John Carpenter (I): Maestro en la sombra

Si en el anterior artículo destacamos la figura de Paul Verhoeven, como una de las voces más destacadas de la ciencia-ficción mainstream de los años 80 y 90, esta semana querría resaltar la figura de una de los creadores americanos que más han influido en la industria cinematográfica americana de los 70 y 80, y cuya inspiración sirvió para animar a las siguientes generaciones a querer formar parte de la industria del cine.

Considerado como el Maestro de la serie “B”, demostró que el impulso creativo y el buen hacer acaban saliendo a la luz, aún sufriendo multitud de limitaciones económicas en su filmografía. Muchas de sus grandes obras fracasaron en la taquilla en el momento de su estreno, pero dichos fracasos económicos no pudieron ocultar la calidad de su obra, a la que  la historia ha hecho justicia, siendo consideradas en la actualidad obras maestras del género, admiradas por aficionados de todo el mundo.

John Carpenter

“En Francia soy un autor; en Alemania, un director de cine; en Gran Bretaña, un realizador de films de terror. En los Estados Unidos soy un don nadie.”

john carpenter

Director, escritor, editor, productor, músico, actor ocasional… tuvo que hacer de todo para sacar adelante sus proyectos, contando con una trayectoria impresionante, tocando todos los subgéneros de la serie B.

Tiene tantas películas interesantes, que no podría hacerle justicia con un único artículo, motivo por lo que me he decidido que éste sea el primero de una serie, resumiendo primero su filmografía, destacando aspectos importantes de estas obras, dejando para próximos artículos la reseña más exhaustiva de las películas que más me gustaron, como son:

  • La tetralogía con Kurt Russel: 1997, Escape en Nueva York (1981), La Cosa (1982), Golpe en la Pequeña China (1986) y 2013, Rescate en L.A. (1996)
  • La trilogía del fin del mundo: La Cosa (1982), El príncipe de las Tinieblas (1987) y En la boca del miedo (1994)

Estas obras,  por motivos obvios, evitaré comentarlas en este primer artículo.

Dark Star (1974)

dark star

Tras varias películas de aficionado rodadas en su juventud y la Universidad, su carrera quedó marcada gracias al Oscar al mejor cortometraje por Bronco Billy Resurrection (1970) que ganó con solo 22 años. Gracias a ésta distinción pudo rodar Dark Star, su primer largometraje, con unos ridículos 60.000 $. Escrita en colaboración con Dan O´Bannon, que años más tarde uso algunos elementos de esta comedia de ciencia ficción en el espacio para construir el guión de Alien, el 8º pasajero. Es una película sin pretensiones, que le sirvió para ser conocido en la industria como un creador fiable, que se ajustaba al presupuesto.

Asalto al distrito 13

assault

Actualmente está considerada una de las mejores películas del género “blaxploitation” películas protagonizadas y dirigidas al público de color que surgió en la década de los 70, género que Quentin Tarantino homenajeó en Jackie Brown, (1997).

Considerada por el propio director como su primera película comercial, al tener un verdadero presupuesto y calendario de rodaje, es un claro homenaje a su director de cine favorito, Howard Hawks, y a un género, el western, que intentó actualizar en esta obra deudora de películas como Rio Bravo (1959), en la que un policía tiene que defender una comisaría del ataque de una banda que busca liberar a su jefe prisionero.

Hallowen (1978)

halloween

Su primer gran éxito comercial, recaudó mas de 65 millones de dólares a partir de un presupuesto de menos de 500.000. Éxito arrollador de crítica y público le catapultó como uno de los directores de terror de mayor éxito de la historia del cine.

Esta obra inauguró sin pretenderlo un género, el “slasher” o películas de asesinos psicópatas, unido al éxito que dos años más tarde cosechó Viernes 13 (1980). Sin ella, no se entienden iconos populares posteriores como Freddie Krugger de Pesadilla en Elm St, o las más recientes Scream o Saw. La película además sirvió de presentación de una joven  Jamie Lee Curtis, uno de los rostros más reconocibles de las películas de terror americanas de los 80 y 90.

