Jason Bourne, el tiempo pasa para todo el mundo

Por fin podemos volver a ver en la pantalla grande a Jason Bourne, de nuevo protagonizado por Matt Damon y dirigida por Paul Greengrass. Nueve años han pasado desde El Ultimatum de Bourne, su última película, y cuatro desde el fallido intento de reinicio de la franquicia protagonizado por Jeremy Renner (El Legado de Bourne, Tony Gilroy 2012).

Tenía bastantes ganas de ver esta película, por un lado por la indudable calidad de la trilogía de Bourne cuyo estilo ha influido claramente en el cine de acción de la última década, y por otro por el horrendo verano cinematográfico que estamos padeciendo, con una sequía de películas interesantes como hacía años que no sufríamos.

¿Habrá estado Jason Bourne a la altura de las expectativas?

JasonBourne-Poster1

El argumento sin spoilers de la película gira en torno al descubrimiento por parte de Nicky Parsons (Julia Stiles), antigua agente de la CIA que ayudó a Bourne en el pasado, de información relativa al pasado de Jason que cambia todo lo que él creía hasta ahora sobre su reclutamiento en el programa Treadstone de la CIA. Tras abandonar la agencia, Nicky se ha convertido en una hacker que busca sacar a la luz todos los trapos sucios del gobierno al igual que Edward Snowden hizo hace unos años. Y cuando la CIA descubre el hackeo, encontrar a Jason Bourne antes de que la atrapen se convierte en una carrera contra el reloj que sacará a la luz secretos ocultos durante décadas.

Por su parte, Bourne malvive oculto en Europa siempre en movimiento, participando en peleas de boxeo ilegales que le proporcionan dinero en efectivo que le permite permanecer off-the-grid. Pero a pesar de conocer su pasado, algo no le permite pasar página y encontrar la paz.

Jason_Bourne-237085955-large

Paul Greengrass vuelve a la franquicia para dirigir al personaje creado por Robert Ludlum por tercera vez, y mantiene las señas de identidad de su filmografía. Sus escenas de acción siguen rodadas con cámara en mano que te coloca en el medio de la acción y trasmiten una gran sensación de frenetismo y energía. Además, mantiene intacto su enorme poderío visual y una increíble planificación que consigue que cada plano de las dos escenas principales de la película de Atenas y Las Vegas sean brutales. A sus 60 años sigue manteniendo las ideas muy claras y en lo relativo al rodaje y concepción visual, sigue en muy buena forma.

2465_D048_00046R_2040.0.0

Matt Damon repite como Jason Bourne, el amnésico agente de la CIA que creyó haber recordado todo lo relativo a su pasado y a su incorporación al proyecto Treadstone que le convirtió en un super agente y en un ejecutor para la agencia. A pesar de llevar años huido, su pasado no ha dejado de acosarle y no es capaz de vivir en paz. Para esta película, Damon realiza también labores de productor, lo que indica su mayor implicación en el proyecto, o la posibilidad de cobrar un cheque mayor. O ambas cosas a la vez.

Y repite también Julia Stiles como Nicky Parsons, la agente de la CIA que ayudó a Bourne en el pasado y que tras abandonar la agencia busca enmendar parte del daño que ayudó a causar intentando que la verdad salga a la luz.

Jason_Bourne-196488365-large

Tommy Lee Jones interpreta al Director de la CIA Robert Dewey, que sabe mucho del pasado de Bourne. Jones realiza su habitual interpretación de tipo duro y estoico en la que siempre está bien, aunque me sorprendió lo mayor que está. Aunque claro, para tener 70 años, aún se conserva bien.

Alicia Vikander es Heather Lee, la responsable del departamento de Ciber-operaciones de la CIA que descubrirá el hackeo realizado por Nicky y que pondrá en marcha la caza del hombre.

Jason_Bourne-414162720-large

Vincent Cassel es el Activo, un operativo de la CIA sin nombre que personifica las peores cualidades de los agentes de la CIA. Asesino sin remordimientos, vive para seguir las órdenes que le marcan sus superiores, sin cuestionarse en ningún momento si lo que está haciendo es lo correcto.

Por último, Riz Ahmed interpreta a Aaron Kalloor, creador y CEO de Deep Dream, un Facebook ficticio que permite a la película tocar muy, muy de pasada la lucha que se vive actualmente entre el intento de control de los gobiernos de Internet y las Redes Sociales y nuestro derecho a la privacidad. La conocida dicotomía entre Seguridad versus Libertad.

Jason_Bourne-685568773-large

Lo positivo de la película es que es muy entretenida y que técnicamente es impecable. Después de todos estos años, mola volver a ver a Jason Bourne en acción y que se mantenga en buena forma a pesar de los años transcurridos.

jason-bourne-2016-film.0.0

Sin embargo, la película globalmente no llega al nivel de las anteriores en ningún aspecto, aunque no es un mal entretenimiento.

