Reseñas Express Marvel: SHIELD, Marvel two-in-one 1-6, Moon Knight Vol. 7

Como todos los meses, voy a comentar los comics Marvel más destacados del último mes en formato de reseñas express.

 

SHIELD, de Jonathan Hickman y Dustin Weaver

¿De qué va? Tras seis años de espera, por fin hemos podido leer el final de SHIELD, el grupo secreto creado por Jonathen Hickman y Dustin Weaver. Una serie que muestra que antes de que Nick Fury creara su SHIELD, existió otra organización secreta con el mismo nombre que defendió durante siglos a la raza humana de amenazas como Galactus o los Celestiales. Una organización que ha contado entre sus mienbros a figuras históricas como Leonardo da Vinci, Sir Isaac Newton, Rafael, Nicola Tesla, Nostradamus, o Nathaniel Richards y Anthony Stark, padres de Reed Richards y Tony Stark.

Valoración: 6 años llevamos esperando estos dos tebeos, desde que se interrumpió su publicación en 2012. Este retraso no tiene una explicación convincente, la verdad, pero en el fondo hay que alegrase que finalmente se hayan publicado, porque sinceramente la sensación durante mucho tiempo es que estos números no llegarían a ver la luz nunca.

Y una vez leída toda la historia completa creo que SHIELD es, para lo bueno y para lo malo, un perfecto reflejo de la sensibilidad creativa de Hickman. En lo positivo, estamos ante un puzzle con numerosos personajes que todos tienen una función que jugar, mostrando que Hickman se ha convertido casi en un género en si mismo. La complejidad del comic viene como siempre por la presentación fragmentada de los personajes y unos continuos saltos temporales que ofrecen información a cuentagotas a los lectores. Las historias no son tan complejas, y dado que hacía tiempo que no leía un tebeo de Hickman, leer SHIELD de un tirón me ha parecido interesante.

Sin embargo, de nuevo Hickman presenta personajes de nombre ilustre que no son ellos realmente, sino arquetipos de la función que quiere que jueguen en la historia. Las personalidades brillan por su ausencia, y lamentablemente serían totalmente intercambiales. No solo los personajes históricos, Nathaniel Richards o Anthony Stark son cascarones vacíos que hubieran podido intercambiarse o ser sustituidos, por ejemplo, por un joven Nick Furia y no se hubiera alterado nada importante.

Pero es que además, creo que SHIELD tiene una idea central interesente: frente a los que piensan que el destino ya está fijado y no se puede cambiar o los que confían totalmente en el libre albedrío y que la historia la creamos mientras vivimos, hay una tercera opción entre medio. Como idea es interesante, lo que pasa es que no está del todo bien desarrollada ni Hickman consigue sacar todo el partido. Porque tras estar seis años esperando a leer este final, tras hacerlo lo más sueve que se me ocurre es que es bastante anticlimático.

Reconozco que Jonathan Hickman no es un mal escritor, pero su estilo no consigue encajar con mis gustos. Y en todo caso, creo que SHIELD planteó unas interesantes situaciones a las que no supo sacarles todo el partido posible.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

MARVEL 2-EN-UNO 1-6, de Chip Zdarsky, Jim Cheung y Valerio Schiti

¿De qué va? La reunión que llevas años esperando empieza aquí. La Cosa y La Antorcha Humana están buscando al resto de Los 4 Fantásticos. Además, descubre el secreto que Muerte ha estado ocultando desde las Guerras Secretas.

Valoración: Ahora ya sabemos que el retorno de la serie de los 4 Fantásticos es inminente, con una nueva serie recién estrenada en los USA guionizada por Dan Slott y dibujada por Sara Pichelli. Mientras ese momento llega, que en España llegará en diciembre, estamos disfrutando un estupendo nuevo volumen de la mítica cabecera Marvel two-in-one,  protagonizada por Ben Grim (La Cosa) y Johnny Storm (Antorcha Humana). Unos personajes rotos por la falta del resto de la familia que ven como su mundo ha perdido sentido.

Lo mejor del guión de un muy entonado Chip Zdarsky no son las batallas, sino como entiende las personalidades de Ben y Johnny y las trasladas a la página. En todo caso, a falta de aventuras oficiales de la Primera Familia, ellos dos tendrán que realizar las funciones de Imaginautas y Exploradores de lo Imposible, viajando por todo el Universo Marvel para encontrar a Reed y Sue. Una aventura en la que el Doctor Muerte jugará un papel fundamental y que consigue el feeling perfecto de las historias clásicas.

Sobre el notable apartado artístico de la serie, solo hay un pero y es que Jim Cheung sólo dibuja tres de los seis números de este primer arco. Y eso que su sustituto Valerio Schiti es también un gran dibujante, pero no alcanza el mismo nivel que Cheung, y aunque estamos ante una de las series mejor dibujadas de Marvel, te queda una sensación de “qué pena que Cheung no lo dibuje todo”. Y es una pena, porque el apartado artístico está muy bien.

