Crítica de Han Solo, de Ron Howard

Hay mucha tela que cortar con Han Solo: Una historia de Star Wars, la nueva película ambientada en una galaxia lejana, muy lejana, y que ha sido dirigida por Ron Howard. El resumen rápido, sin embargo, es muy sencillo: Os recomiendo que vayáis a verla al cine.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Precuela de la saga Star Wars, en la que se conocen los primeros pasos que dio el personaje de Han Solo, desde joven hasta convertirse en el contrabandista antihéroe que vimos en “Una nueva esperanza”, antes de encontrarse con Luke Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la cantina de Mos Eisley.

Poniendo un poco de contexto a Han Solo, hay que decir que su producción ha sido bastante accidentada. Los directores inicialmente contratados, Phil Lord y Christopher Miller (La Lego Película), fueron despedidos a mitad del rodaje y sustituidos por el veterano Ron Howard. Lord y Miller querían convertir la película en una comedia de acción e invitaban a los actores a improvisar en el rodaje, cosa que no gustó nada ni a Lawrence Kasdan (autor del guión de El Imperio Contraataca entre otros), ni por supuesto a Kathleen Kennedy, la presidente de Lucasfilms.

Ron Howard volvió a rodar una gran parte de la película, y su estilo clásico resultaba perfecto para la película, que intenta transmitir a las nuevas generaciones el feeling aventurero de la trilogía original y de las aventuras de Indiana Jones.

Esto en si mismo no debería ser un problema. Rogue One también cambió sustancialmente el primer montaje de Gareth Edwards, pidiendo al veterano Tony Gilroy que supervisara dichos cambios en lugar del defenetrado Edwards. Y como resultado, un gran tercio final con la batalla en Escarif totalmente nueva y una última escena protagonizada por Darth Vader nos dejó a los aficionados con un buen sabor de boca, haciéndonos olvidar que la película hasta ese momento estaba siendo bastante montonera.

Así que si Rogue One fue un éxito, ¿por qué no lo puede ser también Han Solo?

Debo decir que  Han Solo me ha parecido una película super entretenida que presenta perfectamente a los clásicos Han Solo, Chewbacca y Lando Carlrissian, así como el mundo criminal de Star Wars que hasta ahora sólo se había mencionado de pasada en las anteriores películas. Para ello, Ron Howard, su director, transmite con acierto el espíritu de la trilogía original y de las aventuras de Indiana Jones, con unos toques de western y películas de robos. La película no te permite descansar ni un segundo, siendo una montaña rusa con secuencias hiper-molonas como el robo de cargamento de coaxium en el planeta Vandor o la “carrera” de Kessel, contando con un final sorprendente con varios giros de guión muy bien ejecutados.

Los personajes actúan según sus filosofías vitales y sus acciones son coherentes en todo momento, además de conectar perfectamente con la trilogía original. Por ello, aunque la película tiene varios giros interesantes, estos son siempre coherentes con la forma de ser de los personajes. Destacar además que aunque la película cuenta una historia cerrada con principio y fin, deja la puerta abierta a hacer nuevas películas que, por desgracia no creo que lleguen a rodarse daba la fría acogida del público.

Creo que si un icono del cine como Indiana Jones no tenía más pretensión que hacer pasar un buen rato a la audiencia, no deberíamos pedir nada más a una película como es Han Solo. Y os invito a todos los fans que veáis Han Solo con la mente abierta y permitáis que os entretenga durante 135 minutos. Creo que pasaréis un buen rato.

El aspecto más polémico de la película sin duda fue el fichaje de Alden Ehrenreich (secundario en Ave, César! de los Coen) como Han Solo . Su actuación me ha parecido correcta, pero lamentablemente se confirma que no tiene el carisma de una gran estrella de Hollywood que llena la pantalla y él sólo aguanta la película. Hay que reconocer que Alden tenía un encargo imposible, porque era imposible que pudiera igualar a Harrison Ford, un ICONO del cine de los últimos 40 años. Es difícil ser justo en este aspecto, pero diría que para Han Solo, que Alden Ehrenreich esté correcto no es suficiente.

Actores como Chris Pratt, por poner un ejemplo,  si tienen ese carisma, y eso que antes de que James Gunn lo fichara para Guardianes de la Galaxia era conocido como “el gordito de Parks and Recreation”. Sin embargo, su carisma hace que mole verle en pantalla sin importar lo que haga. Esto no pasa con Alden Ehrenreich, y es una pena. E incluso creo que su falta de carisma se ve amplificado además al compartir pantalla con estrellas como Donald Glover o Woody Harrelson. Y es que Glover es otro actor que, como Pratt, tiene flow, y convierte en oro todo lo que toca. Precisamente, su Lando Carlrissian no mola tanto como parece opinar todo el mundo, lo que mola es  ver a Glover en pantalla. Él si tiene carisma, pero su Lando es muy planito. Woody Harrelson es otro actor que sabes que lo va a hacer siempre bien, y su personaje, Tobias Beckett, que hace las veces de mentor de Han, le eclipsa en varias ocasiones.

Otro tema importante es que este Han Solo es un héroe puro en esta película, siempre haciendo lo correcto. El Han del Episodio IV es un cínico al que la vida le ha pegado duro, pero me gustó que empezarán la historia cuando aún creía en hacer lo correcto. Sin embargo, en esta sociedad moderna en la que parece que solo molan los antihéroes tipo Deadpool (aunque en el fondo no sea tan malote como lo pintan), no se si un personaje tan puro encaja con los gustos de la audiencia.

Hablando sobre resto de personajes, me gustó mucho la presentación de Chewbacca y como conoció a Han. Quizá me faltó una escena como la de Vader en Rogue One, dejando claro por qué todo el mundo teme a los Wookies. La fuga de las minas de Kessel intenta hacer esto, sin conseguirlo, y se me quedó  corta, pero globalmente Chewbie me dejó con una sonrisa.

