Reseñas Express Image: The Magic Order, Oblivion Song vol. 2 y Gideon Falls vol. 2

Retomo mi sección de reseñas express de comics para destacar tres de los últimos tomos que he comprado de la editorial Image Comics que me han encantado, lo nuevo de Mark Millar, Robert Kirman y Jeff Lemire con artistazos de primer nivel como Olivier Coipel, Lorenzo de Felici, Andrea Sorrentino y Dave Stewart.

 

THE MAGIC ORDER, de Mark Millar, Olivier Coipel y Dave Stewart

¿De qué va? Vivimos en un mundo en el que nunca hemos visto un monstruo, y The Magic Order es la razón por la que dormimos en nuestras camas. La magia se encuentra con la mafia en la nueva serie de Mark Millar con el artista superstar Olivier Coipel, en la que cinco familias de magos, que han jurado proteger nuestro mundo durante generaciones, deben luchar contra un enemigo que los está matando uno por uno. De día, viven entre nosotros como nuestros vecinos, amigos y compañeros de trabajo, pero de noche son los hechiceros, magos y magos que nos protegen de las fuerzas de la oscuridad… a menos que la oscuridad los atrape primero.

Este tomo recopila los números 1-6.

Opinión: Para que queda claro, The Magic Order es super entretenido y me ha parecido una buena compra. Dicho esto, hay que reconocer también que esta obra reúne todos los trucos narrativos de Millar con el mejor envoltorio posible de Coipel. Molonismo máximo, muertes truculentas, cliffhanger brutales y un giro final algo tramposo.

Con el anuncio de Netflix que va a adaptar este comic a la pequeña pantalla, se confirma que la cadena ha encontrado un chollo para crear nuevas series que compitan con Marvel. Millar ofrece conceptos super molones con acción widecreen que son perfectos para su adaptación a la televisión, lo que explica la compra de la empresa de Millar hace un par de años.

Y aunque empiezo a verle las “costuras” narrativas a Millar, la verdad es que hacía ¿más de un año? de mi última compra de una serie suya, por lo que a pesar de lo anterior, y ayudado sin duda por el genial dibujo de Coipel (que por cierto, me pareció extrañamente desaprovechado en algunos momentos), The Magic Order es un buen blockbuster palomitero que invita a próximas relecturas.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

OBLIVION SONG Volumen 2, de Robert Kirkman, Lorenzo De Felici y Annalisa Leoni

¿De qué va? Oblivion Song es una historia de ciencia ficción sobrenatural que narra la vida de Nathan Cole, un hombre que realiza viajes diarios a otra dimensión para intentar rescatar a aquellos que aun viven en la zona post-apocalíptica de Oblivion, una parte de Filadelfia perdida hace una década junto con 300.000 de sus habitantes. Tras los sucesos del primer tono, el mundo de Nathan Cole se ha derrumbado a su alrededor, y por el bien de dos mundos, deberá recoger las piezas y continuar.

Este tomo recopila los números 7-12.

Opinión: Este tomo explica cómo tuvo lugar la transferencia y los pecados que debe expiar Nathan Cole. La historia va directa al grano y Kirkman la hace avanzar un montón, aunque conociéndole y teniendo en cuenta el cliffhanger final, la explicación de todo no va a ser tan sencilla como parece.

Oblivion Song es sci-fi super chula centrada en el personaje protagonista, algo en lo que Kirkman siempre se ha especializado. En el apartado artístico, el equipo formado por Lorenzo De Felici y Annalisa Leoni en el color nos ofrece unas páginas super dinámicas con una perfecta descripción gráfica del mundo alienígena que se ha comunicado con el nuestro.

Quizá no sea el mejor tomo que he leído este año, pero Oblivion Song ofrece un notable entretenimiento que me apetece seguir leyendo y descubriendo las sorpresas que Kirkman nos tiene preparadas.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

GIDEON FALLS Volumen 2, de Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y Dave Stewart

¿De qué va? En la serie que el escritor Mark Millar llamó “el mejor cómic de 2018”, el misterio rural y el horror urbano colisionan en el segundo volumen de la exitosa serie de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino, el aclamado dúo creativo detrás de Flecha Verde y El viejo Logan.

Las vidas de un joven solitario obsesionado con una conspiración en la basura de la ciudad y un sacerdote católico que llega a un pequeño pueblo lleno de oscuros secretos se entrelazan peligrosamente en torno a la misteriosa leyenda de The Black Barn, un edificio de otro mundo que se presume Han aparecido tanto en la ciudad como en la pequeña ciudad, a lo largo de la historia, dejando tras de sí la muerte y la locura.

Este tomo recopila los números 7-11.