Globalmente, estamos ante unos comics super entretenidos y muy bien realizados que sirven para saciar nuestra sed de nuevas aventuras de los 4 Fantásticos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

MOON KNIGHT VOL. 7, de Max Bemis y Jacen Burrows

 

¿De qué va? Amanene un nuevo día está amaneciendo, y con él llega un enemigo diferente a cualquiera que Marc Spector / Moon Knight se haya enfrentado hasta ahora. Moon Knight siempre ha sido un protector de las sombras, pero este nuevo enemigo está buscando extinguir esas sombras con luz cegadora y fuego. ¡Prepárate para la presentación del mayor enemigo de Moon Knight! Pero mientras el camino del Rey Sol lo acerca cada vez más al Caballero Luna, Marc tiene sus propios problemas: ¡un hombre conocido como la Verdad está llevando a la gente al suicidio! Gracias a Dios Marc tiene sus personalidades bajo control. Porque… las tiene bajo control, ¿verdad?

Valoración: Tras el sobresaliente arco de Jeff Lemire, toca inicar un nuevo volumen del Caballero Luna capitaneado por el guionista Max Bemix (El peor X-Man de la historia) y el dibujante de Avatar Jacen Burrows.
El concepto de partida de este arco de Bemis es brillante: Si Moon Knight es el avatar del Dios Khonshu (Dios de la Luna en el panteón Egipcio), ¿qué pasaría si Ra, Dios del Sol y enemigo de Khonshu, tomara a un humano como su agente en la Tierra? La presentación de Ra es muy interesante y arriesgada, ya que protagoniza casi completamente el primer número de este arco.
Además, construyendo sobre el síndrome de personalidades múltiples de Lemire, Bemis plantea una interesante cuestión cuando Marc Spector descubre que sus otras personalidades pueden estar ocultándole cosas importantes cuando ellos toman el control.
Bemis además entiende perfectamente la narrativa del comic, creando unos cliffhangers chulísimos al final de cada número, presentando un montón de sorpresas y giros creados a partir de toda la historia previa del personaje.
A pesar de las buenas ideas, creo que este tomo empieza muy bien pero se desinfla en su parte final. El mayor problema viene de la saturación de personajes. Además de Ra y La Verdad, se les une el villano clásico Bushwacker, lo que hace que hayan demasiados villanos para este arco. A ello se unen todo el panteón de secundarios de Moon Knight, entre los que están Marlene, Frenchie y las personalidades de Marc. Muchos cabos sueltos que tocar en solo 6 números. Creo que si Bemis buscaba crear un nuevo archienemigo y ampliar el panteón del héroes lunar debería haberse centrado en lo nuevo y haber evitado a los personajes ya conocidos.
En el apartado gráfico, Jacen Burrows tiene un feeling malsano que le va muy bien a la historia. Además, hay que reconocer que tras colaborar con Alan Moore en Avatar Press, su trabajo ha pegado un salto de calidad importante. Dicho esto, su estreno en Marvel con una serie regular se salda con un bien a secas. Sus figuras siguen pecando de ser demasiado estáticas y naufraga en las splash-pages pensadas para que se luzca con los momentos más espectaculares. Diría que se nota que para Avatar es el dibujante top, pero para el standard de Marvel aprueba justito.
Con todo, lo mejor que puedo decir de este tomo es que me ha parecido lo suficientemente interesante como para comprar el siguiente tomo, que coincidirá con el 200 aniversario del personaje.

PUNTUACIÓN: 6/10

 

¡Saludos a todos!!

Crítica de Young Justice Temporada 2

La segunda temporada de Young Justice, serie de Warner Bros. Animation para Cartoon Network estrenada en España por Netflix, ha mantenido el altísimo nivel de la primera temporada, mostrando el potencial que poseen los héroes de DC Comics como protagonistas de grandes historias de heroismo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Cinco años han pasado desde el final de la primera temporada, y muchas cosas han cambiado. El principal cambio es la deserción de Aqualad, que por causas no aclaradas se ha pasado al bando de los villanos junto a su padre Manta Negra.

Por su lado, los héroes de la Liga de la Justicia siguen intentando averiguar qué pasó durante las 16 horas en que estuvieron desaparecidos bajo el control mental de Vandal Savage, en un mundo que se está poniendo en su contra debido a un presentador de televisión llamado G. Gordon Godfrey. Mientras, Speedy / Red Arrow sigue intentando descubrir que fue del verdadero Roy harper, que fue raptado por los villanos de la Luz hace años.

Y en lo referido a los jóvenes protagonistas, Dick Grayson ha abandonado su identidad de Robin y dirige el grupo como Nightwing. El equipo ha visto aumentado sus miembros como u nuevo Robin (¿Tim Drake? diría que es algo que no se llega a aclarar), Batgirl, Wonder Girl, Lagoon Boy o Blue Beetle. Un grupo que ya no cuenta con Kid-Flash o Artemis, que han decidido retirarse.