Me gustó también Emilia Clarke como Qi’ra. Su personaje es una antigua novia de juventud de Han y jugará un papel fundamental en la película. Qi´ra tiene múltiples facetas que la convierten en un personaje complejo que hubiera podido dar mucho juego en próximas película. Además, mucha gente no se da cuenta que ella es también un personaje heroico, no una villana. Alguien trágico, diría yo, obligada por su pasado dentro de una organización criminal de la que no se puede escapar. Y no digo más por no entrar en spoilers.

Por otro lado, Emilia Clarke siempre me ha parecido una actriz bastante limitada que se ha beneficiado muchísimo del éxito de Juego de Trono. En Han Solo, creo que tiene una buena química con Alden  Ehrenreich en las escenas que comparten y que lo hace razonablemente bien.

Woody Harrelson como Beckett es otro personaje fundamental en marcar el carácter de Han, y junto a Paul Bettany como el jefe mafioso Dryden Vos nos abren la puerta a conocer a los clanes criminales de la galaxia, algo que hubiera dado para varias películas.

Sobre Lando Carlrissian, recalcar que él no mola tanto como todo el mundo dice. Es Donald Glover  quien tiene flow, pero la historia del personaje es flojilla. Veo una ridiculez hacer una película en solitario con Lando, algo que he leído repetidamente este pasado fin de semana, empezando porque no hay suficiente material de base y el personaje no da para tanto.

El guión de Lawrence Kasdan y su hijo Jon me parece que tiene las ideas muy claras sobre lo que tiene que ser una historia de Star Wars y creo que Ron Howard lo sabe convertir en imágenes que trasladan el feeling de la trilogía clásica mucho mejor que cualquiera de las otras películas que se han estrenado recientemente. Han Solo busca ser un gran entretenimiento y creo que que lo consigue, aunque esto está claro que no ha sido suficiente para atraer al gran público.

Voy a comentar el gran problema para mi de Han Solo por encima de la interpretación de Alden  Ehrenreich, y es ¡LA ILUMINACIÓN! La película busca alejarse de la iluminación neutra de las películas originales mediante el uso de luces difuminadas y escenas oscuras. Leí que la intención era destacar el mundo oscuro en el que vive Han y como lucha por salir a la luz, de forma que esta decisión sirviera para distinguirla de las demás películas, dándole una personalidad diferenciada. Lamentablemente, si la personalidad va en detrimento de la narrativa, a mí no me funciona. Al menos, no en una película de Star Wars. De hecho, hay escenas que es difícil seguirlas bien porque están demasiado en penumbra y no se ve bien lo que está pasando.

Conectado a esto, aunque está claro que Alden Ehrenreich NO es Harrison Ford (y nadie puede serlo), quizá hubiera podido ser un buen Han Solo si lo hubiéramos visto bien. Pero es difícil demostrar que tienes carisma si te pasas media película iluminado a contraluz y la otra media con un filtro azul cuando está dentro del Halcón Milenario.

Ron Howard comentó que esta decisión narrativa usando la iluminación de Bradford Young ya estaba tomada antes de su fichaje, y que le pareció correcta y la continuó. Pero además, incide en el hecho de que no se podía cambiar, porque hubiera provocado empezar a rodar totalmente de cero, algo imposible dadas las fechas de estreno. Cabe especular qué hubiera pasado si Howard hubiera comenzado a rodar la película desde el principio, porque es una pena. Como comentaba en mi crítica de la decepcionante Los Últimos Jedis, cuando rompes una expectativa, lo que ofrezcas en su lugar debe ser mejor, o el resultado no será bueno. Pasó en la película de Rian Johnson, y ha vuelto a pasar aquí.

Por otro lado, no puedo obviar el hecho que Han Solo va a fracasar en taquilla. En los USA se ha quedado lejos de las cifras que se esperaban en su estreno, recaudando solo 83 milllones en los USA, a lo que hay que sumar que también han sido decepcionantes sus entrenos internacionales. La película va a ser de largo la que menos recaude de toda la saga galáctica, a lo que hay que sumar que los reshoots realizados por Ron Howard han incrementado muchísimo su coste final, que no se conoce pero sin duda supera los 250 millones de dólares.

No es que Disney vaya a perder dinero. Teniendo en cuenta las licencias, Legos, ventas de blu.rays, derechos televisivos, etc, seguro que al final recuperan su inversión. Pero aparte de tardar más tiempo, esto marca un cambio de paradigma, ya que Star Wars ya no es la franquicia más importante de Hollywood que rompe las taquillas. De hecho, en los tres años que han pasado desde el estreno de El Despertar de la Fuerza, Star Wars ya ha perdido su cualidad de EVENTO, siendo “sólo” películas como todas las demás que pueden triunfar o fracasar si no lo hacen bien.

Pero, ¿es una mala película Han Solo? ¿Merece este fail sin paliativos? Yo creo que no. En primer lugar, las anteriores Star Wars se estrenaron siempre en navidades son casi competencia. Sin embargo, Han Solo se ha estrenado en mayo, y tiene que compartir pantalla con los Vengadores: Infinity War y Deadpool 2 que se dirigen al mismo público. No hay duda que su recaudación en cualquier caso iba a ser peor que si se hubiera estrenado en navidades.

Disney movió a Han Solo a mayo para darle más importancia a la película de Mary Poppins que se estrenará en Navidad. Su prioridad en 2018 está más que clara: Primero Vengadores, Mary Poppins en navidades en segundo lugar, e Increíbles 2 en junio en tercer puesto. Y ya después Han Solo. Tal cual. Y en este mundo actual dominado por Netflix y HBO, en que te tienen que vender muy bien una película para que vayas a verla al cine, parece que el no ser un evento, sino “sólo” una película de entretenimiento la ha perjudicado. Familias que a lo mejor sólo van al cine 1 vez al mes, o incluso menos, han elegido ver Infinity War antes que Han Solo, porque sin duda todos sentiamos que la de los Vengadores era la “más importante”.