La Niebla (1980)

the fog

Inspirada en comics de “Tales from the Crypt” y películas de horror de los 50 y 60, esta película de fantasmas que buscan venganza sobre los habitantes de un pueblo costero fue también un éxito popular, recaudando 21 millones sobre un presupuesto de 1 millón. Contó de nuevo con Jamie Lee Curtis en uno de los papeles protagonistas, uniéndose a un amplio grupo de actores y actrices que colaboraron con el director en varias ocasiones, como Donald Pleasence (4), Charles Cyphers (4) o Peter Jason (6).

Aunque no resultó tan redonda como Halloween, sí posee algunas imágenes muy potentes que aún se recuerdan, como la llegada de los fantasmas a través de la niebla. Además, inicia un tema recurrente en muchas de sus películas posteriores, la invasión exterior de un ente (ya sean fantasmas, aliens, demonios o seres de otras dimensiones) que amenazan la supervivencia de la sociedad tradicional, ya sea en pueblos pequeños, o de la raza humana en su totalidad.

Christine (1983)

christine-movie-poster-1983-1020467318

Adaptación de una novela de Stephen King, nos muestra como nunca antes como un coche (el famoso Plymouth Fury) puede ser bello y amenazador al mismo tiempo. Esta original película de terror en la que un coche adquiere consciencia y se enamora de su dueño, matando a todo aquel que se interponga entre ambos,  significó uno de sus últimos éxitos de taquilla, con la sensación de no conseguía realizar obras tan redondas como las anteriores.

Starman (1984)

starman

La llegada de un alien bueno a la tierra (Jeff Bridges) trajo una nominación al Oscar como mejor actor, pero un tibia acogida comercial. Planteada como una comedia romántica, fue un nuevo intento de conseguir un nuevo éxito comercial que le aupara a la primera división, cosa que no consiguió. Además, el cambio de estética de esta película, alejada de la habitual visión pesimista de la realidad del director, no encajó con los gustos de su público .

Viven! (1988)

viven

Película muy entretenida, es pura de serie B. Narra el descubrimiento de una invasion alienígena a la Tierra, de temática similara a la también clásica “La invasión de los ultracuerpos” (1978) con Donald Sutherland y Leonard “Spock” Nimoy, pero con escopetas de cañones recortados en las manos. En ella, el protagonista descubre que todo el mundo a su alrededor, políticos, policias, funcionarios, curas, son en realidad alienígenas que intentan convertir a la sociedad en seres pasivos y sumisos que acepten la inevitable conquista, en una metáfora poco sutil de la sociedad americana de los 80 y su uniformización cultural.

La película demostró que aunque contaba con una legión de seguidores irreductibles, ya no volvería a contar con el favor del público mayoritario.

Memorias de un hombre invisible (1990)

memorias

Fallida película de ciencia fición, planteada como un vehículo de lucimiento para las estrellas en declive Chavy Chase y Daryl Hanna, naufragó estrepitosamente por la falta de carisma de ambos actores. Es quizá el único fracaso sin paliativos tanto a nivel económico como creativo que encontramos en su filmografía.

El pueblo de los Malditos (1995)

village of the damned

Carpenter consigue la obra más redonda y satisfactoria junto a “En la boca del miedo” un año antes (1994) de la década de los 90, demostrando que aún era un director interesante que merecía la pena seguir.

La última película de Christopher “Superman” Reeve antes de su accidente, es un remake de una película clásica de los 50, y contó con un curioso casting de ¿estrellas? en horas bajas como Kirstie Alley, Linda Kozlowski, Mark “Skywalker” Hammill o Michael Paré.

Nos cuenta como una oscura fuerza invade el pueblo costero de Midwich, cambiando a los bebés que es ese momento estaban gestándose, que nacen como un colectivo unido mentalmente, que pretende controlar el pueblo, y a continuación, el mundo.

