Crítica de Titanes temporada 2 (Netflix)

Netflix ha estrenado este mes de enero la segunda temporada de Titanes, serie basada en los personajes de DC Comics, una temporada horrible que echa por tierra su notable primera parte.

PUNTUACIÓN: 4/10

La llegada a la Tierra de Trigon, el padre de Rachel (Raven), amenaza con destruir a la humanidad. Será necesaria la unión de los Titanes del pasado Dick Grayson, Donna Troy, Hawk & Dove y del presente Gar Logan (Beast Boy) y Kory (Starfire), así como del nuevo Robin Jason Todd para intentar detener esta amenaza. Y si sobreviven, el mercenario asesino a sueldo Deathstroke les espera para recordarles sus pecados del pasado.

Creada por Greg Berlanti, Akiva Goldsman y Geoff Johns, Titanes está basada en los famosos personajes de comic de DC Comics, que disfrutaron de una edad de oro en los años 80 gracias a la recordada etapa de Marv Wolfman y George Perez. En 2003 la serie tuvo una nueva vida gracias a la excelente etapa de Geoff Johns y Mike McKone, lo que demuestra que Johns era la persona perfecta para transmitir la esencia del grupo a la pequeña pantalla. A estos tres showrunners se les unen como productores ejecutivos para esta segunda temporada Sarah Schechter, Greg Walker y John Fawcett.

El reparto de Tinas está formado por Brenton Thwaites como Dick Grayson / Robin / Nightwing, Anna Diop como Koriand’r / Kory Anders, Teagan Croft como Rachel Roth. Ryan Potter como Gar Logan. Curran Walters como Jason Todd / Robin, Conor Leslie como Donna Troy / Wonder Girl, Minka Kelly como Dawn Granger / Dove y Alan Ritchson como Hank Hall / Hawk. En esta segunda temporada tenemos las nuevas incorporaciones Esai Morales como Slade Wilson / Deathstroke, Chelsea Zhang como Rose Wilson (hije de Slade) y Joshua Orpin como Sujeto 13 / Conner Kent.

Para esta segunda temporada, además del episodio inicial, tenemos de guionistas de los otros doce capítulos a Richard Hatem, Tom Pabst, Jamie Gorenberg, Bianca Sams, Bryan Edward Hill, Kate McCarthy, Jeffrey David Thomas, Jamie Gorenberg y Greg Walker. Diez escritores para doce episodios, casi uno diferente por capítulo.

A pesar de mis dudas iniciales, la primera temporada de Titanes me gustó mucho y fue una de las mejores series basadas en personajes de comic estrenada el 2019. Y eso aún a pesar de un final de temporada anticlimático provocado porque el último episodio que debía cerrar la serie fue retrasado para poder mejorar los efectos especiales de Trigon, dejando el season-ending completamente colgado. Por tanto el primer episodio de esta segunda temporada es realmente el último de la primera que da cierre (de momento) a la historia de Trigon, además de presentar el nuevo status-quo para los personajes en San Francisco. Como último episodio de temporada, este 2×01 escrito por los showrunners Akiva Goldsman, Geoff Johns y Greg Walker funciona de maravilla. Como primer episodio de una temporada… no tanto.

Y es que no voy a perder tiempo: Esta segunda temporada tiene un guión de vergüenza ajena. De hecho, me ha parecido tan mala que te recomiendo que si viste la primera temporada y te gustó, que veas sólo este primer episodio que da cierre al arco y no sigas.

La primera temporada tuvo un guión orgánico que fue presentando poco a poco a cada personaje y justificaba su unión, creando situaciones lógicas que molaban y que llevaban a otras situaciones interesantes. Las relaciones eran naturales y su evolución era gradual, con sorpresas mayúsculas como Hawk & Dove cuyos personajes me parecieron más interesantes y complejos que sus contrapartidas comiqueras.

Todo eso se va al traste en esta temporada. Los personajes repiten diálogos expositivos redundantes y se ven inmersos en situaciones que no son interesantes y, lo que es peor, absurdas cuando piensas en ellas. En este sentido, Hawk & Dove son ilustrativos de los problemas de esta temporada, pasando de ser de lo mejor de la temporada a literalmente unos figurantes que están allí sin nada interesante que hacer o decir la mayor parte del tiempo.

La temporada gira sobre el enfrentamiento contra Deathstroke, que fue el causante de la separación de la primera alineación de los Titanes cinco años antes. Los motivos que provocaron dicha separación y su influencia en el presente son el hilo conductor de la temporada, junto a la persecución que Cadmus (empresa de investigación científica propiedad de Lex Luthor) organiza para recuperar al fugado Conner (Superboy) al final de la primera temporada.