A todo esto, diría que Han Solo ha pagado el pato además por la polémica surgida de la fallida Los Últimos Jedis. Mucha gente a la que no les gustó Star Wars VIII han decidido no ver en el cine precisamente la película que mejor traslada el espíritu original a la actualidad.

Desde luego, tiene narices que el público nos hayamos tragado desde 2015 un remake, El Despertar de la Fuerza, un cinta bélica que se salva gracias a un cameo de Darth Vader insertado a última hora, Rogue One, y un remake inverso planteado en hacer todo lo contrario de las películas originales, como es Los Últimos Jedi.  Y ha sido Han Solo, justo la que plantea situaciones originales y no es un refrito de ideas recicladas, la que ha sufrido la indiferencia del público. Sin duda, una pena.

Siempre he creído que NO existe agotamiento al cine de acción o superhéroes. Hay agotamiento ante el mal cine, el público no quiere ver Tortugas Ninja 2 si la primera fue una basura. Ahora se está viendo como las decisiones discutibles de Disney con la franquicia galáctica al final se pagan.

El problema de Lucasfilm / Disney no es Han Solo , sino su rechazo a evolucionar. La historia de Han SI merecía ser contada y da sin duda para una trilogía de películas. Pero a la decisión de hacer un remake en el episodio VII que reciclara lo ya visto se suman ahora los rumores de que Lucasfilm está intentando poner en marcha varios spin-offs protagonizados por personajes de dudoso tirón comercial como Boba Fett y Obi Wan, que creo son decisiones totalmente erróneas. Boba Fett siempre fue un bluff de personaje, y ya vimos a Obi Wan en 4 películas y nunca fue un personaje especialmente atractivo, a pesar de lo simpático que nos caiga Ewan McGregor. La única solución para el problema actual de Lucasfilm pasa por contar algo 100% nuevo y original ambientado en el mundo de Star Wars.

El anuncio de una nueva trilogía realizada por Rian Johnson alejada de la familia Skywalker y de la fuerza sin duda es una decisión adecuada, pero no deberían limitarse a trilogías, sino que deberían aprovechar para hacer películas unitarias que ampliaran la galaxia. Y por otro lado, dado el fail de Los Últimos Jedi (en mi opinión), no se si Johnson es la persona adecuada para este encargo.

Y por último, tampoco puedo obviar que hay una parte de la crítica y del público que le tenían muchas ganas a Disney y Lucasfilm y se han tirado a degüello en cuanto han visto sangre. Fruto de este estado mental, han salido críticas como la de El Pais en la que hablaban de una película “innecesaria” para definir a Han Solo, un concepto realmente estúpido cuando se esta hablando de una película de entretenimiento para todos los públicos. Porque en un sentido estricto, ninguna película es necesaria, como tampoco lo es comprar un periódico en el kiosko para estar informado. No hablamos de Star Wars, superhéroes o género de acción en general, hablamos del cine en si. El cine de Lars Von Triers es 100% innecesario, o el de Kubrik o Fincher o Nolan. Pon el nombre del autor que prefieras, y se aplicaría igual. En serio, no entiendo porqué parece que molestar tanto que una película busque simplemente entretener, o que una empresa americana tenga éxito dedicándose simplemente a ello.

Otro comentario recurrente es que Disney busca sólo ganar dinero, algo que por otro lado es totalmente cierto al tratarse de una empresa que cotiza en bolsa. Pero a) Nadie nos apunta con una pistola para obligarnos a pagar la entrada. y b) No conozco a ningún productor español que haga cine para perder dinero. A lo mejor el tema aquí en España es que ya ganan mucho dinero sin necesidad de que la película llegue a estrenarse y les da igual la taquilla o si la película es buena, mala o muy mala. Y ya de la opinión de la audiencia ni hablamos.

Por supuesto se puede criticar una película y explicar razonadamente por qué no te ha gustado, y creo que esto sigue siendo muy necesario. Pero desde el momento en que lo primero que afirmas sobre algo que analizas es que NO es necesario, te retratas tú y tus prejuicios preconcebidos. Y lo mismo para los que dicen que una película no es cine “de verdad”, otra tontería que ya empecé a leer a gente sobre Vengadores: Infinity War, y que sólo demuestra su incapacidad de emitir un crítico basado en la propia película.

En fin, no quiero alargarme más, como veis hay determinadas opiniones sin justificación que me tienen un poco quemado. Entiendo que todos estos comentarios quizá han podido generar de alguna manera un ambiente negativo hacia la película en redes sociales. Por supuesto, que Han solo fracase en taquilla no es culpa de una crítica de El Pais, pero sí en una china más en el camino, que se suma a otras percepciones negativas que la película y Disney han podido ir sembrando durante estos años.

Comparto el trailer de la película:

Han Solo me ha parece un estupendo entretenimiento que nos traslada a una época anterior donde todo parecía más sencillo. Donde lo único que pedíamos al cine es que nos sorprendiera, nos entretuviera y emocionara. Elementos que Han Solo cumple de sobra.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Anuncios

Crítica de Deadpool 2, de David Leitch

Deadpool 2 es la nueva película del mercenario bocazas de Marvel interpretada y producida por Ryan Reynolds, y dirigida por David Leitch (John Wick, Atomica), a priori, una garantía de éxito.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras sobrevivir a un ataque bovino casi fatal, un desfigurado chef de cafetería, Wade Wilson, trata de cumplir su sueño de convertirse en el camarero más famoso del lugar, al tiempo que trata de hacer frente a su pérdida del sentido del gusto. En la búsqueda para la recuperación de este, así como la de un condensador de flujo, Wade deberá luchar contra ninjas, yakuzas y un grupo de perros sexualmente agresivos, mientras recorre el mundo para descubrir la importancia de la familia, la amistad, el sabor y conseguir ganar el codiciado título que pone en las tazas de café: “El mejor amante del mundo”… Secuela de la exitosa película (recaudó más de 780 millones de dólares en todo el mundo) parodia de los superhéroes mutantes del 2016, también protagonizada por Reynolds.