Opinión: Gideon Falls es uno de los comics con mayor personalidad del ya de por sí amplio catálogo de Image Comics. Lemire, Sorrentino y Stewart me tienen enganchadísimo a esta historia que curiosamente comparte elementos con Oblivion Song, aunque planteados de formas completamente diferentes. Mientras que Oblivion Song es sci-fi y aventura, Gideon Falls entraría en la categoría de terror psicológico.

Lemire construye una perfecta ambientación y dota a la historia de un ritmo pausado que sin embargo atrapa al lector. Además, da rienda suelta para que Sorrentino se luzca, siempre en colaboración del extraordinario colorista Dave Stewart, que también realiza un gran trabajo en The Magic Order.

Aunque se dan algunas respuestas al tomo anterior, de momento estamos en la fase de plantear preguntas más que en responderlas, y creo que el conseguir las respuestas va a ser un viaje apasionante.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

En resumen, estamos antes tres series muy diferentes entre si que muestran por qué Image Comics es la editorial más variada del actual panorama editorial americano y que me encantan.

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Banshee Temporada 4 (HBO) Todo lo bueno llega a su fin

Banshee llega a su fin. La serie creada por Jonathan Tropper y David Schickler disponible en HBO ha sido una gran serie de acción de temática noir. Y aunque esta cuarta y última temporada es la peor de todas, creo que proporciona un satisfactorio final.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

Tras los dramáticos sucesos del final de la temporada anterior, Lucas Hood regresa a Banshee sin su placa pero con una nueva motivación: cazar a un macabro asesino en serie y localizar a un aliado perdido en la cuarta y última temporada de esta exitosa serie.

Banshee es un drama criminal estadounidense creado por Jonathan Tropper y David Schickler para Cinemax, que en España puede verse en HBO. Cuenta además con Allan Ball, creador de True Blood.

Tienes disponible en el blog mis críticas de las temporadas uno, dos y tres. Si te gustan las series de acción protagonizadas por antihéroes, te recomiendo que veas esta serie, pero obviamente, hablar de la cuarta temporada implica SPOILERS de las anteriores.

Así que sigue leyendo bajo tu responsabilidad. Estás avisado.

Banshee siempre ha sido una serie honesta en su propuesta, una serie de corte criminal protagonizada por antihéroes con su propio código de conducta que siguen hasta el final sin importar sus consecuencias. Si el protagonista Lucas Hood (Antony Starr) mola mucho, también lo hace su villano el jefe mafioso empresario de éxito convertido en alcalde Kai Proctor (Ulrich Thomsen), al que también han sabido construir como una persona compleja, que aunque es violento y claramente malvado, también tiene matices positivos aplicados a su familia, encarnada en su sobrina Rebecca Bowman (Lili Simmons). Y tras varios años, por fin sabremos el final de su enfrentamiento, un final que sorprenderá a más de uno.

Las escenas de acción siempre han sido uno de los puntos fuertes de la serie, aunque hay que reconocer que en esta temporada no tenemos números tan brillantes. Y aunque en las primeras temporadas se repetía un esquema claro de al menos una escena de acción y otra de cama por episodio, en esta última no son tan explícitos y se centran el todo el drama que han sufrido los personajes y como se dirigen hacia su final.

Lo peor de Banshee es que esta cuarta temporada no está al nivel de las anteriores. Desde el primer fotograma hasta casi el final es un WTF !! tras otro que restan atractivo al conjunto. A esto hay que añadir que a la figura de Proctor, en esta temporada los agentes de la ley tienen que enfrentarse a un asesino en serie y a los neonazis que quieren arrebatarle a Proctor el control del mundo criminal de la zona. Y al final ambas amenazas no están a la altura, con unas resoluciones demasiado simples.

Esto no quita para que los últimos 10/15 minutos de la serie en la que se cierra el camino para todos los personajes haya sido super emocionante y satisfactorio. Sobre todo en lo referido a la figura del protagonista Lucas Hood, el expresidiario sin nombre que llegó a Banshee buscando encontrar su pasado y que tendrá que decidir ahora su futuro.

Quizá esta cuarta temporada no haya mantenido el nivel, pero al menos nos ha dejado con un buen sabor de boca con su perfecto final.

Aunque estoy triste por el final de Banshee, me alegra saber que HBO acaba de estrenar Warrior, la nueva serie de Cinemax. ¿El creador de Banshee Jonathan Tropper se une con Justin Lin para adaptar una historia de Bruce Lee? ¿Artes marciales en el San Francisco de finales del XIX, bellas mujeres y molonismo máximo? Warrior tiene todas las papeletas para convertirse en mi próxima serie favorita.