Además, esta segunda temporada lleva el sobrenombre de “Invasión” ya que la llegada a la Tierra de la raza alienígena de El Alcance, supuestamente con buenas intenciones, alterará todos los equilibrios de poder entre los héroes y los villanos de la Tierra.

Hoy voy a empezar al revés y comentar lo que único que NO me ha gustado de esta segunda temporada. Y es la decisión de crear un salto de 5 años entre esta temporada y la anterior. Sinceramente creo que ha sido un gran error porque se había creado una dinámica chulísima entre los protagonistas originales que hubiera dado para varias temporadas de aventuras, y esta decisión lo ha echado a perder. Por no hablar que aparte de algunas sorpresas iniciales, realmente no se justifica que hayan pasado ¡5 años!! y las cosas entre los héroes y los villanos de La Luz sigan exactamente iguales.

Dicho esto, que entiendo que es algo previo y accesorio al propio visionado, la temporada es de nuevo super entretenida. Y diría que este salto temporal fue provocado por una decisión clara de ampliar a los protagonistas y mostrar a la mayor cantidad de héroes del universo DC como fuera posible.

Uno de los principales valores de Young Justice es que aunque está protagonizada por los jóvenes héroes, sus aventuras tienen lugar en el universo adulto con villanos de primera división, por lo que la amenaza es real, obviamente teniendo en cuenta que es una serie de animación pensada para niños.

La Invasión que es el arco principal de esta temporada sirve para un papel super importante a Blue Beetle, el joven personaje que sustituyó a Ted Kord en el panteón de los héroes de DC. Y como siempre, vamos a tener un montón de caras conocidas como Lobo, entre otros, junto a los héroes de la Liga de la Justicia como Batman, Superman y Wonder Woman.

Como siempre, los episodios ofrecen una aventura completa que sirve de una pieza del puzzle mayor que es la Invasión, lo que consigue crear una buena sensación de escalada en la amenaza y la tensión.

Comparto el trailer de esta temporada, que NO debes ver si no has visto primero la primera serie:

Young Justice es una serie genial que es una lástima que haya tardado tanto en ser continuada. Una serie perfecta para niños y para los padres que hemos crecido leyendo sus comics sabiendo que son unos perfectos héroes que solo necesitan a alguien que crea en ellos y les permita brillar.

Y ahora, a esperar el estreno de Young Justice: Outsiders.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Crítica de The Predator de Shane Black

The Predator (2018) de Shane Black es una vuelta al pasado con una película over-the-top que recuerda la diversión gore y políticamente incorrecta de las películas de acción de finales de los ochenta y noventa. Una película que aunque no es perfecta sí me ha ofrecido un par de horas de entretenimiento con unas risas geniales.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Desde los confines del espacio hasta los suburbios de las pequeñas ciudades, la reinvención de la saga “Predator” llega de la mano del director Shane Black (Iron Man 3, The Nice Guys). Ahora, los cazadores más letales del universo son más fuertes, más inteligentes y más mortales que nunca, y se han mejorado genéticamente con ADN de otras especies. Cuando un niño accidentalmente desencadena su regreso a la Tierra, solo un grupo de ex soldados y una profesora de ciencias podrán evitar, quizá el fin de la raza humana…

Fox ha intentado relanzar la franquicia del cazador alienígena contratando al director de Iron Man 3 Shane Black, director que apareció como actor en la primera película de John McTiernan y Arnold Schwarzenegger de 1987, que ha adquirido por méritos propios la categoría  de película de culto del cine de acción.

Shane Black es un guionista y director que se ha convertido en un género en si mismo. Sus afilados diálogos, su humor políticamente incorrecto y su feeling a un tipo de cine que recuerda al de épocas pasadas son algunos de sus rasgos distintivos que hemos disfrutado en películas como Kiss kiss bang bang (2005) y más recientemente The Nice Guys (2016). Estas películas se caracterizan por ser un crossover de géneros que hacen que sean difíciles de vender para los encargados del marketing de los estudios. ¿Es cine negro con toques de humor? ¿Son comedias con toques negros? ¿Parodias del cine de detectives? ¿O son todo esto a la vez?

En The Predator, Black se ha unido al guionista Fred Dekker, amigo y colaborador habitual, para entregar una película que nos recuerde por qué nos alucinó el personaje de Predator en 1987 y que abra las puertas de una nueva franquicia cinematográfica para Fox que de a  conocer a este icono a las nuevas generaciones de espectadores. Y quizá este es el origen de los problemas de la película.

Pero no nos adelantemos. Empezando por lo que más me ha gustado, The Predator es principalmente una comedia que cuenta con algunos gags antológicos. Black y Dekker vuelven a deleitarnos con unos diálogos frescos y super divertidos, y consiguen que nos interesemos por unos personajes que en su mayoría se ve a la legua que son carne de cañón camino del matadero.