Obviamente, cuando incluso en la sinopsis nos intentan colar una coña, es porque quieren dejar claro desde el primer momento que estamos ante una continuación de la comedia políticamente incorrecta que triunfó hace dos años.

Y aplicando el viejo dicho de “no cambies lo que funciona”, Ryan Reynolds ha vuelto a reunirse con los guionistas Rhett Reese y Paul Wernick para mantener el mismo espíritu gamberro e irreverente del original, uno de los grandes éxitos sorpresa de 2016, consiguiendo superarlo en muchos momentos.

El guión es totalmente continuista, manteniendo y ampliando el tono absurdo y “over-the-top” del original, con un humor que consigue saturar al espectador. Con el añadido del carismático antagonista Cable, interpretado por un Josh Brolin recién salido de Vengadores: Infinity War.

Sin duda uno de los principales aciertos de Deadpool 2 es la elección de Josh Brolin como Cable. El mutante viajero del tiempo nunca lució mejor, y Brolin consigue transmitir sin apenas hablar que estamos ante uno de los “bad-ass” más importantes de la franquicia mutante del Universo Marvel. Brolin es duro, no se anda con tonterías, y sus combates con Deadpool están super guapos, demostrando el acierto del fichaje de David Leitch como director.

Otro de los momentos cumbre de la película es la reunión por primera vez en pantalla grande de X-Force, el grupo mutante “radical” creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza en 1991 para actualizar a los clásicos Nuevos Mutantes para convertirlos en uno de los tebeos más “hot” de la época. El reclutamiento y primera misión de los anti-héroes es sin duda otro de los momentazos de la película.

Dentro del grupo formado por Bedlam, Shatterstar, Vanisher, Zeitgeist y el misterioso Peter, destaco a Domino (Zazie Beetz) una mutante con el poder de tener suerte. Y  creerme que vais a entender la importancia de tener a la suerte de tu lado.

Deadpool 2 cuenta con un presupuesto de 110 millones, el doble que el de la primera película, y me alegra decir que la mejora se nota en la pantalla. En la primera película prácticamente se gastaron todo el presupuesto en la excelente escena inicial en la autopista, y a partir de ahí fue todo cuesta abajo y casi hasta se notaba alguna escena un poco cutre. Sin embargo, en Deadpool 2 hay dos espectaculares e imaginativos combates de Deadpool y Cable, más la primera misión de X-Force, que brillan a gran nivel. Hay que decir sin embargo, que Coloso sigue pareciendo un poco raro en pantalla, siendo un efecto que aún no tienen controlado.

Destacar además la antológica escena post-créditos, que marcará un hito en la franquicia mutante y que no deja títere con cabeza. Sin duda, una de las mejores escena post-créditos nunca vista. Y no exagero.

Lamentablemente, no todo es positivo en Deadpool 2. En primer lugar, el humor bizarro de Deadpool no me encaja. No lo hizo en la primera película y es normal que no lo haga ahora. Wade rompe constantemente la cuarta pared para reirse de si mismo, de su franquicia, de otras franquicias como la de Warner y en general de multitud de elementos de la cultura pop. Algunos de esos gags son ocurrentes, debo reconocerlo, pero el 80% restante no lo son. Además, está el odioso personaje interpretado por T.J. Miller (Weasel, el amigo de Wade dueño del bar de mercenarios), al que sigo sin aguantar y que continúa haciendo la misma broma sin gracia de la primera película.

Pero es que además, fruto de ese repetición de chistes y situaciones con muy poca gracia, la película sufre de unos enormes problemas de ritmo que provocan que la película vaya a trompicones, alternando momentazos con escenas que no avanzan que impidieron que disfrutara enteramente del visionado.

Globalmente diría que esta Deadpool 2 es mejor que la primera película, pero no mucho mejor. Y desde luego, no tiene la gracia que ellos piensan que tiene.

Comparto el trailer de la película, que no te prepara para todos los momentazos que vamos a vivir:

Personalmente, Deadpool 2 me ha gustado pero no me ha encantado. Cuando acierta, lo hace de forma increíble superando en muchos aspectos a la primera película. Pero esos momentazos están lastrados por un humor que para mi en la mayoría de los casos no me funciona, y unos enormes problemas de ritmo. Con todo, si te gustó Deadpool, vas a disfrutar un montón de esta continuación.

PUNTUACIÓN: 7/10

Vengadores: Sin rendición de Marvel, el comic perfecto tras Infinity War

Hoy quiero recomendar la nueva historia de Los Vengadores que ha empezado a publicar Panini este mes de Mayo en España. Vengadores: Sin rendición de Marvel creo que es una lectura perfecta para cualquier espectador que tras ver Vengadores: Infinity War entre a una librería buscando un buen comic de sus personajes cinematográficos favoritos.

PUNTUACIÓN: 8/10

En los últimos años, cada estreno de una película Marvel en España ha provocado un comentario recurrente entre los aficionados a los comics: “Las películas están muy bien, pero los tebeos de hoy en día no tienen la calidad suficiente para enganchar a las nuevas generaciones de lectores.” Siempre he pensado, no se si tengo razón pero aquí lo dejo, que un espectador que ve Civil War en el cine no se va a enganchar a los tebeos leyendo el comic de Mark Millar y Steve McNiven, sino encontrando otras historias igual de interesantes y carismáticas que lo que podemos ver en el cine. De hecho, en muchos aspectos, las películas de Civil War o Infinity War han mejorado varios elementos de los comics originales. Por tanto, la clave NO es ofrecer al cliente lo mismo que ya han visto en el cine, algo en lo que el comic siempre tiene las de perder, sino algo diferente pero igual de entretenido. En ese aspecto, creo que Vengadores: Sin Rendición es una historia perfecta para enganchar a nuevos lectores con una historia original que traslada al papel la épica y la acción widescreen que vimos en Infinity War.