Con una  icónica imagen de niños canosos uniformes, la película nos presenta niños telépatas, mentes-colmena, fuerzas del más allá que atacan a los niños, la parte más querida e indefensa de nuestra sociedad, la lucha generacional…  demostrando que aún con un presupuesto superlimitado se pueden conseguir grandes películas de género.

Lamentablemente, aún siendo una muy interesante historia de terror sobrenatural pasó sin pena ni gloria por los cines .

Vampiros de John Carpenter (1998), Fantasmas de Marte de John Carpenter (2001) y la más reciente The Ward (2010) completan su filmografía. A pesar de ser obras destinadas a un público fiel que sabe lo que va a encontrar, se vió obligado a colocar su nombre en los títulos como reclamo para evitar que pasaran totalmente desapercibidas, siendo en todo caso películas menores dentro del conjunto de su obra.

En el próximo artículo, destacaré la fructífera colaboración con uno de sus actores fetiche, Kurt Russell, de la que salieron 3 de mis películas favoritas: 1997 Rescate en Nueva York, presentando al carismático Snake Plissken en un futuro distópico,  La Cosa, obra maestra del cine de terror, y Golpe en la Pequeña China, divertida película en la que unía elementos de las películas de aventuras convencionales con las leyendas chinas y el cine de artes marciales.

kurt_russell_john_carpenter_big_trouble_in_little_china

Anuncios

Paul Verhoeven: La ciencia-ficción irónica

Para los aficionados a la ciencia ficción, hay muchos nombres claves en las décadas de los 70, 80 y 90. Paul Verhoeven en sin duda uno de ellos, un holandés que llegó a Hollywood con una nueva mirada, sacudiendo los cimientos de las grandes producciones con algo tan sencillo como la ironía o la crítica soterrada a la cultura americana, rompiendo tópicos con superéxitos como Robocop (1987), Desafío Total (1990) y posteriormente, Starship Troopers (1997).

paul verhoeven

Aunque para mucha gente, su estilo no es más que la suma de sexo, violencia extrema y efectos especiales de última generación, eso no es más que quedarse en la superficie, sin comprender el autentico calado que este director provocó en una generación.

ROBOCOP (1897)

descarga

“Vivo o muerto, tu vendrás conmigo”

Robocop significó el primer gran éxito comercial a nivel mundial de Verhoeven, en su segunda película americana después de la destacable “Los Señores del Acero”. Protagonizada por Peter Weller, Nancy Allen  y Ronnie Cox en los papeles principales, con música de Basil Poledouris, la cinta recibió dos nominaciones al premio Oscar, a la mejor edición y al mejor sonido, recibiendo un Oscar especial por la edición de efectos sonoros.

La película está ambientada en un Detroit del futuro, acosado por el crimen y el paro, y gobernado por Corporaciones que tienen más poder incluso que el gobierno federal. Además, hay una omnipresente presencia de la televisión, tanto en programas de noticias claramente controlados por el Establishment, o programas basura que entumecen y atontan a la sociedad. Nada que ver con la realidad actual, 25 años más tarde ¿verdad?

Hay varios elementos claramente inspirados en The Dark Knight Returns de Frank Miller, publicado en 1982, como el uso de la televisión como nexo narrativo de la historia que contextualiza el mundo del futuro, el humor negro o la exagerada violencia…

En este contexto, el agente de policía Alex Murphy (Peter Weller), recién trasladado, es asesinado por una banda de delincuentes, con una violencia y ensañamiento brutal, siendo una de las escenas más duras que yo había visto hasta ese momento. La OCP, que gobierna la ciudad, usa el cuerpo sin vida de Murphy para experimentar y crear con él un ciborg, una mezcla de robot y humano, destinado a convertirse en el policía del futuro…

ROBOCOP !!