Comparto el trailer de esta última temporada de Banshee, que sirve de resumen de lo visto hasta ahora:

Banshee ha sido una serie dirigida a un público adulto que me ha dado un más que correcto entretenimiento y que recordaré con una sonrisa en el rostro.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Reseñas Express Marvel: Guardianes de la Galaxia 1, Los 4 Fantásticos 650 y Doctor Extraño 400

Tras mi repaso a la actualidad arácnida de Marvel Comics, hoy quiero destacar dos comics que celebran aniversarios muy señalados, y el reinicio de una serie que promente muchos momentos de gloria con el equipo creativo hot del momento.

 

GUARDIANES DE LA GALAXIA 1, de Donny Cates y Geoff Shaw.

¿De qué va? Ya has visto lo que es capaz de hacer Donny Cates con Veneno o con Thanos. ¿Te imaginas que los Guardianes de la Galaxia cayeran en sus manos? Pues es lo que ocurre en esta colección. Ahora más que nunca el Universo Marvel necesita a los Guardianes.

Valoración: La presentación de los nuevos Guardianes de la Galaxia de Donny Cates y Geoff Shaw tras el evento Guerras del Infinito es además  continuación directa de su Thanos y Motorista Fantasma Cósmico y promete grandes dosis de molonismo y diversión.

Hay que reconocer que Donny Cates está on-fire. Su Veneno es una de las grandes sorpresas de la temporada, y se nota que la vertiente cósmica del Universo Marvel se ajusta perfectamente a su gusto personal. Este número 1 de Guardianes es un gran comic “reader-friendly” de presentación de la nueva alineación, además del conflicto al que tendrán que enfrentarse, que surge a partir de la lectura del testamento de Thanos. Un tebeo que te deja con muchísimas ganas de saber como va a continuar la historia.

En el apartado artístico, Geoff Shaw consigue ya una madurez artística envidiable, ofreciendo grandes composiciones de páginas wide-screen y mostrando una fluidez narrativa genial en todas sus páginas.

Guardianes de la Galaxia puede ser una de las grandes series de Marvel, espero que dejen a Cates desarrollar su serie sin interferencias. Los lectores sin duda lo vamos a agradecer.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

LOS CUATRO FANTASTICOS 6 650 USA, de Dan Slott, Aaron Kuder, Mike Allred y Adam Hughes. 

¿De qué va? Una boda que llevas décadas esperando. Ben y Alicia dan el “¡Sí, quiero!”. No es un truco, no es una no boda como las de 2018, no es un sueño y desde luego ninguno de ellos es un skrull. ¡Está ocurriendo realmente! Una ceremonia como sólo Marvel podía traerte. Celebramos el numero 650.

Valoración: Como lector veterano de Los 4F, este momento es uno que llevábamos esperando desde hace décadas, y me alegro de que por fin hayamos podido disfrutarlo. Dan Slott demuestra que ha sabido hacer suyos a estos personajes, y nos ofrece un tebeo super divertido y emocionante, lo que se espera de Marvel.

Además, para este especial 650 USA, Marvel a seleccionado un equipo artístico de altura para contar las diferentes historias. Aaron Kuder ya triunfó en la anterior encarnación de los Guardianes de la Galaxia junto a Gerry Duggan, y se hace con el puesto de artista titular de la serie junto a Stefano Casselli, en lo que parece un ascenso en toda regla. Una decisión que me parece muy acertada y que mejorará los decepcionantes números dibujados por la desaparecida Sara Pichelli. Además, tenemos una historia dibujada por Mike Allred situada en los primeros días del grupo, y por Adam Hughes con las despedidas de soltero y soltera, que son el complemento ideal de este número.

Este tebeo me ha gustado mucho y no le veo ningún pero. Sí es más cuestionable la publicación del número anterior con el Wedding Special publicado en USA, con historias que visto este especial se ven como completamente superfluas. En todo caso, sigo muy enganchado a los 4F y tengo ganas de ver por fin por estas páginas a Victor Von Doom y a Galactus, cosa que haremos el mes que viene.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

DOCTOR EXTRA;O 7 400 USA, de Mark Waid, Jesus Saiz, Kevin Nowlan, Butch Guice y Daniel Acuña.

¿De qué va? ¡Celebramos el Doctor Strange #400 USA! El equipo habitual se une a algunos de los mejores autores del Hechicero Supremo de todos los tiempos para contar una aventura monumental. Desde el primer número, alguien ha planeado quedarse con toda la magia.

