El puente de los espías, la guerra fría según Spielberg

El puente de los espías, la última película de Steven Spielberg y Tom Hanks, es una película sensacional que sirve para recordarnos que estamos antes 2 artistas irrepetibles en la cima de su creatividad.

El-Puente-de-los-Espias_Poster-Final

La película está ambientada a finales de la década de 1950 y primeros años 60, en plena Guerra Fría y con la construcción del Muro de Berlín de fondo, con una sociedad americana atrapada por el miedo a la destrucción nuclear y al enemigo comunista.

Aunque la película se anuncia como una película de espías, lo cierto es que me ha parecido más un drama histórico con espías y un retrato de esta época convulsa.

Narrativamente, me han gustado las múltiples facetas de la historia, casi como si de una sucesión de capítulos de un libro se tratara, que van añadiendo profundidad a la película.

photo-1

La película arranca con la detención en Nueva York del espía ruso Rudolf Abel (Mark Rylance). Ante el inminente juicio, el gobierno quiere dar una apariencia de legalidad y de trato justo al enemigo, para lo cual contratarán como abogado de oficio a James Donovan (Tom Hanks), un recto abogado de Brooklyn (Nueva York), que aunque está especializado en seguros, participó en los juicios de Nuremberg como parte del equipo fiscal.

Lo interesante es descubrir que aunque Donovan intenta defender de la mejor manera a su cliente, ateniéndose a los preceptos de la ley, aunque sea para beneficio de un culpable, la realidad es que el juicio es una farsa y la condena estaba escrita de antemano. Y un honorable abogado que solo quiere que se respeten los derechos y valores de la constitución verá como es amenazado y casi acusado de traidor por sus vecinos.

Esta es para mi la mejor parte, ya que la situación de 1960 tiene muchos paralelismos al mundo contemporáneo en el que vivimos, en la que el debate sobre cuanta libertad estamos dispuestos a renunciar a cambio de mayor seguridad está más vivo que nunca. Y donde el poder de la propaganda convierte en enemigos irreconciliables a los que no opinan como nosotros.

Bridge-of-Spies_2015-38

La segunda parte de la historia implica la detención del piloto americano Francis Gary Powers (Austin Stowell), derribado mientras fotografiaba instalaciones rusas. Powers es condenado por espionaje de manera inmediata, con la amenaza de que pueda contar en cualquier momento sus conocimientos a los rusos.

La CIA encargará a Donovan viajar a Berlín en plena construcción del Muro de Berlín para negociar con los rusos el canje de prisioneros.

Pero un intercambio a priori sencillo se complica con la detención por parte del ejército de Alemania del Este de un estudiante americano que cursaba estudios en la Universidad de Berlín, siendo acusado injustamente de espía por las autoridades alemanas.

photo-4

Técnicamente, la película es excelente. Spielberg se apoya en sus habituales colaborades Janusz Kaminskia en la fotografía,  Michael Kahn en el montaje para realizar una película con un ritmo pausado que contruye perfectamente el mundo de la época, con sus luces y sus sombras.

photo-5

El guión de Matt Charman y de los hermanos Ethan y Joel Coen me parece también muy acertado, contándonos una historia en la que realmente no hay bandos buenos o malos, sino personas que buscan defender su patria porque creen en lo que defienden. De hecho, quizá el único “villano” de la función, los únicos mezquinos de la película serían los agentes de la CIA, a los que solo les importa la misión, sin importar como llevarla a cabo o quién se queda en el camino.

photo-3

Por primera vez en muchos años, la música no la realiza John Williams al estar ocupado con la B.S.O. de Star Wars. Thomas Newman realiza una partitura elegante y atmosférica, que casi nos hace olvidar al maestro.

3 años han pasado desde la última película de Spielberg, Lincoln, otra gran película con un registro muy diferente,  y la verdad es que se le ha echado de menos. Y aunque ambas películas son muy diferentes, quizá si comparten una cierta temática en el sentido de que intenta resaltar como son los valores los que hacen grande a la nación, y si se abandonan, los americanos no serán mejores que cualquiera de sus enemigos.

Spielberg es un maestro, y con cada película nos sigue haciendo disfrutar, consiguiendo emocionarnos. En los últimos años, su estilo parece haberse refinado y simplificado, centrándose en contar la historia de la mejor manera posible huyendo de artificios o complejas ejecuciones técnicas, centrándose en la historia y el mensaje por encima de todo. Ójala podamos seguir disfrutando su trabajo durante muchos años.

Comparto con vosotros el trailer de la película:

 

 

Una película imprescindible para los amantes del buen cine, entendido como entretenimiento que consigue hacernos reflexionar sobre nosotros mismos.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s