Boyd Holbrook (conocido principalmente por Narcos) es Quinn McKenna un tirador del ejército que sobrevive a un enfrentamiento contra un Predator. Tras quedarse con armas y material del alien, el gobierno intenta enterrar el asunto ingresándole en una clínica para veteranos con Síndrome de Stress Post-Traumático y otros problemas mentales. Allí conocerá a un grupo de soldados desequilibrados entre los que están Thomas Jane, Trevante Rhodes y Keegan-Michael Key entre otros. 

Mientras, el gobierno contacta con la bióloga Casey Bracket (Olivia Munn) para que les ayude en su investigación del alien, mientras que el agente Sterlin K. Brown intentará que no queden cabos sueltos.

El primer giro chulo de Shane Black es precisamente el meter a McKenna en medio de un grupo de enfermos mentales, en contraste con el equipo de Dutch de la primera película que eran lo mejor de lo mejor. Esto crea unas dinámicas muy chulas que me descolocaron y me sorprendieron durante el visionado. Todos los personajes molan, no solo los protagonistas Olivia Munn y Boyd Holbrok, sino en general todo el reparto de grillados. Incluso el hijo de McKenna, Rory (Jacob Tremblay ) un niño autista está bien y no quieres que muera como le pasa al 99% de niños que salen en este tipo de películas. Las dinámicas entre personajes molan y se nota el carisma de los actores y la buena química entre ellos, lo que hace que toda la parte central de la película con los soldados sea muy entretenida.

Globalmente, diría que se nota que Shane Black y Fred Dekker se lo han pasado genial haciendo la película. El tono de no tomarse muy en serio a sí mismos es lo que tocaba para darnos un buen espectáculo que opta por potenciar el humor frente al gore y la violencia, que en todo caso sí  aparece en dosis pequeñas hasta que llegamos a la batalla final.

Además, la música de Henry Jackman recupera el tema original de Alan Silvestri, y mola mucho cada vez que suenan sus acordes iniciales. Otro elemento positivo es la fotografía del veterano Larry Fong, colaborador de Zack Snyder en 300, Sucker Punch o Batman v Superman.

Sin embargo, más allá de estos dos elementos positivos del casting y el humor de la película, hay numerosos elementos mucho más flojos. En primer lugar, en una película de acción como es Predator yo esperaba principalmente eso, acción. Y la acción no acaba de llegar y al final queda eclipsada por la comedia. Y lo cierto es que esto a priori no es malo, e incluso narrativamente puede servir para aumentar la expectación ante el climax. Pero si haces que la acción tarde en llegar, cuando lo haga debería ser la bomba, y lamentablemente la acción es solo correcta y principalmente confusa. Sin duda decepcionante. Entiendo que es difícil ser original en la sexta película protagonizada por los Predators, pero deberían haber intentado cuidar más este aspecto.

Pero es que además se nota para mal que la película ha sufrido cortes en el montaje y los reshoots han cambiado elementos de la historia y el final. Durante toda la película hay un montón de saltos no justificados que hacen que aunque superficialmente parezca que va al grano realmente provoca que el visionado vaya a saltos y sean escenas sueltas sin conexión. Por poner un ejemplo, los soldados escapan del Predator en un autobús de transporte de presos. La siguiente vez que les vemos, han llegado a la casa de McKenna armados hasta los dientes conduciendo una caravana. ¿What?! ¿Qué ha pasado? Está claro que no ver como roban una caravana a un traficante de drogas  no es importante para la trama principal, pero no puedes pegar ese salto y quedarte tan tranquilo. Y como este ejemplo hay un montón.

No, este tanque tampoco sale en la película.

Por eso aunque la película es divertida, globalmente te das cuenta que no es todo lo buena que hubiera podido ser. Con el añadido de que su final abierto y la sorpresa final no aporta nada especialmente interesante a la franquicia ni creo que deje este universo en un mejor punto respecto a como estábamos antes de ver la película.

Pero yendo más allá, hay una realidad que ni FOX ni Shane Black han entendido sobre lo que los espectadores esperan de una franquicia como la que querían relanzar. Y es que las películas deben comunicarse de una manera clara, no puedes hacer una película y que la siguiente haga como si lo anterior no existiera, empezando por los protagonistas. Es cierto que el guión inicial quería que la película terminara con un cameo de Arnold Schwarzenegger retomando el personaje de Dutch. Este final que no pudo ser porque Arnold no acepto no tener mayor protagonismo. Pero si no es Arnold, ¿porqué no aprovechar a los personajes de Danny Glover o Adrien Brody? La sensación que han transmitido es que esta es otra película más en la franquicia, sin llegar a ofrecer elementos realmente originales. Y es que aunque la principal amenaza es la presencia de un super predator evolucionado, lo cierto es que esto ya lo vimos en la anterior película de 2010.