Valoración: Este especial número 400 de Doctor Extraño es un buen ejemplo de toda la etapa de Mark Waid y Jesús Saiz. Es un buen cómic super correcto en todo, pero al que le falta algo para que digamos Whoa!!! Y en estos momentos de muchísima oferta de gran calidad, no es suficiente hacer un buen trabajo.

En el lado positivo, Waid sigue desarrollando tramas que presentó en su primer número en la serie, por lo que se nota que continúa con su historia y su plan a medio/largo plazo. Y el dibujo de Jesús Saiz me encanta también, este mes apoyado por artistazos como Kevin Nowlan, Butch Guice y Daniel Acuña.  Pero lamento decir que si esto no mejora de forma inmediata, lo normal es que abandone esta serie al final de este arco.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y vosotros, ¿seguís estas series? ¿Qué os han parecido estos comics? No lo dudéis y darme vuestras opiniones en la sección de comentarios.

 

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Twisted Podcast: Juego de Tronos

Hemos grabado en caliente Rocío Parra, Fernando Verniere de Twist Comics y un servidor nuestras impresiones sobre el final de la serie de TV Juego de Tronos creada por David Benioff y D.B. Weiss  para la HBO adaptando la saga de “Canción de hielo y fuego” de George R. R. Martin, y no lo vamos a ocultar, nos ha encantado.

Comparto a continuación el link al podcast en Ivoox, espero que os guste:

Si os gustó este podcast, podéis leer también mi reseña de esta octava temporada que publiqué hace unos días.

Juego de Tronos se ha convertido en el standard de calidad con el que se compararán las próximas obras televisivas. Dentro de muchos años seguiremos hablando de esta serie, mientas que todas las polémicas sobre lo que la gente hubiera querido ver habrá quedado como una anécdota.

Y si os ha gustado, os invitamos a que compartáis el podcast en vuestras redes sociales, nos sigáis en Ivoox y nos comentéis vuestras impresiones en la sección de comentarios.

¡Saludos a todos!!

 

Juego de Tronos ya es historia de la televisión – Análisis de la 8ª temporada

Juego de Tronos ya es historia viva de la televisión. Esta octava temporada tenía que cubrir unas expectativas imposiblemente altas para millones de personas, y creo que los creadores David Benioff y D.B. Weiss y la HBO han conseguido cerrar la serie con un final más que satisfactorio.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Tras siete temporadas, el invierno ya está aquí. Y a pesar de que Daenerys Targaryen ha congregado al mayor ejército jamás reunido en Poniente, tienen pocas posibilidades de derrotar al Rey de la Noche y su ejército de muertos vivientes en Invernalia. Y de entre los que sobrevivan saldrá el que esté llamado a sentarse en el Trono de Hierro. Pero  Cersei Lannister no dejará que nadie la arrebate lo que la pertenece.

Más que una crítica tradicional, planteo este post como un resumen de mis impresiones ante esta última temporada. Por tanto, es un post CON SPOILERS. Si no has visto esta temporada, te recomiendo que corras a ver el final y vuelvas a leer mis impresiones a continuación.

Juego de Tronos es un hito televisivo. Pasarán años en que otra serie tenga el impacto social que ha tenido esta historia basada en las novelas de George R.R. Martin, si es que alguna llega a igualarla. Y fruto de este impacto y de tener a millones de personas en todo el mundo pendiente de cada uno de los seis últimos episodios, se ha generado una polémica que va a convertirse en un caso paradigmático de la situación de las redes sociales en la actualidad.

El desarrollo de esta temporada de seis episodios se ha distribuido en dos emocionantes episodios de reuniones entre los diferentes personajes, dándoles unos últimos momentos de felicidad antes de la llegada del Rey de la Noche a Invernalia en el tercer episodio. Tras el abrupto final de los no-muertos, el cuarto episodio traslada la acción a Desembarco del Rey donde se dirimirá la posesión del Trono de Hierro. Tras un polémico y sangriento quinto episodio que significó la victoria de Daenerys Targaryen masacrando a los habitantes de la capital, el sexto episodio sirve para responder las últimas cuestiones y cerrar los viajes de los diferentes protagonistas.

Ante el  “giro” de Daenerys del quinto episodio de masacrar a un enemigo vencido, las redes sociales ardieron con gente indignada contra los creadores de la serie, David Benioff y D.B. Weiss, por no haberles dado lo que ellos querían, hasta el punto que más de 800.000 personas firmaron una ridícula petición en change.org exigiendo que HBO volviera a rodar esta temporada. Una enorme cantidad de personas han demostrado ser muy ridículas y no entender el significado de una obra de “ficción”.

Eso no significa que no hayan críticas legítimas de gente a los que Juego de Tronos no les ha gustado en las últimas temporadas, precisamente a partir de que la serie de televisión superó a los libros de George R.R. Martin. Y cuyos argumentos son muy razonables y correctos.