Lo que en principio es un éxito para la OCP, se empieza a torcer cuando la personalidad de Murphy emerje por encima de su programación. Además, persiguiendo a sus asesinos, averigua que el crimen en la ciudad está controlado por Dick Jones (Ronnie Cox), presidente de la OCP, que lo utiliza, además de para forrarse, para conseguir echar a los habitantes del Viejo Detroit y así que la OCP tenga vía libre para construir una nueva Detroit, que generaría increíbles beneficios a la compañía. Finalmente, Murphy acaba con Dick Jones, a pesar de la programación que le impedía detener a miembros de la OCP, y todo parece que acaba bien… o no?

Lo que en la superficie es una simple película “palomitera” de acción, que lo es, sirve también como una crítica brutal a la sociedad americana de los 80, dominada por la televisión, el consumismo y esclavizada por un capitalismo salvaje que dejaba a las personas a merced de las grandes empresas. Además, critica a las clases altas dirigentes, los ejecutivos de las grandes empresas, dedicados a una orgía de sexo y drogas, que se creen con el derecho de aplastar a la gente corriente.

Todo ello aderezado en un cocktail de violencia y humor negro…

DESAFIO TOTAL (1990)

total_recall_1990_poster

“-¿Y si todo esto es un sueño?

-Entonces, bésame antes de despertar.”

Protagonizada por un Arnold Schwarzenegger en la cima de su popularidad, ganó el Oscar a los Mejores efectos visuales y está basada en el relato de Philip K. Dick “Podemos recordarlo por usted al por mayor” (1966). La banda sonora de Jerry Goldsmith se ha convertido en un clásico.

La película es uno de los grandes ejemplos de la Ciencia-Ficción de la década, con gran ritmo, buenas ideas y un excelente casting. Las habituales dosis de violencia y sexo fueron reducidas para lograr una clasificación de PG-13 que asegurara su éxito comercial, aunque no fueron totalmente eliminadas. Con unos efectos especiales sobresalientes, nos transportó al planeta Marte, en medio de una revolución que buscaba su independencia de la Tierra.

En 2084, Douglas Quaid (Arnold) es un obrero de la construcción con una vida normal que sueña con vivir una aventura en Marte, a pesar de tener una hermosa mujer, Lori (Sharon Stone) y un buen trabajo y amigos. Recomendado por un amigo, va a Memory Call, una empresa que implanta recuerdos falsos, para “disfrutar” de una experiencia marciana sin necesidad de abandonar la Tierra.

Hay un problema con la inserción de éstos recuerdos, ya que los doctores descubren que su memoria había sido alterada previamente. Ésto lanza a Quaid a una lucha por su vida, al ser perseguido por agentes del gobierno liderados por Richter (Michael Ironside), descubrir que Lori no es su esposa, y él en realidad es un agente doble… Traición, espías, revolución y amor verdadero, al conocer a su verdadera novia Melina (Rachel Ticotin), saldrán a su paso a partir de este momento.

Tras una montaña rusa de aventuras y muerte, Quaid libera a la atmósfera de Marte el oxígeno que permitirá su independencia de la Tierra, y en ese momento, llega la duda, ¿realmente ha vivido esta gran aventura o es todo una alucinación esquizofrénica, y aún está en Memory Call con su cerebro destruido irreparablemente?

Un gran final para una gran película!!

 

STARSHIP TROOPERS (1997)

Movie-Poster-Starship-Troopers

Viendo el trailer, cualquier pensaría: “menuda americanada”, no?

Y eso es lo que hubiera pasado de no haber pasado por el filtro irónico de Verhoeven

La película está basada en la novela homónima de Robert A. Heinlein  escrita en 1959, una obra fruto de su tiempo que realizaba una apología del militarismo de los EE.UU. en los años de la guerra fría y conflictos como los de Corea o Vietnam.

En ella se narra el enfrentamiento de la raza humana con una raza alienígena, los Arácnidos, llamados simplemente “bichos”, que amenazan nuestra supervivencia. Este argumento simple, es usado por Verhoeven para realizar una crítica brutal hacia lo que en principio está ensalzando, el militarismo brutal de los EE.UU. y su expansión como un imperio por el mundo, que convierte a la sociedad en un estado fascista dominado por la propaganda oficial.

