia en el mismo tomo.

De hecho, el tercer tomo de Harrow County ya está disponible, así que no tardaré en comprarlo, ya que este condado americano me tiene enganchado.

Harrow County es una interesante serie de terror en la que la ambientación y los seres que pueblan este mundo son casi más interesantes que la propia protagonista. Una buena historia extraordinariamente dibujada, cuya lectura te recomiendo para este verano.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Moon Knight – Encarnaciones

Panini ha publicado el segundo tomo de la etapa de Jeff Lemire al cargo de Moon Knight (Caballero Luna), en la que seguimos conociendo más detalles de su enfermedad mental y sus diferentes personalidades.

Este tomo contiene los números 6 al 9 de la actual serie (el Volumen 8!), y el 2º número de la serie original, publicado en 1980, obra de Doug Moench y Bill Sienkiewicz. En él, ¡conoceremos a todos los hombres que viven dentro de la cabeza del Caballero Luna!  Steven Grant ha despertado en Nueva York listo para producir el siguiente éxito de taquilla de Marvel, mientras Jake Lockley conduce su taxi por las calles de la ciudad. Pero ¡espera! El Capitán Marc Spector se enfrenta en la luna a una invasión de hombres-lobo que se han apoderado del planeta… ¿Qué está pasando? ¿Se ha vuelto definitivamente loco o está ocurriendo todo esto de verdad? Y la pregunta principal… ¿Donde está el verdadero Marc Spector? Aunque, ¿acaso existe esa persona?

Para este arco, Jeff Lemire está acompañado por varios artistas que narran los arcos de cada personaje, de manera que cada aventura tiene una personalidad diferenciada. Wilfredo Torres (Jupiter´s Circle) se encarga de Steven Grant el productor, Francesco Francavilla (The Black Beetle, Afterlife with Archie) del taxista Jake Lockley, mientras que James Stokoe (Orcstain, Alien: Dead orbit) nos traslada a la Luna. Y Lemire guarda para Greg Smallwood, el dibujante del anterior arco, unas pocas pero fundamentales páginas que marcarán el desarrollo de la historia que veremos en el próximo tomo.

¿Lo mejor del tebeo? El salto de personajes trasmite perfectamente la sensación de vértigo por la situación de Marc Spector, de forma que no sabemos qué es real y que es parte de su mente perturbada. Además, la historia fluye y se lee en un instante, y resulta realmente entretenida.

Mola también disfrutar de cuatro artistas tan diferentes como Wilfredo Torres, Francesco Francavilla, James Stokoe y Greg Smallwood. El feeling de cada uno es totalmente diferente, y realizan composiciones de páginas interesantes que mantienen el interés durante todo el relato.

Incluso hay varias páginas en que varios dibujantes comparten páginas, como veremos a continuación, lo que acrecienta la sensación de locura del protagonista. Globalmente, el cambio constante de artista podía haber provocado una sensación de caos chungo, pero no es el caso, y al menos en el apartado artístico, este volumen aprueba con nota.

¿Lo peor?

Hay dos cosas que me han molestado de este volumen. La primera es la inclusión en este volumen del segundo número de la serie original publicada en 1980,  obra de Doug Moench y Bill Sienkiewicz. La excusa es que en el arco de Jake Lockley dibujado por Francavilla aparecen personajes que se presentaron en ese número, lo que serviría para comprobar las dotes de archivo de Lemire. Sin embargo, la sensación que me queda es que a Panini los 4 números de esta historia eran pocos para un tomo de su colección 100%, por lo que optaron por colocar este número de relleno que ayudara a justificar el precio que pagamos. Sacacuartos total con poca o ninguna justificación.

La segunda cosa que empieza a gustarme cada vez menos es el propio guión de Lemire. La locura de Marc Spector está bien trasmitida, eso no lo dudo. Pero empiezo a darme cuenta que Lemire utilizar el mismo “truco” narrativo una y otra vez, por lo que la sensación de “esto ya lo he visto” estuvo presente en toda la lectura.

Lemire suele contar varias historias simultáneamente, alternándolas. Esto ya se lo leí en Green Arrow, en la que nos contaba el origen secreto de Oliver Queen en la isla y como estas revelaciones afectaban su situación en el presente. En esta serie, ambas líneas narrativas eran fundamentales para entender al personaje y la historia globalmente era fluida y se sentía importante para su evolución.

Tras su desembarco en Marvel, ha continuando usando este estilo narrativo en series como Hawkeye y Old Man Logan. Y en estas series ya no vemos dos argumentos con el mismo peso e importancia narrativa, sino una historia principal y una secundaria que es casi relleno. Esto lo sufrí en Hawkeye, con una historia en un futuro que no va a producirse, y en Old Man Logan con unas historias en Los Baldíos sin demasiado interés.

En Moon Knight, Lemire lleva esta dispersión narrativa a su máxima expresión, contando tres líneas narrativas paralelas a la vez. Aunque la historia es entretenida, dado que sabemos que ningún arco es real, no consigue que nada de lo que cuenta con estos tres personajes tenga la más mínima fuerza dramática. Y al final, estos números quedan casi como relleno mientras esperamos que termine la historia. Aunque es un relleno muy bien dibujado.

Hace unos días comentaba en mi reseña de American Gods que Neil Gaiman escribe el mismo tipo de historia una y otra vez. Pero como solo leo una obra suya cada al año, o cada más tiempo, la sensación final es siempre positiva. Obviamente, Lemire no es Gaiman, en este aspecto, el escritor canadiense sale siempre perdiendo.