Pero estamos en un momento en que las redes sociales, y por elevación nuestra sociedad, está llena de mucha gente que no quiere escuchar cosas nuevas o diferentes a sus ideas preconcebidas. Y que quiere que todo entre dentro de su limitado esquema de valores, rechazándose automáticamente todo lo que haga a los espectadores / consumidores salir de su zona de confort. En este sentido, los que daban la tabarra con que Juego de tronos era una serie política del siglo XXI más que una fábula de fantasía medieval con dragones y zombies han quedado completamente retratados, y es casi hasta normal que pongan el grito en el cielo cuando la serie, según ellos, maltrata al “mayor icono feminista del ocio televisivo”. Da igual que este fuera el final previsto por el autor de las novelas, y que desde luego no fuera esa la intencionalidad de Martin al crear su historia y al personaje de Daenerys. De hecho, si en algo destaca el escritor americano es por resaltar que no hay que poner nuestra fe en nadie simplemente porque haya nacido en una casa “noble” o nos diga que es la “elegida” para reinar y que sabe lo que es mejor para nosotros.

Estamos en un momento en que se quiere que los fan-fictions estén al mismo nivel que las obras originales, lo que importa es lo que YO quería que pasara no lo que sucede realmente, lo cual es una locura absoluta. Y sin duda me pareció justicia poética cuando los que han usado a un personaje de ficción para su ideario político han tenido que tragarse el mal trago de ver como Daenerys ha utilizado su poder militar para la conquista y la derrota de sus enemigos igual que cualquier otro déspota. Dijo el gran Alan Moore en Miracleman (1988) que “nunca ha existido un cielo que no se haya construido sobre huesos humanos”. Es decir, no importa lo bienintencionadas que sean las intenciones, la conquista siempre provocará muertes inocentes. Y esta regla se cumple también en Juego de Tronos.

Globalmente la serie me parece que es un buen final que ofrece una conclusión satisfactoria a estos maravillosos y complejos personajes. Obviamente, esta octava temporada no es perfecta, igual que tampoco lo fue la anterior, pero creo que era muy difícil realizar la cuadratura del círculo que pedían muchos espectadores, y Juego de Tronos lo consigue de forma razonablemente satisfactoria.

Quizá el mayor reparo que se le puede hacer a esta última temporada es su duración de seis episodios. Esto provocó una aceleración de todas las tramas que no hizo les hizo justicia, sobre todo en lo referido al Rey de la Noche. Siete temporadas anunciando “Winter is coming” para terminarlo todo en un único episodio me parece sin duda el mayor problema de esta octava temporada. Aún reconociendo que  el episodio en sí está bien construido y consigue crear una tensión in-crescendo brutal. Pero es normal que esperáramos más. Aunque, se ha demostrado que Juego de Tronos no iba de la lucha contra los muertos vivientes, sino en saber quién se sentaría en el Trono de Hierro.

Desde la sexta temporada, la suspensión de credulidad de los espectadores estuvo seriamente amenazada con viajes que antes duraban meses y temporadas completas que ahora se ejecutaban en un único episodio. Esta nueva realidad provocada por la necesidad de cerrar la historia ha provocado la mayoría de críticas de los aficionados, sobre todo de los lectores de los libros. Pero esto no es un problema de esta octava temporada, sino en general de la segunda parte de la serie.

Igual que esto, hay otras situaciones “extrañas”, como que las fuerzas de Daenerys, los Inmaculados liderados por Gusano Gris pero también los jinetes Dothrakis, fueran diezmadas por el ejército de no-muertos durante su ataque a Invernalia, para que luego aparezcan con toda su potencia para asediar Desembarco del Rey en los episodios 5 y 6. Pero, como digo antes, son pequeños peros en el camino inevitables para conseguir llegar al final del camino.

Comentaba con mi hermano Fernando en relación a Vengadores Endgame que no hay nada malo en que un final sea lógico en relación al camino que los personajes habían realizado en cada una de las películas. Y que, de hecho, es mucho mejor ser lógico y coherente en este sentido que buscar sorprender con giros artificiales que maten lo ya construido. Esto iba en relación al final de Tony Stark, Steve Rogers y el resto de Vengadores, pero es perfectamente aplicable a Juego de Tronos.