Y volviendo a la película de 2010, hubieron fans de la saga que se cabrearon con el cliffhanger del final de la película, ante la sospecha  que nunca iban a cerrar la historia. Cuando anunciaron The Predator se confirmaron las sospechas, y cuando ves franquicias, quieres que todas las películas cuenten y sean “importantes”. Sin embargo, vemos como vuelven a reunir a un nuevo grupo de desconocidos para ser masacrados, por lo que es muy difícil que te preocupes por ellos, a pesar del carisma de los actores implicados. Sin garantías además de que los productores no decidan tirar a la basura a estos personajes y empezar de cero en el futuro.  Este error es garrafal, sobre todo teniendo en cuenta los ejemplos existentes en otras franquicias cinematográficas, como Misión Imposible o Fast & Furious. Aunque llamar “actores” a los protagonistas de “Fast & Furious” es ser muy generoso, lo cierto es que desde la cuarta película estamos viendo a los mismos personajes y cada historia se construye claramente de la anterior, por lo que al final les coges cariño.  Hacer un 4º film de Predator sin que se asome ninguno de los protagonistas de las 3 primeras película es una pena de muerte y demuestra que no están al tanto de lo que la gente espera de una franquicia hoy.

Y encima, tenemos la confirmación de que el taquillazo de Iron Man 3 fue una excepción en la filmografía de Shane Black. Es un director que me encanta, pero lo cierto es que no conecta con el público generalista, de forma que peliculones como Kiss kiss bang bang o The Nice Guys fueron fracasos de taquilla que no supieron encontrar a su público. Esto, unido a la polémica provocada por Olivia Munn al descubrir que Black había contratado a un amigo actor con antecedentes de acoso sexual, ha provocado que durante los días previos se haya hablado más de este tema que de la película, algo que sin duda tampoco le ha venido bien.

Comparto el trailer de la película:

The Predator es super divertida pero a la vez es una pena, porque no es todo lo buena que nos hubiera gustado. Creo que a los espectadores veteranos nos gustará bastante, pero entiendo que puede dejar indiferentes a los espectadores que no sean fans de la franquicia.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Reseñas Express: Black Road, Harrow County vol. 5 y Lazarus X+66

Me gustan los comics que hoy voy a reseñar con el formato de reseñas express. No solo por la calidad de cada obra por si misma, sino también por su variedad, al estar hablando de historias medievales de vikingos, de terror o de ciencia ficción distópica. Esto me sirve para destacar cómo los comics pueden servir para contarnos todo tipo de historias.

 

BLACK ROAD Vol. 1 y 2, de Brian Wood y Garry Brown

¿De qué va? Año 1000 d.C. Magnus El Negro, un mercenario pagano durante la conversión cristiana de las tierras vikingas, descubre un secreto que amenaza el equilibrio del poder religioso en toda Europa. Con un joven arquero a cuestas y un herrero vengativo persiguiéndolo, rastrea a una banda de asesinos al norte de la infame “Black Road”.

Valoración:  Tras la excelente Northlanders, Brian Wood sigue regalándonos historias ambientadas en el mundo medieval. En el caso que nos ocupa, Black Road es un comic que transmite la dureza y la desolación que debieron vivirse en las tierras norteñas de esa época, en la que cualquier la gente moría muchas veces de fora cruel e inmerecida.

En este relato se transmite la  lucha de poder que con la excusa de la religión se vivió durante la edad media, y como no basta con acabar con los enemigos si permites que su mensaje y la fuente de su poder sigan existiendo. Wood construye una historia sin moraleja sobre gente que vive o muere en un instante, sin intentar aleccionarnos. Esto es un acierto y en parte el único pero de esta historia, ya que puedes terminar de leer los dos tomos y quedarte con cara de no saber qué ha querido contarnos.

En el apartado artístico, el dibujo de Garry Brown con colores de Dave McCaig es perfecto para el tono que la historia de Wood busca transmitir. El lápiz de Brown es nítido y transmite la dureza de la vida medieval, mientras que McCaig elige una paleta de colores apagados que es junto lo que necesita la historia. Si tengo que ponerle un pero, es que a veces las figuras son demasiado estáticas, pudiendo mejorarse algo la fluidez narrativa.

En todo caso, creo que este tomo hará las delicias a todos los aficionados a las historias de época, y en especial a los fans de los vikingos.

PUNTUACIÓN: 7/10

HARROW COUNTY Vol. 5, de Cullen Bunn, Tyler Crook y otros autores.

¿De qué va? El Abandonado, la gigantesca figura de ojos amarillos, no suele salir de su choza del bosque de Harrow County. Pero no siempre fue así. Con la llegada de unos cazadores, la criatura verá su paz alterada y su rabia provocará desgracia, pero también servirá para que Emmy descubra sus secretos. Cullen Bunn continúa su magnífica historia de terror con Tyler Crook y la artista invitada Carla Speed McNeil.