Lo malo es que ambas historias son ridículas hasta decir basta, con especial énfasis en las acciones situadas en el pasado. Es un guión absurdo en el que todo vale que genera sorpresas vacías que no se sostienen si se analizan un segundo.

A CONTINUACIÓN, SPOILERS:

Los Titanes Robin, Wonder Girl, Hawk y Dove se separaron cinco años atrás, algo terrible pasó que provocó que incluso 5 años después estos los héroes no se sintieran bien cuando tuvieron que volver a reunirse. ¿Qué fue tan terrible para separar al grupo?

En esta segunda temporada conoceremos brevemente a Garth / Aqualad (interpretado por Drew Van Acker ) miembro de los Titanes y sobrino de Aquaman, y a Jericho Wilson (interpretado por Chella Man), hijo de Slade con poderes de posesión a otras personas cuando hace contacto visual con ellos.

El giro dramático viene provocado porque Deathstroke mata a Aqualad en el mismo episodio en que es presentado. Ante la imposibilidad de encontrarle y llevarle ante la justicia, Dick Grayson se hace amigo de Jericho con la esperanza de que les conduzca hasta su padre.  Tras matar Deathstroke a varias amazonas amigas de Donna y dejarla malherida y derrotada, Deathstroke mata accidentalmente a Jericho cuando este se interpone entre él y Dick, que fue solo a enfrentarse a Slade.

Así que, cinco años antes Deathstroke mató a Aqualad, un miembro fundador de los Titanes, a Jericho un adolescente que se hizo amigo de ellos y quería usar sus poderes para el bien, además de a las amazonas familia de Donna, a la que deja malherida. ¿Cual fue la reacción de los Titanes? Obviamente, aumentarían sus esfuerzos para detener a Deathtroke para detener este reguero de muertos, ¿no?

Pues no, en un giro increíblemente estúpido, los Titanes SE SEPARAN culpando a Dick de la muerte de Jericho!!! Dejando libre a Slade para que continúe matando con total impunidad. Con amigos como estos, no quiero pensar cómo trataran a sus enemigos. Y como Dick se sigue sintiendo culpable cinco años más tarde, agrede a unos policías para ser enviado a prisión, porque cree que merece estar entre rejas para pagar por este pecado, a pesar que ¡fue Deathstroke quien mató a Jericho!!! Buff!! Estoy escribiendo esto y me pongo malo pensando en lo estúpido y sin sentido que es todo. Y ni siquiera entré a comentar nada de Cadmus, otra historia increíblemente tonta.

Los villanos Deathstoke, el Doctor Luz y la doctora Mercy Graves de Cadmus sinceramente no están a la altura. El traje de Deathstroke es feo, aunque no tanto como el horroroso Doctor Luz, pero lo peor es la interpretación de Esai Morales como Slade Wilson, muy floja y sin intensidad dramática ninguna. Como villano, Deathstroke en los comics es uno de los principales “bad-ass” de DC Comics, un villano realmente aterrador que es el prototipo de humano mejorado perfecto. En la serie, nunca da sensación de peligro o amenaza imponente.

Si los villanos y el guión son malos, encima las coreografías de acción son también super flojas, como si tuvieran menos presupuesto o tiempo para rodarlas, o les diera igual que estas escenas lucieran peor que en la anterior temporada. Todas son peleas genéricas en las que todos los héroes luchan igual y hacen giros molones ante la cámara que no tienen demasiado sentido.

No se me ocurren cosas buenas que comentar, incluso la sorpresa de conocer el nuevo traje de Nightwing me resbala ya que aparte que no es todo lo chulo que podría ser, el viaje interior de Dick para llegar a esta nueva identidad es de lo más ridículo de toda la temporada. Al igual que la aparición por fin de Bruce Wayne / Batman, que queda super intrascendente durante todos los episodios.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

La segunda temporada de Titanes ha sido una tremenda decepción que hace que seguro no vea la tercera temporada. Una serie que ha bajado tantísimo el nivel que parece mentira que sea la misma serie.

PUNTUACIÓN: 4/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de Normal, de Warren Ellis

Warren Ellis es uno de los guionistas de comics más conocidos del ámbito mainstream. Guionista de obra como The Authority o Planetary, también ha publicado varias novelas como Gun Machine o Normal, obra que que acabo de leer y sobre la que escribo mis impresiones.