Como comento arriba, para Martin, todo aquel que ansíe el Trono de Hierro no es digno de confianza y acabará convirtiéndose en un monstruo. Por esto, no hay giro en la evolución de Daenerys, antes no era una Madre Teresa bondadosa que buscaba liberar esclavos, sino alguien que buscaba controlar un ejército con el que cumplir su destino de reinar sobre los 7 reinos, y que acabará con todo aquel que se ponga en su camino. Porque ella tiene razón y todos los demás están equivocados. Daenerys es igual de mala que los Lannister que pagan a asesinos, los Tyrell que conspiran en las sombras, el anterior rey Robert Baratheon que subió al trono tras la muerte de Aerys Targaryen tras volverse loco, y que a su vez también consiguió el trono a sangre y fuego.

El problema no es Daenerys, sino en los que la colocaron en un pedestal que no merecía, y es normal que al final pague el precio por la masacre que provocó en Desembarco del Rey. Y que sea Jon Snow, el hombre de ideales que siempre antepuso hacer lo correcto a todo lo demás, que sea su ejecutor, a pesar de amarla con todo su corazón. “El honor es la muerte del amor” comenta Tyrion a Jon minutos antes de que mate  a Daenerys mientras la besa y la dice que la quiere.

Con esta idea general, es un final totalmente satisfactorio que Bran Stark, el Cuervo de Tres Ojos que atesora toda la memoria de la humanidad y que no desea el poder, sea finalmente elegido como Rey de los Seis Reinos. Y que Bran nombre a Tyrion Lannister como su Mano es igualmente lógico, al no considerarse digno del poder y creer que ha fallado más  de lo que ha acertado. Un Tyrion que vuelve a ser el gran protagonista que roba la serie.

Tremendamente satisfactorios son también los finales de Sansa y Arya Stark, la primera consiguiendo cumplir su sueño de reinar las tierras del norte como un Reino independiente de Poniente y la segunda dejando atrás su vida en el continente en busca de aventuras en el Oeste inexplorado. Y tras convertirse en el último Kingslayer, Jon Snow también encuentra un buen final desterrado como un Night´s Watch a vivir su vida más allá del muro junto a los Salvajes del Norte, posiblemente el único lugar en el que encaja y en el que fue feliz. Es irónico que el único personaje puro de la serie reconozca que no hay sitio para él en la civilizada Poniente y tenga que abandonarlo. El plano final de los tres hermanos Stark mientras se dirigen cada uno hacia su final es brillante.

Narrativamente, el último episodio tiene un montón de grandes momentos mientras se van cerrando las diferentes tramas, teniendo a Tyrion de gran protagonista. Empezando por el descubrimiento de sus hermanos Cersei y Jamie, que murieron juntos abrazados por toda la eternidad. Un buen final para un personaje no implica que sea un final feliz, y en este sentido, creo que la muerte de los Lannister entra sin duda en esta categoría. O cuando Tyrion renuncia a su puesto de Mano del Rey de Daenerys cuando ésta confirma que la guerra no terminó en Desembarco y quedan otros reinos a los que doblegar hasta conseguir el poder absoluto. O su conversación con Jon en la que le abre los ojos ante la crueldad de Daenerys.

Y super emocionante también es la reacción de Drogon cuando ve a su madre muerta, fundiendo el Trono de Hierro que entiende es el causante de toda la muerte que hemos visto desde el comienzo de la serie, y llevándose el cuerpo sin vida de su madre de nuevo al este. Esta escena más metafórica que literal conduce al siguiente momentazo, cuando Tyrion explica quién es para él el más adecuado para reinar, y que tiene una connotación meta lingüística bestial:

“No he hecho otra cosa más que pensar estas dos semanas en nuestra sangrienta historia, en todos los errores cometidos. ¿Qué une al pueblo? ¿Las huestes? ¿El oro? ¿Las banderas? Las historias. No hay nada más poderoso en el mundo que una buena historia. Nadie puede detenerla. Ningún enemigo puede vencerla. ¿Y quién tiene mejor historia que Bran el Tullido? El chico que cayó de una alta torre y sobrevivió. Supo que no volvería a andar, así que aprendió a volar. Cruzó más allá del Muro. Un lisiado. Y se convirtió en el Cuervo de Tres Ojos. Es nuestra memoria, el custodio de todas nuestras historias: las guerras, bodas, nacimientos, masacres, hambrunas… Nuestros triunfos y nuestras derrotas. Nuestro pasado. Quién mejor para conducirnos al futuro”.

El poder de las historias que conforman nuestros mitos, nuestras leyendas y nuestra cultura. Y por elevación, el poder de los creadores que tuvieron el talento y la valentía de presentar estas historias ante los lectores y los espectadores y que consiguieron emocionar a públicos variados de todo el mundo. Un mensaje bestial que me ha encantado, de forma que dentro de 10 ó 15 años seguiremos recordando Juego de Tronos, a George R.R. Martin y la HBO, mientras que toda la polémica de Daenerys será solo una anécdota al pie de wikipedia.