Valoración: Harrow County acaba de pasar por su ecuador, dado que la seria acaba de finalizar e los USA en su octavo tomo. Cullen Bunn continua  construyendo este mundo de poblado por brujas, dioses y seres sobrenaturales, respondiendo a una de las preguntas más recurrentes de la serie, la importancia del abandonado. Y lo cierto es que sorprende descubrir que es un actor fundamental de este mundo.

La calidad del arte pintado de Tyler Crook ya no es una sorpresa sino una constante de la serie. Sin embargo, es tan bueno que su ausencia se echa mucho de menos, y no siendo mala la dibujante Carla Speed McNeil, pero su estilo se queda a años luz del artista titular.

En lo referente al tomo, da la sensación que ahora que Bunn ha dado respuesta a los principales enigmas de este mundo, ahora ya puede empezar a plantear la resolución de la historia, que empezaremos a ver en el próximo tomo, el sexto. Tomo que espero que Norma Comics publique pronto y no nos haga esperar demasiado.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

LAZARUS X+66 de Greg Rucka y varios autores

¿De qué va? Este tomo recoge seis historias que siguen a diferentes personajes que habitan el mundo de Lazarus, una distopía en la que varias familias controlan la riqueza mundial y se enfrentan por el control mundial, mientras que la gente normal son sólo peones y carne de cañón de estas fuerzas en conflicto. Estas historias han sido realizadas por Greg Rucka, Eric Trautmann, Aaron Duran y Neal Bailey en el guión y por los artistas  Steve Lieber, Mack Chater, Justin Greenwood, Alitha Martinez, Bilquis Evely y Tristan Jones.

Valoración:  Michael Lark, el dibujante regular de la serie, estaba quemado y necesitó un respiro que le hiciera recuperar su impulso creativo. Esto provocó que para llenar este hueco, el creador y guionista Greg Rucka haya preparado este tomo contando con numerosos colaboradores en guión y dibujo.

Globalmente me ha parecido un buen tomo con historias que sirven para ampliar el mundo de Lazarus y darnos mayor perspectiva de la gente que lo puebla. Así tenemos desde historias de una familia de disidentes, de una periodista que lucha por contar la verdad en un mundo en el que eso puede costarte mucho más que tu reputación, o el origen del Dragón, el Lazarus de la familia Vassalovka  que ha cometido innumerables atrocidades y que es el mayor enemigo de la protagonista de la serie, Forever Carlyle.

El único e inevitable pero que se me ocurre es que X+66 está solo indicado para seguidores de la colección regular. En mi caso, dado que me gusta Lazarus, y mientras espero la continuación de la serie, este tomo me ha parecido una más que entretenida lectura.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Twisted Podcast: Trilogía Predator

Antes de la nueva película The Predator de Shane Black, Fernando Verniere de Twist Comics y yo comentamos los tres films previos de esta franquicia.

En este podcast vamos a hablar de la película original, Predator (1987), clásico del cine de acción dirigida por John McTiernan e interpretada por Arnold Schwarzenegger, su secuela Predator 2 (1990) de Stephen Hopkins con Danny Glover y la actualización de 2010, Predators, producida por Robert Rodriguez, dirigida por Nimród Antal e interpretada entre otros por Adrien Brody.

Hemos obviado los subproductos de Alien versus Predator 1 y 2, que marcaron su punto más bajo, cuando los ejecutivos pensaban que ambas franquicias estaban quemadas, para centrarnos en las importantes.

https://www.ivoox.com/twisted-podcast-episodio-17-trilogia-predator-audios-mp3_rf_28586034_1.html

Y a vosotros, ¿cual es la que más os gusta? Os invito a escuchar este podcast y si os gusta,  compartirlo y suscribiros al podcst en Ivoox.

¡Saludos a todos!!!

Crítica de El fin de la muerte, de Cixin Liu

El fin de la muerte es el excelente final de la trilogía de los Tres cuerpos del escritor chino Cixin Liu. Una extraordinaria serie con un punto de vista bastante sombrío hacia el futuro de la humanidad y el posible contacto con otras civilizaciones.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Tras El problema de los tres cuerpos y El bosque oscuro, la tensa espera de la humanidad concluye ahora con un último episodio, tan extraordinario como los anteriores, lleno de ideas electrizantes y una calidad de obra maestra.

Ha pasado medio siglo de la batalla del Día del Juicio Final y la Tierra goza de una prosperidad sin precedentes gracias al conocimiento transferido por Trisolaris. Mientras la ciencia humana avance y los trisolarianos adopten la cultura terrícola, ambas civilizaciones podrán convivir sin temor a ser destruidas. Pero con la paz la humanidad se ha vuelto autocomplaciente. Después de una larga hibernación, Cheng Xin, una ingeniera aeroespacial de comienzos del siglo XX, despierta en esta nueva era. Su mera presencia, sumada a cierta información sobre un proyecto olvidado desde el principio de la Crisis Trisolariana, podría alterar el frágil equilibrio entre ambos mundos… ¿Alcanzará el ser humano las estrellas, o morirá en su cuna?