En los últimos años, la explotación de la marca “Vengadores” ha provocado una sobre-explotación de títulos mensuales que en muchos casos podían despistar a un lector ocasional, debido a los numerosos protagonistas y estilo de estas series. La serie original Vengadores escrita por Mark Waid compartía estanterías con Imposibles Vengadores de Jerry Duggan y Jim Zub en su última etapa, Vengadores U.S.A. de Al Ewing, y Vengadores Indignados de David F. Walker, serie protagonizada por Ojo de Halcón inspirada en los westerns fronterizos, que fue cancelada en su primer año.

El back-to-basics que ha supuesto la iniciativa Marvel Legacy lanzada tras el final de Secret Empire busca volver a poner el foco de interés en los personajes clásicos más conocidos: Capitán América / Steve Rogers, Iron Man / Tony Stark y Thor Odinson, que van a protagonizar la próxima serie Vengadores guionizada por Jason Aaron.

Pero antes de que esta serie nos llegue a España en Septiembre, Vengadores: Sin rendición sirve de conclusión de todas las series abiertas hasta esa fecha, mediante una historia épica en la que los héroes de todos los equipos deben reunirse para combatir una amenaza demasiado poderosa para los héroes en solitario. Precisamente el motivo por el que se reunieron los Vengadores por primera vez. Y es que una misteriosa entidad ha robado la Tierra del Sistema Solar, por lo que la reunión de héroes tendrá que averiguar los motivos de estas acciones, y sobre todo, como devolver el planeta a su situación original.

Para publicar Sin rendición, en Estados Unidos se decidió cerrar todas las series excepto la principal de Vengadores, que pasó a publicarse semanalmente durante los 4 meses de evento, de forma que el gasto para el comprador era similar y permitía seguir la serie de forma ágil y sin tener que esperar el clásico mes al que estamos acostumbrados los lectores. En España Panini ha decidido publicar Sin Rendición en formato tomo mensual de 112 páginas, agrupando las 4 grapas de cada mes. Personalmente esta opción me parece muy interesante, ya que he podido disfrutar del primer cuarto de la historia de un tirón, en el que han pasado un montón de cosas.

Sin rendición ha sido escrita conjuntamente por Mark Waid, Al Ewing y Jim Zub, guionistas de Vengadores, Vengadores USA e Imposibles Vengadores, consiguiendo que la historia mantenga el interés y en ningún momento parezca que hay voces diferentes entre si. El guión de este primer tomo reúne todo lo que yo le pido a un comic Marvel. Una amenaza más grande que la vida, personajes carismáticos, acción a raudales y momentazos en cada página, un montón de sorpresas y cliffhangers que te dejan el corazón en un puño. Y, por supuesto, un dibujo sobresaliente.

Y es que si el arranque de Vengadores: Sin rendición triunfa a niveles máximos es gracias al dibujo del artista español Pepe Larraz, que está destinado a convertirse, si no lo es ya, en uno de los dibujantes superstars de Marvel. Su dibujo está a otro nivel. Las caras y expresiones corporales de todos los personajes son totalmente reconocibles, pero además, sus páginas tienen flow, no sólo las escenas de batalla, sino incluso en las escenas de las reuniones de los héroes en la mansión de los Vengadores. Hay muchas páginas con cabezas parlantes mientras planean sus acciones, pero consigue que el interés no decaiga, usando planos y ángulos muy dinámicos. Y por supuesto, sus splash pages son la bomba.

Escuché una entrevista muy interesante a Pepe Larraz en Tomos y Grapas, que puedes ver aquí , en la que comentaba muchas cosas interesantes sobre la realización de este comic. En primer lugar, que él necesita 6 semanas en dibujar y entintar cada número, por lo que empezó a trabajar en el primer número en Abril de 2017. Esto es una pasada si tenemos en cuenta que el comic se editó en los EE.UU. en Enero, lo que indica el nivel de planificación editorial que ha realizado Marvel para conseguir publicar este comic. Me pareció muy gracioso conocer cómo su mayor problema fue no poder hablar con nadie sobre su trabajo durante muchos meses, aún cuando estas páginas son las mejores que ha realizado en Marvel. En ese momento Marvel estaba promocionando los comics Secret Empire, Marvel Legacy y no era el momento de empezar a hablar de Sin rendición. Además, buscando inspiración a la hora de dibujar las páginas de reuniones con decenas de personajes, eligió ver clásicos del cine del genero judicial, para ver ángulos de cámaras y perspectivas. Por último, otro tema interesante es que al tratarse de una serie semanal en USA, podían alargar las batallas en cada número para hacerlas más espectaculares, dado que la semana siguiente los lectores tendrían su siguiente dosis y no era necesario provocar que la trama avanzara demasiado entre número y número.

Comparto a continuación algunas páginas del primer número realizadas por Pepe Larraz, que seguro te dejarán maravillado.

Los próximos tomos de Vengadores: Sin rendición van a estar dibujados, además del propio Larraz, por Kim Jacinto y Paco Medina. Aunque estos dos dibujantes están un peldaño por debajo de Larraz, creo que aseguran una calidad media más que correcta para toda la saga. Además, quiero destacar las portadas de Mark Brooks, que transmiten perfectamente la épica de la historia.

En resumen, Vengadores: Sin rendición es un tebeo Marvel ideal para enganchar a nuevos lectores, que consigue el objetivo de entretenernos con personajes carismáticos y dejarnos con ganas de más. Todo lo que le pido a un comic de superhéroes.