Y es que, de manera sutil se informa durante la historia que la supuesta amenaza alienígena no hace más que defenderse ante el expansionismo de la Federación humana por el espacio, que intentó conquistar planetas Arácnidos. Además, los actores, con la excepción del secundario de lujo Michael Ironside, no son más que “yogurines” sin carisma sacados de Beverly Hills 90210, que consiguen que quieras verlos machacados por los Bichos. Eso, unido a un vestuario que recuerda los uniformes de la alemania nazi, la música de corte marcial de Basil Poledouris o los omnipresentes anuncios de TV de propaganda, con un tono militar que recuerda los noticiarios de la 2ª guerra Mundial, hacen de ésta una película entretenida con posibilidad de varias lecturas…

En la película, se repiten varios elementos comunes de su filmografía, como es el humor negro, el buen uso de los efectos especiales, de nuevo con escenas de extrema violencia, y en este caso, un sexo suavizado por la clasificación de PG-13 que obtuvo la película.

Por último, no me queda mas que resaltar como tras cada nuevo remake de sus películas, lo único que Hollywood consigue es que valoremos aún mejor la obra de este gran director…

Viajes en el tiempo: del cómic al celuloide.

Dentro de la Ciencia-Ficción, los viajes en el tiempo han tenido una gran difusión sobre todo en literatura, aunque su influencia se dejó notar en la década de los 80 en diversos medios, como son el cine y los cómics.

Durante muchos años, los aficionados tuvimos que conformarnos con clásicos como La Máquina del Tiempo de H.G. Wells o Un Yankee en la Corte del Rey Arturo de Mark Twain.

Pero en la década de los 80, tuvo lugar un boom creativo de esta temática, con la publicación de novelas como las Puertas de Anubis de Tim Powers (1983) y películas como Terminator (1984) o Regreso al futuro (1985).

Terminatorrfuturo

Pero una historia publicada en los cómics de los X-Men, en los números 141 y 142, titulada  Días de Futuro Pasado, escrita por Chris Claremont y dibujada por John Byrne con tintas de Terry Austin vio la luz antes incluso (1981), y se convirtió en un clásico instantáneo para todos los aficionados.

250px-X-Men_v1_141uncanny-x-men-142-wolverine-storm

En esta historia, una adulta Kate Pryde (hasta ese momento solo conociamos a la adolescente Kitty Pryde) viaja al presente desde un futuro apocalíptico donde la mayoría de mutantes han sido asesinados por los Centinelas, robots asesinos creados por el gobierno de los EE.UU. En este futuro, los pocos mutantes que sobreviven viven esclavizados en campos de concentración. Solo unos poquísimos mutantes, liderados por Lobezno siguen en libertad.

Kate Pryde viaja al presente para intentar evitar el suceso que desencadenó todo, el asesinato del Senador Robert Kelly a manos de la recién formada Hermandad de Mutantes Diabólicos liderada por Mística. Ese asesinato acrecentó el odio hacia los mutantes y provocó la creación del Acta de Control Mutante, por la cual todos los mutantes tenían que inscribirse en un registro, para luego ser encerrados, acabando con todos los que se opusieran… En este contexto, la mayoría de X-men fueron asesinados…

Esta historia tiene muchos puntos destacables, empezando por su gran final, en el que a pesar de que los X-Men SI evitan la muerte del senador, no consiguen que este futuro desaparezca, siendo el propio Kelly el que, ante el intento de asesinato sufrido, inicia la creación de los Centinelas, lo que dirige a los mutantes en la senda del exterminio…

O ver la muerte de Lobezno en el futuro a manos de los Centinelas, un shock para los aficionados al carasmático héroe canadiense.

Y es curioso como éste argumento pudo servir de inspiración para The Terminator, película de James Cameron estrenada 3 años más tarde…