El fin de la muerte, galardonado con el Premio Locus 2017 y nominado al Hugo 2017, es el desenlace de la magistral trilogía de ciencia ficción china que ha conquistado a cinco millones de lectores en todo el mundo.

Cixin Lui presenta en El fin de muerte otra explosión de ciencia ficción a partir de conceptos sobre física, astronomía y cosmología que parecen sacados de los manuales científicos. La novela contiene ideas tremendamente imaginativas sobre el futuro de la humanidad basadas en toda clase de conceptos complejos que sin embargo consigue que sean perfectamente entendibles por los lectores.

Junto a esto, frente a visiones optimistas de la ciencia ficción de películas y series como E.T. o Star Trek en la que las civilizaciones extraterrestres vienen en “son de paz” buscando un primer contacto que sea mutuamente beneficioso para ambas razas, Liu ofrece una visión oscura y sombría basada en la ley de la jungla del matar o morir. El concepto de “Bosque Oscuro” de la anterior novela me pareció antológico y lamentablemente bastante probable.

El Fin de la Muerte invita a los lectores a poner en una balanza la seguridad de la vida en la Tierra sin pensar en lo que hay más allá frente a la búsqueda de la grandeza en la exploración espacial, asumiendo los riesgos que pudieran surgir como precio a pagar por hacer avanzar a la raza humana. Y lo genial de la novela es que Liu mantiene un equilibro entre ambas posibilidades, ofreciendo los datos de la manera más neutra posible para que cada uno podamos sacar nuestras propias conclusiones.

Una duda que se me planteó al final de El bosque oscuro, la segunda novela de esta seríe, es qué iba a contarnos Liu, ya que el final de esa novela me pareció brillante y perfecto. Sin embargo, recordando a Alan Moore, nada termina, siempre pasa algo nuevo al día siguiente.  Y tras el aparente buen final de la Crisis Trisolariana, Liu nos muestra una sorprendente e impactante continuación. Pensaba que la raza humana lo iba a tener fácil, pero nada más lejos de la intención del autor.

Cheng Xin, la protagonista de esta tercera parte, más que una persona real simboliza el “buenismo” de la raza humana que a menudo a tenido que pagar precios muy altos al enfrentarse ante la fría realidad de los totalitarismos que han cometido atrocidades durante siglos y los siguen cometiendo en el futuro. Sin embargo, por mucho sufrimiento al que nos enfrentemos, parece que Liu muestra que lo único que tenemos son nuestros valores, y si los abandonamos con tal de sobrevivir, dejaremos de ser seres humanos. Casi parece entreverse que es mejor morir como hombre que vivir como un animal.

El fin de muerte quizá no sea la mejor novela de Liu, pero sí me ha parecido una gran lectura y un muy buen final de la historia.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Reseñas Express: Southern Bastards vol. 4, Letter 44 vol. 6 y Weavers

Este verano he aprovechado para disfrutar de un montón de lecturas. Como se me están acumulando voy a aprovechar el formato de reseñas express para hablar de tres interesantes series independientes americanas.

SOUTHERN BASTARDS Vol. 6, de Jason Aaron, Jason Latour y Chris Brunner

¿De qué va? Si Coach Boss controla Craw County es por una razón: Hace que el equipo de football del instituto gane partidos. Pero tras la peor derrota de su carrera, el entrenador debe poner toda la carne en el asador para seguir por delante de sus enemigos. Enemigos como Roberta Tubb, que ha venido a la ciudad con una ametralladora y algunas preguntas sobre cómo murió su padre. Este volumen recopila los números 15-20 de la serie regular.

Valoración: Los dos primeros tomos de Southern bastards son algunos de los mejores tebeos que he leído en mucho tiempo. Noir del bueno, duro, cruel y sin piedad. Sin embargo, el retraso en la publicación de las grapas que aparecen en tercer tomo, que buscaba ampliar el mundo de Crawl County mediante episodios centrados en diferentes personajes, hizo que perdiera un poco el hilo de la historia. De hecho, tuve que volver a leerme toda la serie antes de empezar este cuarto tomo para tener todas las piezas en su sitio.

La historia de este tomo sigue bien contada y se nota que hay un plan a largo plazo con los diferentes personajes. Y tampoco nada que decir del apartado artístico con Jason Aaron y Chris Brunner en el número de descanso de Latour.