Fruto de esta filosofía,  Brienne de Tarth añade en el libro de los reyes los últimos capítulos de la vida de su amado Jaime Lannister, destacando que fue mucho más que un “mata-reyes”, y Samuel Tarly muestra el libro en el que recoge los relatos que acabamos de disfrutar, cuyo título para sorpresa de nadie es “Canción de Hielo y Fuego”.

Y para los que veían Juego de Tronos como una historia política, también me resulta muy interesante la solución de hacer que el Rey ya no sea el hijo del Rey sino que será decidido por los nobles de las diferentes casas. Esto es ya en si mismo un gran avance en esta fábula medieval, algo que queda explicitado en las burlas que recibe Samuel Tarly cuando plantea una solución más democrática que escuche la voz del pueblo, algo imposible en un mundo medieval.

Al igual que el final, en el que Bran siendo ya Rey no tiene tiempo o interés en dedicarse a los problemas mundanos, de forma que los que realmente van a trabajar por el bienestar del pueblo son los miembros del Consejo del Rey formado por Tyrion Lannister, Samuel Tarly, Brienne de Tarth, Sir Davos Seaworth y el inesperado Bronn, mercenario y asesino convertido en Señor de Aguasdulces porque ya se sabe que un Lannister siempre paga sus deudas. Mientras los reyes pasan, los siervos se dedican a trabajar, comentando entre bromas las diferentes soluciones a los problemas del pueblo, recuperando una cierta normalidad.

Daenerys buscaba romper la rueda, acabar con el status-quo de Poniente. No lo consiguió y la vida sigue su curso.

Comparto el trailer de esta última temporada:

La última temporada de Juego de Tronos ha ofrecido un final super satisfactorio a una serie que recordaremos durante años. Gracias HBO, gracias George R.R. Martin, gracias a todos los que han hecho posible este hito televisivo.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si os ha gustado, os invitamos a que compartáis el podcast en vuestras redes sociales, nos sigáis en Ivoox y nos comentéis vuestras impresiones en la sección de comentarios.

¡Saludos a todos!!

Crítica de Into the Badlands temporada 1 (Amazon Prime)

Gracias a mi suscripción a Amazon Prime he podido ver la primera temporada de Into the Badlands, serie de acción creada por Alfred Gough y Miles Millar que cumple sobradamente con su objetivo de entretenimiento.

PUNTUACIÓN: 7/10

Ambientada en un futuro distópico donde las armas de fuego han sido prohibidas por los “Barones”, señores feudales que ostentan el poder, seguiremos los pasos de Sonny, (Danniel Wu), un clipper al servicio del Quinn (Marton Csokas), el Barón más  poderoso de Badlands, que empezará a cuestionarse su lealtad.

Into the Badlands es una serie de AMC, canal de The Walking Dead, que ha sido cancelada al final de su tercera temporada. La serie ha sido creada por Alfred Gough y Miles Millar, veteranos productores de gran experiencia que han trabajado en películas como Spiderman 2 o Time Cop, o series de televisión como Smallville.

Hay que reconocer que el concepto de un mundo sin armas de fuego pero con vehículos a motor es un poco extraño, pero al final es la excusa necesaria para justificar las super chulas coreografías de artes marciales que nos brindan en cada uno de los seis episodios que componen esta primera temporada.

Into the badlands es una serie sin más pretensiones que la de entretener, cosa que consigue sin duda. Esto es sin embargo su principal pero, ya que con tanto ocio de calidad que no nos acabamos, se hace difícil encontrar el tiempo para ver una serie “sólo” normal. En todo caso, reconozco que entre dramas, ciencia ficción y dragones, poco a poco conseguiré ver los siguientes episodios.

Lo que sí hace bastante bien Into the badlands es transmitir la idea de que en este mundo cruel, resulta difícil escoger el bando correcto cuando todos los barones son malvados y buscan satisfacer sus propias ansias de poder.

En este sentido, el personaje de Sonny interpretado por Danniel Wu sufre el síndrome de Michael Clayton, que  es que lo que la gente opina de él en la serie no se corresponde con lo que hace en pantalla: Frente al frío asesino y mano derecha del Barón Quinn, en todo momento se le muestra como un hombre enamorado que busca lo mejor para su familia.

En todo caso, la serie ha conectado con mis ganas de ver series de artes marciales, por lo que seguiré viendo en breve la segunda temporada.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Into the Badlands es una buena serie que cumple con nota lo que se espera de ella, ofrecer una historia correcta con unas notables coreografías de acción. No inventa nada pero ofrece un más que correcto entretenimiento en su género, lo cual en si mismo ya es un éxito.