PUNTUACIÓN: 5/10

Normal es un centro para el tratamiento de trastornos psíquicos de científicos, economistas, estrategas mentales… Todos tienen en común el haberse dedicado a analizar qué pasará en el futuro. Bajo una estricta vigilancia y sometidos a una medicación intensa, están divididos en dos grupos que no se comunican entre sí: el de los que se dedican a la “previsión estratégica”, que dependen de instituciones sin ánimo de lucro y que buscan cómo evitar los desastres que se avecinan (cambio climático, guerras devastadoras, rapaces gobiernos disfuncionales…); y los de “predicción estratégica”, a sueldo de empresas y “think tanks” de seguridad, que dan por hecho tales desastres y buscan métodos para sobrevivir a los mismos.

Adam Dearden, un especialista en “previsión estratégica”, tras sufrir una crisis nerviosa, es internado en Normal. Llega bajo los efectos de unas sustancias que le mantienen en un estado de total desconcierto. Incluso es incapaz de moverse y relacionarse normalmente con el personal y el resto de pacientes. La misteriosa desaparición de un interno, cuya cama ha quedado llena de insectos, le inquieta y le empuja a averiguar qué ha pasado. Le ayudan un grupo de internos, aunque sus opiniones son un tanto extravagantes ya que han “mirado demasiado al abismo”. Lo que descubra tendrá que ver con nuestra manera de ver el futuro. ¿Y el pasado? ¿Y el presente?

“Normal” es una ingeniosa novela de humor negro, una sátira disparatada e inteligente a través de la cual Warren Ellis hace una peculiar y lúcida crítica de la economía, la política, el medio ambiente y los controles por medio de las nuevas tecnologías a los que estamos sometidos en la actualidad. Un relato delirante, un provocativo techno-thriller que sin duda, y por mucho que se apoye en las ideas de unos personajes que pasan por dementes, hará al lector plantearse unas cuantas inquietantes preguntas sobre nuestra vida cotidiana.

Warren Ellis es uno de los escritores más conocidos en el mundo del comic mainstream americano, con una amplísima obra en Marvel, DC Comics y en proyectos de creación propia, habiendo creado comicazos super icónicos como Authority, Planetary o Transmetropolitan. Ellis es un profesional que tiene las ideas muy claras, y entiende la necesidad de publicar comics que le den notoriedad como su The Batman´s Grave con Brian Hitch, que le permitan financiar y publicitar obras más personales como Trees o Injection en Image Comics.

Fuera del comic, ha escrito entre otros los guiones de Castlevania para Netflix, serie de animación que adapta el famoso videojuego en la que también tiene funciones de productor,y ha escrito varias novelas y ensayos, como la divertida Gun Machine que leí hace unos años.

Normal es la segunda novela que leo de Ellis… y me ha parecido super chorra y anecdótica. La historia de Adam Dearden, un analista que ha sufrido un colapso nervioso y es trasladado a una institución especializada en personas con problemas mentales similares, le sirve de excusa para contarnos una sucesión de mitos del mundo de las conspiraciones y de la construcción social de nuestra sociedad, que tienen una conexión bastante endeble.

Adam va conociendo a diferentes enfermos que le van contando los motivos de su recaída, como la planificadora urbanística que entiende que el colapso de las ciudades es inevitable y con ello la sociedad moderna. La institución de rige por una clasificación de los internos en dos grupos, “previsión estratégica” por un lado y “predicción estratégica” por otro. Una distinción que implica diferentes privilegios para unas personas cuya función es exactamente la misma, lo que es una interesante crítica a nuestra sociedad que crea clasificaciones completamente arbitrarias y absurdas.

Sin embargo, el problema de Normal es que no hay un climax, las diferentes anécdotas se van entrelazando hasta que de repente la historia termina sin más. La escritura de Ellis utiliza unas descripciones divertidas y su ritmo consigue engancharte, de forma que dado que la novela tiene tan solo 150 páginas (más que una novela, me ha parecido un chupito), se lee en un suspiro. Pero globalmente me ha parecido un contenedor de elementos a los que le ha faltado un nexo de unión más potente e interesante.

PUNTUACIÓN: 5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de JoJo Rabbit, de Taika Waititi

JoJo Rabbit de Taika Waititi es para mi la mejor película estrenada en lo que llevamos de 2020. Teniendo en cuenta el excelente mes de enero cinematográfico que estamos disfrutando, podéis imaginar lo mucho que me ha gustado esta comedia satírica que se ríe del nazismo.