El problema es que el final de este tomo pone las cartas sobre la mesa de lo que va realmente Southern Bastards. Esto no va de vencer a un mafioso de un pueblucho de mala muerte, sino de vencer al cáncer que consume el Sur. O al menos mostrarlo para que los lectores le reconozcamos. Y para ello Aaron comete una locura de guión imposible que rompe todo atisbo de “realismo” que la serie tenía hasta ese momento. Scalped rozó en varios momento la suspensión de credulidad con sus diferentes giros, pero siempre se movió en los terrenos de lo realista igual que series como The Shield o The Wire. Southern Bastards destroza esa barrera y se mete en terrenos imposibles e irreales, que van a provocar que aunque el tebeo pueda seguir estando muy bien, creo que no llegará a los niveles de Scalped. Y es una pena, porque Scalped es NOIR con mayúsculas, mientras que Southern Bastards ahora es solo un comic noir, no se si me explico.

De igual forma, la generadora de ese giro, Roberta Tubb no tiene una motivación lo suficientemente clara que justifique sus acciones, o al menos eso me pareció, provocando que el giro pase porque si. A no ser que Aaron tenga planeado hacerle un “Cuervo Rojo” al Entrenador Boss para compensar,  no entiendo el giro. E incluso siendo así, creo que este giro está mal ejecutado y podría haberse hecho de otra forma mejor para evitar la locura.

En todo caso, seguiré leyendo esta serie a ver a donde nos llevan Aaron y Latour.

Puntuación:  6.5/10

 

LETTER 44 Vol. 6, de Charles Soule y Alberto Alburquerque

¿De qué va? La tierra será destruida. Stephen Blades, 45° Presidente de los Estados Unidos, lo sabe y sabe que no habrá forma de detenerlo. Él sabe que la tripulación del Clarke probablemente murió y las 666 personas que se suponía que iban a salvarse ahora no tienen ninguna posibilidad. El hombre más poderoso del planeta no puede protegerlo de su destino. Pero él no se dará por vencido. En esta emocionante conclusión de la serie premiada y aclamada por la crítica, el planeta está condenado. Pero, ¿acabará también con la humanidad?

Valoración: El último tomo de Letter 44 me ha parecido un final perfecto a la historia, sacando el optimismo que se vivió al comienzo de la era espacial incluso ante un apocalipsis que parece inevitable. E incluso Soule se “atreve” a regalarnos uno de los mejores comics de los últimos años reflexionando sobre la función del escritor como creador de historias que busca convertirse en inmortal a través de su obra. Un gran tebeo que fue totalmente inesperado, lo que hizo que su lectura fuera aún mejor.

En el apartado artístico, Alberto Alburquerque ha sido un correcto narrador de esta historia espacial. Su aportación a la obra no me ha enamorado, aunque al final lo asumes como artista. Sin embargo, no se si por el cansancio o los plazos de entrega, algunos números de este tomo me pareció que tienen un dibujo aún más apresurado y embarullado de lo habitual.

En todo caso, Letter 44 es una de las series más redondas de los últimos años, imprescindible para todos los amantes de la ciencia ficción espacial.

Puntuación:  7.5/10

 

Weavers, de Simon Spurrier y Dylan Burnett

¿De qué va? Tras un ataque a una cafetería relacionado con una guerra de bandas, Sid Thyme se convierte en la nueva  incorporación de los Weavers, la brutal familia criminal que domina la costa este. Los miembros de este sindicato están obligados a ser leales al kingpin local debido al contacto con unas arañas sobrenaturales que otorgan poderosas y grotescas habilidades pero que controlan su consciencia. Una vez que se da cuenta de lo que es capaz de hacer, Sid busca descubrir la verdad detrás del misterioso ataque al bar. Pero no tiene mucho tiempo: cuanto más tiempo tenga la araña dentro de él, más leal se hará Sid con los tejedores y más difícil será escapar de su red de violencia y crimen.

Valoración: Simon Spurrier me parece uno de los mejores escritores británicos del panorama comiquero. Sabe siempre contar historias con un toque familiar a las que siempre añade un toque que aporta personalidad y que hace que sus comics no parezcan copias de otras historias. Weavers es un noir sobrenatural que recuerda a Infiltrados de Scorsese o la los típicas historias de investigación  detectivesca que buscan resolver un misterio. Todo ello con toques de terror y giros impredecibles marca de la casa M. Night Shamyalan. Y sin embargo, tocando tantos palos diferentes, Spurrier consigue que su historia funcione.

Lo menos bueno de esta historia es el apartado artístico a cargo de Dylan Burnett. Estamos ante un artista de estilo feista cuya calidad es la esperable en un comic de Boom, es decir, por debajo de lo que estamos acostumbrados en Marvel, DC o Image. Burnett hace un trabajo solo correcto que mejora a medida que tu ojo se acostumbra a su estilo. Esto es una pena, porque alucino pensando los comics que hubieran podido salir en caso que Spurrier pudiera colaborar con los artistas super-estrella con los que trabaja, por ejemplo, Mark Millar.

En todo caso, Weaver globalmente es una buena lectura que puede agradar a los fans del noir y de las historias sobrenaturales.

Puntuación:  7/10