PUNTUACIÓN: 8/10

Fuente Previews: CBR

Crítica de Un lugar tranquilo de John Krasinski

Un lugar tranquilo ha supuesto una de las grandes sorpresas de 2018, una película de terror dirigida por el actor John Krasinski que ha supuesto un gran éxito de crítica y público.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Thriller de horror moderno que nos cuenta cómo los cuatro miembros de una familia deben vivir sus vidas en silencio debido a las misteriosas criaturas que cazan por el sonido y que amenazan su supervivencia. Si te escuchan, te cazan.

La película está producida por Michael Bay a partir de una historia de Scott Beck y Bryan Woods, que escriben el guión con el propio Krasinski.  La película ha recaudado más de 160 millones de dólares en los Estados Unidos, a partir de un presupuesto de tan solo 17 millones, lo que la convierte en una de las películas más rentables de los últimos años.

Un lugar tranquilo es la tercera película dirigida por John Krasinski. Aunque las dos anteriores pasaron sin pena ni gloria, en esta película demuestra que tiene las ideas muy claras y sabe cómo mantener la tensión durante toda la película, realizando un gran ejercicio cinematográfico que me ha resultado inesperado y satisfactorio.

La película es muy entretenida y está perfectamente rodada, consiguiendo mantenerme en tensión. Aunque toda la familia realiza unas correctas interpretaciones, Emily Blunt es un regalo para el espectador y la verdadera luz de la película. Blunt es la mujer de John Krasinski, y me ha parecido que transmiten carisma y complicidad. Krasinski es un notable director, pero como actor me ha parecido sólo correcto, y sinceramente no veo el carisma que parece que todo el mundo dice que tiene. Sin embargo como director me ha parecido que tiene las ideas muy muy claras, y consigue que la película funcione perfectamente.

Es interesante el misterio que rodea a los misteriosos cazadores, y cómo  aunque la película ofrece suficientes detalles sobre estos seres, en general su presencia es un misterio constante, y su amenaza dolorosamente real.

La película va al grano y dura 90 minutos, justo lo que necesita la historia. Siendo realista, hay que decir que tampoco daba mucho más de si. Y aunque de nuevo tengo que decir que globalmente me ha gustado bastante, también debo decir que se le notan las costuras al argumento.

Por poner un pero, Un lugar tranquilo me ha recordado “La visita” de M. Night Shyamalan (2015), una película también muy entretenida pero que se basaba en una premisa que es en si mismo una trampa del guión. Trampa y sorpresa que no se puede evitar ya que sin ella no habría película. Pues algo similar pasa con esta película.

A continuación voy a comentar elementos del guión que son SPOILERS, así que estás advertido!!!

Y es que los propios aliens son en si una trampa. Porque desde casi el comienzo se nos dice que son CIEGOS y que localizan a sus víctima gracias al oído. No tienen un radar tipo Daredevil o los submarinos, sino que oyen ruidos sordos y atacan salvajemente, además de contar con un exoesqueleto que les sirve de armadura y tener una gran velocidad y fuerza.

La duda sobre el alcance real de los sentidos de los bichos provoca “trampas” cómo que la familia ande descalza sobre caminos de arena para no hacer ni el más mínimo ruido por miedo a que les escuchen desde cientos de metros de distancia, pero que cuando los monstruos estén cara a cara con los protagonistas no oigan su respiración o los latidos de corazón alterados.

Otra trampa es que tras un año y medio escondidos y no hayan tenido tiempo de construir una habitación insonorizada, y más con un bebé en camino. Esto es una locura, aunque obviamente si hacen esto no hay película. Otro tema que genera tensión pero que no tiene sentido es que no planteen protocolos de actuación en caso de un ataque de los bichos, para que los niños estén localizados en todo momento y sepan donde dirigirse en situaciones de emergencia. Por que no hay duda que tarde o temprano van a ser atacados…

Y a todo esto… ¿por qué se suicida John Krasinski? Con tirar el hacha hacia otro lado y que haga ruido y despiste al bicho ya hubiera bastado, ¿no? Es un momento sin duda emotivo pero no que tenía mucho sentido si lo pensamos un minuto, dado que los dichos son ciegos.

En todo caso, estos elementos son pequeñas “chorradas” que no impiden disfrutar el visionado de la película

Comparto el trailer de la película:

Un lugar tranquilo es una película super entretenida que sabe perfectamente qué tipo de historia quiere contar y qué herramientas tiene para maximizar el impacto en el espectador. Y que triunfa en lo que propone.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Action Comics 1000 – Feliz 80 cumpleaños, Superman

Acaba de editarse en los Estados Unidos el número 1000 de Action Comics, que marca el 80 aniversario de uno de los personajes más icónicos del mundo del comic.

Action Comics 1000 es una celebración que rinde homenaje a las diferentes etapas y autores que han trabajado con el Hombre de Acero. Pero no es solo un ejercicio de nostalgia hacia el personaje creado por Jerry Siegel y Joe Shuster, sino que DC Comics aprovecha para lanzar por todo lo alto la nueva etapa del personaje, que va a estar escrita por el guionista super-star Brian Michael Bendis.