PUNTUACIÓN: 7/10

Crítica de The Highwaymen de John Lee Hancock (Netflix)

The Highwaymen de John Lee Hancock con Kevin Costner y Woody Harrelson estrenada en Netflix me ha gustado bastante. Un western crepuscular de dos rangers fuera de época que deben cazar a unos sanguinarios Bonnie & Clyde.

PUNTUACIÓN: 7/10

Frank Hamer (Kevin Costner) y su compañero Manny Gault (Woody Harrelson) son dos Rangers de Texas veteranos retirados, que son reasignados a la misión de encontrar y eliminar a Bonnie y Clyde, una pareja de bandidos y homicidas de policías y civiles que llegaron a tener 13 homicidios en la década de los años 30.

John Lee Hancock dirige esta película inspirada en hechos reales a partir de un guión de John Fusco, escritor muy interesado en la figura del ranger Frank Hamer, hasta el punto de hacerse amigo de su hijo para poder conocer los detalles de su vida y poder escribir este guión.

Thomas Newman realiza una banda sonora con un marcado sabor clásico y sureño. La fotografía es de John Schwartzman que muestra la dura realidad de la década de 1930 en el sur de los Estados Unidos, unas zonas deprimidas golpeadas por el crack de 1929 donde la mayoría de la población sobrevivía en el umbral de la pobreza más absoluta. En este sentido, la película está rodada en tonos grises y apagados, de forma que solo en la escenas iniciales en la casa de Hamer vemos algo de color. Durante la persecución, no habrá nada que provoque la menor chispa de luz o esperanza.

La filmación tuvo lugar en localizaciones históricas de Luisiana, entre ellas la carretera donde fueron asesinados Bonnie y Clyde por las fuerzas del orden. En contraste a la icónica versión de Bonnie & Clyde mostrada en la película de Warre Beatty y Faye Dunaway de 1967, Hancock opta por contar la historia desde el punto de vista opuesto, el de la policía. Despojando a los ladrones de todo mito heroico o aventurero, Bonnie y Clyde son fríos asesinos que no dudan en matar a un trabajador de una gasolinera por un depósito de gasolina, o a cualquiera que se cruce en su camino, por lo que deben ser detenidos cueste lo que cueste.

La interpretación de Costner y Harrelson destaca desde el minuto uno que Hamer y Gault son dos hombres fuera de su tiempo. Ragers forzados al retiro forzoso, son ancianos que saben que sus mejores días han pasado, pero que siguen siendo la mejor y casi única opción para detener a Bonnie y Clyde, que siempre han esquivado a las fuerzas del orden cuando usan medios convencionales. Hay un claro contraste entre Gault (Harrelson) que vive consumido por la culpa por todas las personas a las que asesinó como Ranger, con Hamer (Costner) que fue el Ranger más condecorado de la historia, y que no tiene ningún problema con acabar con todos los que se saltan la ley. Estamos ante unos actorazos en plena forma con una actuación fría y contenida en la que menos es más.

El tono de western crepuscular de toda la película creo que le viene muy bien a la película, dominada por los silencios, los paisajes y las carreteras vacías. Ambos protagonistas son hombres de pocas palabras cuya vida está definida por su trabajo y que sin él viven una existencia sin sentido. La narración es fría y está exenta de alardes y pirotecnias, y vemos el camino metódico de los rangers hasta que consiguen emboscar y matar a sus presas.

Aunque la película justifica desde el comienzo la necesidad de matar a Bonnie & Clyde como única opción, al ser mostrados como unos asesinos peligrosos que no han dudado en matar a policías que les pararon en controles rutinarios de tráfico, quizá el único pero que le veo a esta película, que en líneas generales me ha gustado bastante, es la apología del asesinato. Y es que la operación montada no buscaba la detención, sino la muerte de los forajidos. En una película es muy sencillo clasificar los hechos en blancos y negros y a los personajes en buenos y malos, pero dar carta blanca a la policía en la vida real da pie a los múltiples abusos policiales y asesinatos sufridos principalmente por la comunidad afroamericana. En todo caso, la película no esconde la realidad de lo que sucedió, que fue la ejecución a sangre fría de Bonnie y Clyde. Ni tampoco que los rangers fueron condecorados por ello.

Comparto el trailer de la película:

The Highwaymen (Emboscada final) es una buena película con dos grandes actores en plena forma que merece la pena verse, sobre todo teniendo en cuenta su disponibilidad en Netflix. Especialmente recomentada para todos los fans de los westerns crepusculares.

PUNTUACIÓN: 7/10