PUNTUACIÓN: 9/10

Jojo “Rabbit” Betzler (Roman Griffin Davis) es un joven y solitario niño alemán perteneciente a las Juventudes Hitlerianas que ve su mundo puesto patas arriba cuando descubre que su joven madre Rosie (Scarlett Johansson) esconde en su ático a un niña judía (Thomasin McKenzie). Con la única ayuda de su mejor amigo imaginario Adolf Hitler (Waititi), Jojo deberá enfrentarse a su ciego nacionalismo.

¿Quién no querría ver una comedia ambientada en la Segunda Guerra Mundial que se ríe del nazismo? Tras el mega éxito que supuso Thor Ragnarok de Marvel Studios, su director Taika Waititi ha aprovechado este éxito de crítica y público para sacar adelante una comedia que escribe y dirige basada en la novela de Christine Leunens que es además un excelente alegato antimilitarista.

El casting me parece un acierto total. Scarlett Johansson y Sam Rockwell se salen como siempre y transmiten todo su carisma en pantalla. Además, Waititi tiene muchas narices al mostrar a un nazi “malo” capaz de realizar también buenos actos. El niño Roman Griffin Davis es además el gran descubrimiento de la película y consigue divertirnos y emocionarnos a partes iguales. Junto a él, Thomasin McKenzie como la adolescente Elsa también está genial y comparten una química excelente. Junto a ellos Taika Waititi y Rebel Wilson ofrecen los mejores momentos cómicos de la película.

JoJo Rabbit cuenta con música de Michael Giacchino (Rogue One, Los Increibles 1 y 2, Star Trek, Spiderman Homecoming) y fotografía de Mihai Malaimare Jr. (The Master, Caminando entre las tumbas, Tetro). La película cuenta con un excelente diseño de producción que nos traslada a la Alemania de 1945, de forma que sus 110 minutos pasaron en un suspiro.

Decía al principio que JoJo Rabbit me parece de momento la mejor película del año. El hecho que sea una comedia es para mi un plus, sobre todo al tener que aguantar a tanta gente que opina por redes sociales en los últimos tiempos que el único cine “de verdad” es el drama. El gran acierto de Waititi es la forma que consigue equilibrar la comedia satírica con momentos super dramáticos que me sorprendieron y me impactaron. Aunque es una película para todos los públicos, me parece sorprendente la forma que tiene de tratar determinados temas relacionados con la 2ª Guerra Mundial, el nazismo y la idealización que los niños tienen de la guerra.

Frente a los ofendidos que opinan que debe haber límites para el humor y hay temas prohibidos sobre los que no se debe bromear, esta comedia es un divertido y necesario chorro de aire fresco a costa del nazismo y me ha flipado.

Comentaba en mi crítica de 1917 que aunque técnicamente me pareció brutal, Sam Mendes no consiguió que conectara emocionalmente con la película. No es el caso con JoJo, Waititi nos presenta desde el minuto uno a un crío que es todo corazón a pesar de tener lavado el cerebro por los nazis y repite las ideas horribles que le cuentan los mayores, aunque el excelente guión hace que todo sea expresado de forma irónicamente divertida.

Quizá por tener un hijo de 11 años que actualmente está en plena fase pre-adolescente super militar, más allá de la excelente crítica al nazismo, me ha impactado la forma en que JoJo ve cómo su versión idealizada del nazismo y de la guerra realizada por soldados heroicos se da de bruces con la dolorosa realidad, en la que ancianos, mujeres o niños mueren a causa de la violencia de la guerra, que no distingue entre “buenos” y “malos”.

JoJo Rabbit confirma que Taika Waitit es un director con una visión cinematográfica muy interesante que aunque se siente muy a gusto con la comedia sabe contar transmitir de forma genial temas adultos mucho mejor que algunos autoproclamados “autores serios”. Si un autor es alguien que cuenta historias desde un punto de vista único y original, para mi Waititi lo es sin duda. Y hace comedias.

No se me ocurre nada malo que decir de esta comedia, tan sólo indicar que aunque contaba que me iba a gustar (mucho), no imaginé que me fuera a gustar tanto como lo ha hecho. Y teniendo en cuenta la cantidad de veces que una película me ha decepcionado en parte quizá por un hype excesivo por mi parte, me alegra que esto no haya pasado con JoJo Rabbit.

Comparto el trailer de la película:

JoJo Rabbit me ha parecido una película deliciosa y un Must-See para todas las familias, en especial con niños adolescentes.