Action Comics 1000 contiene las siguientes historias, ambientadas cada una en un momento temporal icónico del personaje:

  • “From the City Who Has Everything” (escrita y dibujada por Dan Jurgens) nos cuenta como la ciudad de Metropolis quiere realizar un homenaje a Superman a modo de continuación del trabajo anterior de Jurgens en “La muerte de Superman”.
  • “Never-Ending Battle” (de Peter J. Tomasi y Patrick Gleason) utiliza una historia de saltos temporales narrada con espectaculares splash pages para rendir homenaje a diferentes etapas iconicas del personaje.
  • “An Enemy Within”, escrita por Marv Wolfman, utiliza unas páginas nunca antes publicadas del mítico dibujante de Superman Curt Swan para contar una historia de secuestro.
  • “The Car” (escrita por Geoff Johns y Richard Donner, con dibujos del gran Olivier Coipel) sigue la historia contada en la mítica portada de Action Comics #1 para conocer la historia del gangster Butch Mason al que Superman destrozó su coche.
  • “The Fifth Season” (de Scott Snyder y Rafael Albuquerque), nos cuenta una reunión de Superman y Lex Luthor en un planetario.
  • “Of Tomorrow” (de Tom King y Clay Mann) muestra un emocionante homenaje a la figura de Martha y Thomas Kent, los padres humanos de Superman.
  • “Five Minutes” (de Louise Simonson y Jerry Ordway) muestra la típica historia de Clark Kent intentando entregar su artículo a tiempo en el Daily Planet, mientras los problemas se le acumulan a Superman.
  • “Actionland!” (de Paul Dini y el mítico dibujante José Luis García-López) nos cuentan una historia de  Mister Mxyzptlk.
  • “Faster Than a Speeding Bullet” (de Brad Meltzer y John Cassaday) nos cuenta una historia relativa a la mítica frase “más rápido que una bala”.
  • Y por último, “The Truth” (Brian Michael Bendis y Jim Lee) nos muestra el enfrentamiento de Supergirl y Superman con Rogol Zaar, un villano de nueva creación que afirma ser el responsable de la destrucción de Krypton.

Además, DC ha publicado con gran acierto varias portadas alternativas que destacan las diferentes décadas del personaje. Las que más me han gustado son las de Michael Allred (década 1960), Lee Bermejo (años 2000) y Dan Jurgen y Kevin Nowlan (años 90), que son mucho mejores que la oficial de Jim Lee. Lástima que el jefe mande…

Si tengo que ponerle un pequeño pero a este tebeo repleto de páginas super emocionantes e icónicas, es la ausencia de dos de los grandes nombres del personaje: John Byrne, que relanzó con gran éxito al personaje en 1986 tras “Crisis en tierras infinitas”; y Grant Morrison, autor de la que probablemente sea una de las tres mejores historias de Superman jamás publicadas, All-Star Superman junto a Frank Quitely.

No se exactamente los motivos de ambas ausencias, entiendo que Grant Morrison no habrá participado por un problema de agenda sin mayor importancia. Y aunque recuerdo que John Byrne salió de DC Comics de mala manera, hubiera sido un gran momento para haber limado estas asperezas, ya que hubiera sido muy grande volver a ver una historia de Superman escrita y dibujada por Byrne.

Superman es uno de los mejores y más grandes personajes del comic. Quiero aprovechar este artículo para rendirle un más que merecido homenaje. ¡Brindo por otros 80 años!

Up, up and away!!!

 

 

Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester

Gracias a la Editorial Gigamesh, he podido comprar y volver a leer una de las novelas de ciencia ficción más importantes e influyentes de la historia: Las estrellas, mi destino, de Alfred Bester.

PUNTUACIÓN: 9/10

Leyendo el argumento publicado en la web de Gigamesh, descubrimos cómo en el siglo xxv, las técnicas de teleportación han cambiado de forma radical la sociedad de la Tierra. Un hombre motivado por pasiones extremas emprende un carrera desesperada por cambiarse a sí mismo. Gully Foyle fue abandonado a su suerte y logró sobrevivir milagrosamente a una situación sin esperanzas; desde entonces ha venido acumulando riquezas y poder con un único objetivo: vengarse.

Las estrellas mi destino es uno de los eternos favoritos de la ciencia ficción, una novela de cabecera para cada generación de lectores que ha existido desde su publicación original en los años cincuenta. Un libro pirotécnico, intenso y rebosante de ideas al que se vuelve, una y otra vez, con placer renovado.

Un clásico irrepetible de la ciencia ficción. Una historia de pasiones interplanetarias narrada con una convicción singular.

Una de las cosas que siempre me ha parecido más curiosa de esta novela es que originalmente se publicó serializada en la revista Galaxy Science Fiction Magazine entre 1956 y 1957, un ejemplo claro del auge y popularidad de estas revistas en la década de los 40, 50 y 60. Su autor, Alfred Bester, a pesar de ser considerado uno de los autores más influyentes de la ciencia ficción, realizó muy pocas obras, al trabajar en sectores más rentables económicamente hablando. Bester trabajó como editor de una revista tradicional, y fue productor de televisión, entre otros trabajos.

Entrando a mi valoración de la novela, me ha encantado Gully Foyle,  un ejemplo de anti-héroe llevado al extremo. Y sobre todo me ha gustado su evolución, que me ha sugerido la evolución de la raza humana. Foyle es un bruto sin inteligencia, al que su ánsia de venganza le obliga a aprender y evolucionar para sobrevivir. Me ha sorprendido como en tres cuartas parte de la novela, Foyle es un ser despreciable que no duda en asesinar, coaccionar y traicionar a todo aquel que le ayuda de buena fe, con tal de seguir adelante con su misión. Su evolución posterior, provocada por el conocimiento y la inteligencia, me ha perecido extraordinaria.

Por otra lado, aunque estamos ante una novela escrita hace 60 años, sigue totalmente vigente. De hecho, es asombroso como adelantó elementos como la corrupción de los gobiernos y la importancia de las grandes empresas, que hoy en día son una constante en la ciencia ficción. O cómo la expansión de la raza humana desembocaría obligatoriamente en una guerra entre la Tierra y las colonia. Y a pesar de todo, Bester cree en la capacidad de la Humanidad para sobreponerse a sus propios defectos y conseguir elevarse y convertirse en una sociedad más justa y mejor.