El primer gran pero de la película es el propio paso del tiempo. La saga de Bourne ha marcado en la última década la forma de rodar películas de acción, con una influencia similar a la que Matrix tuvo con su estreno en 1999. Pero en esta década, como pasó con la película de los Wachowski y su bullet-time, hemos sido inundados con películas con escenas casi copiadas de acción brutal rodada cámara en mano casi en primera persona. Y quizá este tipo de narración ya está muy vista y no llegue a sorprendernos en ningún momento, muy al contrario, sobrevuela una sensación de que estamos viendo algo que ya conocemos, y lo peor, que antes molaba más.

kdlsfsfasjkfssw

Por otro lado, la película tiene 2 grandes sets de acción en Atenas y Las Vegas, que son espectaculares y que consiguen dejarte con la boca abierta en varios momentos. Las dos escenas son brutales, pero parece que Greengrass se recrea demasiado en ellas y te dejan sensación de que las ha alargado demasiado y hacen que la trama no avance, interrumpiendo la historia durante demasiado tiempo.

Historia que por otra parte se puede resumir en un argumento contado en 5 minutos que parece que está construido alrededor de estas escenas de acción y no al revés, y que repite tópicos ya vistos anteriormente en la franquicia que no sorprenden. En este sentido, en guión del propio Greengrass y Christopher Rouse traza muchos caminos comunes y parece que ha sido escrito de forma mecánica y con el piloto automático puesto, sin trasmitir verdadera pasión.

jason-bourne-chase-bts

Además de la gran endeblez de la historia, hay un intento deliberado por dar cierta sensación de trascendencia a la historia mencionando sucesos del mundo real como el hackeo de Snowden, situar una de las principales escenas en medio de revueltas sociales en Atenas, o con la trama de Deep Dream y el intento del gobierno americano de controlar el tráfico de información en Redes Sociales. Pero solo nombrar estos asuntos de actualidad sin intención de desarrollarlos hace que la historia fracase todavía más. Por no hablar de la multitud de locuras argumentales para hacer avanzar la acción de un lugar a otro como si de una peli de James Bond se tratara, o un climax en el que deberían haberse esforzado un poco más y que parece que fueron a lo fácil.

Por otro lado, todos los personajes son solo arquetipos ya vistos miles de veces en este tipo de películas: El bueno atormentado, la amiga del bueno, el ejecutivo malo malísimo con una agenda oculta o el asesino de la CIA sin piedad. A pesar de todo, estos personajes sin matices funcionan gracias al buen hacer del elenco de actores.

Jason_Bourne-264676626-large

El personaje que sin embargo no funciona es el de Alicia Vikander, precisamente al que parece que quieren darle un poco más de profundidad y relevancia para el futuro. Vikander es una excelente actriz que siempre sale bien en pantalla, pero sus motivaciones no están bien construidas y consiguen marear al espectador al hacerla cambiar de bando en varias ocasiones sin ninguna justificación. Ahora ayudo a Bourne, ahora intento matarle. Un fail como una casa.

En el Hollywood actual estamos viendo el surgimiento de muchos personajes femeninos fuertes de motivación ambigua que ofrecen un contraste frente al héroe puro. Me viene inmediatamente a la cabeza a Ilsa Faust, interpretada por Rebeca Ferguson en Misión Imposible 5 el año pasado. Un personaje fuerte que está rodeada de misterio y que no sabes si es amiga o enemiga. Pues parece que esta misma fórmula es la que han copiado para Jason Bourne, en este caso con mucha menos fortuna.

Además, todas las películas de Bourne interpretadas por Matt Damon eran películas independientes con un principio y un final claro. Jason Bourne nos ofrece sin embargo un epílogo que más que cerrar la historia parece que quiere dejar abierta la posibilidad de una nueva trilogía, y que en lugar de dejarte con ganas de más, solo consigue acrecentar la sensación de decepción.

Jason_Bourne-347212036-large

Parece que estoy siendo muy negativo sobre la película, y lo cierto es que como entretenimiento veraniego palomitero, la película funciona y cumple. Es quizá cuando entramos en el terreno de las expectativas cuando Jason Bourne cae y no aguanta el peso de su propio legado.

Comparto el trailer de la película para que os hagais una buena idea de lo que podeis esperar de Jason Bourne:

Jason Bourne es un correcto entretenimiento que parece un oasis en medio de uno de los peores veranos cinematográficos que recuerdo. Gustará a todos los fans de la saga aunque no puede evitar trasmitir claras señales de agotamiento. En cualquier caso, una más que correcta película que es mi recomendación de esta semana.

Puntuación: 6/10

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s