Crítica de Imperio Secreto de Marvel

El final del Imperio Secreto de Marvel ha culminado la entretenida historia de Nick Spencer surgida a partir de Mayo de 2016, cuando se conoció que  Steve Rogers era un infiltrado de Hydra.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras meses de maquinaciones en la sombra, Steve Rogers traicionó a sus compañeros y tomó el control de los Estados Unidos. Este fue el punto de partida de este evento, en el que veremos por un lado las decisiones que tiene que tomar Steve Rogers para consolidar el dominio de Hydra, y por otro lado, como los héroes tienen que reagruparse y rearmarse para iniciar el contra-ataque. Un rearme que tiene que ser más moral que físico, tras sufrir los Vengadores una de las traiciones más dolorosas de su historia.

El plan de Steve Rogers parece imbatible. Gracias a una perfecta planificación, ha aislado a un numeroso grupo de héroes en Nueva York, rodeados por una dimensión oscura. En este grupo encontramos al Doctor Extraño y a varios héroes urbanos como Daredevil, Luke Cage e Iron Fist, Capa y Puñal o Jessica Jones entre otros.

Por otro lado, los héroes cósmicos están bloqueados por un escudo planetario, y se ven abocados a la aniquilación por el ataque de varias olas de Chitauri. Entre estos héroes encontramos a Capitán Marvel, Nova, Quasar, los Ultimates o los Guardianes de la Galaxia.

El descubrimiento que Kobik, un Cubo Cósmico que ha adquirido consciencia con la forma de una niña podría ser responsable del cambio de Steve Rogers, pondrá en marcha una carrera contra el reloj para encontrar los diversos trozos diseminados por todo el planeta. Este será el punto de inflexión que marcará el antes y el después de este evento.

En lo positivo, decir que esta serie de 10 episodios, a los que hay que sumar el especial del Día del Comic Gratis y un número 0, se leen como una historia completa en si misma que sirve de conclusión satisfactoria a la larga etapa de Nick Spencer en la que Steve Rogers y Sam Wilson compartieron el título de Capitán América. En ella vimos como Rogers conspiraba contra un Sam Wilson cada vez más sobrepasado frente a una extrema derecha que puso a una parte de la sociedad americana en su contra.

Imperio Secreto se puede disfrutar sin necesidad de leer los numerosos tebeos relacionados con el evento, con la excepción de los números de los Capitanes América Rogers y Wilson, escritos también por Spencer. Cada número es muy entretenido y pasan muchas cosas, y consigue dejarnos con cliffhangers que nos dejan con los dientes largos.

El retorno del Steve Rogers “bueno” marcará la vuelta al status-quo previo y la confirmación de que, al final, los buenos siempre triunfan en los comics Marvel. Y aunque en parte Imperio Secreto es la típica historia en la que el bien al final gana al mal y todo vuelve a la normalidad, también sirve de metáfora frente al avance de ideologías cada vez más extremistas en nuestra sociedad, y que se nutre de la enorme polarización de nuestra sociedad, en la que ya no se debaten ideas sino que todo se mide en el “o estas conmigo o contra mi”.

Pero Spencer consigue darnos la clave de toda su historia en el epílogo de esta serie, contado en el número Omega, excelentemente dibujado por Andrea Sorrentino y Joe Bennet. El malvado Rogers no realizó un golpe de estado ni usurpó el poder sino que fue el pueblo el que acudió a él para que les protegiera.  Y si Steve Rogers es un héroe no es sólo por sus valores morales y por enfrentarse a los villanos, sino porque sabe también los peligros de un líder mesiánico al que el pueblo otorga poderes absolutos, ya que el camino al infierno está plagado de buenas intenciones.

Realizando un excelente análisis de la realidad de la sociedad americana, Imperio Secreto nos cuenta como el mal puede llegar a alcanzar el poder sin que la gente normal nos demos cuenta hasta que sea demasiado tarde. No es imposible que suceda, de hecho hay gente que opina con razón que ese golpe de estado ya se ha producido. Y en el mundo real, no va a aparecer un super-héroe que lo arregle todo con un puñetazo, sólo la unión de toda la sociedad puede vencer sus miedos y a los que intentar dividirla.

Hay sin embargo dos elementos negativos en Imperio Secreto que es necesario comentar.

En primer lugar, el guión de Spencer, aunque entretenido, ocupa una gran parte de la serie en la búsqueda de los trozos del Cubo Cósmico. Demasiada parte, en mi opinión. Una parte imprescindible para lo que luego leeremos, pero que durante su lectura daba la sensación de ser casi unos “minutos de la basura”, por utilizar un símil de basket, que alargaba el momento que todos queríamos leer, el enfrentamiento de Steve Rogers con los héroes, y en concreto con Sam Wilson.

En este sentido, el final es lógico en función de todo lo leído durante esta larga etapa de Spencer, iniciada incluso antes del “Hail Hydra” en el evento Punto Muerto en el que conocimos por primera vez a Kobik. Sin embargo, realmente la clave de la historia es un deux-ex-machina de libro, que en función de tu suspensión de credulidad hará que el final te gusté más o menos. Yo disfruté del camino recorrido, pero puedo entender que haya gente que le haya podido parecer un bluff en toda regla.

El segundo elemento negativo es el baile de dibujantes, que hace imposible que la historia se sienta unitaria y compacta. A pesar de contar con dibujantes como Daniel Acuña o Andrea Sorrentino que me encantan, Imperio Secreto no consigue tener una personalidad definida con todos los cambios. Y es que a los dibujantes anteriores hay que sumar a Steve McNiven en el primer y último número, y a Rod Reis en los prólogos al comienzo de cada capítulo.

Este problema está totalmente provocado por la propia Marvel y su política de publicación. Siguiendo su tónica habitual, la editorial publicó estos 10 números en 5 meses, de Mayo a Septiembre, lo que hace imposible que un solo dibujante pueda realizar todo el encargo. A corto plazo les puede interesar para vender más comics y liderar las listas de ventas durante esos meses, pero creo que a la larga provoca que la serie no sea todo lo buena que hubiera podido ser. ¿Por qué recordamos Civil War o las últimas Secret Wars? Por supuesto por las historias de Mark Millar y Jonathan Hickman, pero también por que fueron excelentemente dibujadas por McNiven y Esad Ribic. Y pasados los años estas series se siguen vendiendo en formato tomo por ambos motivos. Una pena que Marvel esté establecida en el cortoplacismo y provoque que eventos bien escritos acaben en cierta forma en una tierra de nadie.

En todo caso, a pesar de estos aspectos menos buenos, la verdad es que la serie es muy entretenida, y si eres un marvelita, es obligatoria su lectura, ya que culmina casi dos años de historias de la Casa de las Ideas.

PUNTUACIÓN: 7/10

Anuncios

2 comentarios en “Crítica de Imperio Secreto de Marvel”

  1. No terminé de leer este arco argumental pero lo empecé a leer y me gustó. El momento en el que el Capi malo toma el poder se siente como una puñalada en la espalda y me encantó ver como Iron Man intenta organizar al resto de los héroes.
    Quizás algún día lo termine.
    Un abrazo grande y nos leemos!

    1. ¡Gracias por leerme, Marthis y por comentar! Globalmente este Imperio Secreto me ha parecido un buen evento y un final más que digno de toda la historia creada por Nick Spencer durante más de 2 años.
      Una pena, eso si, el baile de dibujantes. Saludos!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.