En todo caso, esta sensación la tengo porque he leído muchas obras de Lemire en los últimos meses. Para un lector que empiece a leer esta serie sin haber leído antes a este autor creo que la historia le resultará original y entretenida.

Moon Knight avanza hacia el final de la historia planteada por Jeff Lemire a buen ritmo, y confío que al final podamos decir que esta etapa se cierra de la mejor manera. Un tebeo especialmente recomendado para todos aquellos que buscan leer historias que se salgan de lo habitual en el género superheróico.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

The Fix Vol.1, de Nick Spencer y Steve Lieber

Nick Spencer está en boca de todos con su historia del Capitán América agente de Hydra, que va a culminar en Secret Empire, el próximo evento de Marvel. Pero a pesar de todo este trabajo, ha tenido tiempo de publicar su nueva serie “The Fix” en el sello Image, realizada en colaboración con el dibujante Steve Lieber y con colores de Ryan Hill, que os quiero recomendar esta semana.

La colaboración de Nick Spencer y Steve Lieber saltó a la fama con su entretenida serie de Marvel “Superior Foes of Spiderman”, serie centrada en algunos supervillanos del trepamuros que eran caracterizados como unos autenticos perdedores. Esta serie consiguió una alabanza unánime por parte de la crítica especializada, pero eso no evito su cancelación por bajas ventas en su número 17. Sin embargo, el buen feeling, la amistad entre ambos y su afinidad a las historias noir centradas en perdedores hicieron posible esta nueva serie.

Según los autores, The Fix va sobre “policías corruptos, mafiosos que planean golpes y políticos que dirigen el cotarro; y sobre el juguete sexual que puede provocar su caída. Ah, y el héroes es un perro policía de la unidad antidroga llamado Pretzels. Malvados haciendo cosas malas a gente mala,  en una nueva serie frenética, escandalosa, a veces desagradable. ¡Si te gustan los cómics clásicos de temática noir como CRIMINAL y 100 Bullets nos disculpamos por adelantado por decepcionarte!”

Ya veis que ya el propio argumento indica que estamos ante una historia de género negro en la que el humor tiene un papel muy importante. Y sobre todo porque los propios antihéroes de la historia son unos autenticos pringados que no hacen más que cagarla.

Lo mejor de la historia de Spencer es que es totalmente inesperada y original. Hay varios giros super buenos, empezando en el propio inicio de la serie que es mejor que no conozcas, y los personajes y sus peripecias son divertidos y sorprendentes.

El apartado artístico a cargo de Steve Lieber al dibujo y Ryan Hill en los colores es super adecuado para el tono realista con un toque de humor de la historia. Las páginas fluyen perfectamente y la lectura es rápida y satisfactoria.

Comparto las primeras páginas de esta serie para que puedas juzgar tu mismo.

Este primer tomo recopila los cuatro primeros números de The Fix, y ha sido muy entretenido pero me ha sabido a poco, la verdad. Sin embargo, me han ganado como lector y tengo muchísimas ganas de conocer como continúa la historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

Deadly Class Vol. 5 – Comienza un nuevo curso

Después de largos meses de espera pude disfrutar del quinto volumen de Deadly Class, obra de los habituales Rick Remender al guión, Wes Craig al dibujo, con colores de Jordan Boyd. Y la espera ha merecido la pena ya que estamos ante uno de los mejores tomos hasta la fecha.

Estamos en 1988 y los estudiantes que sobrevivieron a la sangrienta graduación del curso anterior comienzan las clases en la escuela de asesinos. Y junto a los estudiantes veteranos encontramos a una nueva hornada de estudiantes que tendrán que ponerse al día si quieren llegar con vida al final de la semana. Este tomo reúne los números 22 a 26 de la serie regular.

Rick Remender es uno de mis autores favoritos desde que le conocí con Fear Agent y su excelente etapa en X-Force en Marvel. De su obra de creación propia en Image actual, he conectado mucho más con la premisa de ciencia ficción de Black Science que con este Deadly Class. Aunque ambas series están excelentemente dibujadas, la necesidad de ambientarla en los años 80 para sacarse alguno de sus demonios de juventud no acababa de encajarme, igual que siempre he preferido el rock al punk ochentero tan presente en esta obra, literalmente y en la actitud de sus protagonistas.

El anterior tomo elevó tanto las apuestas para los protagonistas que no todos pudieron sobrevivir. Y ha sido en este tomo en el que por primera vez he conectado al 100% con la serie. Por fin todo hizo click. Además, la lectura en tomo respecto al ritmo mensual me ha permitido disfrutar del ritmo narrativo que Remender confiere a la historia, y como va construyendo la tensión hasta que finalmente todo vuelve a explotar en los números finales.

En el apartado artístico, Wes Craig sigue demostrando su habilidad narrativa en las excelentes coreografías de acción. Pero en este tomo tiene también la oportunidad de construir la personalidad de los nuevos alumnos, consiguiendo otro buen grupo de personajes que prometen muchas tardes de gloria. Si sobreviven, claro…

La colaboración con el colorista Jordan Boyd es excelente, y mantienen el nivel gráfico a un nivel de 10. Comparto las primeras páginas de este tomo que marcan perfectamente el tono de lo que vamos a ver en este último volumen:

Después del enorme cliffhanger con el que terminó el anterior tomo, este nuevo volumen no decepciona y consigue que disfrutemos de unos increíbles momentazos que me han dejado unas enormes ganas de seguir leyendo esta serie, que se mantiene como una de las series con más carisma del panorama americano. Una serie totalmente recomendable.

PUNTUACIÓN: 8.5/10