La novela es super entretenida, repleta de acción y humor negro, algo muy de moda en su momento y que sigue funcionando para los lectores de 2018. El hecho de haber sido serializada en su origen se nota en el salto temporal que vemos entre capítulos, de forma que la historia avanza de forma frenética. Estamos ante una novela de menos de 240 páginas que se leen en un instante y te invita a releer y volver a disfrutar de los grandes momentos,

Las estrellas, mi destino es una novela imprescindible para todo amante a la ciencia ficción. Gigamesh lo sabe y ha editado una edición perfecta super económica, que hace que ya no hayan excusas para poseer esta novela, que sigue de máxima vigencia 60 años después de haber sido escrita.

Os dejo con las últimas palabras de nuestro protagonista, sin duda un extraordinario canto humanista y de esperanza ante el futuro.

Gully Foyle es mi nombre,
y la Tierra, mi nación.
El espacio profundo es mi hogar,
y las estrellas, mi destino.

PUNTUACIÓN: 9/10

Crítica de Wormwood, de Netflix

Wormwood, estrenada en España por Netflix, es una interesante mezcla de documental y película de ficción que ha sido realizada por el director Errol Morris y que nos cuenta la búsqueda durante varias décadas de un hijo por conseguir respuestas sobre la muerte de su padre.

PUNTUACIÓN 7/10 

Wormwood es una serie de seis episodios que explora los límites del conocimiento sobre el pasado y los caminos que recorremos en busca de la verdad. Está contada a través de entrevistas con  Eric Olson, hijo de Frank Olson, un científico estadounidense de guerra biológica y empleado de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quien murió en circunstancias misteriosas en 1953.

Murió al arrojarse desde la ventana de una habitación de hotel en la ciudad de Nueva York, nueve días después de que Olson recibiera una dosis de LSD por parte de su supervisor de la CIA, como parte de un proyecto de investigación para analizar las consecuencias del uso de drogas, conocido como Proyecto MKUltra. Su muerte fue inicialmente considerada como accidental, pero las investigaciones posteriores han planteado dudas sobre la versión oficial y llegó a plantearse si incluso el gobierno americano pudo encubrir un presunto asesinato.

Errol Morris ha dirigido esta mezcla de documental y drama, a partir de un guión de Steven Hathaway y Molly Rokosz, inspirado en los hechos reales que sufrió la familia Olson, una muerte que seis décadas después aún persigue a su hijo hasta el punto de no haberle permitido tener una vida normal.

Morris es conocido por su documental de 1988 The Thin Blue Line, uno de los más influyentes documentales jamás realizados, que contó la historia de Randall Dale Adams, un hombre condenado y sentenciado a muerte por un asesinato que no cometió. El caso de Adams fue revisado y fue liberado de prisión después del estreno del documental. En 2003, su película documental The Fog of War: Eleven Lessons from the Life of Robert S. McNamara ganó el Oscar a la Mejor Película Documental. Esta obra se centró en la figura del exsecretario de Defensa de los Estados Unidos, Robert S. McNamara, y sus observaciones sobre la naturaleza de la guerra moderna y la dificultad de tomar decisiones en medio del conflicto. Algo que vimos, de forma lateral, en la notable película “Los papeles del Pentágono” de Steven Spielberg estrenada hace unos pocos meses. 

El título Wormwood (ajenjo) es una alusión a un versículo de la Biblia sobre una estrella que hace que todo se vuelva amargo, una alusión a las armas biológicas, y el efecto de la búsqueda de una resolución de Eric Olson sobre la muerte de su padre durante 60 años.  Según el director de este ¿docudrama? Errol Morris, “lo que Wormwood intenta hacer es contar una historia sobre cómo sabemos lo que sabemos y cuán confiable es ese conocimiento.”

Dos cosas me han interesado de Wormwood durante su visionado. En primer lugar, su propia estructura, basada en una larga entrevista a Eric Olson, que nos cuenta su historia de forma cronológica. Desde los días previos a la muerte de su padre, cómo reaccionaron ante su “accidente”, así como sus gestiones para intentar averiguar la verdad ante unos hechos que no cuadraban, que llegaron hasta el Congreso de los Estados Unidos. Y todo lo que vino después, todo ello contado con imágenes de archivo reales de la época. De esta forma, los espectadores vamos conociendo los cambios en la versión oficial de la forma en que Eric y su familia fueron conociéndola con el paso de los años.

Pero además, Morris realiza una recreación de los hechos a modo de historia dramática. Para esta dramatización de los hechos probados y de las especulaciones posteriores, el actor Peter Sarsgaard interpreta al padre de Eric, Frank Olson. La hábil mezcla entre la entrevista y la recreación consigue amplificar la sensación de incertidumbre y el drama que sin duda vivió la familia. Wormwood es un documental seriado de 6 episodios, y emplea técnicas cinematográficas para mantener la atención del espectador, como el empleo de cliffhangers al final de cada episodio.

La evolución de la familia Olson sirve de metáfora de la evolución de la mentalidad de la sociedad americana. Si en los años 50 creyeron completamente la versión que SU gobierno les dio de la muerte de su padre, esto cambió en los 70 y 80 cuando entendieron que ese gobierno no era de fiar, y que en nombre de la democracia y de la lucha contra el comunismo, se justificaron acciones inmorales y delictivas. Y a medida que se fueron desclasificando más documentos, conocemos en la actualidad que la inmundicia moral de la administración americana era más profunda de lo que nadie pudo imaginar.

El visionado de Wormwood me ha resultado muy interesante, aunque tengo que reconocer que en algunos momentos de 2-3 episodios me ha costado mantener los ojos abiertos, dado que vi la serie en horario de madrugada. En todo caso, aunque al final del capítulo tres me preguntaba qué más podrían contar, ya que parecía que ya habían mostrado todos los detalles, lo cierto es que sólo estábamos empezando a caer en el agujero de conejo.

Comparto el trailer de esta serie:

No soy un gran espectador de documentales, pero Wormwood me ha interesado. Hasta el punto de que intentaré recuperar los anteriores trabajos del director Errol Morris.

PUNTUACIÓN 7/10