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Potencias de X 5 de Jonathan Hickman, R.B. Silva y Marte Gracia

Potencias de X de Jonathan Hickman, R.B. Silva y Marte Gracia nos ofrece en este quinto número el making-of de los sucesos que estamos viendo en el presente de Dinastía de X, además de continuar la historia del futuro de la raza mutante.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Charles Xavier nos mostró en Dinastía de X un nuevo uso para Cerebro que consiguió que nuestra cabeza quedara on-fire. En este número de Potencias de X conoceremos cómo puso en marcha esta evolución además de ofrecer nuevos detalles de la nueva sociedad mutante de Krakoa. Mientras, en el futuro de dentro de 1.000 de años, la llegada de la Falange puede marcar el final de la vida en el planeta Tierra.

Aunque Dinastía de X y Potencias de X forman parte misma historia-río creada por Jonathan Hickman para revitalizar la franquicia mutante de Marvel Comics, realmente la serie principal podriamos decir que es Dinastía ambientada en el presente, mientras que Potencias está sirviendo para ampliar la información sobre este nuevo mundo y centrar su mirada en los posibles futuros de los mutantes.

Y lo cierto es que el futuro de dentro de 1000 años es la parte de la historia más floja de todo lo que nos está contando Hickman hasta ahora. No dudo que el final previsto para el próximo número será satisfactorio, pero de momento no he conectado con esta parte como sí lo hice con el futuro de dentro de 100 años protagonizado por Nimrod y los mutantes rebeldes, arco que diría que quedó cerrado tras la revelación del papel de Moira McTagger y su influencia en el presente.

R.B. Silva realiza un buen trabajo sin ser igual de brillante que Larraz, y en este número sus expresiones faciales, en especial las de Charles Xavier, rozan lo cartoon. Silva y el colorista Marte Gracias realmente hacen un buen trabajo, quizá el problema es que lo que pasa en este número no es tan interesante como en Dinastía.

A falta de un solo número, para terminar el reinicio de los X-Men, diría que su futuro no puede ser más brillante y carismático. Sin duda, hay una nueva esperanza para los mutantes de Marvel, y tengo muchas ganas de leerlo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Dinastía de X 5 de Jonathan Hickman, Pepe Larraz y Marte Gracia

Tras los dramáticos sucesos del número anterior, Dinastía de X 5 marca un nuevo hito de esta serie que está revitalizando la franquicia mutante de Marvel Comics a cargo de Jonathan Hickman, Pepe Larraz y Marte Gracia .

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Charles Xavier debe seguir adelante con su plan de construir una utopía para la raza mutante mientras Jonathan Hickman se guardaba un importante (y esperado) as en la manga con el que dejar a los lectores con la boca abierta.

A Jonathan Hickman se le podrán decir muchas cosas y su estilo de historias complejas contadas de forma fraccionada puede gustar más o menos. Pero no se le puede achacar que no tenga muy, muy pensadas sus historias y al final todo cobre sentido.

Aunque no puedo hablar de ello en abierto por los spoilers, comentaba en mi crítica del número anterior que a pesar de que ese comic tenía momentos super impactantes e inesperado al ser una historia en continuidad, me parecía que era un WTF! De libro y una trampa total, ya que esos sucesos no podían mantenerse en el presente del Universo Marvel. Lo importante en este caso es que la forma en que Hickman resuelve el cliffhanger es un recurso que tenía muy meditado y que ya se nos contó en el minuto uno de este reinicio, en unas páginas que ahora cobran todo su sentido. Si, Hickman recurre a efectismos y a alguna que otra trampa, igual que el resto de escritores mainstream, y tampoco pasa nada por reconocerlo.

En todo caso, debo indicar que este reinicio de la franquicia mutante ha conseguido devolver el interés a unos personajes que no tenían esta fuerza desde años un montón de años. De hecho, ni recuerdo cuanto hace que un comic de los X-Men es el primero que tengo que leer cada mes de mi pila de lectura y que me deja con unas ganas bestiales de saber cómo continuará. Eso es sin duda 100% éxito de Hickman, y también hay que destacarlo.

En el apartado artístico, otro de los éxitos rotundos es esta Dinastía de X es poder leer todo el arco con el mismo equipo formado por los superestrellas Pepe Larraz y Marte Gracia. La forma dinámica como cuentan los sucesos de este comic me parece brillante, dado que no hay batallas ni grandes demostraciones de poder. Y, sin embargo, las escenas tienen una potencia dramática indudable que convierten a Dinastía de X en la serie del año de marvel Comics.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!